Seguidores

7 de junio de 2009

PEROISMO Y PERONISMO


*Por Claudio Díaz

La conjunción adversativa pero es una de las partes de la oración que más frecuentemente evidencian las verdaderas intenciones del que habla o escribe. Son como las bikinis: revelan  casi  todo, aunque tapen lo esencial. Aquí tenemos dos hermosos ejemplos de peroismo (no confundir con peronismo). Ambos provienen de conocidas figuras políticas opositoras al gobierno, y  refieren a las agresiones físicas y verbales a las que fue sometido recientemente Daniel Scioli, gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

“No me gustan las agresiones, pero la gente está enojada y con ánimo exacerbado”, afirma Margarita Stolbizer en La Nación, el sábado 30 de mayo.

“Nunca estuve de acuerdo con ninguna agresión. No lo avalo. Pero la gente tiene mucha bronca”, dice Alfredo de Ángeli en Clarín del 31 de mayo.

     Palabras casi coincidentes. ¿Intenciones convergentes…? Por lo pronto, se inscriben en un contexto de creciente violencia pre-electoral. Verbal y de la otra. A la oposición se le ven los pelos. El gorilaje siempre apela, como recurso dialéctico, a la violencia. Y el periodismo independiente, como nueva fuerza de choque, le provee  las municiones.  

      Hoy asistimos a la escandalosa unanimidad de los medios de prensa que juzgan no ya los errores contemporáneos del gobierno sino lo que advierten con dramatismo como futuros y peligrosísimos planes estatizantes. La asimilación de las posibles actitudes del gobierno nacional con las de otros gobiernos soberanos de nuestra América (Venezuela) es grotesca.

     La falsa invocación al lobo que lanza el Grupo Clarín a través de sus altavoces mediáticos tiene escasos precedentes en la historia del periodismo argentino. Han perdido hasta el decoro. Ante los cuestionamientos del ex presidente Kirchner al Grupo Techint, Ricardo Kirschbaum, convertido en lobbista de la multinacional siderúrgica, refiere “la preocupación de que este sea el comienzo del asedio oficial a la compañía”.

     En su carta al lector del 5 de junio agrega sin el más mínimo pudor: “El fondo de la cuestión es que se instaló la sospecha de que el Gobierno puede avanzar en la misma dirección de Chávez”. ¿Pero quién instaló esa sospecha? El propio Clarín y la oposición a la que manijea desde sus productos de consumo informativo.

     En la misma edición, el título de tapa del matutino lo dice casi todo: Kirchner atacó a Techint y el Grupo le salió al cruce (no queda claro si el grupo que salió a chucear al ex presidente es Techint o el propio Clarín; en todo caso ambos).

     Ahora bien, ¿cuál había sido el ataque de Kirchner, si se entiende por esa acción combatir a otro o ejercer sobre él una embestida física? Simplemente una manifestación pública en la que revelaba que el pulpo empresario había distribuido honorarios millonarios entre sus directivos mientras seguía sin pagar a sus trabajadores la deuda de 27 millones de dólares.  

     El jueguito manipulador de Clarín no debe sorprender a nadie. El 28 de mayo último dos páginas del diario anunciaban con pitos y matracas el lanzamiento de una nueva edición de la Maestría de Periodismo que, desde 2001, el Grupo creó para formar hombres y mujeres de prensa que adscriban a su línea editorial e informativa.  Algunas fotografías permitían observar las caras sonrientes de la plana mayor, con Héctor Magnetto, los hermanos Aranda, Kirschbaum y Ricardo Roa a la cabeza. Y en otra página, un aviso destacado daba cuenta del agradecimiento de Clarín a las corporaciones que auspician el emprendimiento, entre ellas el Grupo Techint.    

     La oposición no hace la guerra: practica el tiro al blanco sobre un “target” kirchnerista-peronista que la Mediocracia ha dibujado previamente. La ofensiva está sostenida por los viejos argumentos antinacionales y por los mismos medios y agentes que por derecha e izquierda fueron sucesivamente rechazados durante más de medio siglo por el pueblo. A las balas no las carga el diablo sino los medios. Que al fin y al cabo es lo mismo, porque la clase dominante del periodismo hoy se viste con la capa del Demonio.

Publicar un comentario