Seguidores

13 de diciembre de 2009

COOPERATIVISMO Y EL PERFECCIONAMIENTO DE SU MODELO EN EL CONTEXTO NEOLIBERAL EN CUBA.



(*)Maria Silvina Silvestre 

Ante la entrega de las tierras ociosas en usufructo, la mal llamada cuarta reforma agraria, se convierte en impostergable intentar rescatar esas fuerzas de producción agrícola.

Rescatando de esta manera esas tierras ociosas y trabajar con la máxima eficiencia posible.

Además se exige de esta forma una mejor estructura de dirección para un mejor uso de las tierras, de manera que  las delegaciones municipales se ven obligadas a ver sobre el sector  las condiciones mas propicias para la consolidación de nuevas alternativas, la atención a la base productiva y el fortalecimiento de la actividad de acopio y comercialización, para que las mismas conduzcan a resultados superiores.

Este contexto, unido a otros cambios en las esferas de planificación y comercialización del sistema empresarial agrario, seria un inmejorable escenario para intensificar la utilización de las fuerzas productivas del sector agrario.

Mediante el mejoramiento del sistema de gestión del modelo cooperativo, estas cooperativas son un eslabón clave en la reforma y desarrollo de las economías regionales, especialmente la economía cubana que resiste el infame Bloqueo.

Ocupan el 38% del fondo de la tierra agrícola del país y el 58% del no estatal, con un significativo aporte productivo que redundaría en la sustitución de importaciones de productos procedentes del agro.

En el trabajo se aplica una metodología para diseñar un sistema integrado de Planificación y Desarrollo, el cual se ajusta a la medida de sus condiciones, constituyéndose en un modelo de gestión para cada una de estas formas de organización de producción agrícola.

La misma comprende una caracterización de las relaciones de las instituciones del Estado con las regiones.

Un estudio de diagnostico participativo que a partir de sus resultados, permite la elaboración de una matriz y la determinación de las estrategias pertinentes.

Se analizan los principales problemas destacados en el diagnostico y su caracterización, y se realiza la jerarquización, distribución y clasificación de los mismos empleando la matriz del Vester.

Luego se elabora el árbol derivado del problema de la matriz, hasta finalmente llegar a la propuesta, presentación e implantación del convertido modelo en su forma de gestión.

Extraído del pensador Cubano Alberto Casamayor.




Publicar un comentario