Seguidores

10 de mayo de 2009

LA MUERTE DE CAPDEVILA, CINCO AÑOS MÁS TARDE



 Por: José Luis Ponsico (*)

   En abril de 2004 el ex futbolista de Kimberley, Elvio Martín Capdevila, encontró la muerte al recibir una agresión de un ex comisario de Policía, en un confuso episodio ocurrido a una cuadra de "El Atlántico", sobre la calle Bolívar al 3041. Capdevila tenía 64 años, era viudo con tres hijas. Apenas lo conocieron sus nietos.

   El lunes 27 de abril un grupo de ex jugadores destacados de la década del ´70 rindió un homenaje al "Negro" Capdevila, como se lo conocía en el ambiente, en un emotivo acto que se vivió en la sede del Club Kimberley, evocando con dolor al excelente lateral izquierdo que se había iniciado en San Lorenzo de Almagro. Campeón con la Tercera, en 1959.

    Estuvieron las hijas -una de ellas, Alejandra de 46 años, pronunció hermosas palabras en recuerdo de su padre- los nietos y una veintena de compañeros y rivales de los años ´60 y ´70. Especialmente invitado viajó José Francisco Sanfilippo, eterno goleador de San Lorenzo, la selección nacional, Boca, Nacional de Montevideo y Banfield, hace 40 años.

    El marco del recuerdo al querido Elvio lo brindaron Roberto Saba, que fuera el sabio DT del ciclo cumplido entre 1969 y 1975; Eduardo Ucha, Luis Fortunato, Luis Costantini, Carlos (Kiko) Cardone y Salvador (Cacho) Catalano, entre los compañeros. Todos destacados por el actual presidente del club, Dr. Emilio Van Gul.

    Norberto Eresuma, otro eterno goleador, como así también Francisco Mústico, Víctor Tamagnone y Oscar (Pájaro) Rubio, figuraron entre los rivales. Unos y otros miembros de la flamante Asociación Mutual de Ex Futbolistas (Solidarios) que preside Luis José Fortunato en Mar del Plata.

     Por los periodistas deportivos habló Vicente Ciano aludiendo a las cualidades de Capdevila, como jugador "pero de manera especial como persona", dijo el popular "Cholo". Antes lo había hecho el "Nene" Sanfilippo que subrayó "la calidad de Capdevila para pegarle a la pelota", recordando el mítico gol de "taquito" a Antonio Roma, el 12 de octubre del ´62.

     "Capdevila me puso una pelota de 30 metros en la iniciación del partido en una jugada planeada un minuto antes de la iniciación del clásico San Lorenzo-Boca, en el Viejo Gasómetro", evocó Sanfilippo. "El partido terminó 2 a 2 y Capdevila llevaba apenas unos partidos en Primera", añadió.

      "Con el "Tano" Roma había pica porque estábamos los dos en la selección nacional y Boca iba primero con River; en tanto San Lorenzo andaba por la mitad de la tabla. Antes de empezar, le dije "mirá que soñé que te hago un gol de taquito" y Roma, arquero célebre de Boca, se echó a reír", completó Sanfilippo.
      Luis Fortunato jugó con Capdevila en Tigre entre 1965 y 1967. Fue él quién se lo recomendó al "Turco" Saba como "refuerzo" en 1971. "Elvio fue un hermano y un amigo. Además de un extraordinario jugador. Su muerte es una de las mayores injusticias que padeció este grupo de amigos", dijo.

      Eduardo Ucha habló por los "de Kimberley del ´70" y elogió la destreza del zurdo que empezó como número "10" en San Lorenzo, fue "6" en Tigre y "3" en Platense y Kimberley. "El Negro era un jugador maravilloso. Tenía el don para manejar la pelota con su zurda, buena marca y gran pegada", describió.
       Una mañana de otoño de 2004, Capdevila sostuvo un entredicho con el ex oficial de Policía, Manuel Torres, diez años menor. Según todos los testimonios recogidos por el autor de estas líneas, existía encono previo por parte del autor de la agresión y algunas amenazas vertidas.

       Al cabo, quedó demostrado que Capdevila murió de un síncope cardíaco en un forcejeo con el agresor. El victimario estuvo muy poco tiempo detenido y fue absuelto por la figura penal del "homicidio por culpa o imprudencia" (cuando no hay intención de matar). El llanto y la congoja de los nietos silenció el lugar, cuando se testimonió el episodio.

       Elvio Martín Capdevila había nacido en los albores del ´40 -una generación que tuvo a "Pelé", Ermindo Onega, Silvio Marzolini, Daniel Willington, Alberto Rendo, José (Pepe) Vázquez, entre otros destacados- y jugó en San Lorenzo entre 1958 y 1964. Dieciocho partidos en Primera.

       En 1965 fue a Tigre, dirigido por el histórico goleador marplatense Cándido González. Estuvo hasta el ascenso en el ´67. Jugó 53 partidos. En el ´69 estuvo en Platense, donde actuó en 29 encuentros. A partir del ´71 lo hizo en Kimberley, donde su recuerdo quedó grabado para siempre. Cuando murió tenía 64 años.

(*) Periodista de Télam.
Publicar un comentario