Seguidores

11 de julio de 2010

CARTA DE NESTOR KIRCHNER A MOV. SOCIALES Y EL 9 DE JULIO 2010



Compañeras, compañeros. Querida militancia:

En este 9 de julio, quiero hacerles llegar mi saludo y también algunas reflexiones. Sé que están realizando muchos actos en todo el país.

Cuando asumí en el 2003, el país estaba en llamas. En el infierno. Viviendo lo que había quedado de la Argentina de las privatizaciones y la destrucción del aparato productivo. Infierno que resultaba un paraíso para la oligarquía y las corporaciones económicas criollas y extranjeras que en medio de la crisis amasaban colosales riquezas en su exclusivo beneficio. Eran los años del Estado mínimo, ausente, totalmente al servicio de los más poderosos.

Aquel fin de siglo que había estallado en el 2001 materializaba, una vez más en nuestra historia, la hegemonía de los intereses contrarios a la Patria y al pueblo. En la larga lucha entre esas dos Argentinas que expresan intereses y proyectos tan opuestos, los ’90 fueron años en que enormes sectores de la sociedad se quedaron lisa y llanamente sin trabajo, sin educación, sin salud, sin sus tierras, y muchos sin siquiera el pan para sus hijos. Millones de personas fueron expulsadas de la sociedad, privadas de su condición de ciudadanos.

Hoy la realidad está cambiando. Sabemos que muchos todavía no encuentran trabajo. Y muchos son los conflictos sociales, económicos y políticos que persisten, que hablan de otros tantos derechos sin satisfacer. En la lucha entre los dos proyectos de Nación (“entre las dos rutas de mayo”), todavía no hemos completado la batalla, aún no hemos resuelto la definitiva independencia. Pero es indudable que estamos avanzando en la dirección correcta, en el camino que nos enseñaron nuestros próceres.

En 1816, nuestros primeros patriotas firmaron un Acta de la Independencia que terminó con la colonia española. San Martín, Belgrano, Castelli y otros, encabezaron la organización de nuestros primeros ejércitos. Junto a los pueblos del Río de la Plata lucharon para liberarnos y formar nuestros propios gobiernos. Pero esa obra no está terminada, se haya inconclusa.

El General Perón llegó a firmar un Acta de la Independencia Económica, habiendo hecho grande la Patria, desarrollado la economía y satisfaciendo derechos y necesidades a nuestro pueblo trabajador. Pero los grandes grupos concentrados y algunas potencias extranjeras controlaron a los gobiernos o estimularon los golpes de Estado para frenar toda política que tendiera hacia una verdadera y durable independencia. En definitiva, estamos buscando todavía la soberanía económica y hacia ese lugar vamos.

En todo lo largo de nuestra historia como nación, salvo breves perìodos o situaciones excepcionales en que se dio prioridad a los intereses nacionales y populares, el modelo de acumulación estuvo signado, en lo principal, por su “tributo” a la oligarquía, a los grupos concentrados y a las casas matrices de las multinacionales. El grueso de los beneficios, en lugar de ser reinvertidos en la producción nacional, fue trasladado al extranjero en concepto de “royaltys”, intereses, libres transferencias de ganancias, o simplemente como fuga de capitales.

Por eso el 9 de julio es una oportunidad para proponernos ser más decididos en la lucha de hoy. Tenemos que seguir distribuyendo las riquezas. Aunque a algunos no les guste, estamos convencidos de que quienes más tienen deben aportar a que nuestro pueblo trabajador tenga el otro cincuenta por ciento de lo que se produce en el País (50 y 50).

Necesitamos muchos predicadores. Los convoco a reiterar los tres deseos de la Presidenta en su brindis del pasado 25 de mayo: “Por la Patria, por el pueblo y por la lealtad a la Patria y al pueblo”.

Los convoco a prometer, junto a la Presidenta, tal como ella lo hizo el reciente 20 de junio, día de la bandera nacional: “a seguir marchando, porque falta construir más bienestar, más educación, más salud, y tengan la certeza que jamás voy a traicionar la defensa irrestricta de los intereses del pueblo y la nación”.

Néstor Kirchner
-- 


Compañeras, compañeros. Querida militancia:

En este 9 de julio, quiero hacerles llegar mi saludo y también algunas reflexiones. Sé que están realizando muchos actos en todo el país.

Cuando asumí en el 2003, el país estaba en llamas. En el infierno. Viviendo lo que había quedado de la Argentina de las privatizaciones y la destrucción del aparato productivo. Infierno que resultaba un paraíso para la oligarquía y las corporaciones económicas criollas y extranjeras que en medio de la crisis amasaban colosales riquezas en su exclusivo beneficio. Eran los años del Estado mínimo, ausente, totalmente al servicio de los más poderosos.

Aquel fin de siglo que había estallado en el 2001 materializaba, una vez más en nuestra historia, la hegemonía de los intereses contrarios a la Patria y al pueblo. En la larga lucha entre esas dos Argentinas que expresan intereses y proyectos tan opuestos, los ’90 fueron años en que enormes sectores de la sociedad se quedaron lisa y llanamente sin trabajo, sin educación, sin salud, sin sus tierras, y muchos sin siquiera el pan para sus hijos. Millones de personas fueron expulsadas de la sociedad, privadas de su condición de ciudadanos.

Hoy la realidad está cambiando. Sabemos que muchos todavía no encuentran trabajo. Y muchos son los conflictos sociales, económicos y políticos que persisten, que hablan de otros tantos derechos sin satisfacer. En la lucha entre los dos proyectos de Nación (“entre las dos rutas de mayo”), todavía no hemos completado la batalla, aún no hemos resuelto la definitiva independencia. Pero es indudable que estamos avanzando en la dirección correcta, en el camino que nos enseñaron nuestros próceres.

En 1816, nuestros primeros patriotas firmaron un Acta de la Independencia que terminó con la colonia española. San Martín, Belgrano, Castelli y otros, encabezaron la organización de nuestros primeros ejércitos. Junto a los pueblos del Río de la Plata lucharon para liberarnos y formar nuestros propios gobiernos. Pero esa obra no está terminada, se haya inconclusa.

El General Perón llegó a firmar un Acta de la Independencia Económica, habiendo hecho grande la Patria, desarrollado la economía y satisfaciendo derechos y necesidades a nuestro pueblo trabajador. Pero los grandes grupos concentrados y algunas potencias extranjeras controlaron a los gobiernos o estimularon los golpes de Estado para frenar toda política que tendiera hacia una verdadera y durable independencia. En definitiva, estamos buscando todavía la soberanía económica y hacia ese lugar vamos.

En todo lo largo de nuestra historia como nación, salvo breves perìodos o situaciones excepcionales en que se dio prioridad a los intereses nacionales y populares, el modelo de acumulación estuvo signado, en lo principal, por su “tributo” a la oligarquía, a los grupos concentrados y a las casas matrices de las multinacionales. El grueso de los beneficios, en lugar de ser reinvertidos en la producción nacional, fue trasladado al extranjero en concepto de “royaltys”, intereses, libres transferencias de ganancias, o simplemente como fuga de capitales.

Por eso el 9 de julio es una oportunidad para proponernos ser más decididos en la lucha de hoy. Tenemos que seguir distribuyendo las riquezas. Aunque a algunos no les guste, estamos convencidos de que quienes más tienen deben aportar a que nuestro pueblo trabajador tenga el otro cincuenta por ciento de lo que se produce en el País (50 y 50).

Necesitamos muchos predicadores. Los convoco a reiterar los tres deseos de la Presidenta en su brindis del pasado 25 de mayo: “Por la Patria, por el pueblo y por la lealtad a la Patria y al pueblo”.

Los convoco a prometer, junto a la Presidenta, tal como ella lo hizo el reciente 20 de junio, día de la bandera nacional: “a seguir marchando, porque falta construir más bienestar, más educación, más salud, y tengan la certeza que jamás voy a traicionar la defensa irrestricta de los intereses del pueblo y la nación”.

Néstor Kirchner
-- 

EL PERONISMO MOGÓLICO DE GUARDIA DE HIERRO


*Por Lic. Pablo Adrian Vázquez

Desde la frase desafiante de Miguel Bonasso calificándolos de “mogólicos” en uno de sus libros hasta las calificaciones de “troskos” en los ’60, “fascistas” en los ‘70, “guardiamarinas” en los ’80, “mesiánicos” en los ‘90 o simplemente “derechistas”, los guardianes tuvieron y tiene que acarrear con prejuicios desde el sector académico que no los considera como objeto de estudio y desde cierto sector de la militancia que aún los estigmatiza. El estudio sobre los grupos peronistas surgidos luego de 1955 se centró, mayormente, en Montoneros y agrupamientos afines. Recién en estos años hay un ávido interés por investigar el origen y accionar de Guardia de Hierro.

Algo de historia

En el proceso de reorganización peronista durante la proscripción un grupo de la Juventud Peronista decidió ostentar una identidad propia dentro del Comando Nacional Peronista. En una reunión de café por 1961 Gurioli, Ainseinstein, Ambrosoni y Alvarez, al elegir como nombre Guardia de Hierro sellaron una identidad y un destino a su futura organización de centralidad en el Peronismo.5 Entre algunos hechos de su historia los guardianes participaron, en los ’60, del Congreso de la Juventud en Montevideo y se enfrentaron a Pablo Vicente, ex delegado de Perón. Luego se acercaron a Bernardo Alberte, nuevo delegado de Perón, quien los autorizó a publicar un texto desde su frente
universitario, diferenciándose en su accionar del resto de los grupos peronistas, siendo caracterizados dentro del movimiento tanto de “troskos” como de “fachos”.

En su encuentro con Perón de 1967 se delineó la centralidad guardiana, ya que el líder justicialista los persuadió de no participar en la lucha armada - pensaban entrenarse en Argelia - y que debían conformar la “retaguardia ambiental”, a través del trabajo social de base barrial por células para multiplicar los simpatizantes de la causa peronista. Según Alejandro Pandra: “El propio Perón nos sacó en los 60 de los pelos de la lucha armada y nos dio la misión de "retaguardia estratégica". Desde entonces intentamos convertirnos en un estado mayor fiel al conductor, un "cuerpo de centro" del movimiento, muy ligados a la base y al pueblo. Después de la muerte de Perón, en que la "orga" se disolvió, intentamos interpretar siempre la situación según la concepción y doctrina peronista”.

Bajo el liderazgo de Álvarez, Guardia tuvo una afluencia de cuadros y militantes de diversos sectores, desde el cristianismo hasta la izquierda, pasando por la ortodoxia peronista, lo cual los llevó a intentar una síntesis ideológica dentro del pensamiento peroniano. En su Informe Histórico de 1967, aprobado por el propio General, retomaron las líneas históricas del campo nacional aunque sin ceñirse al revisionismo rosista. De igual forma sus análisis y exploración de la realidad política fue una constante en G. de
H, dada su obsesión por recabar información y elaborar hipótesis.

Primeramente como Mesa del Trasvasamiento - integrada por Dardo Cabo, Roberto Grabois y el propio Álvarez – y, más tarde, se dio inicio a la conformación de la Organización Única del Trasvasamiento Generacional (OUTG) en 1972. Allí se sumaron la Liga Humanista de Julio Bárbaro (grupo cristiano universitario), y del Frente Estudiantil Nacional (FEN), liderado por Roberto “Pajarito” Grabois (de importante gravitación en la izquierda universitaria). Pandra refirió que: “La OUTG la conformaron GH, FEN, el grupo Reconquista de Salta, la Fanet de Tucumán y el Humanismo de Córdoba de Chiche Gatica. No hubo documento ni salió en ninguna publicación. Fue una reunión secreta, según las prácticas habituales de la época”.

Dichos grupos, en apariencias, tuvieron un proceso previo de acercamiento al peronismo. Roberto Maffeis afirmó: “yo comencé a militar en el FEN en 1968 en la universidad, pero en 1971 ya me encuentra militando en barrios en pleno proceso de unidad. El acto que referís (la formación de la OUTG) es solo un formalidad casi, el proceso es anterior e incluye la peronización del FEN, un fenómeno digno de destacar. El resultado es la OUTG, Organización Única del Trasvasamiento Generacional, herramienta que al igual que antes Guardia, se pone al servicio y a las órdenes de Perón, durante un proceso ya anunciado por él mismo”.

En su desarrollo como organización tuvieron varios frentes: el Frente Barrial, de trabajo directo con la base; las Mesas de Mujeres, para el agrupamiento del sector femenino; la
Juventud Secundaria Peronista, para encuadrar a los estudiantes secundarios; el FEN, fusionando con la Organización Universitaria Peronista (FEN – OUP), para el activismo en las facultades; y las Brigadas de la JP, para incorporar a los jóvenes a nivel territorial.
“La organización interna estaba diagramada en: frentes, niveles de conducción, defensa, Estado Mayor (…) donde la idea operativa en el territorio y el frente principal era el barrial”, sostuvo Maffeis.

Su organización fue verticalista y cuasi militarizada, ya que existieron brigadistas, jefe de brigada, miembro de comando, jefe de comando local, jefe de seccional, etc. Su trabajo más fuerte, en apariencias, fue con la base peronista de los sectores humildes. Jorge Alberto “Beto” Pérez refirió: “Me acuerdo que me engancho con una movilización. Uno de los que me empuja a integrarme había sido compañero mío del colegio. Al otro día estaba en mi casa, hablándome… Cuando lograban comunicarse con uno que les decía: “Hola, que tal”, al otro día ya te enganchaban… Había una definición de la época que decía que “tirabas una red y levantabas”.
No existió un uniforme obligatorio, aunque por el retorno de Perón se ordenó que vistiesen camisa blanca, pantalón, zapatos y brazalete negro. Armando “Tito” Fiscarelli confió que: “Para la movilización por el 20 de junio de 1973 (…) fuimos con pantalón negro, camisa blanca y brazaletes negros que decían J. P. B (Juventud Peronista Brigadas)”. Años más tarde se impulsó el uso de uniforme miliciano color pardo con cinturón cruzado junto al brazalete con la inscripción “Aquí se aprende a amar a Perón” para el grupo de juventud renombrado Guardia de Hierro, hecho que generó algunas discrepancias y deserciones.

Su mayor arma fue el adoctrinamiento, a través de la lectura de los discursos y escritos de Perón y a través de la película “Actualización política y doctrinaria para la toma del Poder” del Grupo Cine Liberación de Fernando Solanas y Octavio Gettino. A eso lo acompañaba el trabajo comunitario, la acción barrila, el ir “puerta a puerta” con material de Perón, con alguna cinta de audio, invitar a una mateada, y “sumar” a la persona a futuras reuniones cual grupo evangélico.

El FEN tuvo su órgano de difusión, el “Periódico del FEN”, sumándose a la labor de “Guardia de Hierro”, como publicación de militancia; “Trinchera de la Juventud Peronista”, dirigida por Alejandro Quintana, lanzada a partir de 1973, como el órgano oficial de las Brigadas; “Ser Peronista” del Instituto Doctrinario de G. de H; o las publicaciones, discos y cassettes que sobre Perón y Evita se realizaron desde Ediciones de la Reconstrucción. Mientras que desde el Instituto Carrillo y la revista “Hechos e Ideas” dirigida por Amelia Podetti desde 1974, sirvió para aglutinar a los intelectuales. Pablo Hernández afirmó que: “esto lo destacó hasta Feinman, era muy difícil rebatir a los guardianes en su visión sobre Hegel y otras cuestiones filosóficas”.
Tras el triunfo en la interna del PJ capitalino, la reunión de las juventudes peronistas en la Federación de Box de 1972 signó la tensión entre Guardia y la Tendencia, siendo la unificación un triunfo de los segundos en detrimento de Álvarez. Los “retornos” de Perón movilizaron a los guardianes, quienes llevaron una oración de Álvarez donde se diferenciaban del Frente Rojo (los montos y los troskos) y el Frente Negro (el C. de O, la CNU, López Rega y Osinde). La vuelta de Perón y el tercer gobierno significó el mayor crecimiento de Guardia a nivel de militancia y superestructural, por el ingreso de concejales, legisladores, diputados y funcionarios de la organización. Pero, tras la muerte del viejo Líder el 1º de julio de 1974, Álvarez disuelve formalmente la organización con la excusa de haber concluido G. de H. con su misión, provocando desconcierto y confusión en todos los cuadros.

Después de su autodisolución

Igualmente parte de su “Estado Mayor” y dirigencia intermedia intentó readaptarse sea en su apoyo a Isabel Perón, con la Marina vía Massera o en su relación con la Iglesia. Tras el golpe de 1976 los guardianes quedaron de hecho coordinados, según el texto de Terruera, por el Capitán (RE) de Marina Carlos Bruzzone, resguardando a su militancia de la represión, aunque no se evitó tener militantes desaparecidos. En ese clima Alejandro Álvarez fue al exilio en Europa. Además se estrecharon las relaciones con la Iglesia y los Jesuitas, sobretodo por la Universidad del Salvador, y se planteó desarrollar un partido al estilo del Solidaridad polaco y adherir a las posturas de Juan Pablo II.

Su rumbo en las últimas décadas se mixtura en docenas de grupos, intentos de fusiones efímeras participación en las internas partidarias en los ’80 y un corrimiento a la veta académica, política y/o religiosa.
Los primeros pasos de Osvaldo Deglaue en Guardia fueron explicitados así: “Me encuadro en el Frente Barrial, de simple militante paso a jefe de grupo, y de allí a jefe de comando. Nuestra zona era San José, Témperley, Lomas (…). Nuestro objetivo era el trabajo territorial y la formación de cuadros, sobretodo como relevos de lo que se iba a venir para terminar con el desgobierno alfonsinista y de la Coordinadora.  Nos formaban con los libros de Perón, cosas de San Cayetano. Recuerdo mucho – por mi origen – el tema del libro verde del coronel Kadaffi, temas sobre la resistencia palestina, que eso el gallego le daba mucha bola, la cuestión de Malvinas, a (Leopoldo) Marechal con (su libro) Megafón o la guerra… También con el diario Tercera Posición, luego salieron cuadernillos, la que salíamos a vender por Lomas y por las estaciones. Laburámos mucho con la película de Pino (Solanas) y con un reportaje que periodistas franceses hacen a Perón donde hablaba de recuperar al hombre y los valores como base de la recuperación nacional. Con películas nacionales del momento, con películas sobre temas de lucha y sacrificio, se hacían debates. Ahora me acuerdo que laburamos mucho con La Misión, por la entrega de esos hombres que sentíamos como propia. Pasamos tanto en Super 8 como en videos. A eso le sumamos las pintadas, la volanteadas y el contacto con el vecino. Las pintadas eran consignas peronistas: “Volveremos”, por Malvinas y contra Alfonsín que nos desmalvinizó, con Caputo y la Coordinadora; “2 de Abril”, por el “retorno de los restos de Rosas”; y nuestra preferida: “Volveremos cuando seamos capaces de llegar al corazón del hombre”, que fue la que nos identificó. Nosotros pintábamos como “Comunidad Organizada”, que era nuestro nombre zonal, aunque no se podía tener nombre según Guardia, pero es que elegimos para identificarnos entre los compañeros”.

Actualmente los ex guardianes podrían agruparse en tres sectores. El primero es integrado por políticos profesionales, cuadros técnicos, armadores políticos, referentes de organización o posibles candidatos a ocupar cargos. El segundo grupo son aquellos cuadros medios dedicados aún al trabajo barrial e institucional, donde equilibran charlas doctrinarias con desarrollo intelectual y análisis de la realidad. Y una tercera vertiente es la religiosa, que se encuentra orientada por Álvarez en la Orden de María del Rosario de San Nicolás, Asociación Privada de Fieles Laicos de la Iglesia Católica, la cual es la patrona de los “guardianes”. A estos últimos se une la idea del desarrollo de comunidades autónomas en el interior y plantearse el retiro de la vida ordinaria para resguardar “al hombre y sus valores” de la actual “decadencia” argentina.

Recientemente se estrecharon lazos de entendimiento político con el oficialismo, junto al sostén explícito de Alejandro Álvarez. Dicha sumatoria parece contradecir la evolución del armado político del kirchnerismo, donde la afluencia de cuadros identificados con la ortodoxia sindical (Juventud Sindical Peronista, 62 Organizaciones) y la centralidad peronista (Comando de Organización, Encuadramiento o Guardia de Hierro) fue escasa. Sólo se puede encontrar los acercamientos al kircherismo de Julio Bárbaro presidiendo el COMFER en la presidencia de Néstor Kirchner; José Luis Gioja actual gobernador de la provincia de San Juan; Juan Carlos Gioja, hermano del gobernador sanjuanino, diputado nacional; Julián Licastro asesor en el Ministerio de Defensa; y Alejandro Álvarez (h) en Jefatura de Gabinete de Ministros como asesor. El apoyo de grupos cercanos a G. de H. como el sector universitario de la Federación de Juventudes Argentinas liderada por Alejandro Álvarez (h), y los integrantes de Malón que conformaron el MP 20 y luego se fusionaron en el Movimiento Evita; éstos, actualmente liderados por Marcelo Koening, se reagruparon en la Casa Cultural del Peronismo Revolucionario y en la Revista Oveja Negra.

Actualmente los propios integrantes de G. de H. se autodefinen como: “una escuela de cuadros, con fuerte trabajo territorial (nuestro frente principal), y correspondencia con la conducción de Perón” y “una organización con una fuerte identidad comunitaria, donde fuimos leales a Perón y defendimos la doctrina, donde lo esencial es el centrismo, ya que en nuestra postura ortodoxa buscábamos ponernos en el centro del dispositivo, entre las alas derecha e izquierda del movimiento, éramos centristas porque operabamos en el
centro del movimiento”.

Aún los peronistas que no fueron de Guardia como José Rubén Sentis reconoce que: “(Guardia de Hierro) tiene que ver con la formación de cuadros. Con el sentido y la comprensión que para el peronismo tiene la conducción. Y una verticalidad hacia Perón muy firme. Eran tiempos de la Revolución Cubana, el maoísmo, la lucha armada, el Tercer Mundo. Nada de esa influencia le fue ajena. Creo que GH hizo el esfuerzo para fijar la doctrina peronista como una ideología al separarla de la izquierda y la derecha sin caer en el falangismo u otra variante europea. Esto molesto a muchos compañeros. A los de izquierda por que implicaba una crítica, y la derecha pues mostraba su naturaleza primitiva, y los sindicalistas por que le disputaba la primogenitura. Y formaron lazos tan fuertes entre ellos en los afectos y en la idea que aún se habla de G. de H. como una organización existente. Eso de por sí justifica cualquier trabajo de comprensión de su proceso”.

A modo de conclusión

Alejandro Alvarez, en un reportaje reciente, afirmó: “Es un momento va a ver que tomar decisiones firmes y despejar la mentira de la hipocresía, que reinan en el ámbito político. Creería yo que el despejarlo tiene que ir acompañado de una política que también tienda a despejar los equívocos populares. El gobierno lo que ha hecho a partir del conflicto de la 125, no fue una pelea con el campo, fue una mentira organizada para esconder su verdadera naturaleza, fue una pelea de los pueblos, una pelea federal (…) Veo que hay una toma de conciencia del gobierno, pero no saben lo que sigue, porque nunca fueron peronistas, porque estaban en el peronismo como estaban en un hotel de vacaciones, y descubrieron que no era así, que para ser peronista de verdad hay que combatir, y salieron a combatir… Ha ido cambiando esto, de hacer un giro que al gobierno le ha permitido estar mas cerca del peronismo “subsistente” no al peronismo “oficial”, el peronismo oficial no existe… es otro verso como la Mesa de Enlace. Este señor Duhalde y estos tipos son una sarta de vagos y sarta de ladrones que lo que han querido es aprovechar una situación que ellos creyeron que habían creado ellos…”.

De esta forma sus palabras serían el reflejo de un análisis donde el gobierno “ahora” es peronista y como tales son merecedores del apoyo de Alvarez que aún guía a la Orden y a algunos ex guardianes.
Guardia de Hierro aún convoca a la polémica y la discusión, ya que si bien se analiza actualmente como una organización política que devino en un grupo religioso, es mucho más complejo su estudio. En base a hechos políticos menores, como el apoyo político de un referente y un grupo de poca significación electoral pero que tuvo un pasado destacable, se puede estudiar identidades y procesos políticos, a la vez de marcan tensiones y replanteos de su accionar político.

La relación amor / odio de muchos guardianes con la organización y con su líder, queda en algunos caso  superado por el reflejo de su vida personal y su actividad militante. Al margen de posiciones políticas particulares, los guardianes aún son referentes de militancia real y analistas severos de la realidad política. Quizás una definición crítica sea que G. de H: “Fue una escuela de vida que me ayudó a formarme y a formar cuadros para recuperar al hombre y los valores, tal como me pidió mi conductor el general Perón, a través del triunfo del peronismo. Fuimos la infantería con el trabajo territorial para que surgiese el hombre nuevo en base a una fuerte mística. Pero terminó en una secta de extraños y esclarecidos que alejaban a los compañeros de una verdadera mística revolucionaria como tuvo la compañera Evita”.
Todavía queda mucho que decir y estudiar sobre ellos y su identidad.

Bibliografía sugerida:

- TARRUELLA, Alejandro, Guardia de Hierro. De Perón a Kirchner, Bs. As, Sudamericana, 2005.
- POZZI, Pablo A. y PÉREZ CERVIÑO, Ariel, Entrevista a Guardia de Hierro, incluida en http://www.galeon.com/elortiba/pdf/Entrevista_a_Guardia_de_Hierro.pdf
- ANCHOU, Ángeles, Guardianas, las mujeres de Guardia de Hierro, Buenos Aires, UBA e Imago Mundi, 2007.
- CUCCHETTI, Humberto, Religión y política en Argentina: trayectorias peronistas entre el catolicismo y un linaje de conversión católica en trayectorias justicialistas, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Debates, 30/03/2007, publicado en http://nuevomundo.revues.org/index3847. y  htmlhttp://revistazoom.com.ar/articulo2039.tml
- VAZQUEZ, Pablo, La Legión de San Miguel Arcángel de Rumania. ¿Partido Fascista u Orden Monástico – militar? Origen y desarrollo, Su influencia en Argentina, incluido en VI Jornadas Nacionales de Historia Moderna y Contemporánea, 1º Foro Internacional, Universidad Nacional de Luján, septiembre 2008, (edición CD Rom).
- VAZQUEZ, Pablo, Tiburones insaciables. La militancia de Guardia de Hierro durante los años 70 y 80 en el recuerdo de sus cuadros de Lomas de Zamora, en IX Encuentro Nacional y III Encuentro Internacional de Los usos de la memoria y la historia oral, UBA e Instituto Histórico Bs. As, octubre 2009 (edición CD Rom).
- VAZQUEZ, Pablo, Guardia de Hierro: Origen, desarrollo, autodisolución y resurrección, incluido en V Jornadas sobre Historia Reciente, Universidad Nacional de Gral. Sarmiento, junio 2010, (edición CD Rom).
- Colección Revista Hechos e Ideas,  período 74 - 75,  y años ’90 hasta el presente.

Sitios web:

DILEMA IMPOSTERGABLE: SER A LA IZQUIERDA DE LA REACCIÓN O PARTICIPAR DENTRO DE UN PROYECTO NACIONAL Y POPULAR

*Por Raúl Isman

          “Braden o Perón”
Clásica frase de campaña
ilustrando de modo casi atemporal el dilema
contenido en el título

La frase inserta a modo de epígrafe ilustra de modo contundente las opciones que deben afrontar los hombres y mujeres puestos a desarrollar actividades políticas en la Argentina posmoderna. Por otra parte,  los seres humanos- en su vida social o individual- no pueden si no aprender a través de los errores cometidos. Salvo claro que hablemos de ciertas fuerzas políticas que, una y otra vez, incurren en las mismas fallas, errores o desviaciones. Es que todos sin dudas participamos del mismo juego de ensayo y error. Pero tal vez existieran individuos que, como la perdiz, incurren sistemáticamente en las mismas equivocaciones. Pero no será a ellos que destinaremos nuestro análisis si no a ciertas configuraciones partidarias que semejan a las citadas perdices por repetir continua y sistemátcaimente los mismos horrorosos errores. 

El panorama político argentino sigue mostrando la centralidad política de los Kirchner condiciendo el único proceso progresista (realmente) factible. Fue el escritor argentino quien dijo- en una nota en La Nación del 14 de abril del 2010- que son la máxima izquierda tolerable en una sociedad con fuertes bolsones de reaccionarismo. Pero para despejar aún mas toda duda acerca de semejante evidencia, el poder económico- causante y beneficiario principal de las carencias y sufrimientos populares- se halla en bloque o por segmentos enfrentado con el gobierno nacional. Y muy especialmente el destacamento massmediático de los sectores poderosos que, al decir del investigador Emir Sader, constituye un verdadero ejército de ocupación en favor de las fuerzas de la reacción. Sea por medio de los misiles del bloque agrario o por acción del grupo de tareas devaluacionista todos embisten contra el modelo puesto en práctica por el matrimonio gobernante. Tal vez suene demasiado simplista, pero a nuestro entender resulta incuestionable que frente a semejante constelación de fuerzas derechosas, la única opción que cabe desarrollar a un partido, agrupación, organización social o simple militante es cerrarle el paso a la reacción. En la opinión de quien garabatea estas notas el elenco gobernante llena con creces las exigencias de un programa mínimo favorable a las fuerzas populares. Pero para quines disienten con las aseveraciones precedentes y consideran que las perspectiva K es insuficiente no puede pasar desapercibido que el primer deber consiste en evitar que avance la derecha. Lo cual, por cierto, no se logra aliándose con los representantes políticos del poder económico concentrado. Es que de tal modo, nadie puede hacer nada mínimamente progresista para alcanzar lo que, sin dudas, falta en el proyecto gobernante en la actualidad.

Dichas estas palabras que contextualizan los ejes centrales de la actualidad argentina veremos dos modos opuestos en que se configuran y oponen las posiciones de las diversas fuerzas progresistas, nacionales, populares y de izquierdas.

La franja más acertada en su orientación impulsa una orientación consistente en acordar con el gobierno nacional y apoyar sus orientaciones más progresistas, diferenciándose de las más cuestionables y manteniendo la autonomía en la construcción política. El diputado Moronense Martín Sabatella es uno de los más conocidos dirigentes en el citado bloque; en el cual también se hallan Carlos Heller, lo poco que queda en el mejor radicalismo, los sectores más lúcidos del partido Socialista o el Partido Comunista. Puede decirse que casi todo el citado espacio proviene de los grandes partidos históricos (autodenominados) obreros o de la descomposición de la U.C.R, y han sabido leer autocríticamente los errores más graves en el pasado de las citadas fuerzas. Nunca está demás decir que por causa de un errado diagnóstico del peronismo primigenio- consistente en confundir un movimiento de raigambre nacional y popular en un país periférico con el nazifascismo- el P.C y el P.C. se alejaron irremediablemente por décadas de todo mínimo contacto con los trabajadores. Es decir, las diversas fuerzas que militan en este bloque supieron hacer la autocrítica de su pasado y afirman de modo concreto que el único modo de favoreces las perspectivas nacionales y populares reside en contener los mejores logros del gobierno e ir por más; tal como ha dicho Sabatella en varias ocasiones. En la franja completamente opuesta se encuentran Proyecto Sur, la mayoría del Partido Socialista y otras fuerzas de izquierda. Este último rubro no lo comentaremos habida cuenta de su atávico raquitismo político. Es que fuerzas como el Movimiento Socialista de los Trabajadores (M.:S.T.) no pueden aportarle al pueblo argentino absolutamente nada, salvo un poster de su dirigente Vilma Ripoll para asustar a los niños; bajo amenaza que la destemplada y vociferante enfermera les realizará un enema en caso de que se nieguen a ingerir las sopas maternas. Acerca de Proyecto Sur nos remitimos a artículos publicados con anterioridad; por ejemplo el siguiente
De modo que nos limitaremos en lo que resta del presente artículo a analizar brevemente la conducción socialista en manos del Senador Rubén Giustinian y del gobernador de Santa Fé, Hermes “la esfinge litoraleña” Binner, que están conduciendo al partido a la condición de rostro o barniz progresista de la coalición reaccionaria que pugna por lograr la restauración conservadora. Por cierto que aliarse con el PRO, la U.C.R., Clarín y las patronales agrario-sojeras no parece el camino adecuado para lograr el bienestar popular. Con el agregado que las deudas que el conjunto de la “oposición” mantienen con el poder económco-madiático condicionan toda posibilidad para favorcer al pueblo, en caso de ganar el gobierno en el turno 2011. De tal modo los socialistas terminan amontonados con fuerzas que presionan simultáneamente por medidas que implican fuertes inversiones estatales; al tiempo que pugnan por desfinanciar los presupuestos públicos. La irresponsabilidad e hipocresía de los citados conglomerados los lleva a impulsar una ley incremento jubilatorio; cuando fueron en el gobierno los causantes de rebajas en el magro haber de los pasivos. Es preciso dejar sola a la derecha cuando dice (De Narvaez) que los argentinos deben mantener su costumbre de alimentarse con carne, mientras son simples esbirros de las patronales agrarias; es decir, solidarios con el llamado campo. En rigor, la verdadera esencia de casi todos los conflictos entre campo y ciudad ( no sólo en la Argentina) reside en que las cámaras patronales camperas desean vender lo más caro posible sus producciones y el interés urbano reide precisamente sn lo opuesto. Nunca está demás recordar que el dirigente garca-sojero Alfredo De Angeli dijo con todas letras que el lomo debía costar 80 pesos, guarismo que por fortuna dos años después dista de haberse alcanzado en carnicerías, autoservicios y supermercados. Y sería bueno que si la oligarquía lo lograse no fuera con la complicidad de los socialistas. Varias son las preguntas que deben realizarse las fuerzas progresistas si no desean ser el mascarón de proa “izquierdista” de los más connotados enemigos del pueblo. Pero la principal reside, en nuestra opinión, en si vale la pena mantener el gobierno en la provincia de Santa Fe a costa de mantener la alianza con una fuerza putrefacta como la U.C.R.,(y varios de sus subproductos) dirigida por una caterva de filibusteros políticos al servicio de los peores interese antinacionales y antipopulares. La foto de Giustinia con los Rodriguez Saa y Chiches Duhalde no es para exhibir con orgullo en el living de la casa. O pertenecer a una coalición en la que se les da espacios mas que relevantes a archiprobados golpistas, comoRicardo Buryaile. Los modos destemplados y gorilas de Elisa Carrió sirven para alentar propósitos destituyentes, pero no ayudan a construir la unidad popular. Los vómitos lingüísticos delirantes y plenos de neoliberalismo de Margarita Stolbizer pueden ser útiles para sumar algunos sufragios en localidades pequeñas de la provincia de Buenos Aires; pero jamás aportarán para edificar un conglomerado político y social que bregue por el bienestar para los desposeídos..

De modo que queda expuesto el dilema que afrontan las fuerzas progresistas, nacionales, populares y de izquierda. Los Kirchner encabezan un proyecto interesante y que es percibido como el enemigo principal por la derecha económica, social, política, cultural y massmediática. Si no se desea sumarse al citado proyecto, la única orientación progresista reside en construir desde afuera, autónomamente, pero no en contra del gobierno nacional.  Quienes, parados desde una supuesta posición progresista ahistorico y autorreferencial, ayudaren a la restauración conservadora podrán rescatar la gobernación de una provincia. Pero se aseguran al menos medio siglo de alejamiento de las necesidades y el sentir de las masas populares. Tal es el dilema que enfrentamos en las elecciones del año próximo Se pueden seguir distintos ejemplos, pero de las perdices es el menos aconsejable.

*Docente. Escritor.
Columnista del Noticiero televisivo
Señal de Noticias.
Colaborador habitual del
periódico Socialista “el Ideal”
Director de la revista
Electrónica Redacción popular.
raulisman@yahoo.com.ar

OTRA MIRADA. LA SOBERANÍA NO ESTA EN LA LÍNEA DE CUATRO

Equívocos e ignorancias en el periodismo que apoya 
acríticamente a Maradona

Por Gabriel Fernández *

La derrota de la Seleccion Nacional dejó evidenciado un aspecto sobre el cual hicimos hincapié reiteradas veces en La Señal: el fútbol es un juego real, y aunque canalice emociones, intereses y proyectos, se plasma en un terreno, con jugadores, árbitros y entrenadores como protagonistas.

Básicamente quiero cuestionar la defensa cerrada que se hizo del planteo táctico de Diego Armando Maradona, y de sus convocatorias, identificando a quienes decían que faltaban laterales y que la línea de cuatro estaba mal armada con los que aprovechaban cualquier circunstancia para condenarlo, para atacar al gobierno y para golpear sobre Fútbol para Todos y la Ley de Medios.

En los últimos tiempos, especialmente desde el programa televisivo 6 7 8, pero también desde muchos núcleos militantes, surgieron decenas de personas que sin saber absolutamente nada de fútbol decían al aire que el asunto pasaba por la buena onda, el aliento, la motivación, la confianza y, de algún modo el Deseo en el triunfo argentino.

En secuencias injustas y arbitrarias, identificaron cualquier objeción táctica con gorilismo, como si el deporte llamado fútbol no tuviera sus propias lógicas, su sentido, su técnica. Como si se pudiera jugar sólo con "espíritu patriótico".

En una ocasión, en nuestro programa radial, ironicé cruelmente sobre el técnico televisivo de Atlas (ascenso argentino) que consideraba que todo era motivación, y que sin brindar una línea de juego, resumía su charla técnica en alaridos sorprendentes que aturdían a sus jugadores.

Y si el gran Maradona no es comparable, de todos modos vale la precisión: ningún grito, ningún incentivo genuino, ninguna motivación emocional, relevan el trabajo de pelota parada, la colocación de los marcadores, el escalonamiento defensivo, la decisión de marcar a presión o entrar en zona cuando los delanteros rivales lo ameriten. Tampoco releva la necesidad de conocer las variantes de ritmo para transformar según el partido, la región del mediocampo de lugar de tránsito en lento pantano.

Todos esos datos, entre tantos otros, se pueden modificar de partido a partido aun cuando el equipo no cambie su línea ofensiva.
Y como colofón, vale indicar que carece de sentido improvisar puestos con jugadores que conocen una posición determinada desde hace 15 años aproximadamente.

Por eso apoyamos el planteo ante Uruguay en las eliminatorias, y el planteo ante Corea del Sur, en el Mundial; pero nos preocupamos cuando vimos, ante México, que más allá de la victoria no había variantes.
Ahora bien: cuando Maradona fue interrogado en la conferencia de prensa por el obvio desnivel entre defensa y ataque, respondió mal, sugiriéndole al periodista que se presente ante la AFA como técnico con sus proyectos.

Pero una cosa es decir chupala al gorilismo y a quienes lo atacaron a priori, y otro es decirlo a quien hace un atinado comentario táctico, evidente y despojado de doble intencionalidad.
Aprender es importante. Para eso hay que entender que la vida no es blanco y negro aunque algunas personas se jacten de su "personalidad" por definir todo de ese modo. La única verdad, es la realidad.
Lejos de apremiar a Maradona, debemos indicar: el espíritu ofensivo de la Selección Nacional y la convocatoria de delanteros fue un gran acierto del técnico que merece reconocerse y continuar. el mediocampo fue gris porque faltó un armador que abriera perspectivas para esa línea de ataque y aprovechara seriamente los tiros libres. La defensa estuvo mal convocada, mal alineada y su sistema tactico fue el mismo ante Grecia y ante Alemania, lo cual es un disparate. El arquero estuvo bien escogido, pero el ordenarle desde el cuerpo técnico que rechace siempre con los puños, se lo transformó en inseguro cuando su fuerte es la seguridad.

En suma, el balance es 50 y 50, y por lo tanto la Argentina quedó a medio camino.
No está tan mal. Maradona puede seguir aprendiendo, es un técnico novel. Pero nosotros debemos aprender, también, de los errores que genera el exitismo acrítico.
La defensa a ultranza que se ha hecho del sistema táctico de Maradona en las últimas horas, cerrando filas como si se tratara de defender la política latinoamericana o alguna razón de Estado, es un dislate superior a la defensa de la Selección y un ataque a nuestra inteligencia, aunque también a nuestra pasión futbolera.
Queremos realmente a Maradona.

Pero como sucede con los seres queridos, no pensamos que todo lo hace está bien.
La reducción del análisis futbolístico a un ramplón "Vamos Argentina" transformó a una parte del periodismo argentino en hinchas con micrófono. Y le permitió a los malintencionados decir "¿Vieron, son autistas?"
El fútbol es el juego más lindo que el hombre ha inventado. Tiene una lógica propia: los de izquierda o los de derecha no ganan por su posición conceptual. Para ganar, aunque haya una cuota de azar, es preciso jugar bien al fútbol. Integralmente.

No se juega como se vive. Se puede hacer el mal, en cualquier sentido, y jugar bien.
Creo que Maradona puede seguir al frente de la Selección. Es probable que en el futuro esta tendencia ofensiva nos brinde grandes satisfacciones.
Pero deberá comprometerse a aprender, a consultar, a escuchar.
Porque nadie sabe todo.
Ni D10S.
Como hemos visto.

*GF/ Director La Señal Medios