Seguidores

8 de enero de 2012

LA VOZ DEL PROYECTO DEL ´80


4 de enero de 1870: Se funda el diario “La Nación”, para ser una tribuna
de doctrina 

*Por Pablo Adrián Vázquez

El periódico en nuestro país tuvo su impronta comoinstrumento político por parte de, entre otros, Manuel Belgrano, MarianoMoreno, Pedro de Angelis, Domingo F. Sarmiento y Bartolomé Mitre.
Originado en Europa como portavoz de la burguesía(MARTÍN – BARBERO: 2004); patentizado en la relación entre asociaciones y periódicos (TOCQUEVILLE: 1840); en cuanto a la consideración de la esferapública y la prensa en el siglo XIX (DIAZ: 2005); el periódico es unorganizador colectivo (LENIN: 1902); y con el tiempo se asumió como actorpolítico colectivo (BORRAT: 1989).

En este esquema el rol que le cupo a Bartolomé Mitre yLa Nación fue fundamental para entender eldesarrollo político local.
Triunfante el bando unitario en Caseros,la hegemonía liberal progresista europeizante empezó a expandirse (O’ DONNELL:2004), casi al ritmo de la aniquilación de las últimas montoneras.

Pero también surgieron disputas en su seno.Al inicio de la presidencia de Domingo F. Sarmiento, el senadorBartolomé Mitre buscó reafirmar la defensa de su actuación como ex presidente yel rol que le cupo en la impopular guerra contra Paraguay.
El diario La Nación fue fundado el 4 de enero de 1870 sobrela base de la imprenta de La Nación Argentina. Sustentado por accionistasamigos y por su propio esfuerzo, se perfiló, tal como afirmó en su slogan, como“Tribuna de Doctrina”, apartándose de toda neutralidad.

Competidor de La Prensa, La Tribuna, Diario de la tarde; El Pueblo Argentino;El Nacional de la Semana;y La República,entre otros. Supo enfrentarse a Sarmiento, al presidente Nicolás Avellaneda– acompañando el levantamiento militar del propio Mitre - y marcó diferenciascon el presidente Julio A. Roca.
Mitre fue su primer director pero,clausurado el periódico a raíz del citado alzamiento, volvió a aparecer enmarzo de 1875. Encarcelado en Luján, éste designó a Juan Antonio Ojeda comodirector (1875-1882). Luego su hijo, Bartolomé Mitre y Vedia, estuvo al frente(de 1882 a1893), quien le dio una impronta más ágil. A Bartolito lo sucedió su hermano,el ingeniero Emilio (de 1894 a 1909), dándole ya un perfil más moderno.

Su segunda clausura se debió por unaeditorial, contestando una nota de Sarmiento, publicada en La Tribuna, del 17 dediciembre de 1876. Su tercer, y última clausura fue durante el Unicato deJuarez Célman al apoyar la Revolución del Parque del 26 de julio de 1890.
Fue la voz del proyecto del Ochenta, perouna voz disonante. Mantuvo tensiones con el elenco gobernante, ya que Mitre, alno volver a ocupara puestos de relevancia, se constituyó en “fiscal” de lossectores adherentes al roquismo.

Sostenedora de un positivismo utilitario,con simpatías al capital británico y la cultura europea en general, disputó con la Prensa lainfluencia en la elite del patriciado local. Su alianza con el empresariado,las fuerzas armadas y al Iglesia no ha tenido fisuras en más de un siglo.
Contó con renombrados periodistas yexcelentes plumas que lo destacan del periodismo latinoamericano.
Opositor al yrigoyenismo y al peronismo,acompañó proyectos dictatoriales, que durante el Proceso lo beneficiaron con laadquisición de Papel Prensa S.A.

Sus editoriales son prueba fiel, comoobservador sagaz desde el prisma de los grupos de poder, de una coherencia envidiable.
Más allá de estar enrolado actualmente enla lógica de la Agenda Research y en la “Teoría de la Fijación de Agenda” (Agenda Setting Function), plantea muchosdebates sin transigir en su impronta ideológica original.


* Politólogo, Docente de la UNLZ y UNMo, Miembro delInstituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano ManuelDorrego
Publicar un comentario