Seguidores

23 de enero de 2011

NO NOS OLVIDAMOS !!!!!!!!!!!!!!!



JOSE LUIS CABEZAS

PRESENTE  !!!!!!!!!!!!!!!

OBREROS DE LA REVISTA IDA & VUELTA 

GREMIALISTA SI .....NI MUDO , NI TRAIDOR

(*) PEDRO VALCI



Desde casi la toma de conciencia, de ser hijo de trabajadores, he militado dentro del movimiento sindical, pasando por casi todas las etapas desde delegado a secretario y siempre he visto como se negrea a los trabajadores, no solo desde la actividad privada sino desde la actividad publica. Y como muchos compañeros hemos llenado páginas de denuncias ante el Ministerio de Trabajo, que por cierto es una de las estructuras mas ciegas de la realidad, porque no controla NADA.

Y de vista gorda, y no le estoy poniendo abrojos al compa Tomada, que ha hecho algo no bastante, y por ahí le zafa el arranque, cuando dice: “Clarín tiene un tema con la Justicia”, eso y decir me abro de piernas es lo mismo. O sea, acá familias de trabajadores de la tinta, y todos aquellos que los acompañen son la carne picada de la “Señora Noble”, y vaya la curiosidad su Señoría, como siempre nos ha dicho a los gremialistas tienen razón muchachos pero marchen presos.

Y entre el “PATRON” y la “JUSTICIA”….una palangana de loza, donde se lavan las manos los Pilatos de esta hija de putes. De estas cosas tenemos muchas todos los gremios, y me atrevo a decir que hasta desde el seno mismo de las organizaciones se nos piden parar la moto, y lo dijo porque muchos compa, no pueden, ya que sus preservativos son garantizados por el “dirigente”.

Por otra y volviendo al MINISTERIO, que a decir verdad, tiene algunos éxitos, pero arriba de una montaña de cadáveres, son como margaritas a los chanchos, a esta altura de tanta injusticia hacia los trabajadores que seria oneroso enumerar, sigue siendo una herramienta NULA, de hecho se le escapa la tortuga, porque no me diga que no saben la historia de estos patrones, amen de sus manías, esa es la tortuga, en el mientras tanto mandamos al inspector, con un sueldo mínimo y si no  lo compran, tiramos  la inspección algún cajón. O a mandamos a la maquina burro – crática y aparecemos al año cuando ya se enterró la cosa.

Claro, es fácil si el gremio no se queja, si no interviene, si no, si no, etc. Pero si vamos se nos abren de piernas en la primera o nos llevan al conflicto. Así que lo lamento pero la LUCHA SIGUE, porque donde no se cumpla con  un derecho legítimo de un obrero, habremos gremialistas JETONES Y REVOLUCIONARIOS  que vamos a ir sin bajarnos los lienzos.-

UTURUNCOS, ORIGENES DE LA GUERRILLA PERONISTA

 (*) Ernesto Salas - Fragmentos de su libro)



Símbolo de Uturuncos, una "U" sobre la estrella federal (Estrella de 8 puntas)
En la primavera de 1959 un grupo de hombres de los comandos de la resistencia peronista de la zona noroeste del país decidieron encarar la primera experiencia de guerrilla rural de la Argentina contemporánea.

Durante ese año y el siguiente, varios grupos de militantes intentaron instalarse y mantenerse en la zona boscosa de Tucumán, en el departamento de Chicligasta, al sur de la provincia .

El nombre que eligieron para la guerrilla fue Ejército de Liberación Nacional-Movimiento Peronista de Liberación, aunque han sido conocidos con el que popularmente han pasado a la historia: Uturuncos.

Surgida en un punto alejado de las grandes ciudades que dirigían la vida política del país, la guerrilla de los Uturuncos solo pasó a formar parte de los antecedentes lejanos de las formaciones armadas que se extendieron por todo el país a principios de los setenta.

Se sabe de ella, como de algunas otras similares, poco y nada. Los estudiosos del fenómeno insurgente no repararon en ella ni intentaron determinar si existía una relación con la nueva guerrilla, o el grado en que ésta conocía los intentos anteriores.

Fue justamente el impacto de las nuevas guerrillas lo que opacó el conocimiento del proceso de formación de ellas mismas . En efecto, a partir de 1959, los Uturuncos y otras protoguerrillas tanto urbanas como rurales iniciaron el camino y fueron consecuencia de un intenso debate de la militancia peronista y marxista acerca de la conveniencia u oportunidad de formar focos guerrilleros en el campo o la ciudad; las posiciones éticas acerca de la utilización de la violencia como camino de liberación fueron también una parte importante de dicho debate.

Aquí lo que trato de marcar es que muchos argentinos se sintieron lo suficientemente convencidos de que la opción por la violencia era un camino que les tocaba de cerca y que se creó un clima favorable a las guerrillas que se instaló durante la década del sesenta, sobre todo cuando se extendieron por América Latina con el apoyo y el ejemplo de la Revolución Cubana. Aunque cada grupo insurgente fue desarrollado en un contexto particular, la mayor parte de ellos atravesó un período de militancia política que les permitió a futuro sentar las bases del apoyo social al foco guerrillero.

Estos grupos comenzaron a ser activos desde fines de los cincuenta, sin influencia directa de la Revolución cubana, y sus documentos reflejan con claridad el proceso de discusión que desembocará no solo en la instalación sino en la permanencia de fuertes organizaciones político-militares a comienzos de los setenta.

Grupo de uturuncos detenidos por Gendarmería

Sin embargo no siempre ha sido reflejado con claridad este proceso. Tan grande fue el impacto de la formación del Ejercito Revolucionario del Pueblo y de los Montoneros y tanta la insistencia de las sucesivas dictaduras en la identidad foránea de las causas del crecimiento de la insurgencia en Argentina, que el foco de atención quedó fijado en el surgimiento de estos dos grupos y no en los diez años de historia previa.

Por otro lado, la necesidad de explicar el pasado reciente, previo al exterminio practicado por la última dictadura militar, ha traído tres interpretaciones centrales y bastante conocidas.

En primer lugar, la de los propios dictadores: según ellos, fueron obligados por su rol social a combatir una guerra que era planetaria contra el comunismo y sus intentos expansionistas y que en Argentina se expresaba en las guerrillas y sus apoyos políticos.

En segundo lugar, la posición hegemónica de la llamada teoría de los dos demonios, centralmente formulada por el escritor Ernesto Sábato: guerrilleros con ideas foráneas y militares en poder del Estado se enfrentaron frente a una sociedad absorta ante la violencia, que añoraba el retorno a la democracia y que no había participado en el enfrentamiento.

Por último, los que incorporan todas las experiencias guerrilleras a las diversas formas de lucha social como respuesta a la situación represiva y excluyente de los gobiernos, tanto civiles tutelados por las Fuerzas Armadas, como a las dictaduras militares desde 1955. Esto ha traído como consecuencia algunas distorsiones en el conocimiento que generalmente acepta hoy la opinión pública sobre la guerrilla en Argentina.

Dejo de lado la primera interpretación, que tiene origen en el enfrentamiento de la Guerra Fría y el decidido alineamiento de las Fuerzas Armadas Argentinas con el objetivo represivo norteamericano de control interior mediante la Doctrina de Seguridad Nacional. Decididamente, la sociedad argentina no existe en este planteo o apoya uniformemente aquello que los militares ejecutan sin consultarla.

La de Sábato ha sido probablemente la versión con mayor éxito y difusión de las tres, pues fue funcional al proceso de reconstrucción democrática después de 1983 .

El dictador Jorge R. Videla junto a Borges, Sábato y otros intelectuales

El prestigio del propio escritor se reforzó cuando dirigió el equipo de investigación de la CONADEP (Comisión Nacional por la Desaparición de Personas), creada por el presidente Raúl Alfonsín y cuya investigación sirvió para la condena de las Juntas Militares en el llamado Juicio a las Juntas.

Sin embargo, contiene un profundo vaciamiento de la verdad histórica.

El punto central se encuentra en el origen de la violencia y la contraviolencia en Argentina. La imagen de Sábato de una sociedad civil que asiste impávida al desarrollo de la violencia es tan ajena a la realidad argentina de las décadas del 50 al 70 que no requiere comprobación; la creciente actividad represiva y el deterioro profundo de los derechos humanos durante las mismas, tampoco.

La Resistencia Peronista, desde 1955 y 1960, la llamada época de los caños y las luchas sindicales, el ingreso masivo de la juventud a las luchas políticas y sociales de la etapa, las decenas de muertos en las movilizaciones callejeras o por tortura en las prisiones, los miles de detenidos por cuestiones políticas en todo el país, las puebladas insurreccionales de fines de los sesenta y las movilizaciones de principios de los setenta por el retorno de Perón, no abonan la idea de una sociedad ajena a los acontecimientos y absorta frente al enfrentamiento.

En otras partes de su relato, Sábato explicita aún más los sujetos que fueron objeto del terror de la dictadura: jóvenes que ayudaban en las villas, curas comprometidos con la cuestión social, etc., pero ellos son sacados por el autor de todo contexto político al convertirlos en poco menos que voluntarios desinteresados y sin filiación política ni objetivo más vasto que la caridad y un básico humanismo.

Esto tampoco es cierto, nos parezca bien o mal su acción. La militancia social y política lo hizo encuadrada conciente y crecientemente en organizaciones políticas y político-militares.

Su trabajo formaba parte de una lucha más vasta y en ella se encontraron en la situación más difícil cuando la represión decidió eliminar las agrupaciones de apoyo a la guerrilla o cuando los grupos parapoliciales salieron a asesinarlos.

En un sentido general, esta postura elimina la necesidad de profundizar el conocimiento del conflicto social y político en el que estuvo envuelto el conjunto de la sociedad argentina por acción o por omisión y, en particular, anula las causas vernáculas del desarrollo de la violencia al coincidir con los militares en el origen foráneo de la misma.

En las antípodas de la teoría de los dos demonios se ubica la hipótesis de que las guerrillas formaban un todo con las múltiples, y por momentos dispersas, acciones defensivas de los sectores populares frente a un régimen totalitario y violento, cuya exclusión política y accionar represivo fueron en aumento en todo el período.

La violencia política, cuyo origen se sitúa en el bombardeo a la Plaza de Mayo por pilotos de la Marina en 1955 y los fusilamientos de junio de 1956, provocó en los quince años posteriores el desencadenamiento de una cuasi guerra civil en la que la guerrilla cobró creciente legitimidad vinculada a las luchas sociales.

Esto, que pareció realmente así por lo menos hasta los últimos años de la dictadura de la llamada Revolución Argentina, sin embargo, contiene el defecto de no analizar para todo el período la relación entre guerrilla y movimiento popular y de colocar en todo momento el accionar guerrillero en un todo de acuerdo con el crecimiento del enfrentamiento social y político, que no fue unívoco sino confuso y por momentos contradictorio.

Esto no quiere significar que los guerrilleros no tuvieran sobrados motivos para convertirse en tales en las circunstancias posteriores a 1955, ni tampoco que muchos de ellos no surgieran del desarrollo del enfrentamiento. Solo que atribuir una excesiva unidad de objetivos y procedimientos en todo momento a sindicatos, vecinos y guerrilleros también ha llevado a la confusión en el análisis.

Por otro lado, el intento de ver a las guerrillas meramente como agentes internacionales de gobiernos extranjeros que las apoyan y las digitan y sin raíces en el conflicto nacional, conduce a la teoría del terrorismo irracional e internacional, presentada en congresos sobre el terrorismo organizados por los Estados Unidos en la década del setenta y cuyo único objetivo no es comprender las causas de su desarrollo en determinados momentos históricos en situaciones nacionales dadas sino a justificar la intervención internacional para mejorar los regímenes represivos .

El porqué muchos hombres y mujeres decidieron incorporar sus vidas a la lucha armada en la Argentina es mucho más complejo.

Este trabajo (SU LIBRO) intenta profundizar el conocimiento sobre el primer grupo de guerrilla contemporánea, conocer sus vinculaciones con el movimiento popular de la zona de origen, tanto como su relación con el peronismo surgido después del golpe militar de 1955, sus concepciones ideológicas y las causas de su rápido fracaso en lograr un levantamiento generalizado del noroeste argentino. Tal vez, ello devuelva un poco de claridad al desarrollo de las distintas experiencias similares posteriores.

De Ernesto Salas: "Uturuncos. El orígen de la guerrilla peronista (1959-1960)"

¡¡¡¡ BAJEN LAS ARMAS !!!!!!!!!!!!!!!!!!!



GENTILEZA DEL COMPAÑERO OSCAR ROVITO

 (*)  Enrique Masllorens
Periodista y dirigente político
Agrupación ALUVIÓN Militante



El 19 de diciembre de 2001, en Rosario, los perdigones de una Itaka disparada por un uniformado de la policía santafesina terminaban con la vida del militante social Claudio “Pocho” Lepratti. Desde el techo de la escuela donde comían los chicos, Pocho les gritó: “¡¡¡Hijos de puta, bajen las armas que aquí sólo hay pibes comiendo!!!” Ese, su último y desgarrador clamor todavía desoído, se repite en la Argentina de hoy. En aquellos días finales del gobierno del radical Fernando de la Rúa fueron asesinados más de 30 compatriotas hartos de estar hartos, cansados de tanto despojo, de la exclusión neoliberal y de la inveterada incapacidad para gobernar del centenario partido.
Desarmar ese clima de violencia institucional explícita no fue tarea sencilla. Hubo que atravesar la conmoción por los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, ejecutados por la policía brava del ex senador Eduardo Duhalde. La asunción de Néstor Kirchner como presidente comenzó a modificar la lógica de la derecha reaccionaria –que ahora vuelve en todo su esplendor– que antepone el orden a cualquier otro valor. El gobierno iniciado en 2003 sitúa a la justicia como presupuesto primordial e indispensable para la construcción de una verdadera democracia social. Y al derogar las leyes de la impunidad permite avanzar de la única manera posible: saldando el pasado ominoso. La decisión del gobierno de no reprimir la protesta social, de separar y castigar a los que contrariaron las órdenes, de mantenerse fiel a sus convicciones, trajo consigo lo que algunos llaman “costo político”. Y en un movimiento de pinzas destituyente, la derecha golpista y nostálgica y la izquierda troglodita y cómplice se asociaron en la práctica para tratar de impedirnos el futuro que estamos construyendo entre todos.
Son ahora otras las armas que se usan, pero los mismos los que las cargan. Y tienen nombre y apellido. Estos son sólo algunos.
¡Bajen las armas! Mariano Grondona y Marcos Aguinis, que comparan a los chicos que entregan flores a la presidenta o a los jóvenes militantes de La Cámpora o de otras agrupaciones con las juventudes hitleristas. Sembrar el miedo también es apuntar al corazón de las nuevas generaciones y a su compromiso con la patria.
¡Bajen las armas! Senador Ernesto Sanz y sus correligionarios, que callaron cuando el precandidato del establishment y de la UCR declaró que el dinero de la Asignación Universal por Hijo se iba “por la canaleta del juego y de la droga” o que ”el gobierno está en deuda por la falta de represión”. Las balas del desprecio y de la incitación a la violencia son más deletéreas que las de plomo.
¡Bajen las armas! Diputadas Elisa Carrió, Patricia Bullrich y sus acólitos con sus augurios mesiánicos, sus denuncias sin sustento, sus anuncios de catástrofes y Apocalipsis en nombre de un dios de la revancha y la venganza. Usar y apropiarse del nombre de Dios en vano (2º Mandamiento) fue y es la causa de muchas guerras y muertes.
¡Bajen las armas! Los que sin importarles la necesaria tranquilidad de nuestros mayores usaron y usan la justa reivindicación del 82% móvil para los jubilados sin ningún sustento posible en estos tiempos, para conseguir réditos políticos y perjudicar la marcha de la economía. Jugar con la esperanza es una herida que puede ser mortal.
¡Bajen las armas! Quienes detentan jerarquías religiosas y condenan y persiguen a quienes se aman sin otra razón que sus sentimientos y sus elecciones, a quienes quieren decidir cuándo y cómo concebir o recibir o difundir educación sexual. ¡Tanto énfasis por el 6º Mandamiento, el que no pusieron en la dictadura en relación al 5º (que obviamente está antes)!
¡Bajen las armas! Rabino Sergio Bergman y su corte de adulones que festejan su filosofía marketinera al paso y de ocasión, plena de estigmatizaciones antipopulares. Rabino, cuando se refiere al orden y progreso de la bandera de Brasil en contraposición –según usted– al desorden y retroceso de la Argentina, está optando por la filosofía positivista de Augusto Comte, revelando o su desconocimiento del tema o su verdadera ideología. Cantar el himno cambiando la triple repetición de la palabra libertad por la de seguridad lo asocia más a las dictaduras que a las democracias.
¡Bajen las armas! Los que basados en un izquierdismo infantil se abrazaron a los de la Mesa de Enlace, acompañaron el discurso vengativo del “ingeniero” Blumberg o le hacen el juego a las patotas organizadas. Poner en riesgo la vida de jóvenes idealistas buscando trascender en una sociedad que siempre les dio la espalda, es hacer detonar los proyectiles de la derecha.
¡Bajen las armas! Señora Ernestina Herrera de Noble y su ejército de abogados que intentan desaparecer las identidades de Marcela y Felipe. Las manos que los entregaron están manchadas de sangre. La mentira y el ocultamiento no sólo los perjudica a ellos. Hay más de 400 jóvenes que también necesitan Memoria, Verdad y Justicia.
¡Bajen las armas! Los periodistas arlequines, servidores y cautivos de dos patrones que dañan más por lo que ocultan que por lo que informan y son carne de cañón de una guerra propagandística en la que –como en toda guerra– la primera baja es la verdad. Pero también esos colegas y amigos con los que hemos compartido redacciones, canales, radios y reuniones y sabemos –ustedes y yo– que no piensan como sus mandantes. Recuerden lo que decía Rodolfo Walsh: “yo no me voy a anotar en el bando de los opresores ni en el de los neutrales”. No escupan el espejo, porque algún día no podrán reconocerse.
Sería patéticamente ingenuo pedirles que bajen las armas a los generales Héctor Magnetto y Hugo Biolcati, a sus coroneles Duhalde, Macri y a la tropa destituyente y regresiva. Sus acciones y discursos son un arma cargada de resentimiento A todos y cada uno: ¡bajen las armas! que aquí sólo hay un pueblo soñando, pero definitivamente despierto.




LA PRIORIDAD ES EL CAMPO ?


(*) JORGE RACHID

                                                              “ No existe el héroe individual, existe el        
                                    héroe colectivo en la historia”
                                                                                        G. Oesterheld


Imaginemos un viaje en donde sabemos hacia que punto nos dirigimos, en el mismo se plantea la discusión sobre si vamos con aire acondicionado o no,   además que el cinturón de seguridad molesta para la cebada de mate, otra discusión, pero de golpe alguien plantea otro destino, nueva discusión, entonces algún viajero sugiere cambiar de vehículo cuando paremos a tomar algo, cuestión que algunos rechazan, otros preguntan sobre si seguimos o volvemos, surgiendo en medio de la discusión si el que conduce debe seguir haciéndolo o no.
Si disecamos las frases y las palabras, observaremos que lo único importante es el destino hacia el cual vamos y quien conduce, todo lo demás es intrascendente al viaje en si.

Si la parábola sirve de sustento para esta etapa pre electoral en nuestro país, debemos sin dudarlo definir el rumbo, aquellos grandes ejes temáticos que han permitido a la Argentina pasar de un estado de crisis terminal en el 2001 hasta esta realidad sustentada en recursos económicos genuinos, ampliación del trabajo, jerarquización de la Justicia y de los juicios de memoria y verdad sobre la dictadura genocida, fuerte presencia internacional, afianzamiento del espacio latinoamericano, recuperación del Estado como ordenador social y política sociales plenas. Se podrá, siguiendo el esquema anterior, plantear todo aquello que falta recorrer, ante la aspiración compartida de lograr un modelo pleno de justicia social y soberanía política, ya que el camino es largo, en especial dejando atrás la larga noche neoliberal, con un esquema estructural de dominación colonial, todavía vigente conservando resortes importantes del poder.

A todo lo que se ha avanzado, se le pueden hacer correcciones en un nuevo tiempo político, pero esas propuestas deben contemplar que existen sectores económicos y políticos confrontados con éste camino, aliados internacionalmente con otros intereses que no son justamente los del pueblo argentino. Son aquellos que siempre se referencian en copiar modelos externos, en especial imperiales, estructurando su pensamiento y su acción en concepciones eurocentristas o en seguidismos carnales del republicanismo norteamericano.
Son ellos los columnistas de los principales medios de comunicación,  en una acción coordinada que denigra a latinoamérica bajo el mote del populismo, cuando los caminos que adopta son soberanos, poniendo límites a la voracidad del capitalismo salvaje imperial.
Cada avance de los pueblos es valorado por esos sectores reaccionarios, como una acción antidemocrática y hasta subversiva al no respetar supuestamente las inmaculadas normas del mercado, único dogma admitido generalmente disfrazado de libertad de comercio, de prensa o de manejo financiero. Los gritos destemplados ante las regulaciones que ellos mismos aplican en los países centrales, es presentado ante la opinión pública como una afrenta dictatorial a los dictados de la modernidad.

Sin definir estos aspectos centrales del discurrir del país en sus tiempos por venir, lo importante es lo trascendente y esto es mantener el rumbo, éste que ha permitido al pueblo argentino respirar como conjunto social, no sólo sectorialmente como sucedió ante los manejos macro económicos, que garantizaban estabilidad de negocios para algunos y dramas sociales para las mayorías populares, entre los cuales se encontraban los empresarios pymes, devastados por la lógica financiera que arrasó la cultura del trabajo y de la producción por años.

Seguir este camino no es una cuestión cosmética sino central de éste proceso político, en especial porque al redefinir el modelo de acumulación, los intereses que se posicionaron durante 34 años fueron severamente condicionados y en algunos sectores dañados como las AFJP y los medios, que buscarán sin duda resarcir sus espacios perdidos a cualquier costa, apostando desde la derrota electoral a la desestabilización institucional como ya lo intentaron. Por esa razón la lucha política de este año no guardará reparos en utilizar cualquier herramienta en pos de sus objetivos.

Por estas circunstancias es responsabilidad de los sectores políticos y sociales que dicen apoyar el camino iniciado, no debilitar la vitalidad del cambio,  por la puja electoral, siempre sangrienta en el posicionamiento del poder hasta en la menor candidatura, que se transforma en esa dinámica caranchera, en una lucha de vida o muerte. Los argentinos pretendemos ser parte protagónica de ese proceso electoral y de definición política, en una convocatoria obligatoria ya marcada por la ley de internas obligatorias vigente, que movilizará al conjunto del pueblo argentino a expresarse en las candidaturas y por ende en los modelos de construcción social y productivos futuros.

No se trata de medir por encuestas previas, ni demostrar mayor obsecuencia, sino de dar lucha por aquellos valores en los que creemos, sin especulación ni hipocresía ya que el pueblo sabe determinar quien es quien en este proceso electoral. Nadie debe temer de expresar la verdad que sostiene ni de proponer aquello que alimente con propuestas, que contengan esas propuestas las demandas pendientes de la sociedad argentina. Nos merecemos construir el futuro con verdad y transparencia, sin avalar corrupciones funcionales al sistema, antes que a las necesidades del pueblo, sin atavismos dogmáticos como pretenden quienes profesan rencor por su tiempo histórico pasado, dando paso a la juventud solidaria y maravillosa que ha recuperado la política como herramienta de ilusiones y esperanzas.

De ahí que la manada de candidaturas lanzadas al espacio electoral, debe recordar que la política del marketing y del discurso armado acabó en el 2001. Que la lucha política tiene la temperatura del calor del pueblo cuando se presenta llano y desprovisto del prebendas y paternalismos, acogiendo las necesidades que se plantean, escuchando y aprendiendo, caminando y observando, antes que llevando soluciones mágicas para problemas que deben resolverse con seriedad en el seno de la comunidad.
El peronismo de esa práctica junto al pueblo, ha hecho cátedra. La información, el diagnóstico y la resolución es en el marco de la comunidad organizada, con la participación plena de las organizaciones libres del pueblo. El autismo, el gerenciamiento, la decisión de gabinete cerrado, conspiran contra el camino iniciado, donde el principal reclamo es mayor participación a través de formas organizativas que auditen la gestión, que permitan democratizar el poder democrático aunque parezca redundante ya que es la forma en que la democracia liberal comienza a transformarse en popular.

Hoy existen nuevos actores sociales, desde los trabajadores organizados que han recuperado protagonismo hasta los movimientos sociales que han parido al calor de la crisis neoliberal. La democracia limitada sólo está reservada para un poder político en donde el pueblo es espectador. Para el peronismo el pueblo debe ser protagonista, así nacimos a la historia y así la estamos intentando escribir ahora con nuestro gobierno al cual debemos darle continuidad sin obstáculos, con pensamiento crítico y propuestas renovadoras, que es la forma madura de la militancia política. Nuestra presidenta está al volante y nos disponemos a acompañarla en su decisión de avanzar en este camino, apuntalar este proceso es lo importante, de ahí en adelante lo demás es aleatorio.


QUE ES LO QUE HA PASADO CON EL SUELDO EN CHILE ?

 (*) LUIS TAPIA

 

 

El año 1971,siendo el Gobierno de don Salvador Allende Gossens se aprueba por la unanimidad de un Congreso Nacional,  la completa estatización de la minería del Cobre. Donde el Cobre, sueldo de Chile, pasó a manos del Estado Chileno.

 


Pues hace unos pocos días tuvimos la visita del ex Senador de la Republica Jorge Lavandero Illanes, quien nos entrego una conferencia muy interesante sobre la situación  del cobre chileno, a la cita acudieron alrededor de 150 ciudadanos Valdivianos que se han interesado en este tema que todos los chilenos debiéramos saber e investigar a fondo. Personalmente quede estupefacto con las aseveraciones de Lavandero, a pesar que ya conocía parte de la historia porque el programa radial de FIPASUR “el Gran tema de la semana” había tratado este tema teniendo como panelista a Luís Díaz, presidente del comité regional de defensa del Cobre. 

Jorge Lavandero Inició su vida política como militante independiente ingreso a una agrupación de partidos con el Partido Agrario Laborista Democrático de Chile, para posteriormente constituir en el FRAP el PADENA y finalmente de la Democracia Cristiana, por la que cumplió OCHO periodos parlamentarios: CUATRO como Senador y cuatro como Diputado. En su trabajo parlamentario participó en la discusión y aprobación de más de 5.500 leyes, entre ellas la que establece un royalty a la minería.[] Fue dueño y presidente de la sociedad del diario Fortín Mapocho, diario opositor a la dictadura militar.[]


Fue elegido a los 24 años diputado por la 21° Agrupación Departamental (Temuco, Lautaro, Imperial, Pitrufquén y Villarrica, Provincia de Cautín) para el periodo 1957-1961, reelecto en 1961-1965, 1965-1969 y 1969-1973. Electo senador por la 8° Agrupación Provincial (Bio - Bío, Malleco y Cautín) en 1973, no pudiendo completar su periodo al clausurarse el Congreso Nacional el 11 de septiembre de 1973. Con la llegada de la democracia fue electo senador por la 15° circunscripción electoral (IX Región) para el periodo 1990-1994, reelecto 1994-2002 y 2002-2010.[] Desaforado y destituido en 2005, siendo su reemplazante en el senado su compañero de lista, Guillermo Vásquez del PRSD. []


 


En 1996, junto a otros intelectuales escribe el libro: “El dilema de Chile: crecimiento sin equidad”. También escribió los libros “La defensa del Cobre Chileno”; Royalti, Regalia o renta minera”; La Quimera del Cobre”; “El Cobre Nuestro ¿es nuestro? ”; “Historia Política y tributaria del cobre en chile”; El Precio de Sostener un Sueño”. Uno de sus mayores éxitos mas recientes es el libro “Desde la cárcel” De cómo fui víctima de un complot y montaje comunicacional para silenciarme. 

He querido regalarles a los lectores un trozo del prologo Político del libro que también se puede bajar gratis de la pagina web www.jorgelavandero.cl: “Poco más de diez años han sido suficientes para  - a la luz de las crisis mundiales de estos tiempos - corroborar lo que se dijo entonces: el modelo neoliberal ha estrujado a las naciones alrededor del globo de manera implacable y al parecer, irremediable.


 


La batalla que él denominó por la “Dignidad Nacional”, y que parlamentarios de otras latitudes han intentado llevar a cabo en sus países, se libra a finales de los 90. Respecto de Chile, logra crear conciencia acerca de lo impresentable que resultaba un Pinochet en el cargo de Senador Vitalicio, luego de develados los horrores y crímenes de su régimen.


 


Le siguió la batalla por el cobre, de largo aliento a la luz de los nuevos rumbos que ha adoptado el país. Lavandero se dio cuenta de lo deletéreo y absurdo de la política minera que la Concertación implementó, basada en la legislación heredada del régimen de Pinochet, la que deja no sólo intacta sino que profundiza la entrega de esa riqueza nacional, dando condiciones más favorables a los inversionistas transnacionales, comprometiendo un tremendo perjuicio para el interés del pueblo chileno al corto y al largo plazo.


 


Primero y casi solitariamente, se lanza a la denuncia. Luego sobrevienen las acciones. Predica en el desierto del Parlamento, por años, sin que los colegas le presten mínima atención. Sumó a sus rondas semanales por Ministerios habituales, como el del Interior, el de Minería que por entonces apenas tenía rango de Subsecretaría.


Fastidia a los Ministros y subsecretarios, demanda informes desde el Servicio de Impuestos Internos, de COCHILCO, de CODELCO, del BANCO CENTRAL y de cuanta institución se puedan sacar elementos, cifras y políticas para abonar su campaña por la recuperación de la soberanía nacional en el sector minero.


 


Detecta vicios, corruptelas, insuficiencias del Fisco, impotencia jurídica y engañifas que le permiten a las empresas instaladas en Chile, gozar del más increíble paraíso tributario y operativo que ningún país concedió nunca a empresa extranjera. Busca alianzas entre el abanico de parlamentarios; saca libro tras libro en materia de política minera, impulsando y enriqueciendo un debate nacional que los caciques del sistema eluden de manera sistemática y desvergonzada.


 


Denuncia el Tratado Minero con Argentina, enjuague jurídico que las transnacionales “venden” a Menen y a Frei y los únicos beneficiados resultan ser las empresas extranjeras que operan en terrenos de la frontera cordillerana instalando, de paso, un engendro jurídico demencial. Logra detener el avance de ese proyecto, que más que “tratado” era una burla a la inteligencia de los chilenos y una entrega de soberanía y recursos públicos sin ninguna retribución ni ventaja para el país”.

 (Fuente: Desde la Cárcel; Jorge Lavandero Illanes)


 


Lavandero ha estado toda una vida defendiendo nuestra minería y particularmente el cobre, actividad que representa valores mucho más significativos que el total del narcotráfico para las transnacionales, empresas que no pagan royalties, eluden cancelar los impuestos al Estado con argucias contables que “demuestran gruesas pérdidas de operación”  y se llevan las utilidades reales a sus casas matrices, obviamente en el extranjero. Se calcula que, a causa de este fraude a las arcas nacionales, el país ha dejado de percibir, ilegítimamente, la no despreciable cantidad de 100 mil millones de dólares. 

Lavandero en su conferencia planteo que la reconstrucción de las regiones afectadas tras el Terremoto del 27 de febrero, se podía hacer efectiva con el cobre, pero que si se hace tradicionalmente se demorará  unos 30 años. Cuestionó además, los índices de crecimiento económico del país, señalando que no le servía de nada a chile crecer al 6.5% PIB, si es uno de los 7 países más desiguales del mundo. El gran drama de los chilenos, es que el 90% de la población gana menos de $320.000,  y el 50% de ese 90% gana menos de un sueldo vital, y que un 62% de los ingresos tributario que tiene el Estado provienen de este 90% de la población, que paga impuestos indirectos como el IVA, el impuesto a las bencinas y a los cigarrillos. En definitiva los más pobres de nuestro país financian al Estado y las empresas mineras no pagan ni siquiera lo que paga un jubilado. Planteo además, que de las distintas formas en que se eluden los impuestos, es sacar el cobre en su forma de concentrado, donde por supuesto se llevan otros minerales y metales no declarados, sin pagar nada por ellos, como el oro, plata, molibdeno, etc. Señaló también, que las ganancias de la minería privada se han elevado a proporciones enormes, porque los gobiernos de la concertación les han dado todas las facilidades para ganar cantidades industriales de dólares, sin dejar nada a Chile. Por eso sería necesario cambiar la constitución y un sistema político viciado, utilizado por una minoría beneficiada para hacer de chile un país más igualitario, cuyo motor para la inversión social sería el Cobre.


Si se cumple lo prometido por Sebastián Piñera de privatizar el 20% de Codelco, los chilenos deben saber que la suma que tendría que recibir el Estado a nombre de todos los chilenos, ascendería a 271 mil millones dólares. Eso es lo grave, de la mayor gravedad.


No fue en tiempos de Pinochet que las Multinacionales se apoderaron del Cobre Chileno - porque sentían temor a invertir en dictadura, asustados con lo que había dicho la concertación antes del año 90 - ha sido a partir de esa década donde se han cambiado aberrantemente las cosas. Del 97% de nuestro Cobre que poseía Codelco antes del 90, hoy ha disminuido a un 28% de la explotación total. Señaló además, que a pesar de ese 28% Codelco aporta 3 veces más que la minería privada al Estado. Antes de la nacionalización de Allende, las mineras pagaban un 85% de sus utilidades, hoy pagan solo un 35% de sus utilidades, presuntamente distorsionadas. Como se ve, los grandes responsables son los gobiernos de la Concertación, que le ha entregado, por un plato de lentejas, y por intermedio de sus mercenarios, más del 70% de esta colosal riqueza a las multinacionales extranjeras con una transferencia gratuita de 171 millones de toneladas de Cobre  de todos los chilenos al sector privado.


La conferencia finalizo con algunas reflexiones como:


 


1.- La necesidad de renacionalizar el cobre.


2.- Establecer Una política Nacional del cobre.


3. Implementar un royalty minero real.


4.- Exigir que las multinacionales refinen el cobre en Chile.


 


Para el recuerdo de quienes han vilipendiado al ex senador, al igual que han execrado la obra del Presidente Salvador Allende, no olvidemos que el año 1971, por la unanimidad de un Congreso Nacional, se aprobó la completa estatización de la minería del cobre, que retornó a lo que jamás debió haberse entregado: El cobre, el Sueldo de Chile, pasó a manos del Estado. Sólo las oscuras maniobras de Pinochet y cofrades permitieron la total reprivatización de nuestra minería (con excepción de CODELCO), con la complacencia de los gobiernos que le han seguido. De haberse reconocido y continuado la obra patriótica del presidente Salvador Allende, el Estado chileno habría dispuesto de más de 100 mil millones de dólares, y Chile sería un ejemplo de país totalmente desarrollado. Y todos viviríamos mejor y sin angustias si este recurso minero mas  importante de nuestro Pais estubiera en manos y administrado por nuestro Estado Chileno.


 RECIBIDO Y REENVIADO POR 

Agrupación Solidaria de Ex Presos Políticos y Torturados de Magallane

s
http://wwwagrupacionsolidariaexppmagallanes.blogspot.com/
http://my.opera.com/LUISTAPIARUIS/blog/
http://www.wallinside.com/login-INFODDHHENCHILE.html
http://informador1954.obolog.com/
http://noticiasdeddhhenchile.blogspot.com/
http://informanoticiero.globered.com/

 

25 DE ENERO DE 1997, ASESINATO DEL PERIODISTA JOSÉ LUIS CABEZAS

(*)  PROF. DANIEL ALBERTO CHIARENZA





Alguien que había hecho un culto de su anonimato -el empresario Alfredo Yabrán- es sorprendido por una foto que le sacó José Luis Cabezas en Pinamar para la revista "Noticias". Yabrán, conocido por la opinión pública por el alegato de Cavallo en el Congreso en 1995, identificado –hasta allí- porque manejaba los depósitos fiscales de Ezeiza. “Don Alfredo”, propietario de la empresa Bosquemar, la inmobiliaria dueña del Hotel Arapacis de Pinamar.

Foto de Alfredo Yabrán tomada por José Luis Cabezas. El comienzo del calvario.

En una cava, cerca de la ruta entre Pinamar y Madariaga, es hallado calcinado en un automóvil el fotógrafo de "Noticias" José L. Cabezas. Esposado, con 2 tiros en la nuca y dentro de un auto incendiado. Provoca conmoción. Cabezas, de 35 años de edad, conocía los “secretos” de Pinamar porque desde hacía 4 años cubría gráficamente la temporada para "Noticias" y era su pareja María Cristina Robledo, natural de la localidad con quien había procreado a Candela. En aquella madrugada un grupo de hombres lo acorraló en la puerta de su casa, tras una fiesta en lo de Andreani. Lo llevaron a la cava, lo golpearon hasta partirle varios huesos, lo esposaron y lo ejecutaron. Le prendieron fuego al cadáver dentro del auto, le robaron la máquina de fotos –poco menos que su alma- y luego escaparon. Quedaron: un cuerpo carbonizado, el auto –sólo- chapa quemada y un reloj detenido a las 5.48 horas.

 La cruz muestra el lugar de la cava de Madariaga donde encontraron el cuerpo calcinado de Cabezas.

Era la síntesis del horror. La huella del crimen organizado, capaz de comprometer a la libertad de prensa y a la clase dirigente. El asesinato aparecía agravado por su intuida significación política. El hecho era que el fotógrafo había sido secuestrado a menos de 100 metros de la residencia del gobernador Duhalde, en una zona “vigilada”. ¿Se había decidido convertir el lugar en una "zona liberada" para el operativo?

La verdadera naturaleza ética de Duhalde.

El gobernador bonaerense, Eduardo Duhalde, ocupó un lugar protagónico en esta trama. 4 horas después del asesinato pasaba frente a la tristemente célebre cava y pensó que alguno de sus enemigos le había "tirado un muerto" para robarle sus aspiraciones presidenciales. Duhalde se convenció que era un macabro "mensaje mafioso-político" que le estaba dirigido. Esclarecía el caso o su futuro político estaba trunco. Se puso al frente y -ante el silencio del gobierno nacional- juró no detenerse hasta el esclarecimiento.

Duhalde de veraneo, cuidando su silueta con la alimentación.

Duhalde siempre estuvo convencido de que había que buscar a los criminales en una oscura asociación entre policías bonaerenses ligados con el narcotráfico (¡si lo sabría él!), el poder de Yabrán y sus contactos con el gobierno nacional. En la investigación se puso al comisario Víctor Fogelman, considerado un cientista dentro del cuerpo.

Imagen del caradura de Víctor Fogelman.

Siguió una pista falsa y detuvo a 5 infractores de Mar del Plata. A Margarita Di Tullio, una meretriz conocida en el puerto, llamada "Pepita la pistolera" que, según una versión, era extorsionada por Cabezas. La causa judicial de Dolores, a cargo del juez José Luis Macchi, descubre la complicidad de bandas de marginales y de grupos de la policía bonaerense, a quienes Duhalde había calificado como "la mejor policía del mundo". Macchi mantuvo presos a los "pepitos" 2 meses, hasta comprobada su inocencia y la Cámara Penal de Dolores los liberó con un fallo durísimo, con un reclamó a Fogelman que dejara de perseguir caminos erróneos y apuntara sobre la “bonaerense”.

Margarita Di tullio "Pepita la Pistolera", la meretriz del puerto marplatense.

Se intuía que había algo tras Yabrán. Su custodia personal aparecía involucrada en el crimen. El asesinato de Cabezas provocó una purga en la policía bonaerense -que el gobernador ya había comenzado- por su inocultable relación con el narcotráfico. Duhalde quiso presentar a su gobierno como el mejor de la historia provincial. Lo de Cabezas sería el principio del fin para su fracasada aspiración presidencial. El asesinato marcó en la pelea Menem-Duhalde el ingreso en una dinámica dramática, que se acercó al desborde.

Eduardo Duhalde y Carlos Menem.

Duhalde se entrevistó con Cavallo para averiguar más sobre la relación entre el poder económico y el político con eje en Yabrán.

¡Miren qué personajes! No los querría nombrar, a ver si se me viene la casa abajo. Pero son: Menem, Duhalde, De la Rúa y Cavallo. ¡Qué hijos de puta! ¿De qué se reirán?

Los sospechados como instigadores eran dos: Yabrán, al que Cabezas había fotografiado cuando su imagen era desconocida y los exjefes de la bonaerense, que guardaban rencor a Duhalde por la purga del ´96 y que bien podían haber elegido al fotógrafo de "Noticias" –no olvidemos, la foto de José Luis a Klodczyck, con el título en letras catástrofe "Maldita Policía"- como un ariete para golpear a Duhalde.

Pedro Anastasio Klodzyck, la foto que le tomo José Luis. ¡Que Dios lo tenga en su santa gloria y no lo largue nunca!

El secretario de Seguridad del gobernador, Eduardo De Lázzari, llevó una investigación paralela y secreta. Duhalde decidió blanquear ante el juez Macchi el resultado de ese trabajo: el asesinato, dijo, fue ejecutado por el exsubcomisario de Pinamar, Gustavo Prellezo, y 4 ladrones de Los Hornos subordinados a una mafia policial de la Costa. Los 5 sospechosos fueron detenidos. Los “horneros” confesaron y acusaron a Prellezo de disparar los “tiros de gracia”. El policía se defendió diciendo que uno de los ladrones se excedió.

El asesino, exjefe de "la Boanerense", Gustavo Prellezo.

Duhalde insistió en seguir indagando sobre el autor intelectual. Los exjefes de la Policía –con Klodczyck a la cabeza- presionaron a De Lázzari para que no se los investigara. Éste renunció. Reemplazado por Carlos Brown, todas las miradas apuntaron a Yabrán.

Carlos Brown.

Se descubren los contactos de Prellezo con Gregorio Ríos, jefe de seguridad del titular de OCA. Éste es citado por el Congreso. El empresario estaba sospechado por el "caso Cabezas" y por sus contactos y el de su círculo con el menemismo. Duhalde señaló directamente a Yabrán como el autor intelectual del crimen y los funcionarios provinciales que investigaron el caso empezaron a difundir los resultados de la aplicación del sistema informático Excalibur (seguimiento de las llamadas telefónicas) que desnudaron los contactos entre Yabrán y altos funcionarios del “menemato”. El aparato de seguridad “yabraniano”, estaba formado por exrepresores de la dictadura. La agenda de Prellezo repleta de teléfonos en clave del empresario y su entorno, o los contactos entre el policía y Gregorio Ríos.

El jefe de la custodia Yabrán, el militar Gregorio Ríos.

Se acentuó el desafío a Menem por parte del gobernador Duhalde. Éste se encerró en su rol de presentarse, simultáneamente, parecido y diferente al menemismo.

Duhalde, Menem, Dromi y González.

El juez recibió a Yabrán en su despacho, junto a Ríos, para que declararan como testigos. Las comprobaciones del Excalibur dieron con los vínculos entre Yabrán y el gobierno nacional y forzaron la renuncia del ministro de Justicia de la Nación, Elías Jassan, quien había realizado 103 llamadas a las oficinas de Yabrán.

 Elías Jassan, Jorge Rodríguez y Armando Caro Figueroa.

Menem -desde Estados Unidos- debió reemplazar a Jassan y defendió públicamente al empresario telepostal, lo que contrastaba con las acusaciones de Duhalde. El presidente ordenó al jefe de Gabinete, Jorge Rodríguez, que recibiera en audiencia especial a Yabrán para escuchar sus quejas sobre la persecución a la que lo sometía el gobernador. En el momento en que se concertaba la polémica entrevista en la "Rosada", el presidente Menem desde Nueva York informaba que Raúl Granillo Ocampo sería el reemplazante de Jassan.

Raúl Granillo Ocampo.

Yabrán construyó su protagonismo a partir del desarrollo del creciente enfrentamiento entre el proyecto presidencial de Duhalde y las aspiraciones de Menem de conseguir un tercer mandato consecutivo, dos actitudes que la realidad demostraba que eran excluyentes. Hubo una tregua pactada por el presidente y el gobernador en la casa de Eduardo Menem, a partir del temor compartido de un desastre electoral en octubre ´97; esto permitió bajar el tono de la pelea.

Eduardo Menem.

Menem y Duhalde elogiaron la precandidatura de Alfonsín. El Frepaso interpretó esa canallada política como un intento, funcional al oficialismo, de minar la alta intención de votos que le daban las encuestas a Graciela Fernández Meijide en la provincia. Los embates de Duhalde, contra Yabrán y el menemismo, fueron retomados por su esposa, "Chiche" Duhalde, convertida en primera candidata a diputada nacional por el partido justicialista bonaerense y, por lo tanto, investida de un inmerecido sitial político.

Graciela Fernández Meijide.

Cuando se acercaba la fecha de los comicios, sobre todo a partir de la conformación de la Alianza (UCR-Frepaso), el presidente y el gobernador compitieron por ocupar el centro de la escena. A cada gesto diferenciador de Duhalde, Menem respondía con una nueva iniciativa a favor de la "nacionalización" de la campaña.

Resultado del gobierno de la Alianza (UCR-Frepaso).

El juez, presionado por Duhalde, decidió ordenar la detención de Gregorio Ríos, que se entregó en Dolores. Era el 9º detenido, sumándose a los asesinos, el informante de la pista "pepitos" y 2 policías cómplices de Prellezo. Yabrán y su vocero, Wenceslao Bunge, protestaron reiteradamente por la presunta intención de Duhalde de utilizar el caso del asesinato de Cabezas y la supuesta implicación de Yabrán-Ríos-Prellezo como publicidad de su campaña electoral.

Wenceslao Bunge.

Yabrán fue llamado a declarar como imputado, sospechoso de la autoría intelectual del sórdido crimen, con motivaciones políticas nunca vistas desde la dictadura del ´76. Yabrán caracterizó las denuncias del gobernador como una maniobra política. El juez de Dolores, Macchi, ordenó la captura del principal sospechoso de ser el autor intelectual del homicidio calificado del fotógrafo: Yabrán. 5 días después, el empresario telepostal se suicidó (¿?) en una Estancia de Entre Ríos. Días antes había declarado ante el juez la esposa del principal acusado como autor material del asesinato del periodista gráfico, Prellezo, quien dijo que detrás del crimen había estado Yabrán. El testimonio de Silvia Belawsky –perteneciente a la policía bonaerense- parece haber sido determinante para el abrupto final del empresario. En cartas dejadas por don Alfredo, insiste en su defensa al cargar contra su máximo enemigo en las horas finales: el gobernador bonaerense Duhalde, el hombre que siempre creyó que el crimen de Cabezas fue una operación en su contra que terminó sellando su derrota en las legislativas del ´97 y que también le impidió alcanzar la presidencia en 1999.

Silvia Belawsky.

Yabrán había sido el motor de la pelea Menem-Duhalde por la presidencia. Y con su muerte, el gobernador quedó privado de una herramienta de presión en su batalla contra el menemismo. La desaparición del empresario tuvo el inmediato efecto de clausurar la causa Cabezas, que había alcanzado su punto de ebullición en el preciso momento en que se produjo su desaparición física. La última palabra la diría el juicio oral, después del fracaso del proyecto presidencial de Duhalde.
FUENTE : http://profesor-daniel-alberto-chiarenza.blogspot.com