Seguidores

11 de septiembre de 2011

"EL PODER MEDIÁTICO ES UNA HERRAMIENTA DE LA GLOBALIZACIÓN"


Tras su paso por 678, el periodista español sostuvo que "el poder mediático es la herramienta ideológica de la globalización, piloteada por grandes grupos financieros y empresariales"

Ex director de la edición española de Le Monde, Ignacio Ramonet

Ramonet llegó a Buenos Aires para presentar su libro "La explosión del periodismo", editado por Capital Intelectual, en el que analiza los nuevos paradigmas de la comunicación a partir de la irrupción de las redes sociales en lo que él llama "un cambio en el ecosistema" de la información.

El periodista, doctor en Semiología e Historia de la Cultura en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, señaló que en estos tiempos "el periodista deja de tener el monopolio de la información".

"Ahora el periodista tiene que compartir la información con lo que podríamos llamar los "Web-actores", internautas o ciudadanos armados de productos relativamente baratos y fáciles de utilizar que permiten enviar, fotos, videos, textos, sonidos al otro lado del planeta y contribuir a dar testimonio de la historia en marcha".

Al analizar las relaciones de poder entre los medios, la economía y la política, Ramonet sostuvo que "la globalización está piloteada por grandes grupos financieros y empresariales que son los que tienen el poder principal, pero para poder ejercer mejor su dominio necesitan el brazo ideológico del poder mediático".

"Hoy las sociedades enfrentan un poder gemelo, el poder empresarial, atado al poder mediático que muchas veces poseen", afirmó Ramonet, ex director de la edición francesa de Le Monde diplomatique y desde 2008, responsable de la edición española de la publicación.

"El poder empresarial que conduce la globalización crea desempleo y desplazados y a la vez, el poder mediático le dice a las víctimas “sean ustedes felices que este es el mejor modelo económico que podemos tener, el de la libertad de mercado".

El periodista aseguró también que "ese es el doble poder que tenemos que enfrentar, y el poder político a menos que se rebele, que se subleve es un poder que está bajo la dominación de este doble poder".

Ramonet destacó que en la historia de la comunicación "nunca se ha producido un cambio tan importante y tan rápido como el actual", ni siquiera la invención de la imprenta "ha sido tan importante como este cambio que es Internet".

"La imprenta rompe el monopolio de la posesión del conocimiento, porque el monopolio lo tenía la Iglesia que controlaba las universidades y controlaba la lectura de la Biblia. La imprenta va a extender, porque abarata el precio del libro, la alfabetización y lo que antes estaba reservado a un pequeño grupo, saber leer y escribir, se extiende a toda la sociedad", dijo.

En su análisis, el escritor asegura que a partir de ese desarrollo de la imprenta "el control ya no se puede hacer de esa manera, la imprenta es un invento contra la centralidad".

"Hoy Internet es lo mismo, el poder está concentrado ya sea en los poderes políticos o en los poderes mediáticos de las empresas mediáticas que controlan la información, e Internet lo que hace es dar esa posibilidad técnica al conjunto de la sociedad", describió.

Consultado por el rol del periodista en esta nueva época de la comunicación, Ramonet aseguró que "hoy los periodistas deben compartir la información con los internautas", a los que llama "Web-actores", "quienes cada vez más contribuyen a la misma como en el caso del terremoto y accidente nuclear en Fukushima" cuando "muchos simples ciudadanos dieron más información que los enviados especiales".

Al analizar los cambios en el flujo y complejización de los circuitos de la información, Ramonet señala como eje central del cambio la posibilidad de "mostrar la historia en marcha" y aseguró que la "velocidad de este tiempo introduce un factor que es contrario a una dimensión fundamental de la información que es la fiabilidad y la veracidad".

"La información debe ser recibida con confianza y con la convicción de que lo que se recibe es algo que ha sido verificado, entonces, el periodista sirve para garantizarle al ciudadano que la información que recibe es fiable, que el periodista ha verificado y garantiza".

Al tener en cuenta el factor de la velocidad, el escritor asegura que "se le resta al periodista la posibilidad de verificar la información, y por consiguiente lo que hace el periodista es una superchería, porque le está dando al ciudadano información que él mismo no ha podido verificar. Y por consiguiente está corriendo el riesgo de difundir mentiras o hechos no suficientemente completos".

Ramonet afirmó que en eso reside la "caída vertiginosa de la credibilidad de la información, la puesta en cuestión por parte de la sociedad de la calidad de la información".

"Hoy nuestras sociedades democráticas están convencidas de que la calidad de la información es mala o es peor de lo que fue pese a la sofisticación de las maquinas y del material la información no es de mejor calidad, y el público se da cuenta de ello", aseveró.

Ramonet reiteró su descripción de los cambios en el ecosistema de la comunicación: "Estamos pasando de la era de los medios de masas a la era de la masa de medios".

Sin embargo, se definió como muy optimista porque "este cambio de ecosistema oferta una cantidad de posibilidades para la nueva generación de periodistas y las otras también, muy superiores a las que existen hoy".


Publicar un comentario