Seguidores

23 de agosto de 2009

DE ANGELI SALIO CORRIDO POR LOS COMPAÑEROS EN UN ACTO DENTRO DEL CONGRESO NACIONAL

*Por Martín García


Las comisiones de Cultura y de la Tercera Edad condecoraron el viernes 21 de agosto, por la mañana, en el Salón de los Pesos Perdidos Juan Domingo Perón de la Cámara de Diputados a figuras de la historia argentina en el marco del Día de los Mayores Notables Argentinos.


Durante el encuentro ser realizó un reconocimiento a todos aquellos que marcaron un rumbo y un destino tales como profesionales, historiadores y médicos: José Cabrera, Arnoldo Canclini, Adelina Dematti de Alaye (fundadora de Madres), María Teresa Merciadri de Morini, Raúl Knop, Constante José Aguer, Agustín López, Arturo Roig; Susana Soba, José Freaza, Humberto Volando (de la Federación agraria), y el Doctor Floreal Ferrara, discipulo del gran sanitarista Ramón Carrillo..


Entre los premiados también estaba el ex médico del ex presidente Domingo Perón, ex embajador argentino en Liberia Hipólito Barreiro, autor de la biografía del General: Juancito Sosa, el indio que cambió la historia, , quien fue condecorado por Secretario de Cultura de la Nación, el Compañero Jorge Coscia.


En el año 1994, las comisiones de la tercera Edad, de Educación, de Cultura, de Ciencia y Tecnología y de Deportes consideraron el proyecto del por entonces diputado Sánchez Galdeano de declarar el primer viernes siguiente al 17 de agosto de cada año como el Día de los Ancianos Ilustres Argentinos.


Uno de los homenajeados nominado por la diputada Gloria Bidegain (FpV-Buenos Aires) fué Floreal Antonio Ferrara, médico, hombre de Perón, Ministro de Salud de Oscar Bidegain en la Provincia de Buenos Aires y de Antonio Cafiero en la etapa de la “Renovación” e hijo de quien fuera uno de los fundadores del Sindicato Luz y Fuerza.


Una gran cantidad de compañeros peronistas fueron a agasajarlo a Floreal Ferrara, ovacionándolo, ya que es un maestro reconocido, un intelectual del movimiento nacional y popular y uno de los más importantes discípulos de Ramón Carrillo, el primer Ministro de Salud de Argentina, durante el gobierno de Juan Perón, que revolucionara la medicina preventiva en el país y en el mundo.


Como contraparte inesperada se homenajeaba también en el mismo recinto al otrora titular de la Federación Agraria Argentina, Humberto Volando quien fue vivado por los productores y dirigentes del agro, entre los que se encontraban Guillermo Giannasi, integrante de la Mesa Nacional de Productores Lecheros y el controvertido patotero Alfredo De Ángeli.


Presentes estaban en el Salón Perón, Andrés Castillo, dirigente de la Asociación bancaria y héroe de la Operación Cóndor que en los años 60 secuestrara un avión de Aerolíneas Argentinas y lo desviara a las islas Malvinas, ( junto a Dardo Cabo, Hector Giovenco, María Cristina Verrier y otros compañeros), Carlos Juliá del periódico El Grito de los Oprimidos, ligado a la militancia católica; Héctor Negro y Justo Alberto Pereira (esposo de la fallecida Diputada Lita Artola), de la Casa de la Memoria y la Resistencia Nono Lizaso de Florida; Jorge Rachid de la ASPA (Presidente de la Asociación de la Salud Publica de Argentina); Ana Lorenzo (destacada educadora que rompió con el Proyecto Sur de Solanas por su posición respecto de la 125 de las retenciones al agro); Víctor Correa de Perón Vive y la Corriente Peronista Federal, editor de la Hoja, periódico peronista de Luján y General Rodríguez; el Colorado Cravero, destacado militante peronista cordobés, también de la Bancaria; Bastía; la familia del desaparecido dirigente de la juventud Peronista, Carlos Caride; y otros queridos compañeros.


Castillo, que estaba cerca del escenario, cuando vió aparecer a De Angeli saludando a unos y otros como buena estrella de la televisión oligopólica -que es- se corrió hacia las últimas filas para no toparse con él. Como a todos los peronistas, De Angeli le produce rechazo y bronca. Un socio y testaferro de Yabrán disfrazado de popular chacarero que permanentemente ataca a los peronistas y sus símbolos y le falta el respeto a la Compañera Presidenta. Mejor irse p´al fondo.


Pero resulta que el “divo” que hacia guardia desde hacía 48 horas dándole con sus epítetos a las cámaras y micrófonos del Show mediático televisivo del establishment en contra de la sanción de la extensión de los poderes al Poder ejecutivo por parte de la legislatura nacional, con expresiones golpistas, también se mando para las últimas filas, sobre todo porque había algunos peronistas al frente que habían venido por Ferrara, por Barreiro, por Knop, por Freaza, por la Compañera de Azucena Villaflor, Adelina Dematti de Alaye que lo miraban con mirada torva, aunque discretamente, a pesar de las sonrisas de barrio norte que acompañaban al líder del “medio pelo rural” y de cerca, lo tocaban y mimaban.


Claro al final de la multitud que había llenado el Salón Juan Domingo Perón, se volvieron a encontrar De Angeli y Castillo.


De Angeli le sonrió, acostumbrado a saludar al cholulismo que despierta en la gente gorila, la televisión privada y sus operaciones de prensa.


Entonces, Andrés Castillo, sonriente, le dijo:- ¿Te va bien con la Sociedad Rural?


De Angeli lo miró, y siguió caminando


Castillo repitió:- ¿Te va bien con la Sociedad Rural?


De Angeli le contestó condescendiente…”No, yo soy de la Federación Agraria…”


Entonces Castillo le espetó: -No, digo, si te va bien de alcahuete de la Sociedad Rural.


Ahí De Angeli se dio cuenta de lo que pasaba, pero antes que pudiera reaccionar, los compañeros que ocupaban el lugar comenzaron a gritarle…


-¡Forro!

-¡Golpista!

-¡Volvete al corral con las vacas, monigote!

-Andáte a comer con los chanchos, ¡mentiroso!

- ¡Gorila!


De Angeli salió del recinto sin llegara saludar a Volando y salió volando, retirándose abruptamente del lugar sin pararse siquiera para afrontar las notas que el periodismo le sugería en el pasillo de salida.


Desapareció raudamente como si se lo hubiera tragado la tierra. El miedo no es sonso. Se había metido en un territorio cenagoso. A pesar de hacer la pata anchaen el frente del Congreso protegido por los periodistas del oligopolio, dentro del edificio, la cosa era diferente. ¡Muchos peronistas!


Mientras tanto, los cumpas reían y festejaban acercándose al gran sanitarista Floreal Ferrara a quien se veía muy delgado, después de padecer una furibunda gripe “A”, reconociendo a los que lo saludaban a besos, por la voz, ya que parecía no ver con sus ojos abiertos, y su sonrisa ancha.


Floreal fue abrazado por Adelina Dematti de Alaye, la madre de Plaza de Mayo homenajeada:-Sabes que tengo 30.000 razones para abrazarte, le dijo Ferrara. -Lo se, lo sé le contesto con lagrimas en los ojos la amiga de Azucena Villaflor, emocionada.


El gran médico del Proyecto ATAMDOS, Ferrara, satisfecho por el justo homenaje y la distinción que había propuesto Gloria Bidegain quien junto a su hermana Cristina Bidegain, estaban muy contentas y felices ya que Ferrara había hecho, también, en su discurso de agradecimiento, un homenaje sincero y militante a su padre el gran médico que fuera Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, en 1973, Oscar Bidegain.


Mientras tanto, la diputada Dellia Bisutti (SI-Ciudad de Buenos Aires), le entregaba el premio a José Cabrera, docente normal nacional quien ya obtuvo varias distinciones entre ellas Ciudadano Ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Maestro Ilustre del Ministerio de Educación de la Nación.


La diputada Cynthia Hotton (Valores para mi País), premiaba a Arnoldo Canclini, reconocido historiador, escritor, filósofo y pastor, miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia por Tierra del Fuego, perteneciente al instituto de las Malvinas y Tierras Australes Argentinas; también Nora César (FpV- Buenos Aires) distinguió a la profesora Adelina Dematti de Alaye, fundadora junto con Azucena Villaflor de Devicenci de la agrupación Madres de Plaza de Mayo.


El diputado Raúl Solanas (FpV-Entre Ríos) distinguía al ingeniero Raúl Knop, investigador y docente. También se premió a Constante José Aguer, escritor y poeta que fue propuesto por el diputado Luis Galvalisi (PRO-Ciudad de Buenos Aires).


A su debido turno Agustín López, recibió el premio de manos de la diputada Hilda Aguirre de Soria (FpV-La Rioja) por su trayectoria como maestro normal nacional, premiado por los escritos publicados entre los que se destacan premio Literario Casa de La Rioja.


La doctora María Teresa Merciadri de Morini fue nominada por el fallecido diputado tucumano (FpV) José García Hamilton pero en su reemplazo lo hizo Nora Castaldo, por haber impulsado y defendido el cumplimiento de la Ley de Cupos; en tanto la legisladora Stella Maris Leverberg (FpV-Misiones) homenajeó a José Freaza, procurador, militante y político; ex candidato a gobernador por la provincia de Misiones por el Frepaso en 1995.

El diputado Guillermo Pereyra (FpV-Mendoza) entregó el premio al profesor, escritor y filósofo Arturo Roig; en tanto el legislador Francisco Ferro (CC-Buenos Aires) condecoró a Susana Soba destacada educadora, escritora y promotora de diversas actividades culturales.


El diputado Lisandro Viale (Socialista-Entre Ríos) entregó la distinción a Humberto Volando quien fue durante 25 años presidente de Federación Agraria Argentina y por último, Nelio Calza (FpV-Entre Ríos) premió a Marta Zamarripa profesora de Lengua y Literatura, escritora y editora.


Una mañana de emociones y justos reconocimientos que tuvo la escena que merecía la presencia de los Compañeros y Compañeras que venían a reconocer y agasajar a un militante revolucionario como Floreal Ferrara.


-Nosotros no somos ni oficialistas ni opositores –decía Homero Manzi- somos revolucionarios.

La escena describía el enfrentamiento con los sectores retrógrados del país. Estos mismo sectores que enfrentó Perón en 1945. cipayos pro ingleses antes y pro norteamericanos, después, con Aramburu, Rojas, Krieger Vasena; Lanusse y Ongania, Videla, Massera, Agosti, Viola, Martinez de Hoz, Cavallo, Menem y De la Rua. Son los que adhieren a un país sojero, se niegan a la industrialización que genera fuentes de trabajo y a la distribución de la riqueza, ya que creen que el territorio nacional y su producido, es de ellos y para defenderlo están dispuestos a matar por la miseria o por la represión.


De este lado del ring, no en el campo de los agrogarcas sino en el camponacional y popular se veía, vivitos y coleando, a los legendarios representantes de la Jotapé de los ´70. Un poco más grandes, pero incorregibles, como en sus mejores épocas de combatientes de liberación del Pueblo y de la Patria de todos.


Salió cagando fruta.


¡Muy bueno!

Publicar un comentario