Seguidores

3 de mayo de 2009

30 DE ABRIL DE 1977


*Por Diego Carbone

32 años de permanente lucha de las MADRES DE PLAZA DE MAYO, siempre presentes en sus marchas, con sus pañuelos blancos y sus corazones bravíos, como leonas defendiendo a sus crías, sus hijos desaparecidos, encarcelados, torturados por la dictadura. Ellos con las armas y la fuerza, ellas con un solo grito que llego a todos los confines de la tierra. Ni la traición, ni los malos tratos, ni la sonrisa socarrona de algunos, ni las amenazas, ni la muerte que intentaba rondarlas pudo evitar, que una vez por semana, esa bandada de pañuelos blancos se convirtiera en un emblema de la defensa de los derechos humanos, esos a los que sus hijos nunca tuvieron acceso.

Fueron masacrados, pero su vida continuaba, estaba en los pechos de sus madres, en la esperanza, en la fe en el milagro, y ellas cada vez eran más. Cuanto más cruenta era la represión, ellas los desafiaban y salieron victoriosas. Los represores no se daban cuenta que una madre del pueblo, va estar siempre, levantando las banderas de sus hijos mutilados. Que la justicia de Dios y de los hombres caigan con todo el peso de la ley sin excepciones contra los verdugos y los que colaboraron siendo cómplices de estos asesinos: ministros, secretarios de estado, asesores del proceso, jueces y fiscales que hoy se desgarran las vestiduras presentándose como defensores de la lucha popular. No podemos permitir, porque seria una traición, que estos sujetos se refugien en la democracia. "Ni olvido, ni perdón a los asesinos...!!!"

Las primeras apariciones de las Madres de Plaza de Mayo ocurrieron a partir del mes de Abril de 1977. 
ANTIGONA, en contra de la voluntad del tirano, rindió culto al cadáver de su hermano condenado a ser destrozado por las aves de rapiña y al que se le había negado sepultura. Las Madres arriesgaron su vida y no pocas resultaron secuestradas y asesinadas, defendiendo su derecho de ejercer ese culto a los seres queridos, cuyo paradero se sigue ignorando, y al igual que ANTIGONA fueron declaradas "locas". Con su "locura" dijo Julio Cortazar "echaron a volar una inmensa bandada de palomas que habrían de cubrir los cielos del mundo con su mensaje de angustia y de verdad". Y así, una vez más, en el intento de restablecer desde una subjetividad herida y violentada una nueva eticidad, lo irracional y lo inesperado, esa " bandada de palomas" las madres de Plaza de Mayo, como nos decía Cortazar, irrumpen en cualquier momento para desbaratar y trastocar los cálculos científicos de nuestras de nuestras Escuelas de Guerra y de Seguridad Nacional, es decir, "ese orden normal" impuesto por una cultura de muerte, con pretensiones de universalidad y de verdad.

LA PATRIA EXISTE Y LA LIBERACIÓN ES POSIBLE...!!!

COMPAÑEROS, PRESENTE...!!! HASTA LA VICTORIA SIEMPRE...!!!

Publicar un comentario