Seguidores

4 de octubre de 2009

LA IDEOLOGÍA, EL MERCADO Y LA LEY DE RADIODIFUSIÓN


Por: José Luis Ponsico (*)

   La semana fue signada por el debate en Diputados de la futura Ley de Radiodifusión, aunque subyace la cuestión ideológica, donde se entrecruzan acusaciones entre el gobierno y lo que aparece como el Partido de los Medios, en el arco opositor. El proyecto tuvo media sanción en Diputados y los monopolios mediáticos "estallaron" en queja.

    Una observación: la derrota del oficialismo el 28 de junio último, instaló una supuesta verdad a medias. El kirchnerismo había sido derrotado, visto desde el gobierno, por una "nueva derecha". Algo así como que "la clase media había abandonado a Cristina", se leía.

    La lectura de muchos allegados al matrimonio Kirchner era que el Campo y el largo debate confrontativo de 2008, sumado a una fuerte campaña opositora de distintos medios periodísticos -ese punto instaló la controversia con el Grupo Clarín- habían sido virtuales "causales" de derrota.

    "Perdimos ante una nueva derecha que instalaron Mauricio Macri, Francisco De Narváez, sin olvidar a Julio Cobos y a quiénes especulan desde el peronismo disidente", se escuchaba. Curiosamente, tres meses después todo ése segmento se enfrenta al gobierno por el proyecto de ley de radiodifusión, con roles ideológicos invertidos.

    Ahora, "la derecha" -para los opositores- está en el gobierno al que acusan de "fascista" y "chavista". Le imputan pretender "la dominación de los Medios", aunque nadie dice nada de las extraordinarias ganancias de los grupos monopólicos de estos años, donde sólo por televisación del fútbol la corporación ganó 680 millones de pesos.

     Hace un año se vivía la debacle financiera internacional. La quiebra de Lehmann Brothers y el Bank of America produjo un déficit de 613.000 millones de dólares. El primero era el cuarto banco de inversión norteamericano y puso fin a 158 años de historia. Nadie sabía quiénes eran los directores.

     Los grandes grupos empresarios tampoco tienen alta exposición mediática de parte de sus directores. En el Directorio de "Clarín" lo único sabido es que no lo integra ningún periodista de los 600 profesionales conocidos del diario de mayor tirada y venta del país Casi 30 años después un gobierno nacional decidió cambiar las reglas de juego.

     Hoy, el debate se minimiza y la mayoría cree que es "una vendetta" del gobierno contra el Grupo Clarín y el monopolio de Papel Prensa. El titular del COMFER, Gabriel Mariotto, uno de los "arquitectos" del Proyecto, dice que "el gobierno pretende evitar posiciones dominantes de grupos periodísticos en el actual Mercado"

      El periodista Víctor Hugo Morales se convirtió en "un escudero" del gobierno como aliado -al igual que su antiguo compañero de transmisiones deportivas, Alejandro Apo- el fuerte debate, a favor del Proyecto y en contra de las posiciones de los grupos empresarios que se consideran afectados.

      Morales el jueves produjo un comentario al aire que reprodujo un "duelo de titanes" Dijo Víctor Hugo refiriéndose a la legisladora radical Silvana Giúdici: "Me dio pena escucharla porque en ningún momento tuvo en cuenta las 300 empresas subsidiarias del Grupo y ya se había caído el argumento de las telefónicas; sólo le importó denunciar su oposición al gobierno", subrayó.

      El viejo debate entre "la izquierda" y "la derecha" de los ´70 pasó al renovado del Estado versus Mercado en los ´90 y ahora gobierno K contra Partido de los Medios. Lo ideológico reinstala nuevos candidatos que no siempre vienen de la ideología. Hoy, por ejemplo, mide mejor el mendocino Julio Cobos que Cristina Fernández de Kirchner.

      En el segmento oficialista Daniel Scioli tiene mejor imagen que Néstor K. Un contrasentido. Se sabe en todo el escenario de la Política que Cobos ingresó a la fórmula casi como un "partenaire" del matrimonio. Y algo similar fue la candidatura de Scioli a gobernador, cuando el propio actual mandatario elaboraba planes para la Capital Federal.

      Hace 50 años Dante Panzeri decía "el fútbol y el boxeo son hijos de la pobreza". Se refería a los mejores futbolistas y los grandes boxeadores argentinos. Ahora, los únicos que podían ver todo el fútbol y el boxeo eran los abonados por cable. La Argentina está tercera en la lista de cantidad de abonados en toda Latinoamérica.

      Eso sí: sólo la "clase media" y "alta" podían pagar el abono por cable y por lo tanto ver todo el fútbol y el boxeo televisado. Los padres de los mejores jugadores y boxea-dores debían ir a un bar o casa particular de gente amiga. Un contrasentido, aceptado, durante casi un cuarto de siglo.

      "El fútbol para todos" es una consigna por Canal 7, pero también es una "revolución" puesta en práctica por el gobierno de Cristina Fernández que, antes del 28 de junio, era casi un imposible. Los más agoreros "veían" al matrimonio K muy deteriorado por el resultado de las elecciones de hace casi tres meses. Sin embargo, hoy el escenario es otro.

       La familia Biolcatti es millonaria en la localidad de Carlos Casares, no obstante el titular de la Sociedad Rural aparece todos los días como "fiscal" de la República. Biolcatti factura unos 18 millones de dólares anuales. A él lo llaman "el Halcón", con dos aviones propios y una superficie de 11 mil hectáreas valuada en 70 mil millones de dólares.

       Lo que queda es el "efecto" de la oposición al gobierno desde "los productores del Campo- como así también la apuesta de los monopolios de la Prensa a los foros de "libertad de expresión"- pero nunca "la causa" de las enormes ganancias. En el caso del matutino con despidos masivos en 1971, 76 y 90, además del delegado Pablo Llonto.

       Un "patriarca" del peronismo como Antonio Cafiero celebro sus 87 años con 100 invitados importantes de la Política vernácula, peo nada se dijo ahí, residencia de San Isidro, sobre el debate mayúsculo que se avecinaba tres días más tarde en Diputados.

Por "omisión" desde el oficialismo se piensa que "don Antonio" es "Clarín".

       Algo parecido le endilgan a otros miembros del PJ,  como Eduardo Duhalde, Felipe Solá, sin olvidar a Ricardo Alfonsín, hijo del otro "patriarca" fallecido hace seis meses. Ahora, aparecen afiches sobre el comportamiento de la viuda de Roberto Noble y el gran tema tabú: la adopción de dos hijos de un matrimonio "desaparecido"

       En el gobierno nacional nadie "se guarda" información sobre el juego político del gran diario argentino. Por un lado propone a Estela de Carlotto Premio Nobel de la Paz y por otro no acepta una decisión de la Justicia para los que hijos adoptados por Ernestina viuda de Noble hagan el examen de ADN.

       La hija del matrimonio Carlotto (Laura Estela) era militante de la Juventud Universitaria Peronista, en la Facultad de La Plata y fue secuestrada en noviembre del ´77. Luego se supo que estaba embarazada de tres meses porque no vivía con sus padres por temor al secuestro.

      La última: los hijos adoptivos de la viuda de Noble se corresponden en la fecha y en la tragedia a una experiencia de neto corte contemporáneo y dramático al de la familia Carlotto. Sin embargo, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo nunca se expidió sobre la dueña de "Clarín".

       En 1957, exiliado en Caracas, cuando Juan Perón recibió a Rogelio Frigerio, uno de los hombres de Arturo Frondizi con gran influencia hace 50 años en el "gran diario argentino", se dice que alcanzó a decirle cuando trataban el tema del Acuerdo político y asimismo el rol de los Medios.

       "El tema de fondo sigue siendo la distribución de la riqueza", habría dicho el General Perón que llevaba dos años de exilio tras el golpe militar del 16 de septiembre del ´55: "En nuestro país se ha producido una obscena concentración de capital en pocas manos como usted sabe", disparó.

        Lo que a lo mejor Frigerio no esperaba, según la leyenda, es que Perón en su reflexión agregara: "Hay que tener en cuenta que junto a la desigualdad en la distribución de la riqueza existe otra desigualdad no menos perversa: la de la tinta, la palabra y la imagen", habría dicho el que fuera tres veces Presidente de la Nación hace 52 años.

(*) Periodista de la agencia Télam


Publicar un comentario