Seguidores

22 de marzo de 2009

NO NOS HAN VENCIDO



*Por Eliana Valci

Somos la consecuencia de una generación que dio hasta su último aliento por la Patria. Aquellos jóvenes diezmados por el infame “Proceso de Reorganización Nacional, el 24 de marzo de 1976, hoy florecen dentro de cada uno de nosotros con más fuerza que nunca, porque la batalla aun no ha terminado.

Muchos podrán decir que nosotros los jóvenes de hoy al no haber vivido dichos acontecimientos, no estamos acreditados para opinar sobre el tema. Pareciera ser que para muchos que nos critican, no tenemos esa chapa que ellos flamean ante cualquier oportunidad; cosa más deleznable, ya que deberían ser en todo caso quienes nos incorporen a la memoria, esa parte amputada de la historia; por suerte, son algunos. No quería dejar de decirlo ya que esos “algunos” deberían callarse cuando nosotros los jóvenes del hoy vamos a tomar las banderas manchadas con sangre y aquellos que fueron sus pares.

Por otra parte, tenemos a favor  la investigación, el testimonio de familiares y compañeros sobrevivientes que hacen fortalecer esta decisión que hemos tomado los jóvenes del hoy de recuperar la utopías de nuestros 30 mil compañeros y compañeras; he aquí que no sólo hay que recuperarlas desde el discurso, sino que estamos convencidos hacerlas efectivas y consolidarlas para el bien común. Sin ir más lejos, el análisis de nuestra actual realidad nos lo permite.

Si hacemos memoria, “un amplio espectro de sectores sociales y políticos coincidió- en aquel momento- en que la interrupción del gobierno constitucional era necesaria para recuperar el normal funcionamiento de las instituciones”[1]; la sociedad argentina no se ha todavía retractado ante la militancia política de ser cómplice de la dictadura y ser la autora de la funesta frase “algo habrán hecho”. Semejante cobardía aún no fue asumida por la sociedad.

Por lo que afirmamos, que “aún quedan resabios de esa derecha nefasta en nuestra sociedad”, tal como lo sostuvo el actor   Raúl Rizzo en el Programa “Seis, Siete, Ocho”, emitido por Canal 7, la Televisión Pública el viernes pasado. El que además, excepcionalmente llamó a la memoria de esa sociedad ausente.

Pero esta vez,  sabemos  ciertamente, con nombre y apellido, quienes son los que continúan con esta metodología desestabilizadora, y que parte del pueblo los convalida (ciudadanos comunes, legisladores, funcionarios, etc.). Todos lo saben, ustedes escucharon a uno de sus portavoces decir abiertamente: “el principal obstáculo en la Argentina son los Kirchner[2]…pero claro, para recordar hay que tener MEMORIA, por lo tanto, si hay algún desmemoriado por ahí, que valla haciendo uso de la misma.

Vamos a un ejemplo más reciente y gráfico todavía, la Junta Militar liderada por Videla, Agosti y Masera sostenía que “había que extirpar el cáncer de una sociedad enferma. Con ese fin se estableció la pena de muerte, aunque nunca se aplicó por vía legal[3]…Ahora les pregunto…¿A quién les hace acordar?...¿se dieron cuenta quién es?; si el Alzheimer los sigue atormentando, les cuento que se trata de la diva que habla en la TV  por teléfono, y que no hace mucho dijo a los medios en perfecta concordancia con lo expuesto precedentemente: “el que mata tiene que morir”…”que se dejen de joder con los derechos humanos y esas estupideces”[4].

Entonces a las pruebas nos remitimos, cuando decimos y sostenemos que estos sombríos personajes son parte de un aparato que aún sigue latente entre las sombras, que les importa un bledo la unidad nacional y la redistribución de la riqueza para lograr una sociedad equitativa, porque lo único relevante para ellos es  este “show mediático”, a través del que siguen aplicando el método inductivo del miedo, para tener sometido al país entero, y manejarlo cual si fuera una marioneta, para hacer su voluntad, a su antojo.

Son la misma lacra que en aquel entonces, sólo que utilizan otros medios comisivos u omisivos, pero los fines siguen siendo los mismos. Todos sabemos que no hace falta dispararle a alguien para matarlo, con que no lleguen los alimentos a su mesa, producto de un desabastecimiento[5], o no pueda ser trasladado a un hospital, ante una afección cardiaca[6], basta para poder lograrlo.

Los que tienen MEMORIA, interpretarán lo que les digo, los que no, si no es mucho pedir, ¡reflexionen!, permítanse por una vez abrir los ojos y ver la gravedad de la coyuntura por sí solos y no por lo que los medios masivos de comunicación quieran que asimilen.

Es ante estas situaciones, cuando recordamos y reivindicamos  a nuestros compañeros y compañeras, por ser el ejemplo más fidedigno de ciudadanos y ciudadanas comprometidos con la realidad que los circundaba en aquel momento, en que a ciencia cierta sus vidas corrían peligro; pero no tenían miedo, porque sabían que peleaban por la causa del pueblo, movilizados por un profundo sentimiento de amor y compromiso para con sus pares.

Finalmente, podemos decir hoy, a 33 años que,  ¡NO NOS HAN VENCIDO!…mientras su espíritu y su ejemplo viva en nosotros, vamos a continuar nuestra lucha por una PATRIA JUSTA, LIBRE Y SOBERANA y fundamentalmente para seguir sosteniendo y diciendo:

¡LA REVOLUCIÓN AVANZA!


*Directora Revista Ida & Vuelta

Publicar un comentario