Seguidores

12 de diciembre de 2011

IDENTIDADES PRODUCTIVAS SERIE 1 X 10


Con Jorge Andraca-Prov. de San Juan

*Por Eliana Valci

La semana pasada concurrimos a la Muestra de Identidades Productivas, organizada por el Grupo de Extensión Cultura y Diseño de la Universidad Nacional de Mar del Plata, junto con la Secretaría de Cultura de la Nación, en la Manzana de las Luces.

"La sangre derramada"
La Profesora Marina Porrúa Directora del Grupo mencionado, nos invitó a sumergirnos en la cultura de nuestros ancestros, a través de los productos realizados por artesanos, diseñadores, artistas visuales y pequeños productores.

En definitiva se trata de rescatar nuestra identidad, nuestra pertenencia al suelo, a la madre tierra, como bien nos explicaba uno de los expositores, Jorge Andraca de la Provincia de San Juan.

Identidades Productivas, es un colectivo compuesto por 10 provincias: La Pampa, Chaco, Chubut, Formosa, Jujuy, Mendoza, Río Negro, San Juan, Santa Cruz, y Santiago del Estero.

“Este proceso de articulación se desarrolla en tres etapas. En la primera, los artesanos generan de manera colectiva una familia de objetos. Cada Colección Provincial está inspirada en diferentes aspectos de la identidad local que remiten al origen, paisaje y vida urbana de cada pueblo. En la segunda instancia, el programa brinda un conjunto de herramientas para que los participantes se conformen en una organización y desarrollen la marca de la Colección. En la tercera etapa del programa, se busca insertar la producción dentro de la dinámica del mercado, renovando las colecciones año a año.

Desfile
De este modo, Identidades Productivas potencia el desarrollo de la cultura local y promueve una nueva configuración del tejido socio productivo, atendiendo a los particulares escenarios del país. Sus objetivos son impulsar las economías regionales, fomentar la inclusión social y laboral, apoyar y fortalecer proyectos productivos, resignificar la importancia de la diversidad cultural y facilitar el tendido de redes entre los ciudadanos.

Identidades Productivas se inició en 2005 en las provincias de Santa Cruz, Chubut y San Juan, configurando un mapa de representación territorial de 41 municipios e incorporando a más de 300 beneficiarios y beneficiarias. En julio de 2007, se sumaron al programa las provincias de Santiago del Estero, Jujuy y Formosa, aumentando la representación territorial a 80 municipios, e involucrando de manera directa a 700 artesanos. En el año 2009 se incorporaron Rio Negro, Chaco, Mendoza y Catamarca, conformando un mapa de 130 municipios."[1]


*Directora Revista Ida & Vuelta

PERÓN, CRISTINA Y EL DERECHO A HUELGA


*Por el Lic. Pablo Adrián Vázquez 

En su fuerte discurso centrado en la economía, pero con momentos emotivo, Cristina Fernández se refirió a la Constitución Nacional de 1949 y su “falta” de derecho a huelga.

La Presidenta, en la asunción de su segundo mandato, recordó que en la Constitución Nacional, durante la primera presidencia de Perón, no se contemplaba este derecho. “¡Con Perón no había conflicto!”, retrucó Graciela Camaño. Para luego Cristina espetar: “¡Ah, no había conflicto con Perón! O sea que cuando estaba Perón no había derecho a huelga? Lo digo por los que reivindican a Perón y nos critican a nosotros”, siguiendo la chicana.

Más allá del reacomodamiento ante la crisis financiera internacional y algunos conflictos pasajeros con el movimiento obrero, el tema es Perón.

Arturo Sampay, gran constitucionalista argentino e ideólogo de la Constitución Peronista, elevó un proyecto que se respetó en la mayor parte de la reforma de 1949. No explicitó el derecho a huelga, pero “todo lo que no esta explícitamente prohibido, es implícitamente aceptado”.
Comparó una veintena de Constituciones americanas y europeas, en donde la mayoría no se referían al derecho a huelga. Imbuidas en el “constitucionalismo social” aún la Constitución alemana de la República de Weimar de 1919, considerada de avanzada, no lo incluyó explícitamente.

Excepción fue la Constitución mexicana de 1917. En su artículo 123, que involucra el titulo sexto “del trabajo y de previsión social”, inciso XVII afirman: “Las leyes reconocerán como un derecho de los obreros y de los patronos las huelgas y los paros”. Pero aún así ponían límites si involucra a los servicios públicos, si se “ejerciere actos violentos contra las personas o las propiedades o, en caso de guerra, cuando aquéllos pertenezcan a los establecimientos y servicios que dependen del gobierno”.

Volviendo a la Constitución de Perón, ya el artículo 36 aclara que “las declaraciones, derechos y garantías que enumera la Constitución no serán entendidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados”.

Amén de ello, en el artículo 37 se enumeró el decálogo de los Derechos del Trabajador, donde en el puto 10 Derechos a la defensa profesional se contempló “el derecho de agrearse libremente y de participar en otras actividades lícitas tendientes a la defensa de los intereses profesionales (…) asegurando su libre ejercicio y reprimiendo todo acto que pueda dificultarlo o impedirlo”.**

Ergo, esta implícitamente contemplado el derecho a Huelga en 1949!!!

De hecho Perón tuvo que soportar huelgas de diversos gremios, siendo la más notoria la de los ferroviarios en 1951. Salvo ésta, donde se los movilizó con el Ejército, el resto de las huelgas no fueron reprimidas ni violentadas.

Tras el golpe cívico – militar d e1955 y la ilegal e ilegítima reforma de constitucional de 1957, fue incorporado el artículo 14 bis y se contempló el derecho a huelga. Derecho vulnerado por las dictaduras militares y por los gobiernos civiles que aplicaron el Plan Conintes.

Esto se puede estudiar en las obras de Arturo Sampay, Alberto González Arzac, y en un trabajo pronto a editarse por el Instituto Nacional Eva Perón debido a la pluma de Santiago Régolo. Allí se aborda un estudio sociológico y las implicancias de por que no se explicitó en el texto constitucional el derecho a huelga.

Vale la aclaración, para no generar malos entendidos por parte de quienes quieren ver fricciones entre la obra de Perón y en los postulados del gobierno de Cristina.



* Politólogo, docente universitario, miembro de los Institutos Eva Perón, Juan Manuel de Rosas y Manuel Dorrego

** Mención al recordatorio del compañero Patricio Milcovich por Facebook, al momento de producirse el discurso presidencial.

HUMOR INTELIGENTE


LA CELAC EN 10 CLAVES


*Por Martín Granovsky

En un mundo que transita hacia no se sabe qué, y tampoco cómo ni cuándo, la primera cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) es una buena noticia para Sudamérica.

La creación de la Celac, en 2010, fue una iniciativa impulsada por Brasil cuando era presidente Luiz Inácio Lula da Silva que la Argentina apoyó con entusiasmo y el venezolano Hugo Chávez acaba de aprovechar con habilidad en medio del cáncer y a 10 meses de las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

El sistema planetario y la futurología son malos compañeros. Antes que definir cómo será la Celac dentro de 20 o 30 años parece más útil mostrar algunas claves de su debut en Caracas.

Clave uno. La Celac no sustituye a la Unasur, la Unión Sudamericana de Naciones creada en 2004, relanzada en 2007 y consagrada en su eficacia regional con la secretaría ejecutiva de Néstor Kirchner en 2010. En términos políticos la Unasur sigue siendo el núcleo homogéneo y, como tal, fue el motor de la Celac. Al impulsar el nuevo organismo, brasileños y argentinos se cuidaron de no diluir a la Unasur, así como la Unasur no diluyó al preexistente Mercosur.

Clave dos. La Celac incluye a México, y el propio presidente Felipe Calderón abrió las sesiones, pero la Argentina no repite viejos esquemas según los cuales México debe ser un contrapeso para el espesor internacional de Brasil.

Clave tres. La prueba de los dos primeros puntos es que Cristina Fernández de Kirchner y Dilma Rousseff utilizaron el marco de la cumbre de Caracas para anunciar la creación de un llamado por los gobiernos Mecanismo de Integración Productiva entre la Argentina y Brasil. “Cuando Brasil crece, crece la Argentina”, dijo el canciller Héctor Timerman en una síntesis que pareció apuntar a una visión: más allá de las diferencias comerciales, que no superan el 10 por ciento del volumen total del intercambio entre los dos países, la Argentina apuesta a subir la escala de la relación con Brasi. Y aquí no hay espacio para la nostalgia sobre el PBI de cada país hace 100 o hace 50 años. Brasil está a punto de superar al Reino Unido en el ranking de las economías más poderosas del mundo y resulta que es el gran vecino de acá al lado. Pragmática, la Argentina actúa según esa realidad y se beneficia de ella tanto en términos económicos como políticos. Un ejemplo del último aspecto es el respaldo de la Celac al reclamo nacional de abrir negociaciones diplomáticas con el Reino Unido para recuperar las Malvinas.

Clave cuatro. Brasil y la Argentina no abandonaron a Venezuela ni como apuesta regional (centrada en el potencial energético de los venezolanos y en su rol creciente de puente entre Sudamérica y el Caribe) ni como apuesta política (Cristina y Dilma prodigaron gestos de cariño incluso personal a Chávez, que pelea con la biología y contra el tiempo para un eventual armado oficialista de cara a las elecciones).

Clave cinco. La euforia del presidente cubano Raúl Castro, que calificó a la Celac de la iniciativa más importante de los últimos 200 años, muestra otra cara del nuevo organismo. No reemplaza a la Organización de los Estados Americanos, que sí incluye a los Estados Unidos y tiene apartada a Cuba, pero sigue vaciando de contenido concreto a la OEA. Y, de paso, ofrece un paraguas de amplio espectro político para que Cuba pueda emprender una transición lo más ordenada posible desde la revolución hacia la construcción de un capitalismo mixto que no termine un buen día con una invasión de empresas inmobiliarias de Miami.

Clave seis. La Celac es otra forma más de reunirse y discutir en un mundo multipolar que se encuentra en plena reformulación. Los Estados Unidos, que aún son la única hiperpotencia militar, estos días respiran aliviados ante la caída del índice de desempleo al 8,6 por ciento, por debajo del 9 que parecía imposible de perforar. La Europa comunitaria discute ya sólo la medida en que cada país se reservará alguna cuota de soberanía ante la decisión alemana de convertirse en el gendarme fiscal de sus 27 socios, que así dejan de serlo para transformarse en pupilos. Beijing desacelera el crecimiento sin enfriarse mientras avanza en una sorda disputa naval, típica de la Guerra Fría, a ver quién predomina sobre quién en el Pacífico y el Mar de la China. Rusia hace lo propio con su marina en el Báltico. En ambas regiones está en juego no sólo el acceso a mercados, sino el control de riquezas naturales submarinas a explotarse en el futuro, desde petróleo y gas hasta yacimientos de oro.

Clave siete. En la multipolaridad hay instancias de construcción de poder regional nítido, como Unasur o el Nafta, y también instancias más débiles con objetivos menos permanentes, de composición más heterogénea o de conversión en foros de debate. Un ejemplo son los Brics, que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. No tienen un objetivo militar común, pero sí disputan juntos cuotas mayores de poder en el Fondo Monetario Internacional e intentan terciar en la crisis europea para evitar una caída brusca de la UE. Otro ejemplo, donde hoy se concentra la tensión de la discusión sobre los modelos internacionales de desarrollo, es el G-20, con presencia de dos latinoamericanos en sintonía (la Argentina y Brasil) y otro alineado con Washington, como México.

Clave ocho. México ya eligió el Nafta (fruto de una decisión política de integración con los Estados Unidos y a la vez consagración de una dependencia comercial y económica respecto del mercado norteamericano), pero un futuro gobierno del Partido Revolucionario Institucional que surja de una victoria eventual el 1ª de julio puede necesitar que a mano haya un foro donde retomar cierta dimensión simbólica de autonomía cultural respecto de su gran vecino. Esa perspectiva sería aún más acuciante si el presidente que suceda a Calderón, del conservador PAN, decidiera cambiar la actual estrategia de enfocar la lucha contra el narcotráfico como una guerra. El enfoque no es sólo intelectual: en México ya murieron más de 40 mil personas en los últimos cuatro años, el narcotráfico no se redujo y el contrabando de armas entre el sur de los Estados Unidos y el norte de México es tan fluido como la trata de inmigrantes.

Clave nueve. La Celac no surge como un organismo dirigido contra los Estados Unidos, y no podría hacerlo por la pluralidad de sus integrantes, pero la mera ausencia de Wa-shington es un indicio de que, siempre que los latinoamericanos eviten el delirio y se abs-

tengan de dar por extinguido el poder de los Estados Unidos, tienen un espacio de autonomía para construir instituciones como Unasur o el Consejo Sudamericano de Defensa.

Clave diez. Chávez no sólo estuvo hábil para utilizar la Celac como una forma de legitimación interna. No podría haber llegado a este punto sin haber desplegado en el Caribe, donde no todos los países son Cuba, Nicaragua o El Salvador, aun con todas las diferencias entre los tres, una diplomacia basada en el activismo que México dejó hace ya 20 años y en la provisión de petróleo más barato.

martin.granovsky@gmail.com

Fuente: Pág. 12

Gentileza: Lanchodebastos

ANA DIEGO: LA MEMORIA VIENE DEL CIELO


DE: NESTOR BORRI

A: Colectivo Ciudadanía



SER CONTEMPORÁNEO…

(...) De ahí que ser contemporáneos sea, ante todo, una cuestión de coraje: porque significa ser capaces no sólo de mantener la mirada fija en la sombra de la época, sino también percibir en esa sombra una luz que, dirigida hacia nosotros, se aleja infinitamente de nosotros. (...)

"En el firmamento que miramos de noche, las estrellas resplandecen rodeadas de una espesa tiniebla. Teniendo en cuenta que en el universo hay un número infinito de galaxias y de cuerpos luminosos, la sombra que vemos en el cielo es algo que, según los científicos, requiere una explicación. Me gustaría hablar ahora de la explicación que la astrofísica contemporánea da para esa sombra. En el universo en expansión las galaxias más remotas se alejan de nosotros a una velocidad tan grande que su luz no puede llegarnos. Lo que percibimos como la sombra del cielo es esa luz que viaja velocísima hacia nosotros y no obstante no puede alcanzarnos, porque las galaxias de las que proviene se alejan a una velocidad superior a la velocidad de la luz. Percibir en la oscuridad del presente esa luz que trata de alcanzarnos y no puede: eso significa ser contemporáneos. De ahí que ser contemporáneos sea, ante todo, una cuestión de coraje: porque significa ser capaces no sólo de mantener la mirada fija en la sombra de la época, sino también percibir en esa sombra una luz que, dirigida hacia nosotros, se aleja infinitamente de nosotros. Es decir: llegar puntuales a una cita a la que sólo es posible fallar..."

(Giorgio Agamben, ser contemporaneos)

NR: La Presidenta reivindicó la decisión de la Unión Astronómica Mundial de llamar "Anadiego" a un asteroide en homenaje a la estudiante de la Universidad de La Plata desaparecida en 1976, Ana Teresa Diego. "A lo mejor esta joven podría estar sentada donde estoy yo ahora", reflexionó CFK, y repasó un párrafo de su propio discurso de 2007: "Espero que en los cuatro años de mi mandato estos juicios que han demorado más de de 30 años en ser iniciados puedan ser terminados".


Gentileza: Karina Galo

CARTA DESDE MÉXICO: ESCRIBO PARA QUE SEPAN Y NO NOS DEJEN SOLOS




ESTA CARTA FUE ENVIADA POR VALENTINA, UNA DE LAS HIJAS DE NUESTRO COMPAÑERO MODESTO LÓPEZ, EXILIADO EN MÉXICO HACE MAS DE TREINTA AÑOS.

A los amigos de mis padres
A mis amigos
A Todos aquellos que alguna vez encontraron en México refugio.
A quien le importe


Les escribo esta carta con lágrimas en los ojos... con la vida llena de reclamos, de indignación, enojo, rabia y una tristeza muy onda que cada vez se instala más en la cotidianeidad de nuestros días.

Yo como algunos saben, soy hija de exiliados argentinos, mis padres como muchos de ustedes encontraron alguna vez en México no solo el refugio apremiante que necesitaban con vital urgencia, sino también un pueblo solidario, la amable sonrisa y apoyo que tanto requerían para comenzar a procesar y sanar, para seguir luchando.

Hoy es 2 de noviembre, día de muertos, esa fiesta tan bonita y popular para nosotros, pero este año es distinto... este año no tenemos espacio en los altares para colocar 50 mil asesinados.

No se ya como decirlo ni explicarlo... pero la verdad es que tenemos miedo, miedo de que el odio y la atrocidad terminen por devorar absolutamente todo incluida nuestra existencia. Este país escurre sangre y espanto por doquier. No podría enumerar todas las cosas brutales que hacen de esta afirmación un hecho, pero créanme que los mexicanos vivimos hoy el horror de muchas de las dictaduras que sus países conocieron. Tenemos miedo del olvido, de la sinrazón... aquí no hay leyes que valgan ya. El gobierno actúa igual que el narco porque también en muchas ocasiones actúan juntos, ya no se distingue. Nos están matando, nos desaparecen, la cantidad de presos políticos, la cantidad de testimonios de tortura, de entradas ilegales en medio de la noche a viviendas destrozando todo, ser mujer es un peligro, ser joven o estudiante también, ser periodista, obrero, ser pensante, crítico, decir simplemente "basta", es un riesgo en cada día.

Les escribo hoy porque al menos yo (y sé que muchos otros también) estoy desesperada. Hace unos años decía que yo no quiero repetir la historia de mis padres y mis abuelos, yo no quiero dejar mi país por decir lo que pienso, por quererlo y trabajarlo para que sea justo y digno, por salvar la vida. No por esas causas... y sin embargo hoy creo que no tenía idea de la dimensión de lo que decía porque nada de lo que pude imaginar se acercaba siquiera a la barbarie que han hecho con este país.

Les escribo para que sepan pero también para que no nos dejen solos, no nos olviden, repudien a los representantes de nuestro gobierno a donde vayan, son asesinos todos, son genocidas de su propio pueblo, son las bestias que nos devoran un pedazo cada día... no los dejen tranquilos a ellos, no nos dejen solos a nosotros...

Todo lo que digo es poco, comparado con lo que pasa, lo que se siente, lo que vivimos...sin embargo confío en que lo entienden perfectamente.

Valentina López
2 de noviembre de 2011, México D.F.


"Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance. Mande copias a sus amigos. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el Terror. Haga circular esta información".
RodolfoWalsh.


Gentileza: Red Latina Sin Fronteras

UN HECHO SECUNDARIO, QUE LA HISTORIOGRAFIA COLONIZADA DENOMINÓ "REBELIÓN DE LAS TRENZAS"


*Por Mónica Oporto


Rebelión en el regimiento de los orilleros (algo así como los "cabecitas negras" del futuro) es decir de los Patricios.

Un hecho secundario, que la historiografía colonizada denominó "rebelión de las trenzas” fue puesto en primer plano para encubrir una cuestión más profunda y fundamental. Diría Jauretche: se había puesto en movimiento la “máquina del silencio" para que, desde la superestructura cultural nos contaran otra historia...

Según Jauretche, como en otras oportunidades -antes y después- se había puesto en movimiento la "maquina del silencio", para que luego nos contaran otra historia...

El Regimiento de Patricios fue el cuerpo más grande y poderoso reclutado para la defensa de Buenos Aires. Estaba compuesto de 3 batallones integrados por nativos todos de la capital del virreinato. Cornelio Saavedra fue su primer jefe, respetado y respaldado por aquél cuerpo que se destacó con valentía en 1806 y 1807.

Pero el prestigio y respeto hacia este Regimiento se cimentó cuando en 1809 el Cabildo de Buenos Aires con el apoyo de cuerpos militares españoles, intentó reemplazar al Virrey Liniers por una junta de Gobierno encabezada por Martín de Álzaga. Saavedra, al frente a los Patricios y con otros cuerpos nativos le hicieron frente y aseguraron la autoridad del virrey. Unos meses después los Patricios tuvieron principalísima participación en los hechos de Mayo de 1810.


El Regimiento de Patricios, conformado por milicias populares -en aquellos días en que no estaba profesionalizado aún- fue un regimiento nacional, popular, democrático (elegían a sus jefes ) y revolucionario (participación en las invasiones inglesas y en el costado intensamente popular de la Revolución de Mayo)

El 29 de mayo, pocos días después de haber asumido la Primera Junta de Gobierno, se crearon los primeros regimientos de infantería de línea en base a batallones de Patricios. Se ponían las bases para el nacimiento del Ejército Argentino. Fracciones de estos regimientos participaron en expediciones libertadoras a la Banda Oriental.


Los Patricios, junto a los Blandengues de Artigas, lucharon por la Liberación de la Banda Oriental.
Intrigas y desavenencias por la conducción revolucionaria provocaron el alejamiento de Saavedra enviado a misiones que lo mantendrían alejado de la álgida situación en Buenos Aires. El centralismo porteño se adueñó de la situación, y produjo, en setiembre de 1811 el movimiento que desarticuló la Junta Grande –que incluía a representantes del interior- y concentró el poder en tres triunviros y un poderoso secretario: Bernardino Rivadavia.



Saavedra debe alejarse definitivamente, luego del incruento golpe de Estado del Triunvirato rivadaviano.
En noviembre se fusionaron los regimientos 1 y 2 de Patricios, y se nombró a un nuevo jefe: Manuel Belgrano. Era un acto desafiante, Belgrano tenía grandes diferencias políticas con Saavedra, que todavía gozaba de la lealtad y afecto de la tropa.

Belgrano, tal vez midiendo fuerzas frente a un Cuerpo que le era hostil, intentó marcar territorio y hacer valer su autoridad. Dispuso medidas que más que “disciplinar” provocaron un movimiento de dimensiones.
Los Patricios se caracterizaban por no ser “pelones”, es decir que, frente al resto de los cuerpos de milicia se distinguían por la “coleta” o trenza que reivindicaban como una tradición irrenunciable, motivo de orgullo del origen orillero (de los suburbios).

Pero no fue sólo la orden de cortar el pelo lo que ocasionó el movimiento falsa y malintencionadamente denominado “motín de las trenzas”. Ofenderíamos a los protagonistas de este importante hecho histórico si lo redujéramos así. Fue el advenimiento de los “cajetillas” al centro del poder lo que motivó el hecho político.



Advenimiento de los cajetillas porteños al centro del poder.

Rivadavia hizo una inteligente lectura política de la situación e intentó aislar a los Patricios del resto de los cuerpos de milicia en un intento por evitar que se propagara la rebelión, emitiendo el día 5 de diciembre una proclama que eclosionó la madrugada del 7 de diciembre en una verdadera revolución.

Desde el Cuartel de las Temporalidades cabos y sargentos se animaban a cuestionar el poder. Se trataba de suboficiales que habían participado heroicamente en la jornada del 25 de mayo de 1810. Comenzaron por expulsar a los oficiales del cuartel y pusieron piezas de artillería en las bocacalles de acceso, a la vez que pedían el cambio de gobierno: sustitución de Belgrano, anulación de la orden de cortar su pelo, pero fundamentalmente exigían el regreso de Saavedra y de Campana.

La represión no se hizo esperar. Conminaron a los insurrectos para que depusieran las armas pero los Patricios prefirieron caer con su cuartel antes que rendirse. La orden de ataque se dio a mediodía. Aunque el enfrentamiento duró poco mas de cuarto de hora costó 50 muertos. El escarmiento rivadaviano fue ejemplificador: once sargentos, cabos y soldados fueron fusilados y expuestos sus cuerpos a la vista de la ciudad durante varios días. Fueron ellos: Juan Ángel Colares, Domingo Acosta, Manuel Alfonso y José Enríquez, sargentos; Manuel Pintos y Agustín Quiñones, cabos; Agustín Castillo, Juan Herrera, Mariano Carmen y Ricardo Nonfres, soldados. Prisión para veinte –entre ellos el único oficial encontrado en el cuartel, un joven alférez- en Martín García. Los restantes cabos y sargentos fueron rebajados a soldados rasos con el recargo de seis años de servicios. Se disolvieron dos compañías de granaderos y una de artilleros, y al regimiento se le cambió de nombre y numeración. Desproporcionado castigo para lo que el poder hizo pasar como un simple reclamo por un corte de pelo…


Clásico cuadro del pintor español Goya: "Los fusilados" (del 3 de mayo español)

Después Rivadavia mandó iluminar la ciudad por tres días. Los iluminados habían impuesto su poder y festejaban y, de paso, expulsaban a los diputados del interior acusándolos de complicidad con el movimiento de los Patricios.

Gentileza: Prof. Daniel Chiarenza

LOS PUEBLOS LIBRES DE JOSÉ ARTIGAS


*Por Gabriel Fernández 

En sus memorias, don Pedro Ferré se lamentó de la inexistencia de imprentas en la Banda Oriental durante los primeros y borrascosos años revolucionarios. Con razonabilidad, sinceridad y bastante audacia, planteó que de conocerse las iniciativas federales de entonces, en lugar de difundirse únicamente la opinión de los dirigentes porteños, se llegaría a calificar a José Artigas como "el primer presidente argentino".

Bastante se diferencia esta lúcida observación de los continuos ditirambos que historiadores como Bartolomé Mitre arrojarían sobre la imagen del caudillo. La pluma liberal por excelencia llegó a considerar el artiguismo como una "confederación de mandones" cuya "acción disolvente aspiró (...) a dominar los destinos nacionales, con sus medios y sus propósitos".

De poco sirve redundar en una identificación demasiado transparente entre los dichos de Mitre y ciertos discursos de palpitante actualidad. Vale añadir que, por décadas, los vecinos decentes y principales de Montevideo y Buenos Aires emplearon una expresión sencilla, cargada, para definir el comportamiento del hombre díscolo del pueblo: "Más malo que Artigas".

Claro, con la disgregación americana y la creación de nuevas fronteras, Artigas pasó a ser prócer del Uruguay. Y a un prócer mejor no agredirlo, han pensado los poderosos de una y otra orilla. Pero, casualmente, ellos fueron sus enterradores, pues reivindicar a Artigas sin admitir el profundo contenido federal revolucionario de su fascinante irrupción en la política de las Provincias Unidas, es propio de tránsfugas y falsificadores. O, como los hubiera llamado el Jefe de los Orientales, de los "peores americanos".

Ahora bien, muchos de los proyectos y pronunciamientos federales del período que va de 1811 a 1829 han llegado a nosotros merced al esfuerzo de no pocos revisores que desdeñaron una historia inventada y comprendieron que el conocimiento de lo sucedido es necesario por dos grandes motivos: uno, porque el pasado habita entre nosotros, su oscuridad nos turba y su claridad nos permite avizorar nuevos horizontes; otro, porque quienes lucharon por su pueblo merecen el realce. Pese a tanta amargura, Ferré puede estar un poquito más tranquilo.

¿Por qué, pues, Artigas generó odios sin par? ¿Por qué fue acusado de traidor, bandolero, anarquista y montonero? ¿Por qué fue combatido con desesperación por triunviros y directoriales porteños, por monárquicos portugueses y realistas españoles? ¿Por qué los británicos, a través de Sarratea entre tantos, hicieron lo suyo para deshacerse de este hombre?

No es posible responder cabalmente a semejantes interrogantes en pocas líneas; pero si esbozar algunas claves: Artigas representó genuinamente a los criollos pobres, indios, mestizos y negros de la Banda Oriental, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santa Fe, y por un lapso menor de tiempo, Córdoba y La Rioja; impulsó la independencia a ultranza de las Provincias Unidas, rechazando aún en los peores momentos ofrecimientos seductores para resignar la autodeterminación ("Yo no soy vendible"). Combinó ese afán liberador con un republicanismo práctico que lo constituyó en verdadera síntesis de las experiencias democráticas europeas y comunitarias indígenas. Articuló, en la Liga de los Pueblos Libres, una Nación federal, democrática, participativa. Y, a diferencia de otros jefes litoraleños, revolucionó el esquema improductivo del latifundio al disponer en su Reglamento el reparto de tierras con el declarado objetivo de que "los más infelices sean los más privilegiados".

Hubo más razones, claro, pero con estas bastaron para que los comerciantes y los hacendados enloquecieran de temor y ardieran de odio. Razones suficientes, asimismo, para que el heroico pueblo oriental lo siguiera, abandonando todo, dispuesto a enfrentar a quien fuera, extrayendo de su seno una autoconciencia magnífica.

En el año que se inicia se cumplirán 199 años de una de las elaboraciones políticas nacional populares más profundas que podamos recordar en nuestra región: el Congreso Oriental de Peñarol. Allí, Artigas desplegó buena parte de su ideario, brindando una auténtica lección revolucionaria a los envanecidos dirigentes centralistas, tan cerca de la intriga, tan lejos de las aspiraciones que latían en el subsuelo de la patria.

Por entonces, se preparaba en Buenos Aires la Asamblea del Año XIII. Asamblea que debatió acerca de todo, menos sobre lo más importante: la Declaración de la Independencia, la Constitución y los acuciantes problemas económicos. Justamente los asuntos estimados trascendentes por muchos federales.

Antes de Peñarol, Artigas y sus lugartenientes fueron recabando las opiniones del paisanaje, pueblo por pueblo, zona por zona; esto les permitió arribar al encuentro con una noción clara de las aspiraciones populares. Esta indagatoria derivó en las Instrucciones que el Congreso Oriental brindó a sus diputados en la Asamblea.

Instrucciones direccionadas, y cómo, hacia la autodeterminación popular y la soberanía: se destacaban la negativa a una ruptura con las otras provincias, con las cuales debían entenderse a través de pactos y no de sumisión, como era la pretensión centralista; se promovía para el resto de los distritos un sistema de representación equivalente al empleado en la Banda, para garantizar el derecho popular; y sobre todo, se exigía la Declaración de la Independencia absoluta de estas colonias.

Es preciso valorar la importancia de estas premisas: el Congreso Oriental de Peñarol remarcó el establecimiento de la libertad civil, la fórmula independencia y república y la formación de una confederación. Artigas desconfiaba de la sanción de una Constitución sin la definición de una estructura republicana; los proyectos que, dejando de lado intereses e imperativos nacionales y populares se desplazaron hacia la ligazón dependiente con otros países, justificaban plenamente esa preocupación.

Las facciones del gobierno central ya estaban inclinadas sobre algunas de esas posibilidades, y aunque podían tolerar ciertas demandas, la radicalidad del planteo oriental fue demasiado. El 1 de junio de 1813, la Asamblea en Buenos Aires sesionó secretamente para impedir el ingreso de la delegación artiguista a las deliberaciones. Y así fue que personajes fugaces y livianos ocuparon el centro de la escena, mientras las figuras más sólidas del momento fueron desplazadas.

Pero aquél 5 de abril, el Caudillo dijo cosas que atravesaron la historia y se mantienen vivaces, profundas, dignas de ser nuevamente consideradas: "Ciudadanos: los pueblos deben ser libres. Su carácter debe ser su único objeto y formar el motivo de su celo"

"Por desgracia va a contar tres años nuestra revolución y aún falta salvaguardar el derecho popular. Toda clases de precaución debe prodigarse cuando se trata de fijar nuestro destino. Es muy veleidosa la probidad de los hombres: sólo el freno de la Constitución puede afirmarla."

"La energía es el recurso de las almas grandes. No hay un sólo golpe de energía que no sea marcado con un laurel. ¡Qué gloria no habéis adquirido ostentando esa virtud! Orientales: visitad las cenizas de nuestros conciudadanos. ¡Que ellos, desde lo hondo de sus sepulcros, no nos amenacen con la verguenza de una sangre que vertieron para hacerla servir a nuestra grandeza!"

Hoy, no es malgastar el tiempo releer las Instrucciones y las palabras de Artigas. Los más infelices siguen bregando por ver el sueño federal concretado, se llame como se llame en la actualidad. Los vecinos decentes y principales siguen impulsando proyectos autoritarios y dependientes. Pero los años no deshacen la memoria; tampoco la oscurecerán en los tiempos venideros con respecto a la historia que construimos en nuestro presente.

La evocación razonada puede hacer que el Jefe galope todavia por el suve territorio acuchillado. Y alumbre con su voz, la oscuridad.


*GF / Director La Señal Medios