Seguidores

25 de marzo de 2012

OPINIÓN A PROPÓSITO DE LAS PALABRAS DE UN MINISTRO

*Por Dr Trigilia Corrado Sandro


“Las adolescentes se embarazan porque tienen un recurso económico como premio por haber tenido un hijo” dijo el ministro de Salud Julian Dindart de la provincia de Corrientes.

Detrás de las palabras del ministro hay una clara posición subjetiva con respecto a las mujeres y a sectores mas vulnerables de la sociedad.

Este tipo de sujeto político presupone hechos que no ocurren, le dan factibilidad al mismo mediante el discurso, aprovechan la masividad de los medios para expresar su creencia y vomitar su odio de clase. Pero quizás lo mas preocupante es que para que funcione una creencia un preconcepto debe haber un garante al final de ella, y sabemos que son muchos y muchas los que devoran este tipo de afirmación sin previo análisis.
Estas declaraciones hechas en el marco de una escalada de embarazos adolescentes en la provincia de Corrientes, no son palabras vacías, son palabras con efectos precisos, son las palabras cargadas de discriminación, denigran y atentan contra la integridad de las mujeres, estigmatizan familias en situación de vulnerabilidad y revictimizan a niñas que has sido abusadas. 

Marcan claramente su ideología machista y racista. Hacen una división fundamental entre los incluidos en la esfera de la prosperidad económica-aquellos que no cobran la AUH- de los excluidos de ella y que se ven obligados a cobrarla. Nada dicen las palabras del aun ministro sobre la dificultad en el acceso a servicios de salud, falta de información y de métodos anticonceptivos de las niñas embarazadas.

 De un sistema educativo que incluya, de su misión como funcionario publico que debería ser estrechar la brecha existente entre incluidos y excluidos.
Su minúscula mirada y sus palabras cargadas de subjetividad clasista le impiden diferenciar claramente victimas de un sistema injusto, de victimarios.

Aun debemos decir con voz cada ves mas fuerte que es el estado el que viola los Derechos Humanos de estas criaturas, el derecho a tener una niñez y adolescencia tranquila, que garantice su formación humana y escolar de manera de igualar oportunidades con el sector social mas beneficiado. Y son los funcionarios públicos los que deben implementar medidas que garanticen esos derechos. Los casos últimamente expuesto de los ministros de salud de Entre Rios, Neuquen y Corrientes parecen ir en contra de todo derecho y como sociedad toda debemos repudiarlos. 


* Coordinador Tandil de inDHigo
Publicar un comentario