Seguidores

5 de abril de 2009

EN ARGENTINA, NADIE SE ACORDÓ DE MALVINAS



*Por Eliana Valci

El 2 de abril, fue un día triste, gris (como dijo un compañero), y de Malvinas nadie se acordó en nuestro país. Mientras parte del pueblo y un sequito de hipócritas despedía a un ex presidente, una mujer indefensa y llena de dolor, apropiada ilegítimamente por el imperio colonizador, pasaba inadvertida.

Pero, fue una mujer, quien en el mismo centro del imperio asesino, con gran valor y coraje rescató su memoria y la de los que fueron desterrados junto a ella. Sí, esa mujer de la que hablamos es la Presidenta de todos los argentinos y argentinas, quien fue la única Jefa de Estado en estos 25 años de democracia, que se plantó ante el imperio británico, para reclamar para que nuestra hermanita perdida vuelva a casa.

Por ello, he de rescatar centrales palabras del mensaje de Cristina Fernández al sostener: Es el deber de todo buen argentino y de toda buena argentina reconocer el esfuerzo de esos hombres porque durante mucho tiempo se intentó ocultar, como si fuera una vergüenza, la existencia de nuestros combatientes. Lejos de eso, para nosotros, ellos son un orgullo y motivo de respeto y honor, tanto los que hoy están aquí como los que ya nunca volverán a estar.


Quiero además también, aquí, en este pedazo de territorio argentino en la ciudad de Londres, reafirmar una vez más nuestros derechos soberanos sobre nuestras Islas Malvinas, reclamo inclaudicable que no se reconoce en un ejercicio de patriotismo, sino en un ejercicio de derechos y títulos que le pertenecen a la República Argentina y que también se reconocen en el respeto que nuestro país tiene por el Derecho Internacional y, fundamentalmente, por todas las resoluciones -por todas las resoluciones- que emanan de la Organización de Naciones Unidas.”


No obstante el reclamo legítimo de la hermana mayor argentina, respecto de su hermanita cautiva…Cuántas familias, cuántas historias fueron y son ignoradas en la Argentina?, es así como los medios masivos de desinformación diéronle más importancia al funeral de quien fuera coronado con el título de “Padre de la Democracia”, que a la memoria de un grupo de jovencitos inexpertos, pero que con gran valor y patriotismo dieron su vida, para que a aquella lejana mujer, le devolvieran su identidad argentina.
Esta no sería la primera vez que las corporaciones mediáticas derivaran la atención del pueblo, sino que fue capaz de afirmar que quienes habían sido doblegados junto a nuestra fémina olvidada, habían salido victoriosos.

Esto demuestra que son capaces de cualquier cosa, y comprueba que convalidaron los episodios más aberrantes de nuestra historia, desde sus usinas del horror, donde continúan pergeñando como flagelar al país, lavando diariamente la cabeza de los ciudadanos y ciudadanas, con información manipulada, que claramente, no es la verdad revelada.

Por lo tanto, es imprescindible recuperar la memoria, para no olvidar, para no perdonar a los responsables de las muertes de nuestros compatriotas y a los apropiadores de lo que legítimamente nos corresponde.
Sólo nosotros somos capaces de cumplir con esta premisa, es por eso, que me permito llamar desde aquí a todos los ciudadanos y ciudadanas de la República, a que reflexionemos acerca de ¿quiénes somos?, ¿qué queremos? Y ¿hacia donde vamos?, para que definamos de una vez y para siempre si queremos ser Patria o Colonia.

*Directora Revista Ida & Vuelta. 
Publicar un comentario