Seguidores

24 de julio de 2011

23 DE JULIO DE 1919: NACIMIENTO DE HÉCTOR GERMÁN OESTERHELD


*Por Prof. Daniel Chiarenza
Héctor Germán Oesterheld.
Nació en Buenos Aires. Secuestrado y desaparecido en 1977. Se cree que lo asesinaron en 1978. Guionista de historietas y escritor de relatos cortos de ciencia-ficción. Hijo de Fernando Oesterheld, de origen alemán y de Elvira Puyol, de ascendencia vasca.
La vida del Che Guevara, guionada por Oesterheld.
Estudió Geología, trabajaba en la corrección y en 1943 publicó su primer trabajo, "Truila y Miltar", en el suplemento literario de La Prensa. Al terminar la licenciatura se casó con Elsa Sánchez. Abandonó la Geología y se dedicó a escribir.
Truila y Miltar, historia de gnomos.
Trabajó para las editoriales Codex y Abril con relatos infantiles y de divulgación científica. Hizo sus primeros guiones de historieta en la revista Cinemisterio: Alan y Crazy, Lord Commando y Ray Kitt; con éste comenzó su sociedad con Hugo Pratt.
El primer personaje importante fue Bull Rockett; apareció en la revista Misterix dibujado por el italiano Campani.
Luego, el Sargento Kirk, con Pratt. Oesterheld pensó a Kirk como una suerte de Martín Fierro en la Pampa argentina, pero la editorial le pidió que lo situara en Estados Unidos.
En el Rayo Rojo apareció el boxeador El Indio Suárez, dibujado por Carlos Freixas.
Comenzó a colaborar con Columba.
En 1957 fundó, junto con su hermano Jorge, Editorial Frontera, que comenzaría publicando a Bull Rockett y al Sargento Kirk. El éxito impulsó a Héctor a publicar las revistas Hora Cero y Frontera. Se desvinculó de Abril, negociando con el editor que dejaba allí a Bull Rockett, pero conservaría a Kirk.
Sus revistas se expandieron con títulos anexos como Hora Cero Semanal, Hora Cero Extra (Mensual) y Frontera Mensual.
Oesterheld con Hora Cero.
El siguiente personaje creado por Oesterheld fue Ernie Pike, corresponsal de guerra que relata batallas de la Segunda Guerra Mundial; Pratt modeló su rostro a partir del de Oesterheld. El personaje tuvo su propia revista, Batallas Inolvidables.
Creó nuevos personajes: Ticonderoga, con Pratt; Randall the Killer, con Arturo del Castillo; Sherlock Time, con Alberto Breccia; Joe Zonda y Rolo, el marciano adoptivo, con Francisco Solano López.
En septiembre de 1957 apareció el personaje que iba a tener más repercusión popular: El Eternauta, dibujado por Solano López, en Hora Cero Semanal. Es el relato de un viajero de la eternidad que se aparece en casa de Oesterheld y le cuenta la historia de una terrible invasión extraterrestre en Buenos Aires.
El Eternauta, dibujado por Solano López.
La editorial cerró al cabo de cinco años. En 1962 los títulos pasaron a Vea y Lea.
Revista Vea y Lea, en la que colaboró Oesterheld.
En 1961 Abril vendió a Yago las revistas Misterix y Rayo Rojo. Oesterheld volvió a trabajar en ellas. En 1962 comenzó en Misterix, junto a Alberto Breccia, otra de sus inolvidables creaciones: "Mort Cinder". Creó otras historias, "El indio Watami", con dibujo de Jorge Moliterni; "León Loco", con Ernesto García; y "Lord Pampa", con Solano López.
Su obra adquirió progresivamente mayor compromiso político. En 1968 la editorial Jorge Álvarez realizó una serie de biografías de actores históricos de América Latina adaptadas a la historieta; una sobre el Che Guevara y se planeó una segunda sobre Evita. Al salir a la venta, la dictadura la retiró y secuestró los originales.
En 1969 escribió –ahora con dibujos de Breccia- una nueva versión del Eternauta para la revista Gente, con un guión políticamente más comprometido. La publicación fue censurada y la historia original fue resumida para no dejarla inconclusa. Publicó pequeños relatos con el título de "Sondas" en un libro colectivo: Los argentinos en la Luna, Ediciones de la Flor.
Durante el “Proceso” iniciado en 1976, el autor se unió -junto con sus hijas- a la agrupación revolucionaria peronista Montoneros, de la que fue jefe de prensa.
En un estilo similar al de la frustrada versión del Eternauta escribió sobre otra invasión extraterrestre: "La Guerra de los Antartes". Publicada en la revista 2001 y en el diario Noticias; finalmente quedó inconclusa. El diario, relacionado con el movimiento montonero, fue clausurado en agosto de 1974. La historieta no sólo representaba una invasión extraterrestre, sino que también mostraba a la Argentina anterior como una utopía que representaba los idearios políticos del movimiento al cual Oesterheld adhería intelectualmente.
En 1975 había centralizado su trabajo en las Ediciones Record: "Nekrodamus", "Loco Sexton", "Wakantanka" y "Galac Master". En 1976 se reeditó El Eternauta y su recepción motivó la publicación de una segunda parte: El Eternauta II. Contó con dibujos de Solano López, reflejando en el guión su compromiso político, que mostraba al Eternauta como un caudillo que guiaba a un pueblo oprimido para alzarse contra un gobierno opresor y derrotarlo.
Oesterheld debió pasar a la clandestinidad. Allí finalizó el guión. El 27 de abril de 1977 fue secuestrado por fuerzas de la represión en La Plata, habiendo ya desaparecido sus cuatro hijas; Diana (24), Beatriz (19), Estela (25) y Marina (18). Fueron algunos de los 30 mil desaparecidos que dejó la dictadura cívico-militar. Desaparecieron sus yernos y nietos. Dicen que lo que más molestó a los militares fue su biografía sobre el Che Guevara y el alto compromiso político de la última parte de El Eternauta, a su militancia en Montoneros o a una combinación de todos estos motivos. De su paso por centros clandestinos de detención como el "Sheraton" quedan testimonios de algunos compañeros: "Su estado era terrible [...] Uno de los recuerdos más inolvidables que conservo de Héctor se refiere a la Nochebuena del '77. Los guardianes nos dieron permiso para sacarnos las capuchas y para fumar un cigarrillo. Y nos permitieron hablar entre nosotros cinco minutos. Entonces Héctor dijo que por ser el más viejo de todos los presos, quería saludar uno por uno a [los] que estábamos allí. Nunca olvidaré aquel último apretón de manos. Héctor Oesterheld tenía 60 años […] Su estado físico era […] muy penoso". Eduardo Arias.
Estuvo detenido en "El Vesubio". No se conocen las circunstancias ni la fecha precisa de la muerte de Oesterheld. Se supone que fue en 1978.
Lugar donde estuvo El Vesubio.
Apenas comenzó la “democracia” se realizaron muchos homenajes en su memoria.
En 1983 Félix Saborido realizó para la revista Feriado Nacional una ilustración que reunía la mayor parte de los personajes del autor, manifestándose con una enorme pancarta con la pregunta "¿Dónde está Oesterheld?".
En 1991 se realizó en la estación Uruguay de la línea B del Subte de Buenos Aires un mural que reproduce una escena de la versión del Eternauta de Oesterheld y Breccia, junto a otras con la imagen más clásica del personaje de Solano López.
Mural del Subte de Buenos Aires Linea B, El Eternauta de Breccia.

En 1997 se le puso su nombre a una plaza situada en Puerto Madero, entre las calles Azucena Villaflor, Macacha Güemes, Intendente Giralt y Avenida de los Italianos. La medida, propuesta por la concejala María Naddeo, fue aprobada por el Concejo Deliberante de la ciudad de Buenos Aires en forma unánime.

En 1999 se estrenó una película sobre él: H. G. O.
En 2007 se llevó a cabo la Muestra 50/30, 50 años de El Eternauta... 30 años sin Oesterheld en el Museo y Archivo históricos Dr. Arturo Jauretche del Banco de la Provincia de Buenos Aires.
Las lágrimas de Elsa, la viuda de Oesterheld, son el símbolo más claro del mensaje que Argentina presentó el martes 5 de octubre de 2010 como invitada de honor a la Feria del Libro de Fráncfort.El acto fue cargándose de emotividad, Elsa Oesterheld se convirtió en la aparición más intensa de la ceremonia inaugural cuando la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, la invitó al escenario para agradecer "a través de su persona a todos los escritores".Cristina en la Feria del Libro de Fráncfort, inaugurándola y premiando a Elsa Oesterheld, detrás: Osvaldo Bayer y Juan Gelman.
Publicar un comentario