Seguidores

23 de agosto de 2009

BASES EN COLOMBIA PARA ESTRECHAR EL CERCO

*Por Pablo Salicito

Pese a los alentadores vientos de cambio que soplaron brevemente sobre nuestro continente con la asunción de Obama, el horizonte se está tiñendo nuevamente de oscuro por la intención norteamericana de instalar siete bases militares en Colombia.


La política de distensión con Cuba y una actitud más amistosa y contemplativa con América latina parecen haberse transformado en fallidas esperanzas. Los halcones de
la Casa Blanca, con acuerdo de su Presidente o no, han decidido profundizar la política de vigilancia estrecha de lo que consideran su ¨patio trasero¨ inaugurada con el retorno de la Cuarta Flota.


Es así que para reemplazar a la base militar de Manta, que se cerrará por la decisión soberana de Ecuador, el Pentágono decidió abrir siete bases en Colombia. La diplomacia norteamericana no necesitó mandar emisarios para explicar la medida ya. que el propio presidente Uribe ofició como embajador de
la Casa Blanca. Todos los gobiernos recibieron al mandatario, pero difícilmente algún colega le haya creído. Es difícil explicar porque un país que supuestamente está combatiendo con éxito a la guerrilla necesita semejante volumen de refuerzos militares.


La diferencia con otras épocas de la trágica historia de América del Sur, es que esta vez los gobiernos del Cono Sur no tienen una actitud tan pasiva ni entreguista. Ninguno come vidrio y saben que la finalidad de la presencia de los marines, es controlar los recursos naturales que guardan las entrañas de América latina. Tanto los recursos energéticos como las reservas de agua potable son un bocado demasiado tentador y
la Casa Blanca quiere tener la posibilidad de operar rápidamente sobre ellos.


Brasil ha logrado instalarse como una potencia regional y no resignará el papel preponderante que ha adoptado. Sabe además que el Amazonas es uno de los principales objetivos. Varias veces gobiernos del primer mundo han planteado la necesidad de declarar a la selva como ¨patrimonio mundial¨ a lo que Brasil ha respondido que no compartirá la soberanía amazónica con ningún país extra continental.


Otro objetivo de importancia para Washington son las reservas petroleras venezolanas, en manos de un presidente no muy afín a Estados Unidos como Chávez, quien se atrevió a poner condiciones a las empresas norteamericanas que explotan
la Franja del Orinoco. Habrá que ver a cuántos kilómetros de la frontera entre Colombia y Venezuela se instalan las bases. Y por supuesto no podemos olvidar la riqueza energética de Bolivia y Ecuador y la cuantiosa reserva de agua potable que contiene el acuífero guaraní.


Los objetivos son variados y las formas para llegar a ellos también pueden ser diversas, a las amenazas de intervención directa que representan las bases y
la Cuarta Flota, se suman el intento de reemplazar gobiernos hostiles o no muy afines por alternativas políticas más amigables. Los mecanismos ¨destituyentes¨ son variados y se adaptan a cada país. Algunos ya fracasaron, pero sin dudas, volverán por más.

*www.elhabitodesospechar.blogspot.com

Publicar un comentario