Seguidores

8 de marzo de 2009

“MOVIMIENTO ME OPONGO A TODO”



*Por Eliana Valci

Acertadamente la Presidenta de la Nación en la presentación del Plan Mi PC, en la Residencia Presidencial de Olivos, el pasado 4 de marzo, dijo: “hay un movimiento nuevo en la Argentina, yo digo el movimiento "me opongo a todo", no se sabe de qué se trata pero me opongo igual por las dudas”; refiriéndose a quienes han atacado y denostado el Proyecto de la Nueva Ley de Servicios Audiovisuales, cuando aún no se ha presentado en el Congreso para su correspondiente debate.

Es claro que no han comprendido que ésta es una de las “tantas deudas de la democracia”, y que este Gobierno quiere darle el tratamiento que le corresponde acorde a los tiempos que corren, máxime cuando a través de la reforma constitucional de 1994, se menciona por primera vez a los “medios audiovisuales” como objeto de protección en el Art. 75 inc 19 Párr. 4º.

Pero por supuesto, que no podían faltar los cometarios de los integrantes de este nuevo movimiento opositor-impositor-impostor, como la “advertencia” que hizo Gerardo Morales a Clarín el 4/03/09:"Más que el anuncio de que el Gobierno pretende debatir una nueva legislación sobre radiodifusión o medios de comunicación, hemos escuchado una amenaza de la Presidente contra los medios y los periodistas independientes".

¿Amenaza?...es evidente que hubo un fallo auditivo-interpretativo por parte del receptor consternado…¿medios y periodistas independientes?...Sí, independientes del Pueblo, y funcionales a los intereses antinacionales.

No conforme con ello, según la edición de Clarín del 5/03/09, debatieron acerca del derecho de expresión en el Senado, tradicionalmente denominado como “libertad”, (que) es la facultad de exteriorizar a los demás, cualquiera fuera el medio utilizado, ideas, opiniones, pensamientos, informaciones…” (Quiroga Lavié, Derecho Constitucional Argentino, Pág. 348).

"Hay que escuchar lo que uno no quiere escuchar", apuntó, en referencia al matrimonio presidencial, el representante de la Asociación de Entidades Periodísticas de la Argentina (ADEPA), Carlos Gamond. Y también dijo: "Hay casos de censura resonantes y con gran difusión en los medios como el de Pepe Eliaschev y el de Nelson Castro, pero que hay muchas otros, desconocidas, en el interior".

Sin duda alguna no han entendido lo que implica el ejercicio de este derecho, y mucho menos creo que hayan tenido en cuenta el segundo párrafo del Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que considera lo siguiente: “que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad; y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y la miseria, disfruten de la libertad de la palabra y de las creencias”.

Se autoproclaman censurados, cuando ellos mismos se encargan de ser los únicos portadores de la verdad, merecedores de ser  oídos, así sea la fuerza. Tal es el caso de Freddo donde  «Es decisión de la empresa que en nuestros locales solamente se lean Clarín y La Nación». Esa fue la respuesta que obtuvieron distribuidores de EL VIGÍA cuando solicitaron dejar algunos ejemplares de su última edición en el local que la heladería-confitería posee en Alto Avellaneda.

En esa lógica, es comprensible que se opongan, o mejor dicho que impongan un criterio basado en la agresión y en la tergiversación de los acontecimientos, dado que subrepticiamente se puede detectar-para aquellos que saben leer entre líneas-que a sus intereses hegemónicos, no les es rentable y mucho menos conveniente, que los medios de comunicación informen en forma adecuada, funcionando así, como un servicio público fundamental para la República y para la Democracia.

*Directora Revista Ida & Vuelta.
Publicar un comentario