Seguidores

24 de julio de 2011

LA ENCRUCIJADA CAPITALINA: ENTRE LOS SECTORES POPULARES Y MEDIOS

*Por Alejandro Locane
La prensa es un permanente ruido sin sentido
que obliga a los oídos y a los sentidos a
inclinarse en una dirección falsa

FRIEDRICH NIETZSCHE

Allá, al sur de la Ciudad , allá en el sur donde se encuentra el sector de mayores carencias, de menos recursos y mayor exclusión, sí, ahí también ganó Macri. ¿Qué es lo que sucede para que ahí gane Macri?, ¿cuál será el factor que determina que los sectores de más bajos recursos voten en contra de sus propios intereses?, ¿qué está fallando en el campo popular? Puedo aventurar que este sector se encuentra profundamente confundido, seducido y engañado por una tendenciosa estructura de medios de telecomunicación que refleja una realidad donde los problemas propios de un recalcitrante establishment son presentados como problemas de toda la sociedad, y si sumamos el soberano empeño que esa misma estructura pone en inundar los servicios de comunicación audiovisual de contenidos sumamente obscenos y carentes de todo aquello que tenga que ver con el conocimiento y la cultura, obtendremos como resultado una clase popular desinformada, confundida y despolitizada, con amplias dificultades para reflexionar y poder discernir con certeza la problemática socio-cultural que se encuentra en juego en estas elecciones.

Pero, qué pasa con la política popular que no logra penetrar en las conciencias más postergadas de esta Ciudad. Aquí el problema, en principio, ya no se puede achacar a esas “estructuras de telecomunicación”, debemos reconocer y reflexionar que hay una carencia de política militante que está literalmente ausente, y que no logra expresarse en sentido concreto para transformar esas vacías conciencias de las masas populares en agentes activos y concientes de la disputa ideológica que se está librando.

Por eso creo que la mejor autocrítica que podemos hacer, es reconocer la incapacidad que hemos tenido como movimiento popular para sumar a los agentes que sin tener pertenencia partidaria se encuentran en situación de desamparo ideológico, y que terminan, por ello mismo, siendo rehenes de lo único que tienen a su alcance… que justamente es… la “estructura de medios de telecomunicación”. Pareciera que hay un juego entre “carencias” y “estructura de medios” que dan el resultado obtenido en las elecciones, y que si bien es lamentable, debemos hacer un mea culpa y replantearnos la cuestión en los términos planteados para aspirar a mejores resultados.

Un tema a parte es la “clase media capitalina”, a la que me voy a dirigir de otro modo, y quizás algunos creerán que lo hago de manera brusca, pero es así, es lo que pienso. ¡A vos qué te pasa “clase media”!, ¡vos!, vos podés ser tan miserable, pero tan miserable de regalarle la administración de la Ciudad a ese tipo, ese gerente corporativo procesado por la justicia, y que seguramente ni lo sabés, porque mirás todo el día Clarín, o que si lo sabés ni te importa. Porque lo importante es oponerse a todo aquello que tenga olor a popular… o para hablar en tus términos, a “negro”.

Vos que sos tan miserable que no te interesa el deterioro de la salud pública, ni la destrucción de las escuelas que con tanta firmeza ha llevado a cabo la vigente administración porteña… ¿qué se puede decir de vos? La verdad que solo podemos pensar que “estás” compuesta por un conglomerado de individuos, sumamente egoístas, que al encontrar satisfechos sus más bajos deseos de frívolas comodidades, terminan literalmente cagándose en las necesidades más básicas del prójimo… por eso no te importa que se destruya “lo público”, no te importa la evidente ignorancia que en todo lo relativo a la discusión política ostenta esta persona que acabas de elegir para que te gobierne, te crees que tu profundo analfabetismo político es una expresión de rebeldía vanguardista. ¡Ay clase media capitalina!, sos burda y repugnante, Fito se ha quedado corto con sus dichos…

¡Ay clase media! Creo que en las luchas que se avecinan estarás ausente, pero esperamos sumarte en desafíos futuros. Hoy es el tiempo de los sectores populares y es allí donde se encuentra nuestro mayor fracaso en estas elecciones. Ya que como engranajes activos-militantes de los movimientos populares hemos dejado en evidencia nuestra incapacidad para llegar a quienes decimos referenciar. He aquí la discusión a reflexionar.


Publicar un comentario