Seguidores

18 de diciembre de 2011

ESTUDIANTES INDIGENAS


La provincia del Chaco cuenta con: LOS PRIMEROS 36 ENFERMEROS BILINGÜE INTERCULTURALES  INDÍGENAS Y 33 ESTUDIANTES DE LA PRIMERA PROMOCION DE ESTUDIANTES SECUNDARIOS DE LA  ESCUELA DE LA FAMILIA AGRÍCOLA BILINGÜE INTERCULTURAL,  en un acontecimiento histórico en la construcción de un país pluriétnico y pluricultural, YA QUE ES LA PRIMERA EXPERIENCIA DE LA ARGENTINA.



El pasado 07 de diciembre, en el local escolar de la E.F.A.B.I. Nº 185 DEL PUEBLO VIEJO, EN LA LOCALIDAD DE PAMPA DEL INDIO se realizó el cierre del ciclo lectivo 2011 del CENTRO EDUCATIVO INTEGRAL BILINGÜE INTERCULTURAL DE GESTION COMUNITARIA INDIGENA. Del acto central, participaron autoridades provinciales, integrantes de la Fundación Artistas Solidarios, Instituciones locales y familiares de los egresados.  El día 12 de diciembre se realizó el acto de promoción de  55  EGRESADOS DE LA  CUARTA PROMOCION DEL BACHILLERATO LIBRE PARA ADULTOS BILINGÜE INTERCULTURAL.


Estos tres proyectos, la E.F.A.B.I., el B.L.A.B.I. y la Escuela Superior de Enfermería Bilingüe Intercultural,
junto con el CESBI (CENTRO DE EDUCACION SUPERIOR BILINGÜE INTERCULTURAL) que en la actualidad cuenta con dos carreras: Técnico Superior en Comunicación Social Bilingüe Intercultural y el Profesorado de Pedagogía Bilingüe Intercultural conforman el CENTRO EDUCATIVO INTEGRAL BILINGÜE INTERCULTURAL DE GESTION COMUNITARIA INDIGENA de Pampa del Indio, desarrollado por la Organización Indígena L’QATAXAC NAM QOMPI (CONSEJO QOMPI). 

El rector del CESBI y Coordinador del Consejo Qompi, MIGUEL GARCÍA, en su discurso manifestaba lo que significa para el Pueblo Toba, estas experiencias educativas:

“… El poder ser del Consejo Qompi con sus dirigentes directores y docentes como sujetos de su propio desarrollo. Y ese empoderamiento viene del reconocimiento de las familias Qom de Pampa del Indio, que están convencidas de que la propuesta educativa que propician está en el mejor de los caminos, el camino de la autonomía, el camino de la gestión social indígena…. “


Por su parte, un egresado de Enfermería, sintetizaba el sentir de los estudiantes que llegaron al final de este
camino:

“… Este es un momento histórico, somos la primera promoción de Técnicos en Enfermería Bilingüe Intercultural. Esto va a ayudar a minimizar los problemas del sistema de salud a nivel provincial y nacional. Cuando Ingresamos a la Tecnicatura éramos ciudadanos comunes y aprendimos muchas cosas en el camino: a cuidar y atender a mujeres embarazadas, niños recién nacidos, a las come  - abuelitas, a los yape  - abuelitos, a poner inyecciones... Fuimos superando nuestros miedos y siempre llevando al idea de la interculturalidad: estudiar tanto lo llamado científico, como lo tradicional. Nosotros no queremos que se pierdan los saberes ancestrales de nuestra comunidad. Nos analizamos hoy y vemos que lo hemos logrado. Descendemos de una raza puramente cultural. A algunos les cuesta entender nuestras costumbres, creen que es anormal. Pero es una forma de vida. Con esta carrera creemos que se dio un gran paso en la calidad de vida…”


Por su parte, un integrante de la Asociación Civil Che’eguera, que acompaña en la gestión de este proyecto,
manifestaba el sentir histórico de la lucha por los derechos:

“…. Quién diría que este sueño que empezó hace más de quince años, se esté realizando para que lo veamos nosotros aquí y ahora como lo dijo en su visita anterior el querido Javier Calamaro. Los que acompañamos convencidos de que el camino de lucha de las organizaciones, es sinuoso y a veces con pendientes  pronunciadas, decimos “estamos trabajando para el futuro”, para que los logros los vean nuestros hijos y nietos, pero la vida en compañía tiene estas pequeñas generosidades, estos regalos,  de poder ver aquí y ahora estos logros. Y nos vuelve a desafiar. Es una etapa nueva, tenemos que seguir trabajando para que la gestión social indígena sea una realidad y que impulse esa autonomía, que no se confunda con separatismo, autismo y aislación, ya hubo mucho de eso hasta no hace tanto tiempo. Pero el desafío de acompañar, lleva implícita actitudes de generosidad y entrega que en oportunidades hacen palpitar fuerte el corazón…”


El Turno fue para Carlos Giustino, de la Fundación Artistas Solidarios, quien, entre otros conceptos,
manifestaba lo siguiente:

“… para quienes formamos la Fundación Artistas Solidarios, es un orgullo el que nos dejen participar de este gran sueño de educación de los Pueblos Indígenas de Pampa del Indio. El poder contribuir, humildemente, desde el arte, para la concreción del otro sueño, el edificio propio de este Centro Integral, es un gran honor, ya que pronto estará funcionando a pleno ya que está en plena construcción. Simplemente, gracias por dejarnos participar de esta experiencia magnífica….”

Las palabras de la Sra. Subsecretaria de Interculturalidad y Plurilingüismo Elizabeth Mendoza, resumen que
este proyecto es una construcción en conjunto:

“… Venir a Pampa del Indio, a los eventos del Consejo Qompi, para mí, siempre significan un orgullo. Ver como las comunidades indígenas organizadas construyen un nuevo modelo de educación para sus pueblos, respetando la cultura y el idioma propio, es el símbolo de un esfuerzo y una lucha permanente por los Derechos de los Pueblos Indígenas… creo que llevar adelante este tipo de proyectos, significa un gran compromiso político de este Gobierno provincial, para el desarrollo y la plena participación de los Pueblos Indígenas. Significa otorgar oportunidades a todos los ciudadanos, de estudiar y trabajar en beneficio de su pueblo. Este es un gran compromiso del Gobernador Capitanich y su Ministro de Educación, Francisco Romero… Felicito al Consejo Qompi, a la Asociación Che’eguera por su compromiso por la educación. A los alumnos les doy mi mas  cálida felicitaciones porque se que significa un gran esfuerzo estudiar y ustedes lo han logrado… ”

El acto finalizó con eventos artísticos de los alumnos de la EFA, cerrando un gran marco de fiesta y
celebración del Pueblo Qompi de Pampa del Indio, que significa la alegría de todas las comunidades
indígenas de la provincia y de la Nación.



Gentileza: Prof. Karina Galo




HUMOR INTELIGENTE


SOBRE LA DISTORSIÓN QUE PRODUCE NO QUERER ESCUCHAR


*Por Juan Sasturain


Tras la asunción del sábado, tras los actos y los discursos y sus repercusiones, queda claro una vez más que –parafraseando a Wilde y a Twain– asistimos a una auténtica decadencia en el arte de escuchar. Cualquiera oye pero parece que muchos no escuchan. Y si escuchan, no parecen entender. En la Argentina hay peores sordos que los que no quieren oír: son los que escuchan pero que pareciera que no. Los que no se hacen los sordos sino los boludos. Y tienen sus razones.

Nos puede agradar o no el estilo oratorio de la Presidente –yo, como tantos, tengo serias reservas sobre el uso de ciertos énfasis, referencias y recursos retóricos: cuestión de gustos–, pero no cabe ninguna duda de que es, lejos, muy lejos, la mejor. Quiero decir: en términos de aptitud política, acopio de saberes y descripción de medios y objetivos, Cristina –cuando habla, cuando explica y describe– maneja conceptos y formula definiciones, establece correlaciones y clarifica cuestiones con la solidez de una estadista. Ocupa ese lugar con una soltura e idoneidad que acá nadie antes y en mucho tiempo. Sólo la ceguera y el prejuicio pueden echarle alguna sombra en ese aspecto. Es un cuadro político excepcional. Un fierro. Y además –creemos muchos– no sólo tiene razón en lo que dice sino que lo que dice se parece mucho, todo lo que puede, a lo que hace, a lo que quiere e intenta hacer. La solidez y la sensación de convicción provienen de esa coherencia, supongo.

Por eso es por lo menos curioso que todos hayan oído lo que dijo pero muchos no hayan querido escuchar de qué se trata.

Pocas veces se ha bajado línea tan clara y programática en términos de Política económica, así, con mayúscula (y lo dice este gil, que sabe poco –como la mayoría– de datos y nomenclatura técnica, pero que no come vidrio), ya que de eso habló Cristina, no de otra cosa: lo demás son detalles, temas derivados. En ese sentido, su defensa de la economía real –la basada en la producción, la inversión y el trabajo– en oposición a la economía especulativa –la que saca sus números y cuentas de resultados de los balances de los bancos y de las pizarras de los ladrones– es ejemplar. Y su énfasis en poner el ojo y la atención en el comercio interior y exterior, con lo que significa de saludable contralor a la circulación de las divisas y el equilibrio de la balanza de pagos, ni hablar. Vamos por ahí, como toda nación soberana (que alguna vez lo fuimos).

Fue conmovedor –romper el chanchito familiar, leer el papelito con los números de entradas y salidas– verla hacer la ominosa cuenta del costo en millones de verdes que suma el desembolso por pago de perversa deuda externa en retirada, y el goteo diario o casi por auxilios del Central para neutralizar las provocadas y frustradas corridas cambiarias de la puta Patria Financiera. Pese a eso, revisando el chanchito, ahí están –aunque podrían ser el doble– los cuarenta y pico mil millones de reservas, bancándosela. En fin... Grande, Presidente.

Ahora, a mí me va a gustar ver, en este país de buena gente, cómo los buenos representantes del pueblo y las provincias avanzan, desde el Congreso, con las leyes que regulen las condiciones de propiedad y explotación de la tierra y el funcionamiento de las entidades financieras, entre otros instrumentos legales que devuelvan soberanía en zonas hasta ahora liberadas para los ladrones. Me gustaría –nos gustaría– coherentemente, verlo. A Cristina también, claro. Habló de eso, lo recordó sin ira. Sería una manera de empezar a reparar el daño que este mismo Congreso soberano –formado por nuestra buena gente– causó por acción y omisión –no lo olvidemos– en tiempos no muy lejanos de culposo espejismo neoliberal.

La distorsión que produce el no querer escuchar lo que dijo Cristina en el pintoresco y sombrío, distendido y tenso discurso de la asunción, el sábado, puede ser fatal para comentaristas sesgados en general y analistas políticos de mala o cortada leche en particular. Se van a enterar por otros medios y en otras palabras que no son las suyas, que viven en un país saludablemente distinto del suyo: ése que no quieren ni oír soñar.

Fuente: Pág. 12

Gentileza de: Lanchodebastos

12 DE DICIEMBRE DE 2010: MUERE LA MILITANTE DE DERECHOS HUMANOS, ADRIANA CALVO DE LABORDE

*Por Prof. Daniel Chiarenza

Adriana Calvo de Laborde, una luchadora por los Derechos Humanos.


La militante de los derechos humanos, Adriana Calvo de Laborde falleció en la CABA. Adriana Calvo estuvo detenida desde principios de 1977 y salió en libertad en abril de ese mismo año. Desde entonces participó de las campañas de denuncias contra los represores. En especial se suma las denuncias en las causas sobre menores secuestrados por la dictadura cívico-militar. Fue la primera sobreviviente de los centros clandestinos de detención que declaró en el juicio a las juntas en 1985.

Adriana, primera sobreviviente de los centros clandestinos de detención que declaró en el juicio a las juntas.

En 1977 Adriana Calvo era militante del gremio de los docentes –que se mantenía en la semi-clandestinidad- de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, pues allí era docente e investigadora. En la mañana del 4 de febrero un grupo de diez hombres de civil, armados y con anteojos negros irrumpió en su casa de la localidad platense de Tolosa. Adriana estaba embarazada de seis meses y medio y la secuestraron junto a su otra hija de un año. Pero cuando salieron de la casa, una vecina le arrebató a la chica de las manos a un oficial y la tuvo con ella hasta que su madre salió en libertad. Aunque después el juez Bagnasco dijo haber comprobado que la criatura fue entregada por las fuerzas armadas y policiales a la familia biológica, en una declaración demasiado justificadora de los grupos de tareas salida de los labios de un juez.


El exjuez federal Adolfo Bagnasco, luego sería asesor de Menem en el caso de las armas.

La mantuvieron ilegalmente en cautiverio en la Brigada de Investigaciones de La Plata, en el Destacamento de Arana, en la Comisaría 5ª y en el Pozo de Banfield.
Cuenta Adriana que una vez en el Pozo de Banfield y de haber parido en el piso del patrullero a su hija, se asomó por una mirilla de la puerta del baño. Le habían dicho que desde allí se podía ver la celda de los hombres y quería hablar con su esposo. Lo que observó, según relató, era “lo más parecido a un campo de concentración nazi: cuerpos apilados y lastimados que despedían olor a miedo”.
Además, fue una de las fundadoras de Asociación Gremial Docente (AGD) de la Universidad de Buenos Aires y una de las primeras sobrevivientes en conformar la Asociación de ex detenidos-desaparecidos.
“Desde entonces, se convirtió en una incansable luchadora por la causa de los derechos humanos a favor de la Memoria, la Verdad y la Justicia”.


Centro Clandestino de Detención El Pozo, de Banfield.

Calvo recordaba que el día que se leyó la sentencia, el 9 de diciembre de 1985, “fue importante para hacer historia, pero no para hacer justicia", debido a las absoluciones que ya en aquel entonces había dictado el alto tribunal contra cuatro represores.
Juicio "virtual" a las Juntas Militares.

Adriana, que tuvo a su hija en cautiverio mientras la policía la trasladaba al Pozo de Banfield, narró ante los jueces su calvario por tres centros clandestinos de detención. Al ser reubicada a ese centro clandestino de detención (Pozo de Banfield), Calvo dio a luz a su hija en el piso de un patrullero policial, siendo asistida por el médico represor Jorge Bergés.
Declaró en la CONADEP en 1984, ante las Causas 13 de los Comandantes y 44 de La Plata, ante la Cámara Federal de la capital de la provincia, entre 1985/86, finalmente ante el juez Bagnasco desde 1998.


Miguel Etchecolatz y Jorge Bergés, el médico de la Policía en aquellos días.

Calvo también aportó, en la primera audiencia del año del juicio en el que se intenta averiguar lo ocurrido con más de dos mil desaparecidos, datos recopilados por la Asociación de ex detenidos-desaparecidos.
Calvo relató ante los camaristas Leopoldo Schiffrin, Julio Revoredo, Alberto Durán, Carlos Nogueira y Antonio Pacilio su “recorrida” por el circuito represivo a cargo del COT (Comando de Operaciones Tácticas). Según pudo establecer Calvo posteriormente, la Brigada de Investigaciones de La Plata era la “central” del grupo de tareas conocido como “La Patota”. De allí se derivaban a los prisioneros. Este hecho fue corroborado por Graciela Liliana Mercioni, otra ex detenida, que declaró después.



El círculo muestra la ubicación de la Brigada de Investigaciones de La Plata, lugar de donde salía el grupo de tareas "La patota".

La Secretaría de Derechos Humanos expresó su "profundo pesar" por la muerte de Adriana Calvo de Laborde, titular de la Asociación de ex detenidos-desaparecidos.El deceso de Calvo de Laborde se produjo en la tarde del 12 de diciembre, luego de una larga enfermedad.

19 y 20 DE DICIEMBRE 2001: EL 17 DE OCTUBRE AL REVÉS


*Por Mónica Oporto

El 17 de octubre de 1945 una movilización espontánea y popular tomó la calle para recuperar a quien les había dado la palabra y la presencia social a los trabajadores: Juan Domingo Perón.
Poco más de medio siglo había pasado cuando la crisis generada por políticas neoliberales estalló provocando los aconecimientos trágicos de diciembre de 2011.

Fue la culminación de un desbarranco que reconoce raíces en los múltiples intentos del capital internacional por hacer pie profundo en las economías periféricas. Intentos, avances, retrocesos en que el capitalismo buscó asegurarse su proceso de acumulación.

Contaron con esbirros estratégicamente ubicados que dieron cumplimiento a los mandatos e intereses del gran capital: Martínez de Hoz, Cavallo, por citar sólo a dos.
La gran inflexión que permitió el pleno auge del capital transnacional en Argentina se produjo a mediado de la década de 197o. Ahí el poder económico pudo ingresar pleno porque contó con la manu militari de la Junta de Comandantes, que se dedicó al disciplinamiento social con desapariciones, tortura, muerte. Esto permitió que, en el terreno económico, José Alfredo Martínez de Hoz abriera la puerta al capital externo y provocara la desnacionalización de la economía, con el consiguiente cierre de fábricas y el aumento del desempleo.

Básicamente hay dos maneras de gobernar: se gobierna para los intereses del país o para los intereses externos. Si se gobierna para estos últimos las consecuencias sociales internas son trágicas en el mediano y largo plazo. Si se gobierna para los intereses del propio país, los inmediatos beneficiados son sus trabajadores, su industria, su futuro.

Entr 1976 y 2001 hizo falta una decisión política para cambiar el rumbo según el cual se gobernó en beneficio de intereses externos. No fue una decisión que tomaran los sucesivos gobiernos desde la recuperación de la democracia en 1983.

Llegado el año 2001 (que nos encontraría unidos o dominados) y nos encontró en una profunda crisis. El gobierno de la Alianza, con Fernando de la Rúa como Presidente, contribuyó con sus medidas a acelerar el desenlace trágico.

La renuncia de Fernando de la Rúa se produjo en un marco de represión al pueblo movilizado en la Plaza de Mayo. Era una nueva muestra de lo mucho que valoraba el poder político al amo poder económico y le seguía siendo funcional. De la Rúa abandonaba la Casa de Gobierno en helicóptero y en la Plaza y alrededores quedaban varias decenas de muertos (se habla de 40 personas) por la acción de fuerzas policiales y de seguridad. No fue -como maliciosamente tituló Clarín ante los asesinatos de Kosteki y Santillán- la crisis la que causó los muertos.

Si octubre de 1945 fue un proceso de búsqueda para volver al poder a Perón, los días de diciembre de 2001 tuvieron la intención opuesta: "que se vayan todos". Diciembre de 2001 representó el momento de comenzar a salir luego de haber tocado fondo, y el mensaje lo daba el pueblo IMPRESCINDIBLE VER ESTE VIDEO.http://youtu.be/1LH8ACgtqBY
El único que supo interpretar aquel mensaje cuando llegó a la presidencia de Argentina, fue Néstor Kirchner.

A MI NO ME LA VAN A CONTAR DIRÍA MORDISQUITO

*Por Ana Jaramillo


Pido permiso señores de la Academia de historia y del CONICET, como dice el tango- Soy doctora en Sociología de la UNAM y no de Historia, pero puedo explicar porque escribo así.
No es la misma, la construcción simbólica de la realidad y de la historia a través de la palabra, la conceptualización o las diversas formas simbólicas de la estética cuando se realiza con total libertad que bajo las recurrentes dictaduras que asolaron Nuestra América. 

Algunos “historiadores científicos” preconizan y acusan prejuiciosamente a los integrantes del Instituto Manuel Dorrego de ser cuasi iconoclastas. Seguramente son los que olvidaron que al CONICET lo creó Juan Domingo Perón en 1951 por el decreto 9695 y los que olvidaron que el mismo Presidente fue quien suprimió los aranceles universitarios en 1949 por el Decreto 29.337. 

Los integrantes del Instituto no pretendemos tirar monumentos abajo, ni esculturas ni quemar textos o lapidar personas como hicieron los déspotas a lo largo de nuestra historia. Todavía el homenaje escultural en la Quinta de San Vicente a los descamisados, se encuentra sin cabezas. 

A los seis años, me obligaron a tapar las caras de Perón y Evita en los textos escolares con figuritas abrillantadas. Claro que a esa edad me encantó que me compraran muchas figuritas y desconocía que un Decreto de Rojas de 1956 mandó expropiar, recopilar y concentrar en el Congreso todos los textos, discurso, libros y documentación del “tirano”. Ese mismo Congreso al que le impedía funcionar. También quemaron cuadros, esculturas, y prohibieron la palabra oral o escrita que nombrara al susodicho “tirano” y a su esposa, mientras fusilaban al General Valle y a muchos otros peronistas. 

A los diez años, en 1959, a la agregada cultural enviada por el presidente Frondizi a Roma, no la dejaron llegar porque el embajador general Videla Balaguer no quería comunistas en su órbita, demostrando quien tenía el poder. Los cuadros, libros, discos, esculturas que llevaba eran para recibir al presidente en Gubbio de donde era oriundo. La agregada cultural era mi madre. 

A los diecisiete años, en mi primer año universitario, los bastones largos de Onganía nos corrieron escaleras arriba en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, agujerearon todas las puertas para controlar la disciplina estudiantil y prohibir cualquier reunión de más de tres personas ya que era subversivo.
A los veintisiete años ya me persiguieron sin tregua. La dictadura más cruenta quemó libros, mató e hizo “desaparecer” a miles de personas, violaron a mujeres y hombres y se apropiaron de sus hijos. Por supuesto prohibieron cualquier texto de Scalabrini, Ugarte, Jauretche, Abelardo Ramos, Puiggrós, entre otros, así como Marx, Engels, Trotsky y muchos etcéteras. 

Afortunadamente pude leer o releer todos los libros en México que amparó a miles de argentinos. Tuve el honor de que dos historiadores exiliados allí, como Sergio Bagú y Rodolfo Puiggrós fueran quienes me presentaron para cursar el Doctorado en la UNAM. Ambos fueron mis maestros.
“Quién escribió la historia argentina que sobrevivió a tantas tempestades?
Por primera vez tenemos tanta democracia y tanta libertad para contar TODO como nos pidió la Señora Presidenta al inaugurar el Aula Magna Bicentenario en la Universidad Nacional de Lanús. 

Poco a poco podemos ponerle los nombres de los proscriptos, asesinados, perseguidos por las distintas tiranías en los edificios y aulas académicas. Los estudiantes pueden leer TODO, incluidos aquellos libros cuyos autores consintieron, callaron o directamente festejaron cada golpe de Estado.
Poco a poco podemos reeditar textos que habían quedado bajo tierra o escondidos en algún desván. Seguimos a Marechal cuando nos dijo que “el pueblo recoge todas las botellas que tiran al mar con señales de naufragio”. Todavía faltan muchos textos por reeditar. 

No puede producir escozor, ni temor descubrir otras verdades. Dos años antes de que la Presidenta le hiciera el homenaje a la Vuelta de Obligado fuimos docentes, no docentes y estudiantes a recuperar el sitio histórico, colocar las cadenas, la cartelería, etc. Fueron muchos los que dijeron ese día “Es la primera vez que vengo y no me meten preso”-
En el Primer Encuentro del revisionismo histórico Manuel Dorrego, el anfitrión dijo que se estaba conmemorando el ajusticiamiento de Dorrego. ¿Sería justo el fusilamiento? 

También un historiador acusa a algunos miembros de la universidad por poner una foto de un represor muerto en Malvinas en un Manual de Historia. Cuando se editó, todavía no se sabía que había sido represor. Para eso sirve investigar y revisar todo. ¿Querrán quemarlo? A nadie le es ajeno que en la guerra hubo represores, empezando por Astiz, corajudo con las monjas y los civiles, pero cobarde y rendido a los pies del león inglés. 

En dicho manual también hay fotos de la Reina de Inglaterra, de Galtieri, de Anaya, de la Sra. Thatcher y muchos otros que nos hubiera gustado no poner la foto, porque nos hubiera gustado en realidad que no hubieran nacido. Pero es un manual de historia, no es un libro de ciencia ficción. Narrar Malvinas en las escuelas es un mandato de la Ley de Educación y su defensa un mandato constitucional, como un deber moral de quienes amamos la Patria como sostuvo José Hernández. Quienes defendemos a nuestros héroes defendemos con la misma fuerza la soberanía nacional como la soberanía popular y la libertad de la cual gozamos. 

Cuando un gobierno toma medidas concretas para redistribuir el poder económico, social, cultural, educativo o mediático, las minorías protestan .Desenclaustrar o exclaustrar la educación y la cultura para que se la apropien todos, parece implicar quitarles un poco de poder a las minorías. 

Lamento que el ex presidente del Uruguay, Julio María Sanguinetti, diga que la creación del Instituto Dorrego es un “abuso de poder” de nuestra Presidenta. El abuso de poder lo ejercieron los militares. Esos que llamándose Fuerzas Conjuntas entraron a mi casa en Montevideo para registrar si tenía libros, seguramente como decía Zitarrosa, de Lenin o del Príncipe Kropotkin. Afortunadamente no los encontraron. Esas mismas Fuerzas Conjuntas fueron las que después integraron el famoso Plan Cóndor que mataron en Chile, en Brasil, en Argentina, en Uruguay, en Perú o en Paraguay con la anuencia de los gobiernos que sí abusaron del poder estatal. 

Sanguinetti presidió el Consejo de la Universidad de la Paz de la Organización de las Naciones Unidas mientras yo era Presidenta del Consejo Académico Internacional. Sabe que no hay paz ni justicia sin verdad. No se trata de “revolver cenizas” como dice el ex presidente, mientras acaban de encontrar los restos de Julio Castro, un maestro torturado y ejecutado en su país y mientras las Abuelas recuperan día a día nietos y nietas apropiados por la dictadura. Mientras tanto, el General Pedro Aguerre dice que no encubrirá los crímenes que se hayan cometido en la dictadura por las Fuerzas armadas uruguayas-
Se parece al señor Lanata que está “harto de la dictadura” pero no se atreve a decir que está harto de la legítima búsqueda de los genocidas nazis y de sus muertos. 

Para concluir, quisiera recordar que no escuché que protestaran tantos “historiadores científicos” cuando el Presidente Alfonsín sancionó el Punto Final y la Obediencia Debida para los genocidas, mientras al mismo tiempo decretara la persecución del ex Gobernador de Córdoba, el Dr. Ricardo Obregón Cano y el ex Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, el Dr. Oscar Bidegain. Y tampoco vi que reclamaran muchos la libertad de Obregón Cano que estuvo preso cuatro años, teniendo de vecinos a genocidas como Videla, Massera y Agosti. Pero vinieron a dar su testimonio a favor de Obregón varios dirigentes políticos de la talla de Wilson Ferreyra Aldunate. 

No aceptamos el punto final de la histor
a, seguiremos revisando. Pero no somos iconoclastas, no quemamos, no prohibimos, no destruimos ni perseguimos a escritores, artistas, militantes, historiadores o políticos por pensar distinto. Ni siquiera los integrantes del Instituto Dorrego pensamos igual, y nos llevamos bastante bien. Porque discutimos con respeto y libertad. 

En el aniversario del fusilamiento de Dorrego, me pareció importante relatar historias vividas de quienes todavía estamos y que nadie nos contó. Historias de proscripciones , mentiras, persecuciones y avasallamientos de toda libertad. Podemos volver a preguntar, ¿quiénes son los bárbaros y quienes los civilizados? Podemos volver a refutar la frase atribuida a Perón “alpargatas sí, libros no”. Por el contrario fueron libros para los que sólo se podían calzarse con alpargatas, como la actual política educativa actual creando más universidades gratuitas públicas en el conurbano bonaerense para el pueblo que nunca pudo llegar a la universidad.


*Rectora de la Universidad Nacional de Lanús y miembro del Instituto Manuel Dorrego

Gentileza de: Alpargatas y Netbooks

SOBRE EL INSTITUTO DORREGO Y EL EMBAJADOR TORRES


*Por 
Daniel Brión

Quiero referirme a los dichos del embajador Oscar Eduardo Torres Avalos , consuetudinario participante en la Sección Cartas de Lectores de la Nación: sirvan a modo de recuero algunas de sus intervenciones “EL DEDO REVANCHISTA” del Jueves 30 de julio de 1998, en relación a un proyecto del senado sobre la reforma de la ley del Servicio Exterior de la Nación, decía:”…el que ha merecido fundadas críticas por parte de la opinión pública, particularmente del cuerpo diplomático. "Aunque deba aclarar que no conozco a fondo el proyecto… "Quien suscribe es diplomático profesional que además tiene una conocida y vasta actividad política partidaria” (siempre saca chapa).

La del 24/12/10: "¿Se acuerdan del film argentino Detrás de un largo muro?” donde decía, hablando del peronismo: "Aquel film desnuda con justeza la cruda verdad de la «justicia social» del peronismo, de aquél, del de los 90, de éste y del que vendrá (si es que dejamos que venga), en fin, del peronismo de todos los tiempos y matices.

También escribió en este correo “Versión tergiversada” el 10/05/2002, allí sacaba chapa de presidente del Consejo Superior de Embajadores y decía…ante expresiones públicas del ex presidente de la Nación y ex gobernador de San Luis, Dr. Adolfo Rodríguez Sáa, en cuanto a que el promedio de los sueldos en la Cancillería es de 7000 dólares, siento la obligación de invitarlo respetuosamente a debatir esta cuestión anticipándole que su apreciación obedece a una versión tergiversada de la realidad.

En fin, pareciera que la única versión no tergiversada es la del estimado Embajador Torres Avalos, que la única posibilidad de escribir sobre la historia también es suya y la de sus adláteres, los “civilizados” de hoy, frente a los representantes de aquella “barbarie”, no es nueva la historia de esta posición.

Pero cuando se queda sin argumentos sobre el Instituto Dorrego, “ataca” en lo personal a Pacho O´Donell creyendo que un recorrido por su participación en distintas administraciones o su pertenencia anterior al partido radical –en su momento y con otra realidad política- fuera algo pecaminoso o para ocultar, cosa que Pacho jamás hizo. Se permite objetar “los cambios políticos” del Presidente del Instituto Dorrego, ¡será que no tiene otro cosa que mostrar, que objetar! , ¿Que habría escrito, este fiscal implacable, en época de Don Arturo Jauretche, entonces?, un radical que adhirió al peronismo desde el 17 de octubre de 1945 y el naciente revisionismo histórico se aliaría a su obra con su interpretación de la realidad contemporánea..

Hace ya muchos años, el Embajador, nos viene “dando clases de moral y comportamiento”, y ahora ataca puerilmente al presidente del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego, lo hace, primero tratando de atacar el objeto del Instituto (ejemplo seguido por varios historiadores culturosos y académicos) en relación a lo que no tengo mayores comentarios dado que los que integramos el novel Instituto estamos acostumbrados a oír y recibir esos ataques culturosos, lo hemos estado por mas de 60 años, en la historia reciente y por mucho más en el devenir de la patria.

Pero señor Embajador, no olvidamos que, en su momento y con la excusa de las declaraciones de Fidel Castro contra la Administración De La Rúa en aquel entonces, y el inminente voto negativo de la Argentina ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas -que se formalizó el 18 de abril último- Fidel Castro acusó al gobierno de la Alianza de (sic.) "lamebotas yanqui". La polémica fue aumentada semanas después, luego de conocer el voto argentino contra Cuba, y al dirigirse al presidente De la Rúa como alguien que (sic.) "ya no preside" el gobierno argentino, a cuyos miembros calificó de (sic.) "cucarachas y pigmeos"., (informe de DYN – No vuelve a Cuba el Embajador Argentino podíamos leer de su actuación como Embajador (DYN sic): “Sin embargo, fuentes oficiales explicaron a DyN que la decisión apunta a resolver dos cuestiones: "La mala gestión del embajador Torres Avalos y la escalada verbal de Fidel Castro" Por lo que -se indicó- "sólo se nombrará a un nuevo embajador en Cuba cuando las relaciones se normalicen". Pero en realidad se castigada su mala gestión, por eso apareció publicado en el Boletín Oficial el decreto número 500, mediante el cual se dispone: "Trasládase de la Embajada en la República de Cuba al Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, al señor embajador extraordinario y plenipotenciario Oscar Eduardo Torres Avalos. A partir de esta decisión, la Embajada argentina en La Habana quedará a cargo del Encargado de Negocios, José María Aller, que desarrollará "sus actividades en forma normal".

Usted es un habil criticardor, pero parece que en funciones no lo es tanto.

Comenzó sus notas diciendo que usted pertenecía al CONICET y casi mostrandose como su vocero, pero luego, cuando el vicepresidente de asuntos tecnológicos, Faustino Siñeriz, advierte que “sólo la Presidente del Conicet, o la persona en quien ésta expresamente delegue tal facultad, puede expresar de modo válido la opinión institucional del Consejo", como corresponde en cualquier entidad organizada, y del tal manera "le quita la chapa que usted se adjudicaba -siempre necesita mostrar una-ahora usted habla de censura oficial, no se trata de que usted se adjudicó una representación orgánica que no tiene, se trata, parecería, que el que no piensa, dice o actúa como el embajador Torres esta equivocado, para el existirían dos posiciones absolutamentes confrontativas, "las propias del embajador y las de quienes están equivocados".

Nuestra generación, señor Embajador es la que hubiera estado con Liniers e Hipólito Vieytes peleando con los ingleses en la defensa, con los infernales de French y Berutti , con Güemes en Salta, con Facundo en La Rioja, con López Jordán en Entre Ríos, con Artigas y los Pueblos Libres, con el Grl. Belgrano en el Ejército del Norte, con San Martín liberando la América, con Mansilla en la Vuelta de Obligado, con el gaucho Rivero en Malvinas, Es la que estuvo el 17 de Octubre con las patas en la fuente, la que fue ametrallada y bombardeada en Plaza de Mayo, fusilada en José León Suárez, es la que puso el pecho a las dictaduras, es la que soportó el decreto 4161/56, de Aramburu y Rojas, el Plan Conintes de Frondizi, el decreto/ley 2713/63 de Guido y la doctrina de la seguridad nacional de la última dictadura

Finalizo, señor Embajador Torres, lo que a usted y a tantos como usted molesta, por eso no quiere el debate público con Pacho O´Donell, es que nosotros somos la generación del amor revisando la historia, eso no significa como dice usted cambiar la historia, significa revalorizarla, explicar los doscientos años de historia desde nuestro punto de vista, ya hemos estado por decalustros y hasta siglos leyendo otros puntos de vista, hoy podemos, también, expresar el nuestro, porque libertad, señor Embajador, no es el derecho de la oposición a escribir su historia, sus notas, sus opiniones, también es el derecho de TODOS a hacer lo mismo. No olvide estimado embajador, finalmente, El amor es la mejor solución para cualquier cosa.


*Catedrático de Númeto del Instituto Nacional

de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego

Presidente del IMEPU - Instituto por la Memoria del Pueblo

Hijo de uno de los patriotas asesinados en los basurales de José León Suárez en Junio de 1956

SU MAJESTAD "LA ACADEMIA"

FELIPE VARELA: PATRIOTA ARGENTINO Y LATINOAMERICANO



*Por Jorge Rachid


“Yo voy a dentrar....aunque no soy convidado...” dice el dicho criollo. Uso este dicho para aclarar que no poseo metodología histórica de investigación ni sistematización de la misma, pero asumo ser un maltratado por los ocultamientos de la historia llamada “oficial” que intentó demostrarme de Felipe Varela “matando llega y se va”. Nos enseñaron que Rivadavia fue el primer presidente argentino cuando lo fue del puerto, entre otras perlas que podría desarrollar por horas por el sólo hecho de haber cometido el pecado de leer otras versiones, observar otras miradas sobre los mismos episodios, como quien se asoma a lo prohibido, casi pidiendo perdón a los gurúes del conocimiento, en especial a los dueños del diario La Nación, autoproclamado tribuna de doctrina, pilar necesario de una versión histórica colonizada, eurocentrista y oligárquica.

Esta introducción viene a cuento de la creación del “Instituto Dorrego” por parte del Ejecutivo nacional, con hombres y mujeres que reúnen méritos y antecedentes mas que suficientes para desarrollar sus investigaciones y transitar otros caminos del debate histórico y que nos excede en los términos de investigación documental pura, pero nos convoca en la interpretación histórica de los hechos políticos de cada etapa de la vida nacional. Esa tarea de interpretación tiene desde contenidos afectivos a fuertes connotaciones ideológicas y quien lo niegue desde la posición que sea está faltando a la verdad; y si lo hace desde esa afirmación pierde rigurosidad su investigación ya que la mentira es contraria a la verdad histórica, aún en sus diferentes interpretaciones. Lo documental debe ser conocido, su contexto social y político de una época le da a cada lectura un tono y una armonía con lo que conocemos de los acontecimientos pasados y futuros de cada momento. De ahí surgen las lecturas que se tienen de los procesos analizados junto a los actores locales e internacionales.

Durante siglos a los católicos se le prohibía leer ni mas ni menos que la Biblia por cuanto era privativo de los curas en la máxima expresión de la apropiación del conocimiento. En nuestro país fuimos privados de la lectura durante décadas de la historia argentina, propiedad intelectual de La Academia de Historia, elevada al rango de su majestad del conocimiento, frente al resto de los mortales que debemos recibir las pócimas de su saber en dosis mínimas, producto de interminables horas de bibliotecas y búsquedas, en muchos casos valiosas, pero como todas las cuestiones nacionales tienen un sólo dueño y es el pueblo argentino. Sin dudas el poder emana de la información y la representatividad: puede tener la Academia lo primero pero carece de lo segundo para erigirse en el tutelaje del saber histórico argentino.

Así nos fue presentado el episodio de la Batalla de Obligado, como una derrota del dictador Rosas que osó enfrentar las potencias extranjeras que querían imponer condiciones de navegabilidad de los ríos interiores de nuestro país. No nos dijeron en la escuela que a bordo de los barcos imperiales venían argentinos aliados a esas potencias, que en su afán de derrotar al Restaurador no dudaron en aliarse a los enemigos de Nación. Cualquier coincidencia con la actualidad es casual. No fuimos informados de las batallas de la vuelta de la flota como el Quebracho, ni de la derrota que significó el fracaso de la misión imperial que obligó a devolver la isla Martín García en poder de los ingleses, ni nos dijeron que Rosas los obligó en el acuerdo posterior de respeto a la soberanía a una salva de 21 cañonazos al pabellón argentino. Tampoco nos dijeron que ese episodio originó el legado del sable del Libertador al titular de la primer tiranía, al decir de la oligarquía. Solo nos enteramos gracias al revisionismo histórico, algunos nacionalistas católicos, otros de pensamiento marxista, algunos radicales irigoyenistas y por supuesto peronistas, cada uno en su generación.

Tienen entre ellos miradas diferentes sobre Rosas, acerca de Roca, el rol de los caudillos en la formación de la conciencia nacional y el federalismo. Así fueron sumados desde Irazusta a Jauretche, de Fermín Chavez a Abelardo Ramos, sumando Juan Jose Hernandez Arregui, Galaso, Puigross, Scalabrini Ortiz, Galvez y el incomparable José María Rosa, en una lista interminable de hombres y mujeres, que no se quedaron con la versión mitrista de la historia sino que fueron capaces de preservar el pensamiento crítico frente al poder de fuego emanado de las usinas del saber enancado en el poder político conservador de la Argentina pastoril y dependiente; sólo desplazado por etapas por el calor popular del irigoyenismo primero y el peronismo después, pero por cortos períodos lo que originó la intemperie de estos patriotas de la historia nacional.

La conciencia colectiva del pueblo argentino es la que escribe la historia. Por esa razón cuando Perón decidió devolver los trofeos de Guerra al Paraguay, denunciando la vergüenza argentina por la Guerra de la Triple Infamia, fue aclamado por nuestros compatriotas con el mismo fervor que festejaron el año del Libertador General San Martín en 1950 en un esfuerzo de sacarlo del mármol frío de las estatuas para colocarlo en el lugar de los hombres de carne y hueso que construyeron Latinoamérica. De la misma forma hemos festejado los argentinos el Bicentenario, recuperando a nuestros caudillos de la ignominia histórica de la confrontación de civilización y barbarie impuesta por los vencedores del puerto, que a sangre y fuego impusieron, incluso convocando fuerzas brasileñas en Caseros, un diseño de país a medida de sus necesidades e intereses, en contra de los anhelos del país federal.

Como argentino de a pie, considero que la polvareda levantada por la irrupción del Instituto Dorrego no responde a otra cosa que a una disputa por la propiedad del conocimiento, ajeno por supuesto este hecho al sentir de la mayoría del pueblo argentino. No hubo reproches cuando se crearon los Institutos de Brown o Rivadavia hace poco tiempo, en otros gobiernos, ya que ambas temáticas eran funcionales a la historia oficial. Pero Dorrego, expresión auténtica del primer federalismo, asesinado por la “espada sin cabeza” de Lavalle, elevado a la estatura de héroe por haber servido a los intereses comerciales de Buenos Aires, es un golpe demasiado duro para la Academia, ya que debilita la construcción del relato, la supuesta transparencia docente y la construcción del eje histórico, no sólo de ese hecho sino del desarrollo posterior de los acontecimientos, que marcaron a fuego en su visión histórica a generaciones de argentinos.

Bienvenida sea una nueva fuente de investigación y la convocatoria de escritores e historiadores que seguramente no llegarán a su majestad la Academia, pero serán cobijados en el seno del pueblo como aquellos a quienes se atesoran como parte indestructible de la identidad nacional, en la cual entramos todos los argentinos sin exclusiones ni discriminaciones realizadas desde púlpitos recónditos, desde donde se pretende no reconocer al otro y estigmatizar lo diferente. La batalla histórica es parte de una batalla cultural abierta después de años de discurso único, siendo un eje fundacional de la política nacional y popular con todos sus matices y aún sus contradicciones, por lo que debemos celebrar el debate, siempre enriquecedor y que nos hace crecer como Nación.

12 de diciembre de 2011

IDENTIDADES PRODUCTIVAS SERIE 1 X 10


Con Jorge Andraca-Prov. de San Juan

*Por Eliana Valci

La semana pasada concurrimos a la Muestra de Identidades Productivas, organizada por el Grupo de Extensión Cultura y Diseño de la Universidad Nacional de Mar del Plata, junto con la Secretaría de Cultura de la Nación, en la Manzana de las Luces.

"La sangre derramada"
La Profesora Marina Porrúa Directora del Grupo mencionado, nos invitó a sumergirnos en la cultura de nuestros ancestros, a través de los productos realizados por artesanos, diseñadores, artistas visuales y pequeños productores.

En definitiva se trata de rescatar nuestra identidad, nuestra pertenencia al suelo, a la madre tierra, como bien nos explicaba uno de los expositores, Jorge Andraca de la Provincia de San Juan.

Identidades Productivas, es un colectivo compuesto por 10 provincias: La Pampa, Chaco, Chubut, Formosa, Jujuy, Mendoza, Río Negro, San Juan, Santa Cruz, y Santiago del Estero.

“Este proceso de articulación se desarrolla en tres etapas. En la primera, los artesanos generan de manera colectiva una familia de objetos. Cada Colección Provincial está inspirada en diferentes aspectos de la identidad local que remiten al origen, paisaje y vida urbana de cada pueblo. En la segunda instancia, el programa brinda un conjunto de herramientas para que los participantes se conformen en una organización y desarrollen la marca de la Colección. En la tercera etapa del programa, se busca insertar la producción dentro de la dinámica del mercado, renovando las colecciones año a año.

Desfile
De este modo, Identidades Productivas potencia el desarrollo de la cultura local y promueve una nueva configuración del tejido socio productivo, atendiendo a los particulares escenarios del país. Sus objetivos son impulsar las economías regionales, fomentar la inclusión social y laboral, apoyar y fortalecer proyectos productivos, resignificar la importancia de la diversidad cultural y facilitar el tendido de redes entre los ciudadanos.

Identidades Productivas se inició en 2005 en las provincias de Santa Cruz, Chubut y San Juan, configurando un mapa de representación territorial de 41 municipios e incorporando a más de 300 beneficiarios y beneficiarias. En julio de 2007, se sumaron al programa las provincias de Santiago del Estero, Jujuy y Formosa, aumentando la representación territorial a 80 municipios, e involucrando de manera directa a 700 artesanos. En el año 2009 se incorporaron Rio Negro, Chaco, Mendoza y Catamarca, conformando un mapa de 130 municipios."[1]


*Directora Revista Ida & Vuelta

PERÓN, CRISTINA Y EL DERECHO A HUELGA


*Por el Lic. Pablo Adrián Vázquez 

En su fuerte discurso centrado en la economía, pero con momentos emotivo, Cristina Fernández se refirió a la Constitución Nacional de 1949 y su “falta” de derecho a huelga.

La Presidenta, en la asunción de su segundo mandato, recordó que en la Constitución Nacional, durante la primera presidencia de Perón, no se contemplaba este derecho. “¡Con Perón no había conflicto!”, retrucó Graciela Camaño. Para luego Cristina espetar: “¡Ah, no había conflicto con Perón! O sea que cuando estaba Perón no había derecho a huelga? Lo digo por los que reivindican a Perón y nos critican a nosotros”, siguiendo la chicana.

Más allá del reacomodamiento ante la crisis financiera internacional y algunos conflictos pasajeros con el movimiento obrero, el tema es Perón.

Arturo Sampay, gran constitucionalista argentino e ideólogo de la Constitución Peronista, elevó un proyecto que se respetó en la mayor parte de la reforma de 1949. No explicitó el derecho a huelga, pero “todo lo que no esta explícitamente prohibido, es implícitamente aceptado”.
Comparó una veintena de Constituciones americanas y europeas, en donde la mayoría no se referían al derecho a huelga. Imbuidas en el “constitucionalismo social” aún la Constitución alemana de la República de Weimar de 1919, considerada de avanzada, no lo incluyó explícitamente.

Excepción fue la Constitución mexicana de 1917. En su artículo 123, que involucra el titulo sexto “del trabajo y de previsión social”, inciso XVII afirman: “Las leyes reconocerán como un derecho de los obreros y de los patronos las huelgas y los paros”. Pero aún así ponían límites si involucra a los servicios públicos, si se “ejerciere actos violentos contra las personas o las propiedades o, en caso de guerra, cuando aquéllos pertenezcan a los establecimientos y servicios que dependen del gobierno”.

Volviendo a la Constitución de Perón, ya el artículo 36 aclara que “las declaraciones, derechos y garantías que enumera la Constitución no serán entendidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados”.

Amén de ello, en el artículo 37 se enumeró el decálogo de los Derechos del Trabajador, donde en el puto 10 Derechos a la defensa profesional se contempló “el derecho de agrearse libremente y de participar en otras actividades lícitas tendientes a la defensa de los intereses profesionales (…) asegurando su libre ejercicio y reprimiendo todo acto que pueda dificultarlo o impedirlo”.**

Ergo, esta implícitamente contemplado el derecho a Huelga en 1949!!!

De hecho Perón tuvo que soportar huelgas de diversos gremios, siendo la más notoria la de los ferroviarios en 1951. Salvo ésta, donde se los movilizó con el Ejército, el resto de las huelgas no fueron reprimidas ni violentadas.

Tras el golpe cívico – militar d e1955 y la ilegal e ilegítima reforma de constitucional de 1957, fue incorporado el artículo 14 bis y se contempló el derecho a huelga. Derecho vulnerado por las dictaduras militares y por los gobiernos civiles que aplicaron el Plan Conintes.

Esto se puede estudiar en las obras de Arturo Sampay, Alberto González Arzac, y en un trabajo pronto a editarse por el Instituto Nacional Eva Perón debido a la pluma de Santiago Régolo. Allí se aborda un estudio sociológico y las implicancias de por que no se explicitó en el texto constitucional el derecho a huelga.

Vale la aclaración, para no generar malos entendidos por parte de quienes quieren ver fricciones entre la obra de Perón y en los postulados del gobierno de Cristina.



* Politólogo, docente universitario, miembro de los Institutos Eva Perón, Juan Manuel de Rosas y Manuel Dorrego

** Mención al recordatorio del compañero Patricio Milcovich por Facebook, al momento de producirse el discurso presidencial.

HUMOR INTELIGENTE


LA CELAC EN 10 CLAVES


*Por Martín Granovsky

En un mundo que transita hacia no se sabe qué, y tampoco cómo ni cuándo, la primera cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) es una buena noticia para Sudamérica.

La creación de la Celac, en 2010, fue una iniciativa impulsada por Brasil cuando era presidente Luiz Inácio Lula da Silva que la Argentina apoyó con entusiasmo y el venezolano Hugo Chávez acaba de aprovechar con habilidad en medio del cáncer y a 10 meses de las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

El sistema planetario y la futurología son malos compañeros. Antes que definir cómo será la Celac dentro de 20 o 30 años parece más útil mostrar algunas claves de su debut en Caracas.

Clave uno. La Celac no sustituye a la Unasur, la Unión Sudamericana de Naciones creada en 2004, relanzada en 2007 y consagrada en su eficacia regional con la secretaría ejecutiva de Néstor Kirchner en 2010. En términos políticos la Unasur sigue siendo el núcleo homogéneo y, como tal, fue el motor de la Celac. Al impulsar el nuevo organismo, brasileños y argentinos se cuidaron de no diluir a la Unasur, así como la Unasur no diluyó al preexistente Mercosur.

Clave dos. La Celac incluye a México, y el propio presidente Felipe Calderón abrió las sesiones, pero la Argentina no repite viejos esquemas según los cuales México debe ser un contrapeso para el espesor internacional de Brasil.

Clave tres. La prueba de los dos primeros puntos es que Cristina Fernández de Kirchner y Dilma Rousseff utilizaron el marco de la cumbre de Caracas para anunciar la creación de un llamado por los gobiernos Mecanismo de Integración Productiva entre la Argentina y Brasil. “Cuando Brasil crece, crece la Argentina”, dijo el canciller Héctor Timerman en una síntesis que pareció apuntar a una visión: más allá de las diferencias comerciales, que no superan el 10 por ciento del volumen total del intercambio entre los dos países, la Argentina apuesta a subir la escala de la relación con Brasi. Y aquí no hay espacio para la nostalgia sobre el PBI de cada país hace 100 o hace 50 años. Brasil está a punto de superar al Reino Unido en el ranking de las economías más poderosas del mundo y resulta que es el gran vecino de acá al lado. Pragmática, la Argentina actúa según esa realidad y se beneficia de ella tanto en términos económicos como políticos. Un ejemplo del último aspecto es el respaldo de la Celac al reclamo nacional de abrir negociaciones diplomáticas con el Reino Unido para recuperar las Malvinas.

Clave cuatro. Brasil y la Argentina no abandonaron a Venezuela ni como apuesta regional (centrada en el potencial energético de los venezolanos y en su rol creciente de puente entre Sudamérica y el Caribe) ni como apuesta política (Cristina y Dilma prodigaron gestos de cariño incluso personal a Chávez, que pelea con la biología y contra el tiempo para un eventual armado oficialista de cara a las elecciones).

Clave cinco. La euforia del presidente cubano Raúl Castro, que calificó a la Celac de la iniciativa más importante de los últimos 200 años, muestra otra cara del nuevo organismo. No reemplaza a la Organización de los Estados Americanos, que sí incluye a los Estados Unidos y tiene apartada a Cuba, pero sigue vaciando de contenido concreto a la OEA. Y, de paso, ofrece un paraguas de amplio espectro político para que Cuba pueda emprender una transición lo más ordenada posible desde la revolución hacia la construcción de un capitalismo mixto que no termine un buen día con una invasión de empresas inmobiliarias de Miami.

Clave seis. La Celac es otra forma más de reunirse y discutir en un mundo multipolar que se encuentra en plena reformulación. Los Estados Unidos, que aún son la única hiperpotencia militar, estos días respiran aliviados ante la caída del índice de desempleo al 8,6 por ciento, por debajo del 9 que parecía imposible de perforar. La Europa comunitaria discute ya sólo la medida en que cada país se reservará alguna cuota de soberanía ante la decisión alemana de convertirse en el gendarme fiscal de sus 27 socios, que así dejan de serlo para transformarse en pupilos. Beijing desacelera el crecimiento sin enfriarse mientras avanza en una sorda disputa naval, típica de la Guerra Fría, a ver quién predomina sobre quién en el Pacífico y el Mar de la China. Rusia hace lo propio con su marina en el Báltico. En ambas regiones está en juego no sólo el acceso a mercados, sino el control de riquezas naturales submarinas a explotarse en el futuro, desde petróleo y gas hasta yacimientos de oro.

Clave siete. En la multipolaridad hay instancias de construcción de poder regional nítido, como Unasur o el Nafta, y también instancias más débiles con objetivos menos permanentes, de composición más heterogénea o de conversión en foros de debate. Un ejemplo son los Brics, que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. No tienen un objetivo militar común, pero sí disputan juntos cuotas mayores de poder en el Fondo Monetario Internacional e intentan terciar en la crisis europea para evitar una caída brusca de la UE. Otro ejemplo, donde hoy se concentra la tensión de la discusión sobre los modelos internacionales de desarrollo, es el G-20, con presencia de dos latinoamericanos en sintonía (la Argentina y Brasil) y otro alineado con Washington, como México.

Clave ocho. México ya eligió el Nafta (fruto de una decisión política de integración con los Estados Unidos y a la vez consagración de una dependencia comercial y económica respecto del mercado norteamericano), pero un futuro gobierno del Partido Revolucionario Institucional que surja de una victoria eventual el 1ª de julio puede necesitar que a mano haya un foro donde retomar cierta dimensión simbólica de autonomía cultural respecto de su gran vecino. Esa perspectiva sería aún más acuciante si el presidente que suceda a Calderón, del conservador PAN, decidiera cambiar la actual estrategia de enfocar la lucha contra el narcotráfico como una guerra. El enfoque no es sólo intelectual: en México ya murieron más de 40 mil personas en los últimos cuatro años, el narcotráfico no se redujo y el contrabando de armas entre el sur de los Estados Unidos y el norte de México es tan fluido como la trata de inmigrantes.

Clave nueve. La Celac no surge como un organismo dirigido contra los Estados Unidos, y no podría hacerlo por la pluralidad de sus integrantes, pero la mera ausencia de Wa-shington es un indicio de que, siempre que los latinoamericanos eviten el delirio y se abs-

tengan de dar por extinguido el poder de los Estados Unidos, tienen un espacio de autonomía para construir instituciones como Unasur o el Consejo Sudamericano de Defensa.

Clave diez. Chávez no sólo estuvo hábil para utilizar la Celac como una forma de legitimación interna. No podría haber llegado a este punto sin haber desplegado en el Caribe, donde no todos los países son Cuba, Nicaragua o El Salvador, aun con todas las diferencias entre los tres, una diplomacia basada en el activismo que México dejó hace ya 20 años y en la provisión de petróleo más barato.

martin.granovsky@gmail.com

Fuente: Pág. 12

Gentileza: Lanchodebastos

ANA DIEGO: LA MEMORIA VIENE DEL CIELO


DE: NESTOR BORRI

A: Colectivo Ciudadanía



SER CONTEMPORÁNEO…

(...) De ahí que ser contemporáneos sea, ante todo, una cuestión de coraje: porque significa ser capaces no sólo de mantener la mirada fija en la sombra de la época, sino también percibir en esa sombra una luz que, dirigida hacia nosotros, se aleja infinitamente de nosotros. (...)

"En el firmamento que miramos de noche, las estrellas resplandecen rodeadas de una espesa tiniebla. Teniendo en cuenta que en el universo hay un número infinito de galaxias y de cuerpos luminosos, la sombra que vemos en el cielo es algo que, según los científicos, requiere una explicación. Me gustaría hablar ahora de la explicación que la astrofísica contemporánea da para esa sombra. En el universo en expansión las galaxias más remotas se alejan de nosotros a una velocidad tan grande que su luz no puede llegarnos. Lo que percibimos como la sombra del cielo es esa luz que viaja velocísima hacia nosotros y no obstante no puede alcanzarnos, porque las galaxias de las que proviene se alejan a una velocidad superior a la velocidad de la luz. Percibir en la oscuridad del presente esa luz que trata de alcanzarnos y no puede: eso significa ser contemporáneos. De ahí que ser contemporáneos sea, ante todo, una cuestión de coraje: porque significa ser capaces no sólo de mantener la mirada fija en la sombra de la época, sino también percibir en esa sombra una luz que, dirigida hacia nosotros, se aleja infinitamente de nosotros. Es decir: llegar puntuales a una cita a la que sólo es posible fallar..."

(Giorgio Agamben, ser contemporaneos)

NR: La Presidenta reivindicó la decisión de la Unión Astronómica Mundial de llamar "Anadiego" a un asteroide en homenaje a la estudiante de la Universidad de La Plata desaparecida en 1976, Ana Teresa Diego. "A lo mejor esta joven podría estar sentada donde estoy yo ahora", reflexionó CFK, y repasó un párrafo de su propio discurso de 2007: "Espero que en los cuatro años de mi mandato estos juicios que han demorado más de de 30 años en ser iniciados puedan ser terminados".


Gentileza: Karina Galo

CARTA DESDE MÉXICO: ESCRIBO PARA QUE SEPAN Y NO NOS DEJEN SOLOS




ESTA CARTA FUE ENVIADA POR VALENTINA, UNA DE LAS HIJAS DE NUESTRO COMPAÑERO MODESTO LÓPEZ, EXILIADO EN MÉXICO HACE MAS DE TREINTA AÑOS.

A los amigos de mis padres
A mis amigos
A Todos aquellos que alguna vez encontraron en México refugio.
A quien le importe


Les escribo esta carta con lágrimas en los ojos... con la vida llena de reclamos, de indignación, enojo, rabia y una tristeza muy onda que cada vez se instala más en la cotidianeidad de nuestros días.

Yo como algunos saben, soy hija de exiliados argentinos, mis padres como muchos de ustedes encontraron alguna vez en México no solo el refugio apremiante que necesitaban con vital urgencia, sino también un pueblo solidario, la amable sonrisa y apoyo que tanto requerían para comenzar a procesar y sanar, para seguir luchando.

Hoy es 2 de noviembre, día de muertos, esa fiesta tan bonita y popular para nosotros, pero este año es distinto... este año no tenemos espacio en los altares para colocar 50 mil asesinados.

No se ya como decirlo ni explicarlo... pero la verdad es que tenemos miedo, miedo de que el odio y la atrocidad terminen por devorar absolutamente todo incluida nuestra existencia. Este país escurre sangre y espanto por doquier. No podría enumerar todas las cosas brutales que hacen de esta afirmación un hecho, pero créanme que los mexicanos vivimos hoy el horror de muchas de las dictaduras que sus países conocieron. Tenemos miedo del olvido, de la sinrazón... aquí no hay leyes que valgan ya. El gobierno actúa igual que el narco porque también en muchas ocasiones actúan juntos, ya no se distingue. Nos están matando, nos desaparecen, la cantidad de presos políticos, la cantidad de testimonios de tortura, de entradas ilegales en medio de la noche a viviendas destrozando todo, ser mujer es un peligro, ser joven o estudiante también, ser periodista, obrero, ser pensante, crítico, decir simplemente "basta", es un riesgo en cada día.

Les escribo hoy porque al menos yo (y sé que muchos otros también) estoy desesperada. Hace unos años decía que yo no quiero repetir la historia de mis padres y mis abuelos, yo no quiero dejar mi país por decir lo que pienso, por quererlo y trabajarlo para que sea justo y digno, por salvar la vida. No por esas causas... y sin embargo hoy creo que no tenía idea de la dimensión de lo que decía porque nada de lo que pude imaginar se acercaba siquiera a la barbarie que han hecho con este país.

Les escribo para que sepan pero también para que no nos dejen solos, no nos olviden, repudien a los representantes de nuestro gobierno a donde vayan, son asesinos todos, son genocidas de su propio pueblo, son las bestias que nos devoran un pedazo cada día... no los dejen tranquilos a ellos, no nos dejen solos a nosotros...

Todo lo que digo es poco, comparado con lo que pasa, lo que se siente, lo que vivimos...sin embargo confío en que lo entienden perfectamente.

Valentina López
2 de noviembre de 2011, México D.F.


"Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance. Mande copias a sus amigos. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el Terror. Haga circular esta información".
RodolfoWalsh.


Gentileza: Red Latina Sin Fronteras

UN HECHO SECUNDARIO, QUE LA HISTORIOGRAFIA COLONIZADA DENOMINÓ "REBELIÓN DE LAS TRENZAS"


*Por Mónica Oporto


Rebelión en el regimiento de los orilleros (algo así como los "cabecitas negras" del futuro) es decir de los Patricios.

Un hecho secundario, que la historiografía colonizada denominó "rebelión de las trenzas” fue puesto en primer plano para encubrir una cuestión más profunda y fundamental. Diría Jauretche: se había puesto en movimiento la “máquina del silencio" para que, desde la superestructura cultural nos contaran otra historia...

Según Jauretche, como en otras oportunidades -antes y después- se había puesto en movimiento la "maquina del silencio", para que luego nos contaran otra historia...

El Regimiento de Patricios fue el cuerpo más grande y poderoso reclutado para la defensa de Buenos Aires. Estaba compuesto de 3 batallones integrados por nativos todos de la capital del virreinato. Cornelio Saavedra fue su primer jefe, respetado y respaldado por aquél cuerpo que se destacó con valentía en 1806 y 1807.

Pero el prestigio y respeto hacia este Regimiento se cimentó cuando en 1809 el Cabildo de Buenos Aires con el apoyo de cuerpos militares españoles, intentó reemplazar al Virrey Liniers por una junta de Gobierno encabezada por Martín de Álzaga. Saavedra, al frente a los Patricios y con otros cuerpos nativos le hicieron frente y aseguraron la autoridad del virrey. Unos meses después los Patricios tuvieron principalísima participación en los hechos de Mayo de 1810.


El Regimiento de Patricios, conformado por milicias populares -en aquellos días en que no estaba profesionalizado aún- fue un regimiento nacional, popular, democrático (elegían a sus jefes ) y revolucionario (participación en las invasiones inglesas y en el costado intensamente popular de la Revolución de Mayo)

El 29 de mayo, pocos días después de haber asumido la Primera Junta de Gobierno, se crearon los primeros regimientos de infantería de línea en base a batallones de Patricios. Se ponían las bases para el nacimiento del Ejército Argentino. Fracciones de estos regimientos participaron en expediciones libertadoras a la Banda Oriental.


Los Patricios, junto a los Blandengues de Artigas, lucharon por la Liberación de la Banda Oriental.
Intrigas y desavenencias por la conducción revolucionaria provocaron el alejamiento de Saavedra enviado a misiones que lo mantendrían alejado de la álgida situación en Buenos Aires. El centralismo porteño se adueñó de la situación, y produjo, en setiembre de 1811 el movimiento que desarticuló la Junta Grande –que incluía a representantes del interior- y concentró el poder en tres triunviros y un poderoso secretario: Bernardino Rivadavia.



Saavedra debe alejarse definitivamente, luego del incruento golpe de Estado del Triunvirato rivadaviano.
En noviembre se fusionaron los regimientos 1 y 2 de Patricios, y se nombró a un nuevo jefe: Manuel Belgrano. Era un acto desafiante, Belgrano tenía grandes diferencias políticas con Saavedra, que todavía gozaba de la lealtad y afecto de la tropa.

Belgrano, tal vez midiendo fuerzas frente a un Cuerpo que le era hostil, intentó marcar territorio y hacer valer su autoridad. Dispuso medidas que más que “disciplinar” provocaron un movimiento de dimensiones.
Los Patricios se caracterizaban por no ser “pelones”, es decir que, frente al resto de los cuerpos de milicia se distinguían por la “coleta” o trenza que reivindicaban como una tradición irrenunciable, motivo de orgullo del origen orillero (de los suburbios).

Pero no fue sólo la orden de cortar el pelo lo que ocasionó el movimiento falsa y malintencionadamente denominado “motín de las trenzas”. Ofenderíamos a los protagonistas de este importante hecho histórico si lo redujéramos así. Fue el advenimiento de los “cajetillas” al centro del poder lo que motivó el hecho político.



Advenimiento de los cajetillas porteños al centro del poder.

Rivadavia hizo una inteligente lectura política de la situación e intentó aislar a los Patricios del resto de los cuerpos de milicia en un intento por evitar que se propagara la rebelión, emitiendo el día 5 de diciembre una proclama que eclosionó la madrugada del 7 de diciembre en una verdadera revolución.

Desde el Cuartel de las Temporalidades cabos y sargentos se animaban a cuestionar el poder. Se trataba de suboficiales que habían participado heroicamente en la jornada del 25 de mayo de 1810. Comenzaron por expulsar a los oficiales del cuartel y pusieron piezas de artillería en las bocacalles de acceso, a la vez que pedían el cambio de gobierno: sustitución de Belgrano, anulación de la orden de cortar su pelo, pero fundamentalmente exigían el regreso de Saavedra y de Campana.

La represión no se hizo esperar. Conminaron a los insurrectos para que depusieran las armas pero los Patricios prefirieron caer con su cuartel antes que rendirse. La orden de ataque se dio a mediodía. Aunque el enfrentamiento duró poco mas de cuarto de hora costó 50 muertos. El escarmiento rivadaviano fue ejemplificador: once sargentos, cabos y soldados fueron fusilados y expuestos sus cuerpos a la vista de la ciudad durante varios días. Fueron ellos: Juan Ángel Colares, Domingo Acosta, Manuel Alfonso y José Enríquez, sargentos; Manuel Pintos y Agustín Quiñones, cabos; Agustín Castillo, Juan Herrera, Mariano Carmen y Ricardo Nonfres, soldados. Prisión para veinte –entre ellos el único oficial encontrado en el cuartel, un joven alférez- en Martín García. Los restantes cabos y sargentos fueron rebajados a soldados rasos con el recargo de seis años de servicios. Se disolvieron dos compañías de granaderos y una de artilleros, y al regimiento se le cambió de nombre y numeración. Desproporcionado castigo para lo que el poder hizo pasar como un simple reclamo por un corte de pelo…


Clásico cuadro del pintor español Goya: "Los fusilados" (del 3 de mayo español)

Después Rivadavia mandó iluminar la ciudad por tres días. Los iluminados habían impuesto su poder y festejaban y, de paso, expulsaban a los diputados del interior acusándolos de complicidad con el movimiento de los Patricios.

Gentileza: Prof. Daniel Chiarenza

LOS PUEBLOS LIBRES DE JOSÉ ARTIGAS


*Por Gabriel Fernández 

En sus memorias, don Pedro Ferré se lamentó de la inexistencia de imprentas en la Banda Oriental durante los primeros y borrascosos años revolucionarios. Con razonabilidad, sinceridad y bastante audacia, planteó que de conocerse las iniciativas federales de entonces, en lugar de difundirse únicamente la opinión de los dirigentes porteños, se llegaría a calificar a José Artigas como "el primer presidente argentino".

Bastante se diferencia esta lúcida observación de los continuos ditirambos que historiadores como Bartolomé Mitre arrojarían sobre la imagen del caudillo. La pluma liberal por excelencia llegó a considerar el artiguismo como una "confederación de mandones" cuya "acción disolvente aspiró (...) a dominar los destinos nacionales, con sus medios y sus propósitos".

De poco sirve redundar en una identificación demasiado transparente entre los dichos de Mitre y ciertos discursos de palpitante actualidad. Vale añadir que, por décadas, los vecinos decentes y principales de Montevideo y Buenos Aires emplearon una expresión sencilla, cargada, para definir el comportamiento del hombre díscolo del pueblo: "Más malo que Artigas".

Claro, con la disgregación americana y la creación de nuevas fronteras, Artigas pasó a ser prócer del Uruguay. Y a un prócer mejor no agredirlo, han pensado los poderosos de una y otra orilla. Pero, casualmente, ellos fueron sus enterradores, pues reivindicar a Artigas sin admitir el profundo contenido federal revolucionario de su fascinante irrupción en la política de las Provincias Unidas, es propio de tránsfugas y falsificadores. O, como los hubiera llamado el Jefe de los Orientales, de los "peores americanos".

Ahora bien, muchos de los proyectos y pronunciamientos federales del período que va de 1811 a 1829 han llegado a nosotros merced al esfuerzo de no pocos revisores que desdeñaron una historia inventada y comprendieron que el conocimiento de lo sucedido es necesario por dos grandes motivos: uno, porque el pasado habita entre nosotros, su oscuridad nos turba y su claridad nos permite avizorar nuevos horizontes; otro, porque quienes lucharon por su pueblo merecen el realce. Pese a tanta amargura, Ferré puede estar un poquito más tranquilo.

¿Por qué, pues, Artigas generó odios sin par? ¿Por qué fue acusado de traidor, bandolero, anarquista y montonero? ¿Por qué fue combatido con desesperación por triunviros y directoriales porteños, por monárquicos portugueses y realistas españoles? ¿Por qué los británicos, a través de Sarratea entre tantos, hicieron lo suyo para deshacerse de este hombre?

No es posible responder cabalmente a semejantes interrogantes en pocas líneas; pero si esbozar algunas claves: Artigas representó genuinamente a los criollos pobres, indios, mestizos y negros de la Banda Oriental, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santa Fe, y por un lapso menor de tiempo, Córdoba y La Rioja; impulsó la independencia a ultranza de las Provincias Unidas, rechazando aún en los peores momentos ofrecimientos seductores para resignar la autodeterminación ("Yo no soy vendible"). Combinó ese afán liberador con un republicanismo práctico que lo constituyó en verdadera síntesis de las experiencias democráticas europeas y comunitarias indígenas. Articuló, en la Liga de los Pueblos Libres, una Nación federal, democrática, participativa. Y, a diferencia de otros jefes litoraleños, revolucionó el esquema improductivo del latifundio al disponer en su Reglamento el reparto de tierras con el declarado objetivo de que "los más infelices sean los más privilegiados".

Hubo más razones, claro, pero con estas bastaron para que los comerciantes y los hacendados enloquecieran de temor y ardieran de odio. Razones suficientes, asimismo, para que el heroico pueblo oriental lo siguiera, abandonando todo, dispuesto a enfrentar a quien fuera, extrayendo de su seno una autoconciencia magnífica.

En el año que se inicia se cumplirán 199 años de una de las elaboraciones políticas nacional populares más profundas que podamos recordar en nuestra región: el Congreso Oriental de Peñarol. Allí, Artigas desplegó buena parte de su ideario, brindando una auténtica lección revolucionaria a los envanecidos dirigentes centralistas, tan cerca de la intriga, tan lejos de las aspiraciones que latían en el subsuelo de la patria.

Por entonces, se preparaba en Buenos Aires la Asamblea del Año XIII. Asamblea que debatió acerca de todo, menos sobre lo más importante: la Declaración de la Independencia, la Constitución y los acuciantes problemas económicos. Justamente los asuntos estimados trascendentes por muchos federales.

Antes de Peñarol, Artigas y sus lugartenientes fueron recabando las opiniones del paisanaje, pueblo por pueblo, zona por zona; esto les permitió arribar al encuentro con una noción clara de las aspiraciones populares. Esta indagatoria derivó en las Instrucciones que el Congreso Oriental brindó a sus diputados en la Asamblea.

Instrucciones direccionadas, y cómo, hacia la autodeterminación popular y la soberanía: se destacaban la negativa a una ruptura con las otras provincias, con las cuales debían entenderse a través de pactos y no de sumisión, como era la pretensión centralista; se promovía para el resto de los distritos un sistema de representación equivalente al empleado en la Banda, para garantizar el derecho popular; y sobre todo, se exigía la Declaración de la Independencia absoluta de estas colonias.

Es preciso valorar la importancia de estas premisas: el Congreso Oriental de Peñarol remarcó el establecimiento de la libertad civil, la fórmula independencia y república y la formación de una confederación. Artigas desconfiaba de la sanción de una Constitución sin la definición de una estructura republicana; los proyectos que, dejando de lado intereses e imperativos nacionales y populares se desplazaron hacia la ligazón dependiente con otros países, justificaban plenamente esa preocupación.

Las facciones del gobierno central ya estaban inclinadas sobre algunas de esas posibilidades, y aunque podían tolerar ciertas demandas, la radicalidad del planteo oriental fue demasiado. El 1 de junio de 1813, la Asamblea en Buenos Aires sesionó secretamente para impedir el ingreso de la delegación artiguista a las deliberaciones. Y así fue que personajes fugaces y livianos ocuparon el centro de la escena, mientras las figuras más sólidas del momento fueron desplazadas.

Pero aquél 5 de abril, el Caudillo dijo cosas que atravesaron la historia y se mantienen vivaces, profundas, dignas de ser nuevamente consideradas: "Ciudadanos: los pueblos deben ser libres. Su carácter debe ser su único objeto y formar el motivo de su celo"

"Por desgracia va a contar tres años nuestra revolución y aún falta salvaguardar el derecho popular. Toda clases de precaución debe prodigarse cuando se trata de fijar nuestro destino. Es muy veleidosa la probidad de los hombres: sólo el freno de la Constitución puede afirmarla."

"La energía es el recurso de las almas grandes. No hay un sólo golpe de energía que no sea marcado con un laurel. ¡Qué gloria no habéis adquirido ostentando esa virtud! Orientales: visitad las cenizas de nuestros conciudadanos. ¡Que ellos, desde lo hondo de sus sepulcros, no nos amenacen con la verguenza de una sangre que vertieron para hacerla servir a nuestra grandeza!"

Hoy, no es malgastar el tiempo releer las Instrucciones y las palabras de Artigas. Los más infelices siguen bregando por ver el sueño federal concretado, se llame como se llame en la actualidad. Los vecinos decentes y principales siguen impulsando proyectos autoritarios y dependientes. Pero los años no deshacen la memoria; tampoco la oscurecerán en los tiempos venideros con respecto a la historia que construimos en nuestro presente.

La evocación razonada puede hacer que el Jefe galope todavia por el suve territorio acuchillado. Y alumbre con su voz, la oscuridad.


*GF / Director La Señal Medios

4 de diciembre de 2011

LA COCINA DE LA LEY


El proceso de incidencia en la elaboración de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en Argentina


Presentamos la versión PDF del libro de Néstor Busso y Diego Jaimes (compiladores)

*Por Daniel Di Giacinti
La lucha contra la colonización cultural que anunció reiteradamente nuestra presidenta nos estimula a analizar cómo el peronismo puede acompañar y promover una forma de participación política diferenciada de los sofismas liberales que le permita delinear una alternativa revolucionaria.


Agradecemos especialmente a Pedro Lanteri,
director de la Voz de las Madres (AM 530).



La Cocina de la ley nos revela el largo recorrido realizado por las personas y agrupaciones políticas que participaron del proceso que culminó con la sanción legislativa de la ley 26.552. Un relato que nos describe el esfuerzo de un diversificado conjunto de sectores populares, que rescatan las formas participativas que el peronismo motorizó a través de su larga historia de luchas.


Fue evidente el esfuerzo permanente de Juan Perón por construir una forma de participación diferenciada en el ciudadano argentino. En el primer gobierno lanzó junto con el Segundo Plan Quinquenal en el año 1952 las Organizaciones Libres del Pueblo, y en su tercer gobierno mientras luchaba contra su propia vida que se extinguía, propuso una Reforma Constitucional con un basamento de participación popular en el Consejo para el Proyecto Nacional. Conjuntamente presentó como actualización doctrinaria de ese momento El Modelo Argentino donde convocaba a su pueblo a definir y crear una identidad social común para construir la comunidad soñada por todos.

Perón planteaba que la liberación nacional dependía de la maduración cultural del pueblo en función de lograr crecientes grados de solidaridades comunitarias: primero a nivel social y luego nacional.
El aspecto más revolucionario de su propuesta fue la forma de lograr una identidad fuera de las ideologías abstractas que hasta ese momento habían reglado la normas de convivencia política donde una clase ilustrada o profesional resolvía los problemas políticos de la comunidad, y el pueblo podía con su elección (cuando se le era otorgada) propiciar el camino adecuado.

Perón había comprendido que la revolución de los medios de información masiva así como la evolución tecnológica, imponía un cambio sustancial en los grados de complejidad de las relaciones culturales así como un crecimiento geométrico de los eventos y conflictos de las comunidades sumado a un aceleramiento de los procesos socio-políticos.

La maduración colectiva de la comunidad si quería seguir brindando una respuesta adecuada a la conflictividad creciente no podría ya sustentarse con la actividad política propuesta por el liberalismo o el marxismo dogmático. Si los pueblos querían liberase deberían encontrar una forma de participación distinta que permitiera a la comunidad madurar culturalmente a la misma velocidad que la evolución de los acontecimientos político-culturales imponía.


Era evidente que circunscribir la participación popular solamente a la elección de representantes acotaba esta actividad ciudadana promoviendo un hombre que cada día miraría mas hacia sí mismo y se aislaría de la complejidad palpitante de la realidad.

Suplantando las lógicas acciones solidarias hacia su comunidad por un materialismo competitivo que elevaría sus aristas hedonistas este camino promovería una suicida carrera hacia un individualismo creciente que enfrentaría a los hombres con sus hermanos y a unas naciones contra otras.
Este proceso también condenaría a las Instituciones políticas a una burocratización e inmovilidad que provocaría su caída en el consenso común, con su incierta consecuencia: la falta de autoridad y por ende de poder.

Hoy ante la crisis financiera mundial es evidente el rechazo de la comunidades a las Instituciones políticas que se han quedado huérfanas de decisión y poder para enfrentar a las corporaciones económicas internacionales. Estas sí han logrado mantener una sofisticación adecuada de sus estructuras con la formación acelerada de sus cuadros de conducción, para seguir a la evolución cultural en defensa de sus intereses privados.

Para lograr una maduración similar en las Comunidades el principal problema residía en romper la relación vertical y unidireccional existente entre las dirigencias y los pueblos. Los Estados se transformaron en protagonistas únicos, mientras los pueblos eran espectadores lejanos de los acontecimientos.

Esta relación se sostenía en base a una identidad de tipo ideológica o filosófica abstracta y predefinida tomada por las dirigencias que eran las que decidían por el pueblo. Situación lógica de las épocas donde las masas se caracterizaban por su falta de información e incultura.

Perón desarrollaría un sistema de identidad política distinto que permitiría el libre albedrío ciudadano en la creación y elaboración de las normas que regirían y transformarían a su comunidad, manteniendo una identidad común con características firmes y diferenciadas.

Propondría la organización política de la comunidad para que juntos, dirigentes y pueblo fueran conformando en una acción creativa permanente la nación donde desearan vivir. No habría ideologías preelaboradas ni objetivos abstractos a alcanzar. La identidad ideológica de esa lucha sería también una construcción permanente que dejaba las teorizaciones como síntesis de esa praxis contínua y como una consecuencia de la acción transformadora de esa experiencia comunitaria.

Para ordenar el proceso y poder institucionalizarlo orgánicamente decidió brindarle una identidad ideológica a través de principios que permitirían un visión común sobre la realidad así como también una tabla de valores aplicada a la acción política.

Un pueblo con principios doctrinarios afines tendría una visión común sobre la realidad y sus problemáticas, lo que lo llevaría a tener una unidad conceptual y una identidad común en un proceso de autodeterminación comunitaria. Esta identidad tendría una diversidad amplia para respetar los distintos acentos de los distintos sectores sociales que la conforman, pero ese conjunto se movería como un bloque unido con valores diferenciados y propios que permitirían un rumbo definido y una acción liberadora.

La identidad ideológica del peronismo se manifestaría entonces como una construcción común y permanente en un proceso de transformación donde pueblo y dirigentes tendrían una misma valoración sobre los procesos políticos. Esta valoración fue sintetizada por el Gral. Perón el 17 de octubre de 1950 en Las 20 Verdades Peronistas.

La lucha revolucionaria del peronismo se concentró en brindar a su pueblo esa visión común, para generar un subconciente colectivo que se transforme en el reaseguro de la liberación nacional. Toda la acción del gobierno peronista, sus logros, sus fiestas, sus emprendimientos, eran utilizados para reafirmar lo principios doctrinarios sintetizados en las tres banderas del justicialismo: justicia social, independencia económica y soberanía política.

Este adoctrinamiento popular es lo que permitiría la participación ampliada que el gobierno justicialista promovió desde el gobierno. Su forma de hacer política tendrá expresiones diferenciadas con una movilización popular que no era instigada como en los viejos partidos políticos de la democracia liberal solamente ante los eventos comiciales, sino que se mantenía en términos crecientes y masivos acompañando todas las acciones de gobierno.




A las clásicas convocatorias populares del 1 de mayo y el 17 de octubre se sumarían los acontecimientos políticos como la nacionalización de los ferrocarriles, la reforma constitucional, la declaración de la independencia económica, el lanzamiento de sus planes quinquenales así como también las inauguraciones de las grandes obras de la Fundación Eva Perón.

Esta profundización democrática además ampliaría por tres el padrón electoral incorporando a la mujer, los territorios nacionales y los suboficiales del ejército. Incorporaría además a la mujer en la acción política incluyéndola en las legislaturas al igual que los obreros. La argentina viviría una verdadera conmoción política que grabaría en la mística popular la movilización permanente y la participación activa como ejes fundamentales de la política de liberación.


A pesar de esto el adoctrinamiento popular justicialista no pudo proyectarse en acciones institucionales que permitieran el comienzo de un proceso de autodeterminación comunitaria para definir un nuevo Modelo de país. Lamentablemente la propuesta de Perón no fue comprendida ni en los 50 ni en los 70.

Sin embargo el Hombre Nuevo que anunció se iría afirmando con el correr de los años ante la explosión de los medios de comunicación de masas, que multiplicaron su capacidad informativa geométricamente, sumando a ello la extraordinaria revolución cultural de Internet, con su interconectividad planetaria instantánea.

Hoy es absolutamente natural ver la participación popular en decisiones políticas que van desde la formulación de alternativas económicas hasta el abordaje de cuestiones de política exterior, o los proyectos de reformas constitucionales nacionales o provinciales.

Hoy, los pueblos naturalmente van superando las formas de participación política, acentuando el agotamiento de las estructuras participativas demoliberales.

El sentido orgánico institucional para la participación comunitaria, que estaba ausente durante los inicios del peronismo, es en el presente una evidencia que presiona sobre las derruidas estructuras del demoliberalismo. La democracia burguesa no sabe cómo enfrentar la enorme ansia participativa de los pueblos. Al no encontrar un cauce ordenado a sus nuevas potencialidades, los pueblos expresan su impotencia con un repudio sobre las corroídas dirigencias partidocráticas del liberalismo, que se hunden en un descrédito generalizado.

El extraordinario crecimiento de las redes sociales de Internet demuestra la necesidad del hombre de verse reflejado en algún ámbito orgánico institucional donde pueda sentirse expresado, más allá del papel consumista al que lo condena el Estado fáustico demoliberal. A las acciones de participación masiva, como plebiscitos y referéndums, se han sumado las herramientas de medición de opinión, que permiten evaluar los consensos comunitarios.

La visión valorativa sobre la realidad en común del pueblo es lo que permite al peronismo ampliar los marcos de participación masiva en cada una de las acciones de transformación política que encara. Es una actitud revolucionaria que se enfrenta con la acción política de la democracia liberal que promueve el individualismo egoísta del capitalismo donde el ciudadano vota y consume encerrado en una actitud competitiva y hedonista. Este enfrentamiento de carácter cultural es la madre de todas las batallas.


No basta solamente con un buen gobierno (como el que tenemos) para ir consolidando las estructuras políticas que rompan el entramado de intereses de las corporaciones neoliberales que buscan nuestra colonización. Es necesario promover una nueva actitud ciudadana que trascienda la elección de representantes y se comprometa con la definición de políticas de vayan brindando una nueva identidad a nuestro pueblo.

Esta nueva etapa histórica del peronismo está signada por la actitud de un grupo de patriotas que pateó el tablero de la administración sumisa que le venía ofreciendo el establishment corporativo para jugar a la democracia en un marco de dependencia colonial. Su actitud valiente y decidida frente a las fuerzas de la dependencia comenzó a abrir los espacios políticos donde las fuerzas populares pueden desplegar sus nuevas experiencias participativas.

El esfuerzo de los compañeros que llevaron adelante la lucha por la Ley de Medios, demostró que ese basamento subcociente y revolucionario del pueblo argentino sólo necesita de estímulos y esfuerzos para ponerse en marcha y transformarse en una herramienta poderosa contra el colonialismo cultural que nos somete.

La democracia popular que queremos construir debe ser congruente con las potencialidades actuales de participación. Si queremos que el Estado tenga la autoridad necesaria para generar un poder revolucionario que nos libere, se debe democratizar la toma de decisiones políticas, para que sean realizadas por el conjunto de la comunidad y no sólo por sus dirigentes.

Será en esa búsqueda que el pueblo y el Movimiento Nacional podrán reactualizar las herramientas que el Líder dejó como herencia, para articular la nueva democracia popular que permitirá nuestra liberación definitiva.

Porque Perón estaba convencido de que hay un fatalismo histórico en el futuro de la Argentina. Un destino marcado por la inquebrantable voluntad de su pueblo y su historia, escrita con el deseo, la voluntad y la heroicidad de nuestros mártires, que nos alumbran el camino.


Gentileza de: Fundación Villa Manuelita