Seguidores

12 de junio de 2011

LA DERECHA ARGENTINA QUE PROPONE EL CRECIMIENTO A LA PERUANA. ¡VOLVER AL PASADO!


*Por Mónica Oporto. 
La derecha argentina más conspicua y recalcitrante se la pasa elogiando el modelo de “crecimiento” a la peruana. Eduardo Duhalde, hace algunas semanas, en un reportaje que Raúl Tuni Kollman le hiciera en su programa de AM 1030 “Rayos X”, elogió ese modelo de crecimiento y lo destacó comparativamente diciendo que era uno de los pocos países de América latina que efectivamente había “crecido”, y que él de esos temas sabía bastante. Otros políticos argentinos conciben una economía y una sociedad al mismo estilo, el “volantazo a la derecha” de Ricardo Alfonsín con su acercamiento a sostenedores de recetas neoliberales es otro mensaje en este sentido a tener en cuenta para las próximas elecciones. Si hasta el experuano Mario Vargas Llosa salió a hacer campaña por Humala de la forma más virulenta cuando renunció a ser columnista del diario El País.
Hoy, a esta derecha y a sus propios titulares y editoriales, lo desmiente Clarín (que se desmiente a sí mismo con sus ataques a los logros económicos de nuestro gobierno). En cambio, en perú se reafirma la profundización de ese “crecimiento” a la inversa, es decir, de los que más tienen.
Clarín, ya desde el título confirma que la economía peruana crece pero no distribuye. El resultado de las elecciones del día de ayer son un claro indicio de la profundización de ese “modelo” que es el ganador, el que representa Humala, uno más de los candidatos que, según el analista político Mauricio Quiroz T., Vicepresidente del Instituto Pueblo Continente, no se apartará del modelo de desarrollo de profundización del capitalismo burocrático que condena al hambre a mas de 13 millones de peruanos.
Es más, si de crecimiento se trata, el modelo peruano y tan alabado por Eduardo Duhalde, admirado por Vargas Llosa, lo que sí ha permitido es: el aumento criminal, crecimiento de la desocupación que se ubica entre el 8,5 y el 10 por ciento y la informalidad de la economía supera el 60 por ciento, los mas de 2/3 de pobreza extrema en la sierra rural andina y en la amazonía, 13 millones de peruanos en pobreza, el desfinanciamiento y sobrecostos financieros de las PYMES y la agroganadería, el abandono de los adultos mayores, los sobrecostos de la energía y los servicios públicos, la conservación de la primarización de la economía, el debilitamiento del mercado interno, la altísima deuda externa superior al 25% del PBI según el BCR, la corrupción generalizada a nivel de las instituciones, etc. también creció la inversión (y ganancia) del capital externo. En medio de un grosero crecimiento de las ganancias de las grandes empresas del capitalismo burocrático y del imperialismo en el país son expresiones del fracaso del modelo económico, político e ideológico que imponen estas empresas con el apoyo de sus lobbystas en los medios de comunicación, encuestadoras y en las Iglesias. (abrir aquí para ver nota Indymedia)
Por si esto fuera poco, continuando con la nota del medio del monopolio, el modelo peruano condena a que un “35 por ciento de pobres que hay en este país de poco más de 30 millones de habitantes. Esos que en las veredas del complejo –que este año cumple 30 años– venden baratijas, pulseritas…”, un país donde crece el PBI por peruano de 5.224 dólares pero no la participación de los salarios en ese PBI (en el año 2000, era de 2.054 dólares, según cifras oficiales)
Se cae, de manera estruendosa esta falsa imagen de país exitoso que nos venden contando sólo la mitad de ese éxito, porque el único crecimiento exitoso es del capital. Ese es el modelo hacia el que quiere avanzar la derecha argentina.
Frente a esa perspectiva encontramos una Argentina donde se puso en práctica un modelo de inclusión, con reducción del desempleo, con crecimiento de la matrícula escolar, con fortalecimiento del mercado interno, con implementación de una política económica de refuerzo y crecimiento de la producción industrial que agrega valor a la producción primaria y genera puestos de trabajo, con indicadores de crecimiento con inversión social e inclusión.
En el contexto de cambio impuesto a América latina desde la llegada de gobernantes que se parecen a sus pueblos -como los definiera la Presidenta Cristina Fernández- “La victoria de Ollanta Humala es una doble derrota, por un lado la derecha con sus medios corporativos, y por otro la política imperial de los EEUU que desesperadamente intentó generar un ambiente de desconfianza, miedo y derrota al pueblo peruano. Esta victoria jaquea el proyecto separatista que tenia EEUU para Perú y lo pone a un paso de integrarse al proyecto de unidad que soñaron San Martín y Bolivar.” (ABRIR AQUÍ PARA IR A LA NOTA COMPLETA DE JORGE COLMÁN)
Es una película que ya vimos. Como una remake de una conocida película, esta podría titularse “Volver al pasado” con la diferencia de que los argentinos ya tenemos claro que no queremos volver a esas políticas, a esos políticos, a esos días.
Fuentes:
Publicar un comentario