Seguidores

26 de junio de 2009

ARGENTINA: 28 DE JUNIO



*Por Mónica Oporto

Un 28 de junio nos despojaron de la democracia y habilitaron el camino que permitió el despojo económico de la Nación. Un 28 de junio tenemos la oportunidad de evitar que se vuelva a instalar el despojo de Argentina.

Un 28 de junio, pero de 1966, un golpe de Estado volvía a poner a la democracia en un rincón. El enviado a desalojar la casa de gobierno, general Julio Alsogaray, echaba al presidente Illia. El golpe de Estado ponía la bota funesta sobre la Argentina: quedaba a cargo del gobierno el Gral. Juan Carlos Onganía. EL movimiento sedicioso utilizaba el nombre de la República para dar a conocer pomposamente su acto delictivo como “revolución”. Significaron una etapa de consolidación liberal que castigó duramente a los trabajadores y abrió el camino para vaciar al país, privatizarlo, mantenernos como país productor de bienes primarios frenando el proceso de industrialización nacional. La “Junta Revolucionaria” quedó integrada por representantes de las tres fuerzas armadas: Ejército, Pascual A. Pistarini; Marina Almirante Benigno Varela y Aeronáutica Teodoro Álvarez. Disolvieron los partidos políticos e inauguraron un período profundamente autoritario. La educación pasó a ser “sospechosa de subversión”. La Universidad fue sometida a la peor degradación; sus estudiantes, científicos, docentes, fueron sometidos a la sangrienta “Noche de los bastones largos”. Muchos emigraron.

Ya desde 1955 los sucesivos gobiernos pusieron todo su empeño en destruir todo vestigio del peronismo, desde el decreto Nº 4161 a los fusilamientos de patriotas, hasta la eliminación de todo lo que se había construido, la política distribucionista y toda la labor nacionalizadora.

Con la “Revolución argentina”, llegó, en 1967 al Ministerio de Economía, Adalbert Krieger Vasena el capital internacional recobró la esperanza de hacer pie en nuestro país y lograr la acumulación propia de la dinámica capitalista. Se perfilaron dos sectores, uno, externo, conformado por el capital imperialista, el otro interno, los trabajadores. El capitalismo intentó hegemonizar y volcar la balanza hacia su favor durante más de veinte años. Encontró en Krieger Vasena el interlocutor válido para favorecer el modelo de acumulación en beneficio de los sectores monopolistas, los cómplices internos fueron los sectores de la derecha reaccionaria de los partidos políticos, de las Fuerzas Armadas, de la burocracia sindical, y el establishment del que formaba parte el Ministro intelectual orgánico Krieger Vasena. Un plan económico expoliador necesitaba contar con gobierno autoritario, la fórmula completa.

Para los trabajadores la perspectiva se anunciaba funesta: rebaja de sus ingresos reales por la tremenda inflación -que llegó al 80%-; el sacrificio lo tuvieron que soportar los trabajadores para permitir la acumulación de riqueza. Su situación llegó a tales dimensiones que generó la crisis que culminó en el Cordobazo. La clase trabajadora pagaba el precio de la entrega. Los grandes ganadores de la política económica de Krieger Vasena fueron las empresas y las multinacionales que lograron grandes beneficios, fundamentalmente con el negocio del petróleo.

28 de junio.

Un 28 de junio, pero de 2009, recordando hechos como aquellos de 1966, vos tenés la responsabilidad histórica de evitar que los mismos personeros del interés ajeno a nuestro país vuelvan a ocupar cargos de decisión. Que vuelvan a utilizar la economía en beneficio de los intereses privados. Porque sabido es que “la economía nunca ha sido libre: o la controla el Estado en beneficio del Pueblo o lo hacen los grandes consorcios en perjuicio de éste”. Y ese fue el caso, los grandes consorcios querían quedarse con todo. Y los cipayos, porque siempre los hubo y los sigue habiendo, no tuvieron ninguna dificultad en entregarles el patrimonio nacional, recibiendo algún beneficio a cambio, la caricia y la palmada, y moviendo la cola festejaron el premio.

Hoy, históricamente, el pueblo tiene la posibilidad de evitar los retrocesos, de volver a esa situación y, en cambio, profundizar un proyecto de país para todos.

Una oportunidad para decirle NO a los que nos regalaron el país, a los que, mediante maniobras políticas nos quieren llevar nuevo a los negros días en que el Estado Nacional fue invadido por los poderosos intereses económicos privados, los genuflexos que en 1992 eliminaron las regulaciones y los aranceles firmando el Consenso de Washington, los que abrieron la importación y remataron la soberanía, preparando la llegada del ALCA con las consecuencias negativas que hubiera producido hoy de haberlo firmado, pero Néstor Kirchner lo evitó. Los que adelgazaron la legislación laboral y flexibilizaron a los trabajadores. Los que nos llevaron al estallido del 2001, pusieron el corralito después de haber mandado todos dineros al exterior. Los que comercializaron con nuestra riqueza petrolera y fueron serviles al Fondo Monetario. Los que despreciaron nuestra inteligencia y destruyeron nuestra educación, como parte de un proyecto de destrucción del país.

El 28 de junio es momento. El 28 de junio es la vida contra la vuelta a un pasado de muerte, de falta de oportunidades, de país para pocos, de exclusión, pobreza, desintegración social, donde los jubilados marchaban en la plaza y nadie satisfacía sus reclamos; donde las empresas estratégicas –comunicación, agua- fueron privatizadas con el “verso” de evitar el monopolio estatal y pasaron a manos de…. monopolios privados; donde la riqueza quedó en manos de un grupo ligado al capital externo mas preocupado por engordar el propio bolsillo que crear fuentes de trabajo para los argentinos; fue cuando se hundió la esperanza, y miles de argentinos faltos de proyectos e ilusiones se fueron a buscar trabajo y vida en otro continente.

Por eso, este 28, acordate de la historia, evaluá lo que se ha avanzado en estos años. Pensá con una mano en el corazón, no en el bolsillo. Sabemos que aún faltan hacer muchas cosas pero lo que no podemos es permitir que la historia vuelva atrás y se deshaga los que se construyó. Por eso, como dice un amigo, el 28 “vos ve”.

Publicado en: LQSomos 15/06/09
Publicar un comentario