Seguidores

31 de julio de 2011

EL USO RESPONSABLE DE LOS COMPUTADORES PORTÁTILES Y LOS DEBERES DE LAS EMPRESAS PROVEEDORAS

*Por María Silvina Silvestre

En argentina millones de usuarios se ven afectados por las principales empresas fabricantes del mercado de notebooks y netboks; ellas son: Acer, HP, Dell, Toshiba, Lenovo, Asus, Apple, Sony, Fujitsu/fujitsu siemens y Samsung.

Estas empresas dominantes de mercado en el rubro tecnológico, describen en su manual de uso “la forma en la cual el usuario pueda darle un mejor uso responsable a su equipo” y logar dentro de esta información obligatoria asistida (brindada por la empresa) cuidar de cada pieza del equipo, para que el mismo tenga la mayor durabilidad (o vida útil). Ya sea de uso domestico, empresarial u otros.
Las empresas dentro de su obligación de información responsable y obligatoria prevén que dentro de cualquier anomalía por falla de producción y (dentro de los 12 meses) el usuario, junto a su garantía debe dirigirse a la empresa donde le repondrán sin costo alguno los repuestos o arreglos previstos; siempre que la falla no se haya constituido por torpeza en la pieza deteriorada. Es aquí donde se plantea la necesidad de que esté bien especificado el uso de los aparatos para preservar su integridad y no ocasionar  costos extras por negligencias. 

En sus dos primeros  párrafos de la garantía, las empresas introducen el derecho a reclamo, y en su sección EXCLUSIONES, es decir, cuando  la empresa NO atiende el reclamo se da en: cuando el reclamo se hace posterior a los 12 meses que establece la garantía y entre puntos, cuando por ejemplo, el usuario en su torpeza pudo haber expuesto a elementos nocivos el equipo al contacto con ácidos, agua, fuego, intemperie, fluctuaciones de voltaje, o cualquier otro similar o análogo. (Esto a nivel jurídico)
Ahora bien, planteemos el tema especifico de las baterías de los computadores portátiles, notebooks o netbooks que tienen según estimaciones de especialistas un tiempo de vida útil de dos años; realidad que no se da a menudo, pues los usuarios no estamos bien informados por los manuales acerca de este tema de la maximización del uso de las baterías; ya que en ningún manual especifica “como se debe usar el equipo mientras esta con la batería puesta”. Solo pueden saberlo aquellos que tengan una preparación académica sobre ingeniería en sistema, o cualquier persona que tenga por oficio relación con baterías.

Manual que hace al uso responsable de nuestros equipos. Si prestamos atención, en ningún lugar del manual indica que: en el uso del computador enchufado, la batería debe retirarse para que no se dañe.  Lo cual hace suponer que según la característica de interpretación establecida por la empresa sobre análogo o similar, que aquellos usuarios reclaman en un tiempo menor a los doce meses, que la garantía cubre la problemática, negándole por entonces debida a la supuesta torpeza del usuario y no de la empresa que está obligada a expresar específicamente, que si el usuario utiliza la computadora con la batería puesta mientras interpreta que al estar usando el equipo también esta cargando la batería, generando un impacto negativo enorme en la vida útil (llevándola de lo aproximado en la vida útil a solo meses de uso que puede inclusive ser muy menor a los doce meses indicados en la garantía);  convirtiendo a la empresa por conclusión de información responsable en negligencia empresarial o astucia dedicada en recambiar en un tiempo de  posventa de una pieza del equipo para mejorar detrás de la moral legislativa en rentabilidad extraordinaria.
El usuario entonces se debe someter a la interpretación leonina de las corporaciones.
Las baterías de notebooks y netbooks tienen un costo que va desde los $99 a $559,96 por cada unidad vendida.

El usuario está expuesto a  la pérdida de su dinero por no haber estado contemplado en los manuales de uso responsable amparándose la corporación en su sección excluyente de reclamo en la garantía.
 El argentino promedio tiene un sueldo promedio de $2000 y una computadora portátil tienen un costo que oscilan entre los $2000 a $6000, mientras que el costo de una batería es de $99 a $559,96
Entonces bien podríamos decir que, el usuario está siendo engañado, o al menos por omisión perjudicado; no solo en la República Argentina por millones de unidades vendidas de estas corporaciones que se llevan sus fructuosas ganancias extraordinarias al exterior, sino también en toda América Latina. Puesto que en ningún manual se explica explícitamente el uso responsable de un repuesto tan caro como es una batería.



Informe: Facundo Ullate
Publicar un comentario