Seguidores

1 de marzo de 2009

EL GOBIERNO ENVIARÁ AL CONGRESO LA REFORMA DE LA LEY DE RADIODIFUSIÓN



 Al abrir las sesiones legislativas, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que enviará al Congreso todos aquellos instrumentos que "las épocas exigen", como la reforma de la Ley de Radiodifusión, a la que calificó que es "una vieja deuda de la democracia".

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció hoy en el Congreso Nacional que tener calidad institucional "no significa que los opositores voten o piensen igual que el gobierno nacional, sino que respalden aquellas cosas que mejoran la situación". 

"Cuando lleguemos a eso alcanzaremos la verdadera calidad institucional", dijo Cristina, quien adelantó que el gobierno continuará adoptando medidas "proactivas" y enviará al Congreso todos aquellos instrumentos que "las épocas exigen", como la reforma de la Ley de Radiodifusión, que es "una vieja deuda de la democracia". (Sic Télam)

PREMIO NACIONAL DE PERIODISMO DE TÉLAM


"Salvador Allende y el golpe de Estado de 1973", realizado por jóvenes de La Plata, obtuvo el reconocimiento que otorga la agencia Télam. El segundo premio fue para un programa sobre un pintor discapacitado producido por marplatenses.

Un documental sobre la experiencia en Chile de Salvador Allende realizado por jóvenes de La Plata y un programa sobre un pintor discapacitado producido por periodistas marplatenses obtuvieron hoy el Premio Nacional de Periodismo que otorga por segundo año consecutivo la agencia Télam.

El jurado -integrado por Martín Granovsky, presidente de la agencia; Sergio Fernández Novoa, vicepresidente; y Gonzalo Carbajal, gerente de Comunicación Audiovisual- dictaminó que el primer premio sea para el documental "Salvador Allende y el golpe de Estado de 1973", cuyo director es Diego Slagter, y el segundo premio para una programa especial del ciclo de cable "Quiero verte bien", cuyo autor es Marcos Folgar.

"El trabajo intenta mostrar la realidad de Salvador Allende desde otra perspectiva, con una búsqueda más literaria, hablando desde el corazón, y mostrarle al mundo todo lo que significó Allende no sólo para Chile sino para todos los pueblos oprimidos", explicó Slagter en diálogo con Télam.

"La idea es reinterpretar todo y volver a las discusiones antiguas y rescribirlas para el siglo XXI", subrayó.

Por su parte, Folgar comentó a Télam que junto con su compañera, Sabrina, realizaron un programa especial de su ciclo de cable, el cual está hace tres años al aire en un canal de Mar del Plata.

"’Quiero verte bien’ es un doble juego de palabras porque el programa cuenta historias de vida de personas con discapacidad pero desde un lado positivo, que trabajan, estudian, etcétera. Y digo doble porque yo soy el conductor y soy ciego, entonces es por eso el título", agregó.

El programa presentado por Folgar para el premio de Télam es la historia de vida de un pintor con parálisis cerebral que pinta con la boca, y es uno de los 700 pintores sin manos del mundo.

En el Día del Periodista del año pasado, Télam realizó la convocatoria para la presentación de los trabajos que quisieran concursar, bajo la condición de ser un material inédito y que respete las características multimediales utilizables para páginas web, y estipuló que el primer premio sería dotado con 15 mil pesos.

El primer premio del 2007 lo ganó José García, un cordobés de 28 años, por su obra "Abuelas, 30 años buscándote", que fue proyectado en la sede del Congreso de Estados Unidos y está a disposición de todos los medios e instituciones que quieran reproducirlo libremente.

La palabra de los ganadores 


"Espero que esto abra más espacios de debate"

El joven periodista Diego Slagter, ganador de la segunda edición del Premio Nacional de Periodismo que otorgó la agencia Télam, se manifestó muy emocionado por el galardón y expresó su deseo de que con él se abran "más puertas para encontrar más espacios de difusión y de debate".

"Sabemos que América Latina y la Argentina necesitan de este tipo de debates, de un desarrollo más holístico pensando también en lo que pasa en otros países", aseveró.

Slagter fue el director periodístico del documental "Salvador Allende y el golpe de estado de 1973", el cual realizó junto a un grupo de amigos periodistas de La Plata.

"El
trabajo intenta mostrar la realidad de Salvador Allende desde otra perspectiva, con una búsqueda más literaria, hablando desde el corazón, y mostrarle al mundo todo lo que significó Allende no sólo para Chile sino para todos los pueblos oprimidos", explicó en diálogo con Télam.

"La idea es reinterpretar todo y volver a las discusiones antiguas y rescribirlas para el siglo XXI", subrayó.

El ganador destacó que el documental se realizó "a pulmón", desde su proyecto comunicacional Al Dorso, al que define como un "espacio de militante social" Además, expresó su satisfacción de que con los 15 mil pesos del premio podrá continuar con su nuevo proyecto, la campaña "La deuda externa mata". "A veces -dijo- se hace muy difícil en periodismo (la difusión), y esto demuestra que hay posibilidades cuando uno busca y se esfuerza".

El jurado -integrado por Martín Granovsky, presidente de la agencia; Sergio Fernández Novoa, vicepresidente; y Gonzalo Carbajal, gerente de Comunicación Audiovisual- dictaminó que el primer premio sea para el documental "Salvador Allende y el golpe de Estado de 1973", y el segundo premio para una programa especial del ciclo de cable "Quiero verte bien", cuyo autor es Marcos Folgar.


"Nos rompimos el alma para lograr premios como este"

El periodista Marcos Folgar, ganador del segundo premio de la última edición del Premio Nacional de Periodismo que otorgó la agencia Télam, expresó su satisfacción por recibir el galardón y afirmó que "más allá de la plata, sobre todo importa el reconocimiento al trabajo, es un indicador que vamos por buen camino".

El periodista marplatense, junto con su compañera Sabrina, son los realizadores de "Quiero verte bien", un ciclo de cable que se emite hace tres años en Mar del Plata, y realizaron un programa especial para participar del premio que otorgó Télam.

"’Quiero verte bien’ es un doble juego de palabras porque el programa cuenta historias de vida de personas con discapacidad pero desde un lado positivo, que trabajan, estudian, etc. Y digo doble porque yo soy el conductor y soy ciego, entonces es por eso el título", agregó.

El programa presentado por Folgar para el premio de Télam es la historia de vida de un pintor con parálisis cerebral que pinta con la boca, y es uno de los 700 pintores sin manos del mundo.

"Es muy emocionante el premio por el esfuerzo, el sacrificio. Somos sólo nosotros dos, hacemos absolutamente todo, es un microemprendimiento periodístico. Nos rompemos el alma para lograr premios como este, que gratifican", subrayó.

El jurado -integrado por Martín Granovsky, presidente de la agencia; Sergio Fernández Novoa, vicepresidente; y Gonzalo Carbajal, gerente de Comunicación Audiovisual- dictaminó que el primer premio sea para el documental "Salvador Allende y el golpe de Estado de 1973", y el segundo premio para "Quiero verte bien".(Sic Télam)

HACERSE LOS DISTRAIDOS



*Por Pedro Valci

Hacerse los distraídos,  deporte nacional  mas practicado, con algunas excepciones, hace más de 8 meses que se cumple a rajatabla con la publicación de todos los actos de gobierno, la Presidenta ha puesto ante los ojos de todos, las obras y actos que ha realizado en cada rincón del País, incluso de sus actividades externas. Vaya maravilla los in-comunicadores la han puesto en escena como el pronostico del tiempo sin comentarios y usando el sistema flash informativo, en lo cotidiano siguen las quejas y los repetidores de clarinete ó crinicote o la hoja 12 , donde se aplica el discurso de inducir a lo perverso y dramático.

No he leído en ninguna de sus paginas, su reconocimiento a que durante décadas con los pantalones en la mano, ensalzaban al imperio yanqui y sus recetas, no se han todavía ….y creo que nunca lo harán….retractado de su óptimos consejos entreguistas y ni hablemos de los encumbrados economistas, que gastaron todas las tintas y los minutos de tv, dando esplendidas explicaciones de su madre patria.

Ante este nuevo ESTADO, fuerte y protector, al que los pobres debemos defender, porque …..Simplemente dice “redistribución de la riqueza” y acá vale una aclaración que sea con EQUIDAD,  y porque  esta con nosotros, por eso los “grandes” o súbditos del imperio atacan….decía José Pablo Feinmann…”¡ La clase media es increíble! Se levantan económicamente y se vuelven fascistas. Ahora se creen primer mundistas y blancos y quieren que les saquen a los negros de encima”… a todo esto tampoco ve esa clase media la inescrupulosa acción del capanga vacuno que se llevo puesta la mesa del desenlace, cumpliendo con la premisa de la lógica terrateniente. ¿Esta es la ética del Partido Rural?

Y además  el vociferante arrendador  tomo un banco, porque le gusta la cámara… y promete mas, ¿ y cuando fue lo del corralito donde estaba?....muchachos no tienen en cuenta que ahora existe Internet y su amo esta imitando las políticas de Cristina, ¿ que alguien les avise? ….del mendocino aguado ya no se habla y la señora obesa se quedo sin lugar en la derecha. El cabezón sigue en la alquimia, mientras algunos muchachos se van del Frente, haciéndonos un gran favor al pasar a ser en la historia del Movimiento Nacional y Popular; los roedores que se van .

La militancia no descansa, aunque “algunos”  que cobran no hagan un carajo, y todos los días esta al frente defendiendo a este PROYECTO, seria bueno que empecemos a desalojar a los que cobran para jugar a los distraídos….decía el General …”Todos hablan de que fuerzas foráneas e interiores trabajan por crear trabas a la decisión tomada, pero pocos se ponen al servicio en defensa de esa buena causa, y en ello no hablo de los opositores sino muy especialmente de los propios “….”algunos, por mala intención, sirven a la perturbación; otros, lo hacen como idiotas útiles, pero muchos son los que a sabiendas, sirven a interese que no son los del Pais”… (disc. Julio 12 de 1974).

Latinoamérica esta de pie y avanza, por suerte, acá en la Argentina tenemos que dar todavía una batalla mas, ayer la derecha tenia uniforme y nos robo las utopia de 30.000 compañera y compañeros, hoy esa derecha tiene cara y pretende volver a cometer los mismos crímenes, usando de escudo a la clase media. Clase que nunca supo defender los intereses legítimos del Pueblo Argentino, que acciona de esa vil manera porque quiere ser clase alta, un mundo que aspira, todavía no se entero que es burguesía sudaca.

ENTREVISTA A CARLOS MUJICA




Revista 7 Días, Junio de 1972. 

Un cura se confiesa 

Fue muchas veces señalado como un sacerdote subversivo. Sin embargo, Carlos Mugica (el polémico capellán porteño) cree respetar los mandatos de Cristo y descerraja sus iras contra -las jerarquías clericales comprometidas con el dinero, el privilegio y el desorden establecido en todo el país.  
Es una ráfaga implacable, un martilleo de palabras, la lúcida coherencia que se transmite eléctricamente al gesto en esa permanente y reconcentrada actitud del que amenaza con violentar todos los esquemas -un dogma, una religión, una filosofía- pero repentinamente cede y adopta posiciones expectantes. Rubio, de ojos azules, pulóver de cuello alto y pantalones negros, no parece un sacerdote; sólo los libros que trepan por las paredes de su departamento de un ambiente, 
en el barrio de Palermo, en Buenos Aires, denuncian la presencia de un miembro de la Iglesia Católica. 


Es que Carlos Mugica (39, profesor de teología en las facultades de Economía, Ciencias Políticas y Derecho de la Universidad del Salvador y capellán de la parroquia San Francisco Solano, en Villa Luro), a diferencia de la nueva corriente de sacerdotes católicos, prefiere ignorar ese halo paternalista, el status privilegiado que la sociedad se empecina en otorgarle, para dar de sí -espontáneamente, sin premeditación- la imagen de lo que cree ser: simplemente un hombre común, con toda la riqueza y las limitaciones de los seres humanos; a lo sumo, siente quizá con más profundidad que sus hermanos -palabra habitual en su vocabulario- una problemática responsabilidad, ser también mensajero de sus conflictos. 
Pero esa humildad -que se refleja inflexivamente en su manera de vivir- no le posibilitó soslayar una creciente popularidad alrededor de su figura. Lo publicaron así sus declaraciones por radio y televisión (-El socialismo-espetó en una de las emisiones del programa Tiempo Nuevo, dirigido por Bernardo Neustadt, en Canal11-es el régimen que menos contraría la moral cristiana"); lo sacaron del anonimato pronunciamientos tales como el que barbotó cuando Arturo Illia fue elegido presidente de la Nación: -Hoy es un día triste para el país -dijo Mujica el 12 de octubre de 1963-, una parte importante del pueblo argentino ha sido marginado de los comicios y será dirigido por un hombre a quien sólo votó el 18 por ciento de los electores. 
El fogoso sacerdote reconoce que fue arduo el camino recorrido para que pudiera recalar, finalmente, en esas posiciones, no extremas -defiende- sino coherentes con la actual actitud de un grupo relevante de obispos de la Iglesia Católica.


_Sin embargo, cuando usted eligió ser sacerdote no enarbolaba las mismas banderas. 
_En efecto. Ingresé al seminario hace 18 años, en 1951, y vivía en esa época, el catolicismo individualista, fiel al slogan salva tu alma. 


_¿Qué significaba para usted ser sacerdote? 
_Salvar mi alma, es decir: ir al Cielo, buscar la felicidad, esa que está en Dios. Evidentemente era bastante egoísta mi actitud, aunque también entonces cambió radicalmente mi vida, porque fue cuando descubrí la alegría de vivir en Dios. 



_¿Quién es, qué es Dios? 
_Definitivamente, Dios no es una idea sino alguien. Dios es una persona que se entregó totalmente a mí y se dejó matar por mí. Para mí Cristo es mi Señor, mi amigo, mi maestro, mi modelo de vida. Su entrega tiene un valor especialísimo: Dios es un ser que en lugar de servirse del hombre se pone al servicio del hombre y por eso todo hombre que da su vida por los otros sea un ateo, un marxista, o lo que fuere_, ése, verdaderamente se une a Cristo. 


_¿Quién consolidó en usted el cambio de actitud que se atribuye? 
_Un sacerdote francés, el abate Pierre, de quien todavía recuerdo una frase decisiva: -Antes de hablarle de Dios a una persona que no tiene techo es mejor conseguirle un techo. Es decir que conseguirle techo a una persona ya es hablarle de Dios. No nos olvidemos que Cristo curaba a los enfermos, les daba de comer a los que tenían hambre y de beber a los que tenían sed. Y no lo hacía agarrando al hombre por entero. Antes de ingresar en el seminario yo tenía una visión maniquea de la existencia. El alma era buena y el cuerpo malo. Eso viene de Platón, y se metió en la Iglesia con San Agustín; aún perdura esa concepción, sobre todo en lo relativo al sexo. Pero estamos viviendo un amplio proceso de liberación para desterrar esa actitud individualista del seno de la Iglesia. Antes, como muchos de mis compañeros que luego también evolucionaron, yo estaba preocupado por la salvación de mi alma. Luego empecé a preguntarme ¿por qué salvar mi alma y no mi cuerpo cuando esa división no es, precisamente, una actitud cristiana? En la Biblia no se habla nunca de alma y cuerpo; la Biblia es un libro muy carnal, muy concreto, en el cual se define al hombre como polvo que respira. 


_¿Qué sucede entonces cuando muere un hombre? Es decir, ¿no es su alma, según las concepciones cristianas, la que asciende al Reino de los Cielos? 
_Insisto en la falsedad de esa concepción dual. Ningún teólogo podrá decir nunca que, después de muerto el hombre, el alma queda flotando en algún lugar. Es una visión tonta, materialista, de la resurrección. No sabemos mucho al respecto. Toda imagen que podamos tener después de la muerte de un hombre es muy pobre. Sabemos, sí, que vivirá para que después escucharan el sermón sino porque esa es su manera de amar en Dios. Y suponemos que eso significa que va a estar presente como persona en todos los seres.

 
_Muchos cristianos siguen aferrados a esa concepción maniquea (alma: buena; cuerpo: malo). Y aún más: persisten en adoptar la posición que usted calificó de individualista. ¿A qué se debe? 
_ Una visión distorsionada de la realidad. El cristianismo es esencialmente comunitario. No decimos "padre mío sino padre nuestro. Para entender claramente esto basta con acercarse al pueblo. Estar en contacto directo con él. Cuando yo estaba en el seminario iba a un conventillo de la calle Catamarca. Allí viví algo muy especial _ trascendente en mi evolución_; precisamente en el contacto con los hermanos míos del conventillo descubrí lo que ahora llamaría el subconsciente de Buenos Aires. El día que cayó Perón fui, como siempre al conventillo y encontré escrita en la puerta esta frase: "Sin Perón no hay patria ni Dios. Abajo los curas". 
Mientras tanto, en el barrio Norte se habían lanzado a tocar todas las campanas y yo mismo estaba contento con la caída de Perón. Eso revela la alineación en que vivía, propia de mi condición social, de la visión distorsionada de la realidad que yo tenía entonces, y también la Iglesia en la que militaba, aunque ya por esa época muchos sacerdotes vivían en contacto directo con su pueblo.


_¿Qué papel supone usted que jugó la Iglesia en ese momento? 
_ Pienso que entonces algunos sectores de la Iglesia estaban identificados con la oligarquía. No digo que la Iglesia volteó a Perón sino que contribuyó a voltearlo. Pero pienso que también había deterioro en las filas peronistas. Creo que el peronismo perdió fuerza revolucionaria desde la muerte de Evita. 


_¿Cuál cree que debe ser su verdadero compromiso con los argentinos, con su pueblo? 
_ Pienso, siguiendo las directivas del Episcopado, que debo actuar desde el pueblo y con el pueblo: vivir el compromiso a fondo, conocer las tristezas, las inquietudes, las alegrías de mi gente a fondo, sentirlas en carne propia. Todos los días voy a una villa miseria de Retiro, que se llama Comunicaciones. Allí aprendo y allí enseño el mensaje de Cristo. 


_¿Qué mensaje? 
_ Los signos concretos del mensaje de Cristo se pueden detectar cuando Él dice: -En esto se conocerá que ustedes son mis amigos, en el amor que se tengan unos a otros. Y el índice de mi adhesión al mensaje de Jesucristo es mi amor real, concreto, palpable, por mis hermanos. 


_¿Cómo se manifiesta, cómo se materializa ese amor? 
_Es muy significativo que el capítulo 25 del Evangelio de San Mateo (versículos del 30 al 46) Cristo hable del Juicio Final en estos términos: "Cuando el hijo del hombre vuelva con sus ángeles a juzgar a los hombres los reunirá a todos en su presencia y va a separar a unos de otros como el pastor separa a las ovejas de los cabritos. Entonces va a decir a los de su derecha: vengan conmigo benditos de mi padre". Ahí se puede pensar, bueno, vengan conmigo benditos de mi padre porque fueron a pie a Luján, o porque tuvieron mucha devoción a San Cayetano, o porque hicieron y cumplieron muchas promesas, o porque dieron limosna a la Iglesia. Pero Cristo no va a decir eso. Va a decir: -Vengan conmigo, benditos de mi padre, porque tuve hambre y me dieron de comer, porque tuve sed y me dieron de beber, porque estuve en la cárcel y me vinieron a ver, porque estuve enfermo y me curaron, porque anduve desnudo y me vistieron". Es decir que en el Día del Juicio Final vamos a encontrar a la derecha de Dios a mucha gente que jamás pisó una iglesia y que sin embargo estuvo toda su vida amando a Jesucristo, porque estuvo amando de una manera eficaz a su prójimo, a sus hermanos. Y, lo contrario, Cristo va a decir a los de su izquierda estas palabras terribles: -Apártense de mí, malditos, al fuego eterno". ¿Por qué? Bueno, ahí podríamos pensar que porque no hicieron la comunión pascual, que porque no dieron limosnas. Y sin embargo, no. 
Cristo va a decirles: -Yo tuve hambre y no me dieron de comer, tuve sed y no me dieron de beber, estuve en la cárcel y no me vinieron a ver... Y lo notable va a ser que algunos preguntarán: `Pero Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y no te dimos de comer? Y Cristo responderá: -Cada vez que no lo hicieron con uno de éstos. Y es en ese terreno donde se manifiesta mi amor, mi compromiso y el de todo hombre. 


_¿Quiénes cree usted que no se comprometen a ese nivel? 
_Aquellos que ven a un tipo sufrir en la villa miseria y dicen: pobre. Aquellos que se compadecen pero pasan de largo y siguen viviendo como burgueses. San Agustín fue muy claro al respecto: -Hay muchos que parece que están adentro de la Iglesia y sin embargo están afuera. Es decir: son muchos los que fueron bautizados o tomaron la comunión pero no tienen amor concreto por su prójimo. Son cristianos muertos, no son cristianos. Por eso hay mucha gente que va a comulgar a misa, cree que comulga pero solamente traga la hostia. Cree que recibe la comunión y no se da cuenta de lo que eso quiere decir. Exactamente: común unión. Y si yo voy a recibir la comunión y soy racista, o sectario, o un explotador que oprime a su hermano, me dice San Pablo: "Ingiero el cuerpo del Señor indignamente; me trago y me bebo mi propia condenación". Porque vivir en el egoísmo, eso es el pecado. Aquel que se la pasa contemplándose el ombligo es un pobre hombre que ya tiene el infierno en vida, que vive en el pecado. 


_¿Qué entiende por pecado? 
_ Pecar es negarse a amar. No hay pecado sexual: hay pecado contra el amor. Uno peca sexualmente cuando utiliza a una persona como cosa, como objeto. Por eso aquellos que pretenden decir: -Ah, bueno, pero yo tuve relaciones con una prostituta, para descargarme..., esos pecan doblemente. Están contribuyendo con su actitud a mantener un estado de esclavitud, aunque sea aceptado por la persona a la que esclavizan. 


_ Entonces son muchos los cristianos que viven en el pecado, que no aman. 
_ Son todos aquellos que tienen una imagen desfigurada de Dios. Dios es para ellos el gran súper-yo-castrador y viven con Él una relación mítica, supersticiosa, mágica. Para ellos es un Dios que justifica la inmovilidad, un Dios que permite preguntas tales como -¿Y? ¿Qué vamos a hacerle si existen pobres y ricos?. Ése es el Dios que ataca Marx, ése es el Dios que hace creer a algunos que la religión es el opio de los pueblos. La verdadera fe cristiana, la auténtica fe en Cristo hace trizas esa creencia. Tener fe es amar al prójimo, y eso me moviliza a fondo, tanto como para dar la vida por mis hermanos, tanto como para brindarme íntegramente por ellos. 


_ ¿Inclusive hasta el punto de engendrar la violencia masivamente? 
_ Ese es un problema demasiado complejo. Toda violencia es consecuencia del pecado del hombre, de su egoísmo. Ahora lo que sucede es esto: en concreto encontramos en América Latina _ incluso en nuestro país_ una situación de violencia institucionalizada. 
Es la violencia del hambre. Como dice Helder Cámara "El general hambre mata cada día más hombres que cualquier guerra". Es decir que existe la violencia del sistema, el desorden establecido. Frente a este desorden establecido yo, cristiano, tomo conciencia de que algo hay que hacer y me encuentro entre dos alternativas igualmente válidas: la de la no violencia en la línea de Luther King o la de la violencia en la línea del Che Guevara; hablando en cristiano la violencia en la línea de Camilo Torres. Y pienso que las dos opciones son legítimas. Es erróneo tratar de ideologizar el Evangelio. Decir, por ejemplo, como he oído: Cristo es un guerrillero. Él, personalmente, no fue violento, sólo en algunos casos concretos cuando echó, por ejemplo, a los mercaderes del templo a latigazos. Es decir que Cristo fue solamente muy violento contra los ricos y los fariseos. Creo que la versión en cine menos alejada de lo que Él fue da Pier Paolo Pasolini en su Evangelio según San Mateo. 


_¿Pero cuál es, cuál debe ser la actitud del cristiano ante lo que usted 
llama el desorden establecido, la violencia organizada del sistema? 

_Del Evangelio no podemos sacar en conclusión que hoy, ante el desorden establecido, el cristiano deba usar la fuerza. Pero tampoco podemos sacar en conclusión que no deba usarla. Cualquiera de las dos posiciones significaría ideologizar el Evangelio, que más que una ideología es un mensaje de vida. Pasará Marx, pasará el Che Guevara, pasará Mao, y Cristo quedará. Por eso pienso que es tan compatible con el Evangelio la posición de un Luther King como la ideología de un Camilo Torres. 


_¿En cuál de esas tendencias se enrolaría usted? 
_ Se me ocurre que actualmente en la de la no violencia. Como dijo Monseñor Devoto: -Yo no soy violento, pero no sé qué va a ser de mí si las cosas siguen así. Pero ojo: pienso que hay muchos que exaltan la no violencia ignorando lo que es. Porque Luther King, uno de sus principales teorizadores, fue asesinado. Es decir: la no violencia no es quedarse en el molde sino denunciar, poner bien de manifiesto la existencia de la violencia institucionalizada. Y para eso también hay que poner el cuero. Pero que esté claro: si yo ante el desorden establecido enfrento lo que llamo la contra violencia y logro reducir la violencia total, es legítimo que la use. Pero si sólo exacerbo aún más la violencia del sistema contra el pueblo, no puedo menos que pensar que es contraproducente que la utilice. 


_Un cristiano, ¿Tiene derecho a matar? 
_ No lo sé. Lo que sí está claro es que tiene la obligación de morir por sus hermanos. Pienso que tenemos mucho miedo a la violencia por una actitud individualista. De repente nos escandalizamos porque alguien puso una bomba en la casa de un oligarca, pero no nos escandalizamos de que todos los días en las villas miserias o en el interior del país mueran niños famélicos porque sus padres ganan sueldos de archimiseria. La idea fundamental me parece que ésta: el cristiano tiene que dar la vida por sus hermanos de una manera eficaz. Cada uno verá de acuerdo con su ideología, de acuerdo con la valoración particular que haga de la realidad, con la información que tenga, lo que tiene que hacer. 


_¿Cuál debe ser la función de un sacerdote en países desarrollados como Francia, Inglaterra o Italia? 
_ Sin duda la misma que en la Argentina, en Bolivia o en Paraguay. También hay explotadores y explotados en Francia (el subproletariado argelino, el subproletariado español), hay miseria, hay villas de emergencia. Yo a esos países los llamo subdesarrollantes, porque son países que viven de los pobres. 


_¿Qué piensa que deben hacer los sacerdotes en sociedades socialistas? 
_Cumplir con su función habitual: enseñar y amar. Yo no conozco China, pero tengo entendido que allí hay algo positivo: creo que ahora hay 700 millones de chinos que tienen pantalones y antes no sabían que era usarlos. Lo que me preocupa de China es que puede haber algo así como una especie de imperialismo cultural. Es decir, no me gusta que los chinos pretendan exportar su modelo de revolución a todo el mundo. Contra eso tendrían que combatir los sacerdotes, contra el dogmatismo político. Con respecto a los llamados países socialistas de Europa, pienso que son naciones que se encaminan cada día más rápidamente hacia el capitalismo, precisamente porque se metieron con corsé en el socialismo. De todas maneras no me cabe la menor duda de que los pueblos son los verdaderos artífices de su destino y, aunque yo personalmente crea que el sistema menos alejado de la moral y del Evangelio es el socialismo, se me ocurre que en la Argentina tenemos que hacer nuestra revolución, nuestro socialismo, que no necesariamente debe adaptarse a modelos preestablecidos. Además, estoy seguro de que ese proceso pasa, aquí, por el peronismo. 


_¿Cuál debe ser para usted la ingerencia de la Iglesia en cuestiones económicas y políticas?¿Cómo justificar el poder económico, las relaciones de la Iglesia con el dinero? 
_ No se trata de justificar sino de analizar. El gran escándalo del Concilio Vaticano II fue que se tuviera que hablar allí de la Iglesia de los Pobres, cuando lo natural es que si la Iglesia viviera de acuerdo con la orientación clarísima que le dio Jesucristo, de acuerdo a como fue la Iglesia los primeros siglos, cuando todos poseían sus bienes en común repartidos según las necesidades de los fieles, no debería haberse mencionado el asunto. El cristianismo empieza a degradarse cuando se desarrolla el espíritu de propiedad, y al reconocerlo Constantino (año 313) como religión oficial del Imperio, otorgándole a la Iglesia poder político. Lo natural, insisto, en el Concilio Vaticano, hubiera sido que se levantara un obispo y dijera: -Un momento. ¿Por qué la Iglesia de los Pobres? La Iglesia también es de los ricos. ¿Por qué? Porque la Iglesia también tiene que evangelizar a los ricos, entendiendo por evangelizar a los ricos, ayudarlos a dejar de serlo. Lo cual no significa que tire todo por la ventana sino que ponga todos sus bienes al servicio de la comunidad. Es evidente que es un problema, porque si viene un empresario católico y me dice: -Yo que me convertí, padre, yo quiero realmente vivir el Evangelio, no me queda otro remedio que contestarle que cambie radicalmente el enfoque de su empresa, dándole participación efectiva en las ganancias a todos sus trabajadores. Claro, así la empresa se va a fundir en 15 días porque la competencia la mata. Entonces la otra respuesta para un empresario que quiera vivir realmente el Evangelio está en que se platee seriamente el problema de la revolución. 


_Eso es lo mismo que dejar de ser empresario. 
_No necesariamente. Si Alberto José Armando (empresario y presidente del Club Boca Juniors) viene a mí y me dice -yo quiero cambiar le contesto que bueno, que le saque todo el jugo a los capitalistas que lo rodean y que con su fabulosa inventiva le cree al pueblo situaciones en las que pueda ser realmente protagonista de su destino. 


_A usted se lo acusa de pregonar una filosofía de vida casi rayana en el ascetismo, que no coincide con su manera de vivir, más acorde -se dice- con hombres de su misma extracción social. 
_ Usted ve donde vivo: es un cuarto en una terraza de una casa de departamentos bacana, pero un cuarto al fin. Además es cierto: yo soy de origen oligarca, y eso tiene sus limitaciones. El hecho de que a mí nunca me haya faltado nada talvez haya relativizado mi visión de las cosas. Pero también es cierto que a la oligarquía la conozco de adentro y sé, efectiva, concretamente, cuales son sus corrupciones. De todas maneras a mí no me falta absolutamente nada, pero trato de que me sobren cosas. 


_¿Cuáles son sus carencias afectivas?¿No se siente frustrado como hombre? 
_ No me siento frustrado en absoluto. Pienso que desde el momento en que contraje el compromiso de ser célibe ante Cristo y ante la comunidad me debo a él. Por supuesto el celibato presume una lucha cotidiana. No solamente la lucha en cuanto se refiere al impulso sexual sino en cuanto a la soledad. El problema profundo no es el de la ausencia de contacto carnal, sino la soledad, así, simplemente. Esa es una tensión que vivo permanentemente y por la cual tengo que estar muy sobre mi mismo porque fácilmente se puede desvirtuar mi afectividad. 


_¿Ese es uno de los principales conflictos que originó el éxodo de sacerdotes de la Iglesia? 
_ Pienso que no, que las raíces de la crisis sacerdotal está en otro lado. Pienso que el sacerdote se siente inútil en muchos lugares; es decir: ha perdido el sentido de su vida. Para mí el sufrimiento más grande que puede tener un ser humano es sentirse demás y eso es lo que le pasa a muchos curas.

HOMENAJE A LOS MILITANTES DEL MOVIMIENTO NACIONAL Y POPULAR

Vamos Juntos Compañero

 

Con tu puedo y con mi quiero

vamos juntos compañero

 

compañero te desvela

la misma suerte que a mí 

prometiste y prometí 

encender esta candela

 

con tu puedo y con mi quiero

vamos juntos compañero

 

la muerte mata y escucha

la vida viene después

la unidad que sirve es

la que nos une en la lucha

 

con tu puedo y con mi quiero

vamos juntos compañero

 

la historia tañe sonora

su lección como campana

para gozar el mañana

hay que pelear el ahora

 

con tu puedo y con mi quiero

vamos juntos compañero

 

ya no somos inocentes

ni en la mala ni en la buena

cada cual en su faena

porque en esto no hay suplentes

 

con tu puedo y con mi quiero

vamos juntos compañero

 

algunos cantan victoria

porque el pueblo paga vidas

pero esas muertes queridas

van escribiendo la historia

 

con tu puedo y con mi quiero

vamos juntos compañero. 

 

Mario Benedetti

ELVIO VITALI: UN AMIGO



*Por Horacio Baster

Cerca de su calle Corrientes, al son de ginebras, hablamos varias veces de Cafiero y la renovación. Y él en su dinamismo no sólo hablaba sino que hacía y militaba. 

Estuvimos en el Bauen y escribimos como en una plataforma electoral sobre la promoción cultural, la industria del libro, convertir al Ministerio de Cultura y Educación, porque la Cultura era lo englobante; la educación permanente –un elemento conceptual novedoso que lo escuché por primera vez de él   (“Todos enseñamos y aprendemos de todos desde el nacimiento a la muerte· -decía)
Eran años de restauración del lenguaje con firmes contenidos abrevados en el Peronismo.
Lo partidocrático era un juego (de otros).

Elvio Vitali era mi amigo.    Con todo orgullo lo digo, porque no nos encontramos muchas veces, pero cuando nos veíamos en su Librería Gandhi la intensidad era como de diálogo frecuente.
Nos unía aquél intento de San Lorenzo y Entre Ríos   (La Feria del Lector) que salvando las distancias él en Buenos Aires convirtió en Gandhi.
Y nos unía sobre todo la pasión por ir caminando con retrocesos y algunos avances el cotidiano camino de la Liberación.

Cuando hoy, la Sra. Presidenta de la Nación, a un año de su muerte, fijó conceptualmente las bases del papel de los intelectuales y el pensamiento nacional –que nosotros garabateamos en el intento de   CARTA  ABIERTA-  mirando fijamente el rostro de ese porteño sin dobleces que surgía desde la obra de Santoro, me dí cuenta que ahí estaba sobrevolando.

La intensidad de vida, retransmitida por Casullo en su libro póstumo, que hoy tampoco está junto a nosotros, nos fortalece en todos los intentos.
Me entristece que no esté aquí en la calle codo a codo dándonos lucidez en cada tenida de facón y bandera.     Seguramente estará en cada redoble de la murga Los Guardianes de Mujica el domingo 1º en la Plaza Congreso. 

27 de febrero de 2009.

LAS HINOJOSA



*Por Luis Caro
El lunes es un día que deberíamos dedicar al vino torrontés.
Sería poco prudente iniciar la semana bebiendo otra cepa, luego de los estropicios que en el cuerpo  ocasionan  sábados y domingos.
Por empezar, el torrontès no está nada mal. Es blanco, suave, frutado pero no tanto, amable pero tampoco demasiado y  encima, a veces, nos regala un final de boca  semi amargo que hasta  sirve de limpiador hepático. Como observamos, son muchas las bondades del torrontés.
Dicen  que la uva es hija natural de algún alemán que llegó a  estas tierras  como exiliado económico del siglo diecinueve.
Repasando entonces: origen humilde, sensual y aún rústico, básicamente personal, como aquellas fabriqueras de los tangos que cantara  Carlitos Gardel.
Así las cosas, Torrontés.
Que hayas sido inmigrante tampoco es un tema menor.
Como vos, nosotros también venimos de los barcos; compartimos  ese secreto código de desamparo, de lejanía.
Mi origen, por ejemplo, se remonta al puerto de Nápoles.
Allí, mis antepasados paternos eran farsantes, actores del mercado y músicos  callejeros. La parte más decente de la familia  comía raíces en la campiña que rodeaba al Vesubio y los más inadaptados  vendían  caballos  y estafaban incautos en la costa Amalfitana. Todos estos caballeros, a su vez, fueron amasados por bisabuelos zíngaro-romanos, palestinos, griegos y sefardíes.
Así las cosas, Cantautor.
A veces me pregunto con esta semilla a cuestas que esperaban de mí.
Está claro que la performance del trovador, para el alma, fue ciertamente reparadora y, encima, el oficio  me permitió  experimentar con los mejores   peores vinos, como si ambas cuestiones estuvieran vinculadas indisolublemente.
Para seguir el orden  y volviendo a su majestad,  el primer torrontés  que conocí fue sanjuanino, estirado y pobre. También debiera reconocerle cierta originalidad como a esas eventualidades que me fueron sucediendo con la canción. 
En los años setenta,  los jóvenes de la llamada juventud maravillosa recorríamos los barrios más humildes de la ciudad a llevar nuestro mensaje revolucionario, el sueño del hombre nuevo.
Yo, por entonces, además de participar en esa actividad política, integraba la Comedia Marplatense y cantaba también en algunos cafecitos.
Apoyado en algún carisma  personal y en la canción popular, he vivido con la guitarra las situaciones  más impensadas.
Recuerdo un bar de campo que quedaba en los finales del barrio General Belgrano. Allí se bebían cañas y ginebras y también, con la vista gorda de la policía,  se jugaba a la taba por dinero. Era un lugar donde no había podido llegar ninguna  agrupación política salvo algún esporádico militante de las tantas izquierdas que convivían entonces.
El domingo primero de mayo de mil novecientos setenta y tres se conmemoraba el Día del Trabajo.
Llegamos a la taberna de la mano de un obrero del aserradero: Ripo, apodo que le venía por el vino  Ripober, muy popular en esos años. El reclamaba, con alguna razón, ser accionista de la bodega: tomaba entre tres y cuatro litros diarios del famoso genérico.
Ahí mismo, entre parroquianos y algunos perros abandonados, cantamos milongas, candombes y huellas hasta el anochecer.
Bendita música, estábamos adentro.
Al poco tiempo, en los fondos del bar, construimos un dispensario médico que atendía dos veces por semana la salud primaria y una salita de apoyo escolar. Luego el ropero y el comedor.
La barriada participaba, conmocionada por la capacidad organizativa y el trabajo que desplegábamos.
Sin embargo  lo más  original, sin duda,  pasaba  por la ropa de las chicas.
Llamaba mucho la atención.
Iban vestidas con prendas donadas por Caritas, antiguas y  extrañas, tal vez recolectadas en los finales de los sesenta. Reformadas y vueltas a rehacer y hasta algo descoloridas, resultaban muy sensuales. Eran, por lo pronto,  más interesantes que los diseños que  uniformaban a  las chicas del centro de la ciudad.
A propósito de ello conocí, entonces, una familia del barrio.
La  formaban  el papá y siete hermanas mujeres, bellísimas todas: las Hinojosa.
La mamá había fallecido en el último parto.
Dorita, Memé y Natalia eran las hermanas mayores. Ellas trabajaban  en el puerto y además cuidaban a sus hermanitas menores.
Armando, el papá,  era changarín en el mercado central. Allí descargaba camiones, limpiaba la fruta y la verdura, en jornadas que siempre pasaban las catorce horas.
Las Hinojosa, como se las conocía, vivían en una casilla de dos ambientes, letrina al fondo y piso de tierra siempre impecable.
Además del infinito trabajo diario, se las ingeniaban para reciclar algunas prendas, habilidad recibida como única herencia de esa mamá  entrerriana que parecía estar en todos los rincones del rancho.
Las chicas brillaban en el barrio con su cara lavada y sus atuendos.
Un día Armando cayó, afiebrado.
Tal vez una infección  no resuelta a tiempo, no atendida, lo mató durante un fin de semana largo de Octubre.
Las Hinojosa prepararon al papá con una camisa blanca de cuello almidonado y dado vuelta por el tiempo. Lo afeitaron con una navaja de Albacete - única herencia familiar- y también engominaron su cabello como él hacía cada mañana.
Relajado y vestido de domingo, con su traje de casamiento, así lo vi a Armando por última vez.
El bar, dispensario médico, salita de apoyo escolar  y de fiestas, biblioteca y todo,  absolutamente todo, sirvió también de sala mortuoria: allí lo velamos  la noche entera.
A la mañana  cargamos a Armando y lo llevamos  a pie unos tres kilómetros hasta la ruta provincial y entrada del barrio. Allí, donde un compañero pasaría a las nueve de la mañana con una camioneta prestada para llevarlo al cementerio.
Nunca llegó.
Extenuados, apoyamos el cajón  en la tierra, a la sombra de los pinos y bajo el cielo limpio y fresco  de aquella mañana.
Después de esperar un tiempo, infinito, decidimos contratar al camioncito ladrillero que había terminado su reparto.
Mientras esperábamos, Dorita me pidió que cantara la canción que a su papá más le gustaba. Las coplas que su abuelo andaluz  recitaba en  medio de la batalla de aquella guerra civil.
 La hierba de los caminos
 la pisan los caminantes
 y  a la mujer del obrero
 la pisan cuatro tunantes
 de esos que tienen dinero.
Al terminar la canción nos abrazamos.
Ahí mismo, bajo el aroma de los eucaliptos y flores silvestres.
Ahí donde aquella vez escuché, para no olvidar nunca, el silencio absurdo de la muerte.

SOPHIE SCHOLL Y LA RECTITUD DE UNA CONCIENCIA


*Por Karen Mlakar
‘’La ley cambia. La conciencia no’’- Sophie Scholl


Un día 22 de febrero, pero de 1943 y en Alemania, el alma de Sophia Magdalena Scholl abandonaba su cuerpo a causa de una decapitación.
Fueron los Nazis quienes decidieron que Sophie con tan solo 21 años no merecía vivir. Sophie tuvo el valor de luchar por sus convicciones, por sus ideales y de actuar en torno a su conciencia y a su fe cristiana (ella era Luterana, o sea que era Protestante) y movida por el valor de la solidaridad.
Era una chica como cualquier otra, que iba con sus amigos de excursión en la montaña, a esquiar y nadar, que le gustaba cantar, pintar, dibujar, ir a conciertos, representaciones de obras y conferencias. Era una ávida lectora, muy interesada en la filosofía y la teología. Activista por la paz y la solidaridad, desde el grupo de resistencia anti-nazi ‘
La Rosa Blanca’’ (Weisse Rosse) demostraba a través de panfletos la forma de hacer una revolución intelectual, manifestándose sin violencia alguna.
Sophie es una heroína de la historia que supo mostrar lo que es la rectitud de una conciencia, y de sus ideas de ‘’decencia, moral y Dios’’..Ella sentía, decía y actuaba ingenuamente sin creer que ello la llevaría a una muerte física.

‘’Cómo podemos esperar que prevalezca la justicia cuando casi no hay gente que se brinde individualmente en pos de una causa justa?’’- Sophie Scholl

Hace poco estuve colaborando en
la Casa de Salta con los embalajes de las donaciones que se enviaran a Tartagal a asistir a nuestros compatriotas en desgracia. Sin duda alguna, esta frase de Sophie era la más recordada en mí en ese momento. Ser solidario y ‘’brindarse individualmente en pos de una causa justa’’ no es imposible, solo hay que saber escuchar a nuestro llamado humano, a nuestra alma.-

‘’Sophie nos fuerza a preguntarnos: cómo podríamos portarnos bien? Actuamos siempre realmente de manera en la cual podamos reconciliar nuestro comportamiento con nuestra conciencia? Cuan lejos podríamos llegar por nuestros ideales?’’- Julia Jentsch (actriz alemana, protagonista del film ‘’Sophie Scholl, los últimos días’’)

Mientras haya una sola persona que sienta y piense como Sophie ella y su idea vivirán por siempre; es por eso que me identifico en un cien por ciento con esta joven alemana que se puso de pie ante el imperio asesino.