Seguidores

2 de marzo de 2011

UNA APERTURA MAS

(*) PEDRO VALCI

Tener aperturas de sesiones parece una ficción en la Argentina, porque desde que se inicio el proceso democrático los intentos de golpes son diarios, con cambio de caras pero los intentos son reales. Desde donde vienen, no es de los que cobran por decir o hacen la intentona, porque en verdad estos son idiotas útiles ó como se decía en Villa Manuelita, perejiles. Ahora de hecho hemos podido asistir a muchas aperturas, lo que nunca hemos podido entender los discursitos antes del 2003.

Desde el 2003 a la fecha, cuando se han formalizados las aperturas, no hemos escuchados discursos, sino que nos hemos ESCUCHADO NOSOTROS, es decir, tanto Néstor como Cristina, han dicho como nosotros lo diríamos, que se hizo, que falta y quien es ó son los chanchos rengos.

Lo más interesante de estas aperturas, son las tertulias, los comentarios al inicio ó al final de los chanchos rengos, los cuales utilizan un vocabulario propio de las zonzeras, como decía mi nona, tiene el culo sucio.

Y lo llamativo de esta apertura es la silla del traidor, porque hay que tener tupe, para estar sentado al lado de una hacedora, cuando nos rascamos los higos, eso si con una barra propia de polleras, cuyo numero asusta. Esa foto de estar sentada ahí, al lado de su enemigo, que otrora lambiera sus panty, es de por si, de un coraje que no bancamos los masculinos. La escena configura en si misma un ataque a la Democracia y un insulto a quienes le hemos concedido a este “señor” su puestito.

Las imágenes valen siempre mucho más, que lo gritos de las señoras cobistas, y de hecho los des-informadores, han tomado la tertulia de los chanchos y el reto de la hacedora, y han tirado bajo la alfombra todo el balance de la gestión, me pregunto, ¿no es esa actitud una acción carapintada?.....de afuera la imagen del pueblo que quería saber de que se trataba, mostrada por todas las pantallas, que me daba la impresión de que estábamos ahí para decir ESTA VEZ NO PASARAN.

Asi las imágenes y las impresiones barrocas de un observador, que dejo para el final, la ultima imagen ….ESA MUJER LA HACEDORA, somos nosotros.

NUESTRA COMPAÑERA ....DANDO CLASE

LOS MUCHACHOS ETERNAUTISTAS???


*Por Eliana Valci

Los efectos de la senectud han alcanzado a Fontevecchia, quien esta semana salió al cruce de la Juventud que acompaña el Proyecto Nacional y Popular encabezado por la Presidenta Cristina Fernández, a través de una publicación en la Revista Noticias.

Demonizar el acceso de los jóvenes al poder, es moneda corriente en aquellos que se han quedado a la retaguardia de la vanguardia, olvidando que alguna vez fueron jóvenes y militaron por un proyecto de país, fuera cual sea su ideología.

Para los que no lo saben o no lo quieren reconocer, las grandes revoluciones de la historia fueron hechas por jóvenes; porque ellos son la fuerza, el motor de cambio de todas las generaciones.

No se puede hablar de perpetuación en el poder, por parte de un grupo de pibes, que lo que hacen es defender un ideal, un modelo de país, y que ni siquiera han accedido todavía, a un cargo público…o se referirá a los “muchachos” de su generación, que hace 25 años que han pasado por todos los cargos habidos y por haber, y que obstaculizan el recambio generacional que está en marcha?...Les dejo la inquietud para la reflexión.

A pesar de los palos en la rueda, no es menor destacar, que aun hay esperanzas en lo que respecta a la revolución inconclusa, que reside nada más y nada menos que en los jóvenes que aman esta tierra, y que bregan por un país e inclusive un mundo mejor…por supuesto, con las comillas que se merecen algunos, que especulan con los sueños de otros; pero como en la viña del señor hay una fauna interesante, es lógico que nos encontremos con diversos especimenes, con distintas ambiciones y objetivos.

Estos “viejos muchachitos”, son los mismos que dicen que la juventud está perdida, que se droga, delinque y por ende no tiene futuro, y que cuando ve jóvenes que participan y se comprometen desde su rol de ciudadanos mandantes, se asustan porque piensan que les van a serruchar el piso; y ahí es cuando entran en la grosera comparación entre los ´70 y el 2011, evocando la teoría de los dos demonios.

La Argentina y el mundo necesita un cambio, y esa transformación, está indiscutiblemente en manos de la juventud, mal que les pese a los dinosaurios del poder.

*Directora Revista Ida & Vuelta