Seguidores

26 de julio de 2009

EVITA



*Por Karen Mlakar Cantarella
’Yo no valgo por lo que soy ni por lo que tengo, yo tengo una sola cosa que vale. La tengo en mi corazón, me quema en el alma, me duele en mi carne y arde en mis nervios: es el amor por este pueblo’’ Evita Perón
‘’Bien vale la pena quemar la vida en aras de la solidaridad si el fruto será la paz del mundo y su felicidad, aunque ese fruto madure, tal vez cuando nosotros hayamos desparecido’’ Evita Perón
‘’El amor alarga la mirada de la inteligencia’’ Evita Perón
Fría noche de julio
Era una fría noche de julio cuando a las 20.25 horas partiste, seguramente una luz más clara que el rayo de luna te vino a buscar, la luz busca a la luz, y vos emanabas luz y amor en todo tu esplendor.
Esa noche el dolor irrumpía como un tornado devorador en las almas de los seres que veneraban tu figura gracias a todas tus obras y a todo el muro de amor que levantaste en medio de la política.
Si recordamos ese día en la historia en la cual tu imagen se hizo inmortal, solo vienen el dolor, la oscuridad, el desarraigo, el llanto…pues ese día marcó un antes y un después en la historia. Ese día millones de almas se quedaban huérfanas porque ya no estaría junto a ellas su luz salvadora.
Antes de aquella fría noche de julio todo era luz, armonía, alegría, amor…el amor se sentía en cada paso que dabas, se veía en cada acto que ejecutabas desde lo más profundo de tu ser, y era sincero, era vital. Tu infatigable llama interior capaz de mitigar dolores estaba siempre expectante de tener su mano extendida en ayuda a quien lo necesite.
Todo era inentendible a simple vista, tan inentendible el inmenso caudal de amor que profesaste como tu temprana muerte. Inentendible tu amor, porque el amor por sí solo no tiene razón y no se puede entender, el amor se siente, se vive y se brinda. Vos diste tu alma en aquellos días de tarea infatigable para pagarle a la injusticia con la justicia que nunca llegaba. Vos brindaste amor a quienes estaban sumidos en el abismo del olvido.
Inentendible tu muerte, tan temprana, tan dolorosa…Dolorosa para tu ser que debía abandonar esa lucha que había comenzado, dolorosa para tu cuerpo que cada día se resentía mas, y dolorosa para tu pueblo que te amaba y quedaba desprotegido, a merced de la crueldad una vez más.
Seguro Dios te ha de premiar, pues te santificaste en vida, en la gloria debes de estar...
¿Quién va a negarlo? Evita era santa carajo!
Porque Evita besaba a los enfermos sin importarle nada, ella brindaba amor a los enfermos. Porque ella pensaba primero en los demás y después en ella. Porque ella supo entender como nadie lo que era amar al prójimo. Porque ella no medía consecuencias, ella daba, ella amaba, sentía, ella estaba allí donde había una necesidad, un dolor, estaba para cambiar la realidad.
Porque solo ella se plantó ante las injusticias, porque solo ella siendo mujer sembró el amor, porque solo ella bregaba por paz. Ella reclamaba con la voz bien en alto por aquellos que no tenían voz.
Eva es un ejemplo para la humanidad toda, Evita supo obrar como una autentica cristiana. Deberían lavarse la boca con jabón aquellos que pergeñan injurias contra la figura de una mujer cuya alma era inmensamente pura y cuyo corazón estaba puesto al servicio de los demás.
Desgraciadamente, así como Evita despierta amor, también despierta odios en los egoístas que no pueden entender que la vida no es acumular, sino en hacer que todos sean felices. Su egoísmo no les deja ver que oprimiendo y succionando las venas del pueblo también se hacen daño a sí mismos.
Por eso odian a Evita, odian su amor los que son incapaces de sentir ese mismo amor en su corazón. Pero Evita es inmortal. Evita está presente. Siempre habrá algún corazón que sienta amor por Evita, porque su legado es eterno como su alma.
Evita era santa carajo! Quien no lo entienda es porque no es capaz de sentir.
Por siempre Evita…cariñosamente Evita!
Publicar un comentario