Seguidores

11 de marzo de 2012

LA SABIA Y SEÑERA PALABRA DEL GENERAL PERÓN



*Por Diego Carbone


"No puede ser democracia la que le entregue la dirección y el gobierno a cuatro o cinco paniaguados de la política, que no se conoce que hayan trabajado en otra cosa en su vida que en hacer política; no pueden ser esos profesionales de la política, verdaderos deformadores de la democracia, los que conformen la democracia; esta debe ser entregada al Pueblo mismo. Los intereses de la Nación deben ser confiados a los que estan interesados en llevar adelante la Nación y no a estos que viven al margen de la Nación.

En las mismas organizaciones vamos solucionando sus reivindicaciones, tanto en el orden político como en el social y en el ecónomico, vale decir, que estamos construyendo una nueva y verdadera democracia en el Pueblo Argentino, que se basa en realidades y no en discursos, como nos tenían acostumbrado esos polícicos de profesión. Hemos dado acceso a la riqueza y a la propiedad al noventa y cinco por ciento de la población que antes no lo tenía, sin destruir al otro cinco por ciento, porque a ninguno de ellos les hemos quitado nada, sino que los hemos puesto a trabajar también y vamos repartiendo mejor. No teniamos porque eliminar a ese cinco por ciento, pero vamos a construir sobre el noventa y cinco restante una nueva capitalización, la verdadera capitalización, la capitalización del Pueblo. la única real. Lo demás sera siempre una mentira, como siempre fueron mentiras la mayor parte de las afirmaciones del capitalismo.

El capitalismo ha tenido siempre sus trucos, como el truco del valor de la moneda. Ese truco del valor de la moneda estaba compensado con la inaccesibilidad del Pueblo a la misma.

Le decián al Pueblo que el peso valía mucho, pero no lo podía alcanzar nunca. ¡Que le importa al Pueblo que valiera mucho el peso si no lo podía conseguir! Le importaba mucho menos que valga poco, quero que lo alcance, que tenga acceso a la moneda, ese acceso que antes el Pueblo no lograba.

El gobierno capitalista se conformaba con tener su capitalización, con sacar un impuesto anual para costear su presupuesto; pero ese recurso eran tan pequeño que por eso el gobierno estaba siempre pobre. Esos gobiernos capitalistas no supieron formar sus propios recursos favoreciendo al mismo tiempo de la comunidad, pero es que ellos no trabajaban para la comunidad, sino para ese pequeño sector del cual formaban parte, y como tenían todo, poco y nada les importaba del Pueblo.

Hemos capitalizado al Pueblo en vez de capitalizar a los sectores ya capitalizados.

Nosotros subordinamos la producción al consumo, no como antes que subordinaban el consumo a la producción. Antes si no habia lo suficiente, no se les ocurria que era necesario aumentar la producción; si no alcanzaba, estaban a media ración. Esta era la solución, yo digo que comian la mitad, pero comía la mitad el 95 por ciento del Pueblo, porque los otros comían cuatro veces por día. Es ese egoismo el que mato a esas comunidades y el que ls fué llevando barranca abajo hasta destruirlas; hoy están casi totalmente destruidas porque ahora ya no existe ese sistema. Donde el capital se mantiene, el Estado le saca el 95 por ciento a los reditos del capital.

Los Estados actuan ahora con viveza en todas partes; pero nosotros en vez de despertar al Estado, hemos despertado al Pueblo, y el Pueblo es el que disfruta; el Estado no es más que un servidor del Pueblo. Eso es lo que notavia no han entendido muchos, pero ya lo van a entender.

Nosotros creemos que ningun recurso puede ser bueno si no hace la felicidad del Pueblo. Para nosotros es el primero de todos los objetivos y después la grandeza de la Nación.


JUAN DOMINGO PERON - 16 de febrero de 1955
Publicar un comentario