Seguidores

27 de marzo de 2011

24 DE MARZO DÍA NACIONAL DE LA MEMORIA


*Por Eliana Valci

En esta fecha, se recuerda en Argentina a la muerte de civiles producidas por la última dictadura cívico -militar que gobernó el país, autoproclamada Proceso de Reorganización Nacional. Se conmemora anualmente el 24 de marzo en recuerdo del mismo día de 1976, día en el que se produjo el golpe de Estado que depuso al gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, dando inicio a la dictadura militar.
La memoria colectiva, es aquella que hace referencia a la capacidad del hombre mediante el lenguaje de construir una memoria común... He aquí el quid de la cuestión.
Miles de jóvenes de todo el país han concurrido a la marcha en defensa de LA MEMORIA, LA VERDAD Y LA JUSTICIA, (observemos que es un concepto universal); en los diversos puntos de nuestra República. Maravillosa herencia que han dejado nuestros compañeros y compañeras, que dieron sus vidas por un país JUSTO, LIBRE Y SOBERANO…Pero realmente, estos jóvenes… ¿saben de qué se trata?...o sólo ¿convergen por el fenómeno que tal desplegamiento implica?
Si fuese esto último, tendríamos un gran problema a resolver, de hecho es cierto que se hacen muchos intentos de participación que van desde la escuela hasta las organizaciones. Pero para saber de que se trata, es necesario que se comiencen a estructurar desde las organizaciones como una asignatura más dentro de cada marco ideológico, el análisis de estas dictaduras, y dijo de estas, porque en realidad el macabro asesinato, se viene dando desde la INVACION ESPAÑOLA a nuestra America Morena.
Algunos probablemente hayan leído, o quizás escuchado las vivencias de un familiar, compañero, vecino, etc.….y el resto?
A esa parte ausente, que hoy evita participar, rostros que vemos cuando marchamos, que nos miran aun con miedo; es los que hay que ir a convencer de que mañana pueden ser ellos, y ese convencimiento es a través de la mayor difusión de la historia reciente, instalando el debate en la sociedad y no solo aparecer cada 24 de marzo. Mientras las marchas sean propias de nosotros los militantes, estaremos obviando que los de la vereda serán los cómplices ó las victimas de otra futura dictadura.
Es necesario, para construir una memoria colectiva, que revisemos los hechos acontecidos, no solo los mas recientes sino todos; no se puede hablar a boca de jarro, y mucho menos de un tema de tamaña magnitud como los Derechos Humanos y los Delitos de Lesa Humanidad. Y nuevamente resalto no solo la ultima dictadura sino TODAS.
Pese a estos matices, es innegable el compromiso del ex presidente Néstor Kirchner y de nuestra actual presidenta, Cristina Fernández, en pos del esclarecimiento de los hechos, que han marcado a nuestro país en su conjunto.
Como dijo nuestra compañera Cristina, en la inauguración del Centro Cultural Haroldo Conti, en la Ex ESMA, el 24 de marzo del año pasado: “recordemos con amor, porque no nos mueve el odio ni la destrucción, sino la construcción permanente”. Y cuando dice: …”construcción permanente”….nos dice claramente revisemos todo los males de la gran Patria Americana, que son la clave para interpretar el pasado y construir el futuro.

*Directora Revista Ida &Vuelta

24 de marzo de 2011: UN DÍA PERONISTA (K)

*Por Raúl Isman

 “Nunca estuvimos solas, por eso pudimos seguir luchando”.
Nora Cortiñas. Madre de Plaza de mayo.

Las Madres y Abuelas marcharon y marchan, inquebrantables. Son menos, son las mismas. Lloran, sonríen, ríen, son abrazadas y fotografiadas. Son populares, aunque la palabra suene exótica o traída. Ahora, desde hace bastante, sí que no están solas. La mayoría de quienes las rodea tienen edad adecuada para ser sus hijos o sus nietos. O sus herederos. En cierto sentido, lo son.
Mario Wanfield. Periodista.

Nunca más. Nunca menos.

Consigna reproducida en pancartas y posters.
Ubicado en medio de dos jornadas muy grises, el 24 de marzo de 2011 brilló con una luminosidad especial, que iba mucho más allá de la temperatura agradable y el sol radiante. En ciertas tradiciones argentinas, entre picarescas y políticas, se denomina a estas jornadas un día peronista. Y sin dudas lo fue en varios sentidos. Pero de un peronismo marcadamente K, para decirlo en términos precisos. A realizar algunas reflexiones acerca de la jornada estará dedicado el presente artículo centrado mucho más en lo político que en lo climatológico o en lo puramente descriptivo.

Una impresionante multitud camino por el centro de Buenos Aires haciendo que el primer recuerdo por el golpe de estado- el más y numeroso de toda la historia de tales acontecimientos, según la memoria del autor de estas líneas- luego de la muerte de Néstor Kirchner sirviese para escenificar que la lucha y el legado del ilustre patriota latinoamericano no habían pasado en vano. Su imagen estuvo presente y mucho más su prédica destacada por la inmensa mayoría de los manifestantes. No sería demasiado osado aventurar que la masividad de la marcha estuviere vinculada al aún reciente fallecimiento del ex presidente; que potenció un fenómeno anterior y que volviose estentóreamente visible luego del 27 de octubre del 2010: la (re)politización de muy amplios sectores juveniles. En efecto, si bien en el acto estuvieron representadas todas las franjas etarias, resultaba inocultable la presencia masiva de miles de jóvenes.

Más allá de algunas rispideces canoras, la convivencia entre los manifestantes pankirchneristas y los adherentes a partidos de izquierda no dio lugar a incidentes reprochables. La jornada de aproximadamente doce horas incluyó un cierre con festival artístico y se prolongó en el espacio allende la Plaza de mayo por medio del acto en el que participó Hebe de Bonafini en el mercado central sito en la Matanza (http://www.redaccionpopular.com/articulo/24-de-marzo-el-acto-de-las-madr...).
Yendo hacia una interpretación más política de lo ocurrido quedaron muy claras algunas cuestiones siendo en nuestra opinión las más destacables las siguientes:

1) El Kirchnerismo es el único proyecto y movimiento político viable con capacidad de beneficiar al pueblo en la Argentina. Ni la vetusta izquierda- más preocupada por fraccionarse ad infinitum y destacarse por su “pureza” ideológica que por lograr el bienestar popular- ni el raquítico conglomerado pseudo nacional y popular amontonado bajo el liderazgo de Fernando “Pinedo” Solanas, y mucho menos las diferentes variantes de la progresía neoliberal (Ricardo Alfonsín, “chirolita” de su propio padre, las fracciones sojeras del P.S., el G.E.N.. y siguen las firmas) pueden modificar tal percepción que hemos argumentado en diversos textos anteriores (http://www.redaccionpopular.com/articulo/gobierno-y-oposicion-una-vez-ma...); razón por la cual ahora nos limitaremos a decir que la gran mayoría de los concurrentes agrupados en su mayoría en el espacio K resultó una rúbrica puesta en acción de lo que decimos.

2) Por otra parte, el proyecto K se halla disputando la hegemonía no sólo de la sociedad; si no del movimiento peronista contra las fracciones derechosas, conservadoras y fascistizantes de la fuerza originada en el general más querido de la historia argentina.

En rigor, vencer en la segunda de las disputas es condición casi excluyente del triunfo en la primera. Por cierto que lo acontecido el 24- que mostró un kirchnerismo inserto en masas movilizadas y embanderado con gran parte de los movimientos de los derechos humanos- no podía ser mas contrastante con el patético y lastimoso espectáculo brindado por las fuerzas del peronismo golpeador (Graciela Caamaño de Barrionuevo) y demás adefesios derechistas complicados en las elecciones gubernativas en Chubut con maniobras fraudulentas más comprensibles en los conservadores de los tiempos de la república oligárquica o de la década infame que en adherentes al movimiento nacido en 1945. Es habitual que, desde ciertos círculos de análisis político, se arguya el hecho que las desventuras del peronismo derechoso comenzaron cuando el senador Carlos Reutemann se pegó “un tiro en los pies” con declaraciones que rebelaban indigencia intelectual y ausencia de olfato político. Por cierto que para ser fieles a la verdad el conjunto de la franja anti-k del peronismo se ametralla a si misma con sus discursos, prácticas y declaraciones. Se trata de una pléyade de mamarrachos que, contra su voluntad, parece trabajar incansablemente por el fortalecimiento del proyecto que agrupa a lo más progresista de nuestra sociedad. Lo dicho, el acto del 24 de marzo se desarrolló en un día peronista, pero peronista K.

Como todo acto de masas, el del 24 de marzo de 2011, significó también un acontecimiento teatral. El realizado ayer escenificó que el huracán Kristina puso en escena el conflicto que se vive en la Argentina actual y siguió su marcha hacia la reelección para avanzar en la continuidad y profundización de un modelo que trae indudables beneficios para el pueblo.

* Docente. Escritor.
Columnista del Noticiero televisivo
Señal de Noticias.
Colaborador habitual del
periódico Socialista “el Ideal”
Director de la revista
Electrónica Redacción popular.
raulisman@yahoo.com.ar

1976 -24 de MARZO- 2011

A 35 AÑOS   DEL ASESINATO DE BERNADO ALBERTE POR UNA PATOTA DEL EJERCITO 


La Argentina tiene el triste privilegio de haber introducido la categoría sociológica y política del desaparecido. La dictadura cívico militar ejecuto un plan sistemático de exterminio de seres, de los cuales solo debía saberse que desaparecieron. Ello pertenece a esa necesidad de que el vencido no tenga memoria, no tenga historia, no haya existido.

La rememorizacion de estos arquetipos no es solamente una vuelta al pasado, sin memoria, sin rememoración el sujeto no existe. Por eso es tan importante la memoria, si no se ejercita desaparecemos, es por ello que los vencidos no tienen historia.

Y es por eso que no nos sentimos derrotados, Bernardo  Alberte, mi padre junto a miles de compañeros no fueron derrotados, fueron asesinados por fuerzas antinacionales. Alberte murió por ser impulsor y participe activo de una revolución, lo asesinaron porque comprendió la realidad e intento modificarla. Hoy estos arquetipos aparecen como símbolos presentes a los que hay que imitar.
Bernardo Alberte, fue un militante revolucionario que supo combinar la teoría política con la dignidad de una práctica revolucionaria, que no dudo en sostener con su propia vida a pesar de que tanto la amaba.
Cada vez que se mata a un militante hay un mensaje que se silencia, cuando estos asesinatos son los primeros de una etapa, cuando las organizaciones criminales eligen a su primera victima, buscan en ella el sentido simbólico de aquello que quieren destruir. Por eso no puede sorprender que el entonces Mayor Bernardo Alberte haya sido la primera victima del proceso militar.

A 35 años de su asesinato, nosotros, militantes del campo popular rendimos nuestro homenaje, no en un sentido restrictivo, partidista, sino en un sentido amplio abarcativo. Es decir no se rinde homenaje a Alberte porque fue peronista, si se rinde homenaje a Alberte porque siendo militar combatió al golpismo y a las dictaduras militares y se rinde homenaje a Alberte porque siendo peronista se opuso al participacionismo y se opuso a la domesticación del Peronismo y se opuso al liberalismo económico en el Peronismo, que ya actuaba en vida de Alberte, bajo el gobierno de Isabel Martínez y López Rega. Porque siendo peronista se opuso a la Triple A. Se  rinde homenaje a un hombre integro que no dudo en arriesgar el bien supremo, la vida, sin claudicaciones, siendo coherente con lo que pensaba, decía y amaba.

Hoy con esperanza vemos que somos una de las pocas sociedades que ha llevado adelante una política intensa de juzgamientos a los responsables de crímenes de lesa humanidad, consolidando la idea de que el Estado debe ser el garante de los derechos fundamentales de sus ciudadanos y no su principal violador.
  A partir del 2003 el gobierno ejercido por el compañero Néstor Kirchner, tuvo la voluntad política de culminar con las leyes y símbolos de la impunidad del terrorismo de estado, ejemplo de ello fue la derogación de las leyes de impunidad y del indulto a los genocidas de la dictadura, eso hizo posible el reinicio de los juicios que se han realizado y se están realizando. Otro acto que debemos valorar, y a no dudar significo todo un símbolo, es el haber descolgado los cuadros de los genocidas Videla y Bignone de las galerías del Colegio Militar, lugar donde estudian los futuros oficiales de las Fuerzas Armadas, así como el de convertir a la ESMA en un centro de la memoria, hechos que cristalizan la lucha que emprendieron las Madres, las Abuelas, los Hijos y todas las demás organizaciones de D.D.H.H., sociales y políticas comprometidas con la lucha por la verdad y la justicia.
Sin embargo aún nos queda un largo camino por andar.

En el caso particular del asesinato de Bernardo Alberte, a fines del año 2003, su familia, solicito al Juzgado Federal Nº 3 a cargo del Dr. Daniel Rafecas la reapertura del juicio iniciado en el mes de Abril de 1976 que investigaba  el homicidio, donde oportunamente se habían dado infinidad de detalles del operativo militar, como también los nombres de dos generales retirados, que ocuparon puestos de relevancia en la División Inteligencia y Operaciones del Estado Mayor del Ejercito, cuando el golpe del 24 de marzo de 1976, y que participaron en el operativo, uno como jefe de la patota el hoy General ® Oscar Guerrero y el General ® Jorge O’ Higgins al que se le encontró parte de la correspondencia de Perón a Alberte que fue robada del domicilio de Alberte por  los efectivos militares que consumaron su asesinato.


                                                                           Bernardo Alberte (h).


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



(En la madrugada del 24 de marzo de l976 era asesinado por fuerzas combinadas del ejército y policiales, el Tcnel. (R.E.) Bernardo Alberte; horas antes había terminado de escribir esta carta donde denunciaba la represión ilegal y la complicidad de las F.F.A.A.)



                                                               
                                                                                  Buenos Aires, 24 de marzo1976.           

Al Sr. Teniente General                                                                
D. Jorge Rafael Videla
Comandante General del Ejército
S/D

                                                                               Me dirijo a Ud. a los efectos de informar lo siguiente:   

1.- El dia 20-III-76, a las 20 horas, un grupo armado intento secuestrarme, en mis oficinas de la calle Rivadavia 764, 1º, con el aparente propósito de asesinarme. Acababa de retirarme del lugar elegido por esa banda armada unos minutos antes, lo que me permitió observar el operativo desde la calle, asi como el gran despliegue de elementos materiales y humanos utilizados.-                                                                         

2.- La observación personal de los hechos me permite asegurar a Ud. que se trataban de efectivos de seguridad, que luego de detener a tres personas que se encontraban en las citadas oficinas, esposarlas, vendarle los ojos y cargarlas en los vehículos, se desplazaron velozmente por la calle Rivadavia hacia el oeste, sin poder seguirlos, por no poder disponer de vehiculo propio en ese momento. El desplazamiento se produjo con los acostumbrados toques de sirena de los vehículos policiales.-    

3.- El dia anterior en un operativo vinculado con el ya descripto fue secuestrado y luego asesinado el joven peronista Máximo Augusto Altieri.- 

4.- En las citadas oficinas desarrollo actividades políticas vinculadas al Movimiento Peronista, formando parte de la Corriente Peronista “26 de Julio” cuyo ideario surge de la documentación que adjunto.-

5.- La presente denuncia formal y escrita la presento en esta oportunidad luego de haber agotado todos los medios para averiguar el paradero del joven Altieri, vivo, lo que conseguí, pero muerto el día sábado 20, después de gestiones infructuosas realizadas en ese Comando General; en el  Ministerio del Interior y a través de vinculaciones personales con camaradas relacionados con los Servicios de Informaciones.-

6.- La búsqueda personal realizada junto a su padre, fue facilitada por compañeros peronistas de la Municipalidad de Avellaneda y por personal policial de la Comisaría 1ª. de esa ciudad, lo que me permitió hallarlo acribillado a balazos en la morgue del cementerio de Avellaneda, sin identificar, en avanzado estado de descomposición, con el vientre abierto y con las vísceras al aire. El cadáver era un simple N.N., a los cuatro días de haber sido encontrado por la policía de Tristan Suárez, en su jurisdicción, habiendo fallado en él el método eficaz y habitual de identificación sin causa justificada.

7.- Es muy probable que si no hubiera mediado la decisión de encontrarlo y la colaboración del personal descripto hubiera desaparecido toda posibilidad de que sus familiares ejercieran el derecho de darle sepultura cristiana.-

  Estos son los hechos que informo al Sr. Comandante General, pero que como información sintética y descripción objetiva, no tiene mucha importancia dentro de todo el contexto de violencia que caracteriza la situación política argentina, si no va acompañada de una apreciación que me siento con el derecho de hacer y con la obligación de señalar, por mi condición de Jefe retirado de las F.F. A.A., cuya trayectoria dentro de la Institución el Sr. Comandante General conoce bien; por mi actuación política dentro del Movimiento Peronista, donde ocupe la mas alta jerarquía dentro del país durante parte del exilio del General Perón y por la militancia política que continuo realizando dentro del movimiento mayoritario, lo que me confiere, por lo menos, la experiencia que muchos necesitan para acceder a una realidad que se les escapa y que los supera, lo que es grave cuando ello le ocurre a quienes tienen la responsabilidad de asumirla, comprenderla y conducirla con acierto.-

  En mis apreciaciones el Sr. Comandante encontraría excesos si no aclarara que me siento en condiciones de dirigirme a Ud., no con mis simples atributos de oficial retirado de las F.F.A.A., que me subordinarían y me limitarían, y por consiguiente, harían de mis consideraciones una formal, simple e insuficiente apreciación que carecería de valor.-   

  Sin dejar de expresarle a Ud. el respeto que me merecen ciertas jerarquías, puedo asegurarle que la vida me ha enseñado a superarlas a todas, cuando de la necesidad de expresar el pensamiento se refiere. Esa fue mi norma, aun desde joven oficial; frente a Generales de la envergadura inigualada del General Juan D. Perón; frente a políticos y militantes; frente a los hechos simples y los más graves.-

  Esto me lo enseño la vida que transite como joven y como viejo como pobre y como rico; como obrero y como patrón; como militar y como civil; como jefe y como subordinado; como subversivo y como político; como libre y como preso; como perseguido, como prófugo, como exiliado, como peronista.-

  Sin duda avanzamos hacia un enfrentamiento hacia el que se nos quiere llevar gradualmente con falsas opciones y manejando falsos valores y alarma observar la ligereza y hasta la irresponsabilidad con que ciertas personas y ciertos sectores que tienen poder, poder transitorio, alientan el enfrentamiento con hechos o con palabras.-

  Y apuntando con este concepto a nuestros camaradas de las F.F.A.A. inquieta escucharlos en sus discursos fúnebres, por ejemplo, cuando ante sus muertos pareciera que quieren superar con palabras posturas que deben asumir con hechos silenciosos y positivos. Yo también tengo esa experiencia de discursos fúnebres. Hable en homenajes ante nuestros obreros y militantes muertos y también ante camaradas fusilados por otros camaradas, y comprendo ahora que no alcanzan las palabras, ni los discursos, ni las oraciones fúnebres ni las homilías de nuestros santos pastores de la Iglesia, para ocultar las causas que generan la violencia que esta entre nosotros desde hace mucho tiempo.-

  Reconozco que el que utiliza un muerto, su muerto, para desahogar su “bronca” por la injusticia de esa muerte, tiene derecho a hacerlo. Pero si siguiéramos en esa puja de exaltar a nuestros muertos,

     ¿ Quien tiene más derecho ? 

- Aquel que tuvo la oportunidad de asistirlo y por lo menos, tocarlo aun caliente y desangrándose, o verlo recién “acicalado” por la funeraria, preparado para el homenaje y para transitar “limpio” hacia la gloria.

- O aquel que tiene que recogerlo sucio de un zanjon o de un pastizal, acribillado salvajemente; indefenso y maniatado, torturado y vendado sus ojos, en alto grado de descomposición, como dicen las autopsias, o como decimos nosotros, podrido y en condiciones de ser ya comida de gusanos ?.-

  Este es el destino de muchos de nuestros militantes y de nuestros obreros.  ¿ Puede algún Coronel o algún General, asumir alguna vez, con su discurso, una tragedia como esta ?. Le ahorro la respuesta : no lo haga. Yo ya no lo hago más. No bastan ni sirven las palabras para evitarla.-

  ¿  Que  nos pasa a los argentinos ? cuando aceptamos clasificar a los muertos en “deseables” o “ indeseables”; cuando nos acostumbramos y hasta toleramos y propiciamos los excesos del poder, cuando renunciamos al debate y aceptamos que los detentadores de ese poder puedan considerar que en todo caso sus excesos puedan encuadrarse jurídicamente en figuras como “excesos de defensa” u otros inventos; cuando negamos por boca de Generales de la Nación la democracia, con el argumento de que se podría propiciar un “gobierno ateo, materialista y totalitario” ?.-

  Con estos conceptos no pretendemos enjuiciar a las F.F.A.A., porque no somos jueces y si lo fuéramos no tendríamos el poder para hacer cumplir la justicia. Solamente, hacer reflexiones que permitan comprender la necesidad de la autocrítica, que no se observa en la severidad de los pronunciamientos militares que ya es costumbre repetida escuchar.-

  Nosotros no consideramos a las F.F.A,A. como una institución poseedora de valores inmutables, sino como una institución humana que actúa para bien o para mal, de acuerdo a los hombres que circunstancialmente las dirigen. No son mejores ni peores que los hombres que la componen, y por consiguiente, no existe la continuidad histórica que iguala a todos los militares a través del tiempo con un mismo sello de excelencia, desinterés o patriotismo; tampoco el merito de una época alcanza a los protagonistas de otra, salvo que la revaliden con su propia conducta. Y lo mismo en lo que atañe a conductas infamantes. Los meritos de San Martín no apañan a Quaranta, ni Fernández Suárez infama a Belgrano, a Dorrego o a  Guemes. Podemos admirar al Almte Browm y negar al mismo tiempo a Rojas y a Benigno Varela. Podemos sentirnos deudores y herederos de tantos milicos que regaron con su sangre el suelo de América y de la Patria y no por ello atenuar nuestro juicio sobre los oficiales cómplices, ejecutores y consentidores de vejámenes y torturas.-

  Sin duda este es un criterio antagónico con el que sustentan muchos militares que tienen un extraño concepto de su parentesco con la historia y con la gloria. Pero es claro, y si se lo recalca asi tan crudamente, es para evitar que se sigan cultivando prejuicios indiscriminados de un patriotismo que luego la historia nos revela como falso.

  Es que los argentinos tenemos una ingrata experiencia acumulada en este siglo. Cuando con el argumento siempre esgrimido y ahora repetido, de la necesidad  de defender “un estilo de vida”, nuestro estilo de vida, el Ejercito protagonizo como represor la historia de la “Patagonia trágica” y los obreros lo hicieron como mártires; cuando desde aviones navales con tripulación también de políticos se bombardeo al Pueblo en la Plaza de Mayo; cuando se fusilo en la Penitenciaria Nacional; en José León Suárez y en Campo de Mayo; cuando se fusilo en Trelew; cuando militares intervinieron en la profanación del cadáver de Evita, cuando el Ejercito en un gran operativo pretendió impedir el reencuentro del Pueblo con su líder; cuando representantes de las tres armas concurren a convocatorias de lo mas representativo de las empresas “lideres” y lo mas rancio de los terratenientes y ganaderos, para considerar la situación económica nacional y formular criticas al gobierno, sin asumir las propias, etc., la preocupación se apodera de los sectores populares, especialmente cuando se anuncia que el Ejercito intervendrá en la “subversión en las fabricas”, lugar de trabajo de nuestros obreros y nada se dice de hacerlo en las empresas, lugar de expoliación del país y del patrimonio nacional.-

  La situación es seria y también dramática, no solo para los trabajadores, sino también para las propias F.F.A.A., impulsadas a avanzar en un terreno, donde por plano inclinado serán llevadas a sustituir a las policías de los ambientes fabriles, hasta ahora privadas, y a ser custodios de los intereses de una de las partes, precisamente la menos indicada para representar el interés general.-

  A todas estas reflexiones dan lugar los 7 puntos primeros de esta nota, que describen una situación concreta.-

  Si a ello agregamos que bandas armadas se desplazan por la Capital de la Republica y por los centros poblados, sin respuesta alguna de las fuerzas encargadas del orden y sin que las autoridades responsables (en este caso el Jefe de la Policía Federal) tomen conocimiento, el problema es mas grave, no porque supongamos que el General jefe de esa policía no quisiera impedirlo, sino porque no puede : los hechos y las cosas lo superan.-

  Si además, en las averiguaciones del paradero del joven Altieri y en otras realizadas, comprobamos que su caso no es el único, que las morgues renuevan diariamente sus depósitos de cadáveres acribillados y que los órganos de seguridad no se asombran, de ningún modo, sino que lo aceptan como común y normal, comprendemos que el pesimismo sobre la verdadera y grave responsabilidad y misión de las fuerzas del orden se ha apoderado de ellas, en el mejor de los casos, pues hay otros en que se las puede suponer cómplices de esas matanzas.-

  Si escuchamos decir a funcionarios policiales que el joven Altieri ha sido “ajusticiado”, comprobamos a que nivel llego el respeto por el concepto de la  justicia, a cuyo servicios ellos deber estar.-

  Todos estos hechos se han producido en el ámbito con el que ese Comando en Jefe esta relacionado, por la función que ha asumido y es por ello que lo pongo en su conocimiento.-

  Solamente y como colorario de todo esto corresponde hacer una ultima reflexión. Frente al concepto ya asentado de la inhabilidad de las F.F.A.A. para el ejercicio del poder político, experimentado en tres desgraciadas oportunidades en lo que va de este siglo, comienza ya a extenderse en la opinión publica el mismo concepto, pero en funciones que parecieran mas especificas de esas fuerzas: la del mantenimiento del orden y de la seguridad de las personas, a cuyo servicio han puesto ya oficiales en actividad.-

  Por ultimo hago saber al Sr. Comandante General que denuncias similares sobre el hecho a que da lugar esta, han sido formuladas ante instituciones políticas, de la Iglesia, empresarias, obreras y profesionales, donde a cada una se le hace conocer nuestro pensamiento sobre las responsabilidades de cada una.-

  Saludo al Sr. Comandante General      


                                                                  Bernardo Alberte
                                                                     Tcnel.  ( R.E.)


EL ARTE EN EL DIA DE LA MEMORIA

Impulsados por la Secretaria de Cultura y Extensión Cooperativa  del PUEBLO ESTACIÓN CAMET, los jovenes muralistas se hicieron presentes con una muestra en la ciudad de Mar del Plata; Mariela Miranda; Fernando Olivar;Enzo Tiribelli; Nardo Moyano; Osmar Freites; Mery Roldan; Claudia Julio; Maria del Carmen Sanchez Cabezudo; Patricia Arancibia; Juan Roura; Guillermo Roura; Ariel Diaz; Araceli Garcia y Rosana Cassataro.Irrumpieron el paisaje de la plaza San Martin con sus colores expresando así una visión plástica de la MEMORIA.














LA PAJA Y EL TRIGO

*Por Jorge Rachid


            La sucesión de acontecimientos que afectan al movimiento obrero argentino, hacen que la información sesgada e interesada, tienda a demonizar a los dirigentes gremiales y a establecer binariamente los buenos y los malos, según cánones de la cultura dominante que sigue siendo discriminatoria y elitista. No se mide con la misma vara a las conductas empresariales de prácticas usualmente insolidarias y evasivas en sus responsabilidades tributarias, ni las conductas políticas de quienes no resisten los archivos, frente a la historia reciente.

            Entonces lo que debemos analizar, separando la paja del trigo, es el juego de intereses que anida detrás de esta situación que intenta estimular la confrontación entre los sectores del movimiento nacional, como forma de deteriorar su capacidad de maniobra desde el gobierno. Pensemos entonces cuales han sido los intereses afectados por el curso de la política actual, intereses concentrados del poder  
económico, histórico de la Argentina que han impedido en forma sistemática el acceso a la distribución de la riqueza y el protagonismo político necesario de la clase trabajadora y los movimientos sociales.

            Lo han hecho estos sectores, a través de golpes de estado, corrompiendo, marcando la agenda nacional, por supuesto financiera antes que productiva, endeudando al país, evadiendo impuestos, girando ganancias al exterior. Esos sectores llamados “blancos” cultivados y solemnes, son aquellos que estigmatizan a los “negros”, los trabajadores argentinos, los que producen la riqueza del país, haciéndolos responsables de las siete plagas de Egipto.

            La lucha política, aún más en año electoral, tiende a abrir brechas donde los intereses operan, aprovechando y jugando incluso con la buena fe de los protagonistas, ya que a la lucha interna legítima, le agregan la dosis necesaria de confrontación, conspirativa y vociferada por los medios, que permita romper los puentes de los espacios políticos comunes, y donde sólo se pretenden definir protagonismos de poder en lo electoral entre sectores del mismo movimiento. Así acontecen luchas fratricidas estimuladas por el enemigo. Así quieren hacer aparecer  como una lucha sin retorno, una disputa por espacios legislativos o por candidaturas que se dan con naturalidad en cualquier proceso político.

            Pero la demonización sectorial en especial del movimiento obrero tiene que ver con la crítica profunda, gorila y reaccionaria hacia la acumulación de poder del movimiento obrero o sea es un tema profundamente ideológico y desde el peronismo esencialmente doctrinario.

            No hay límites para el agravio, la denostación, la estigmatización y hasta la vendetta pública a través de los medios como conductores de la ofensiva, además de los siempre listos candidatos de la oposición recorriendo esos mismos medios, repitiendo libretos preconcebidos llenos de arcaísmos anti sindicales y tendiendo a implosionar el sistema solidario de salud de las obras sociales que hoy atienden al 51% de la población argentina.

            Nuevamente los intereses anidan detrás de la supuesta lucha contra la corrupción, que sin duda que existe, en casos puntuales y que hay que combatirla, como existe entre los empresarios, los políticos, los banqueros, los intelectuales, los almaceneros y cuanto espacio sobrevolemos en el análisis pormenorizado de sus conductas. Sin embargo el sindicalismo es el blanco a eliminar, el obstáculo para la flexibilización laboral y para la acumulación de ganancias sin tener que negociar en paritarias, tolerando el trabajo esclavo y las condiciones inhumanas de explotación. Con un sindicalismo domesticado o atomizado, el mercado vuelve a ser el ordenador de las relaciones socio-laborales y quien fija los patrones de conducta salarial y laboral. Ya lo hemos vivido desgraciadamente en la Argentina reciente.

            Sin dudas no entran en los análisis actuales, los programas de lucha de Huerta Grande y La Falda en plena resistencia peronista de los mediados del 50, ni el Frigorífico Lisandro de la Torre y el Plan Conintes de represión con militarización de la clase trabajadora. No entra tampoco la CGT de los Argentinos en cuyo seno desde Rodolfo Walsh a Carpani, desde Puiggrós a Urondo, entrecruzaban la intelectualidad con las luchas obreras en los fines de los años 60. Esa CGT ya unida que estuvo presente en el regreso de Perón al calor del pueblo argentino y que fue capaz de sacudir los cimientos de la derecha reaccionaria que asumió el poder post Perón, expulsando a sus máximos responsables.

            La misma clase trabajadora y sindicalismo que combatió la dictadura después de sufrir la persecución, desaparición y muerte de miles de compañeros delegados y secretarios generales. La que hizo paro en el 79 y movilizó en el 82, la que denunció el endeudamiento del país, confrontó con los planes de FMI y el BM, la que se opuso a la flexibilización laboral y al modelo neoliberal cuando el país callaba. Ese movimiento obrero es molesto a los planes financieros internacionales y sus socios locales. Claro que hubo quienes claudicaron antes y ahora, quienes defeccionaron ante el avance corruptor del modelo neoliberal, pero están marcados por la historia en el movimiento obrero, cosa que no ocurre en el resto de los sectores sociales y políticos que bajaron los brazos y entregaron sus sueños al posibilismo globalizador.

            Los movimientos sociales fueron los emergentes de la situación de desesperanza de la precarización laboral y el desempleo, los trabajadores a través del MTA y el CTA junto a ellos protagonizaron las mayores luchas contra el modelo financiero y las transnacionalización de la economía, con su secuela de desocupación, diáspora y dolor social. No fueron  los empresarios nacionales, ni los intelectuales organizados, ni los políticos de fuste quienes enfrentaron el modelo desde la lucha y el riesgo de perder sus sindicatos por intervención amenazante de un ministerio de Trabajo al servicio de los poderosos. Fue la CGT en la resistencia quien lo hizo acompañada sin lugar a dudas por innumerables sectores de los nombrados pero cargando sobre sus espaldas el peso de la confrontación.

            Fueron las obras sociales las que resistieron el avance de las prepagas y el sector financiero sobre la salud de la población que perdió en esa batalla desde la jubilación que se privatizó a la seguridad en el trabajo que se tercerizó. Las AFJP y las ART lo atestiguan en sus concepciones netamente financieras, inhumanas, alejadas de la problemática del hombre y al servicio del capital especulativo. Las víctimas: los trabajadores y sus núcleos familiares.

            Cuando el país cambió, cuando el estado recuperó protagonismo y el movimiento nacional se puso en marcha como en esta hora, fueron los trabajadores y el movimiento obrero organizado junto a las organizaciones sociales el punto de acumulación política más alto del actual proceso. Sería impensable el modelo actual sin el respaldo indubitable de la masa trabajadora y sus dirigentes, de los cuales debe haber muchos cuestionables y otros procesables que deberán como cualquier argentino acudir al requerimiento judicial. Eso nunca estuvo en duda, es mas existen en la actualidad figuras de primer nivel sindical en proceso judicial y privadas de libertad. No existe ningún empresario explotador y traficante de personas en esa situación, ningún político enriquecido en esa situación, ni de la farándula, ni de los medios, ni de los comprometidos por la ley penal tributaria. Pensemos en que hechos resonantes de corrupción fueron cerrados por el paso del tiempo: IBM-Banco Nación, IBM- DGI, contrabando de armas, ley Banelco corrupta, deuda externa, PAMI de los 90, entre otros que sería largo de enumerar.

            El sindicalismo es blanco fácil ante la opinión pública, la tergiversación de los hechos y la falta de información son constantes, el ataque a las obras sociales esconde un negocio privado que avanza sobre 22.500 millones al año que quieren las prepagas y los bancos, aunque sea aporte genuino de trabajadores activos y pasivos en el país para la salud. El sistema solidario de salud argentino es único en el mundo y es sostenido por los trabajadores, cuando es responsabilidad del estado la salud del pueblo argentino. Son los mismos trabajadores que a través de aportes tributarios tipo IVA sostienen además al sector público hospitalario. Ambos sectores agraviados y atacados por el poder concentrado que pretende su privatización.

            Nadie imagina un país sin sindicatos, más aún fue Perón quien posicionó al movimiento obrero como eje del movimiento nacional y fueron los dirigentes sindicales quienes mantuvieron en alto durante 18 años las banderas doctrinarias del peronismo frente a la persecución y el agravio de la proscripción, es decir dieron la lucha política mas allá de reclamar salarios y condiciones laborales. Lo hicieron junto al resto de los sectores sociales que dieron la lucha, desde la JP a las organizaciones “especiales” como las llamaba el viejo general, por lo tanto a menos que se quiera construir un modelo social con inmigrantes europeos, cultos y vanidosos, lo que tenemos son nuestros “cabecitas negras” al decir de Evita y organizados sindicalmente lo cual le duele a la reacción siempre al acecho de retomar el poder.

            Por eso separar la paja del trigo, es no someterse a ser instrumento de ambiciones ajenas al proyecto nacional, siendo funcionales al debilitamiento del movimiento nacional, tampoco cómplices de conductas individuales, simplemente ser compañeros, con mayúsculas comprometidos con el futuro del país antes que con cualquier hecho electoral, diciendo la verdad, con la cual  “no miento ni ofendo” como lo plantease el gran Artigas.

*CABA, 22 de marzo de 2011
jorgerachid2003@yahoo.com.ar

UNA REFLEXIÓN SOBRE LOS MEDIOS Y LA DEMOCRACIA

 

*Ignacio Ramonet, de quien ya reproducimos un artículo, es sin duda uno de los periodistas más reconocidos mundialmente. Critico implacable del periodismo "a medida" de los grupos de poder, sean éstos económicos o políticos, suele con sus artículos desenmascarar algunas de las prácticas más serviles del periodismo.

Intervención de Ignacio Ramonet en CIESPAL, Quito (Ecuador). Resumen de Silvia Arana.
En estos tiempos de globalización neoliberal, la información se ha convertido en uno de los problemas principales de la democracia. Se consideraba que en una democracia alguno de los tres poderes podía cometer abusos (la justicia puede condenar a un inocente, el poder legislativo puede sancionar leyes discriminatorias contra un sector de la población -como las leyes contra los inmigrantes en Estados Unidos o en Francia). La función de los medios es denunciar estos abusos. Los medios de comunicación de masas pueden influir en la opinión pública; esto es lo que constituye el cuarto poder, o contrapoder. El poder que puesto al servicio de los ciudadanos sirvió para oponerse a las iniquidades de la esclavitud, que era legal en la democracia más nueva, Estados Unidos, como en países europeos por ejemplo Francia e Inglaterra que practicaban el colonialismo, otro sistema injusto pero legal en las democracias. La prensa llevaba campañas de denuncia de ambos sistemas.
En los últimos 15 años, a medida que se fue afianzando el neoliberalismo y la globalización, el cuarto poder -como contrapoder- ha ido desapareciendo.
Se fue imponiendo lo privado sobre lo público, lo individual sobre lo colectivo, y los medios de comunicación en su mayoría han dejado de ser un contrapoder. Los medios pertenecen a grupos mediáticos (Murdoch, Google, Blackberry) que se expanden con la revolución digital, que rompen las barreras, con la espectacular expansión de internet.
Se mezclan todas las esferas: la cultura de masas, la información, la comunicación y el internet. Los grupos mediáticos que manejan todas estas esferas son multinacionales, planetarios. Estos mega grupos, cuya existencia es posible por las suaves leyes anti trust, son actores centrales del poder globalizado. Ya no se proponen ser un contrapoder, son un cuarto poder sólo como una suma a los otros tres poderes; usan su poder para oprimir al ciudadano. La cuestión cívica es cómo oponerse; hay que crear un quinto poder, oponer la fuerza ciudadana para denunciar a los poderes que actúan contra el pueblo. Esta situación se vive en Ecuador, Bolivia, Venezuela, Argentina, Brasil.
Cuando Chávez asumió el poder los grupos mediáticos se lanzaron en contra del gobierno elegido democráticamente. Uno puede tener diferentes opiniones del gobierno de Chávez, pero no se puede negar que los medios usan falsedades para defender sus privilegios y oponerse a los cambios sociales. Asumen su función de perros guardianes del orden económico, ideológico; son latifundistas mediáticos. El caso de Berlusconi en Italia es un ejemplo: primero construyó una gran fortuna, luego adquirió medios de comunicación y después ganó las elecciones.
Entre las guerras mediáticas contra gobernantes elegidos democráticamente podemos mencionar la guerra mediática contra Chávez para impedir que concrete reformas o en los setentas, la guerra del periódico El Mercurio contra el presidente chileno Salvador Allende, o la guerra en los ochentas del diario La Prensa contra el sandinismo en Nicaragua. O las guerras mediáticas contra los presidentes de Brasil, Argentina y Ecuador. Ya no sólo son los poderes tradicionales los que atacan sino también los medios que usan como fachada, como arma de combate, la defensa de la "libertad de expresión". La información difundida por estos medios está contaminada por toda clase de falsedades. La usan como una mercancía. Los medios se han convertido en el brazo, o aparato, ideológico de la globalización. Medios de comunicación y globalización son dos conceptos ligados. ¿Cómo exigir la verdad? Los medios están al servicio del poder económico y financiero, y por debajo está el poder político. Cada día aumenta el poder económico, financiero y mediático a expensas del poder político que es el único elegido democráticamente.
Los medios no respetan las leyes de la información sino que se manejan con las leyes del mercado, oferta y demanda. En apariencias la información por internet o televisión o radio es gratuita porque no es la información lo que se vende; sino que venden ciudadanos a los anunciantes. El periodismo ha cambiado parámetros fundamentales: el ritmo, que es instantáneo y lo instantáneo es difícil de verificar, se multiplican los errores, se vive un estado de inseguridad informativa; la espectacularidad, se privilegia el horror, la fascinación macabra con la violencia; lo visual, se basa en la falsa ecuación "ver es comprender", en realidad lo que se ve no es forzadamente lo que ha ocurrido. Se ha creado una tremenda simplificación, una lectura infantilizada.
Por otra parte, en la actualidad se confunde periodismo con comunicación; hay millones de usuarios de Facebook, de Twiter -que pueden tanto organizarse en campañas por causas comunitarias positivas como también ayudar a crear confusión informativa. Esta gran cantidad de comunicados crea un Muro de información que tapa la carencia de verdadera información y funciona como censura, una censura "democrática". En este hueco informativo aparece Wikileaks, que demuestra: uno, que en realidad no sabemos lo que ocurre ni en Irak ni en Afganistán ni el Departamento de Estado de Estados Unidos. Y dos, que los periodistas son incapaces de informar. Hay una crisis de identidad: qué es el periodista, qué es el periodismo, qué es noticia. Los medios actúan en función de las leyes del mercado: noticia es lo que puede interesar a un mayor número de personas. Han perdido la conciencia de su misión. ¿Qué es la verdad? ¿Qué es la mentira? Como Wikileaks lo ha demostrado, la verdad puede ser mentira. Repetir una cosa hasta el hartazgo es demostrar su veracidad; otra ecuación falsa. Tanto Wikileaks como las redes sociales -que son posibles por el internet- ayudan a resistir. En América Latina los movimientos sociales usaron históricamente las radios comunitarias como instrumentos de resistencia, ahora usan también el internet.
Se puede hacer un paralelismo con lo sucedido con la alimentación. Había escasez de alimentos -y sigue habiendo en algunos países- luego la revolución agraria permitió producir en abundancia. Hoy sabemos que muchos de los alimentos son tóxicos, pueden envenenarnos (el caso de la "vaca loca" por ejemplo). Lo mismo sucede con la información; está contaminada. Hay que crear una ecología de la información para limpiarla, para que se respete la verdad, para mejorar la calidad informativa y así mejorar la calidad de la democracia.
*Ignacio Ramonet es Director de Le Monde Diplomatique, cofundador del movimiento Attac y de Media Watch Global, profesor de teoría de la comunicación en la Universidad Denis-Diderot, París VII)
Last Updated (Sunday, 13 March 2011 22:53)

Fuente: Rebelion

PRIMER FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE POLÍTICO

invgralficip.jpg

La Comisión Organizadora del FICiP, junto a las prestigiosas instituciones que nos acompañan:INCAA, PROVINCIA SEGUROS, INAES, SECRETARIA DE CULTURA DE LA NACIÓN, BIBLIOTECA NACIONAL, CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACIÓN, Espacio INCAA Km. 0 GAUMONT, PDVSA, PDVSUR, ANSES, UNLA, HOTEL BAUEN, BANCO CREDICOOP, Restaurat EL GENERAL, vinos EL JUSTICIALISTA, UNVM, AEROLINEAS ARGENTINAS, AATECO, CNCT, FACTA, SATSAID, se complacen ahora en invitar a los compañeros y amigos, a estudiantes y miembros de organizaciones sociales, a compartir intensamente este evento extraordinario, que abre una ventana hacia la lucha de los pueblos y su dignidad, para que puedan visualizarla las nuevas generaciones.

Competencia Nacional e Internacional 
CINE GAUMONT - Av. Rivadavia 1635

Paralela, Homenajes, Cine – Debate y Conferencias 
C C DE LA COOPERACIÓN - Av. Corrientes 1543

Retrospectivas – Homenajes – Panorama Latinoamericano 
AUDITORIO DEL BAUEN HOTEL Av. Callao 360

ENTRADA LIBRE Y GRATUITA
( Los espectadores deberán retirar un ticket sin cargo en boletería)

Bajar Programación completa día por día