Seguidores

25 de enero de 2009

HOY, es necesario un cambio comunicacional y una nueva legislación en el servicio de medios audiovisuales


 Opinión, comentarios de análisis 


*Por Santiago "Coco" Plaza
                        
En los últimos tiempos se han escrito y aún se continúa haciendo, muchos renglones sobre el tema de la comunicación, los medios audiovisuales, la información como negocio y no como un servicio … que sin lugar a dudas nos ocupa sobre manera en estos días. Todo esto, aparece como si fuera una moda, si se plantea en términos de frivolidad; pero que toma forma concreta y visión objetiva de una necesidad política, social y esencialmente cultural en el marco de un proyecto nacional y popular en vigencia.

 
Parte I
 
De la hegemonía mediática 

Nos encontramos que el primer obstáculo en importancia que surge, para la formación de conceptos e ideas en el pensamiento libre y la conciencia de situación que se vivencia en el colectivo de la masa poblacional, es sin lugar a dudas hoy en día, el condicionamiento que proyecta la hegemonía del discurso único desde las corporaciones mediáticas. Esto tiene origen fundamentalmente, en la concentración de los medios de comunicación y su directriz de opinión; como así también de la información manipulada que emana de los mismos monopolios mediáticos y sus alcances oligopólicos logrados. He aquí entonces cómo, estos entes de la comunicación hegemónica, instalan perversamente su propia “verdad” e intentan sistemáticamente bloquear, sesgar, censurar o sabotear toda acción tendiente a dar pluralidad en la información y a los factores que intenten conformar una comunicación de excelencia para la población en general. 

La  necesidad de un cambio 

Si bien lo expuesto es un mal generalizado, incluso a nivel mundial, dado que los patrones mediáticos están atados a un sistema que sabemos se deteriora día a día a nivel planetario, vamos percibiendo al unísono que en nuestro país, de a poco se va desterrando y con cierta rapidez el silencio que siempre cobijó el accionar de estos monopolios, caracterizados sin dudas por verdaderas corporaciones mediáticas al amparo de un modelo que se niega a morir a pesar de los cambios coyunturales que se dan día a día. 

No es algo fortuito, ni una mutación temporal producto de una consecuencia genética, el hecho de que esta temática se generalice día a día y al parecer exponencialmente sobre la perplejidad que origina la concentración y el discurso hegemónico de los medios; y que a su vez, se vaya instalando la necesidad de una nueva ley sobre el servicio del medio audiovisual en nuestro país. Esta observación nace, concretamente, de la necesidad insoslayable por y para el accionar de la actual gestión del gobierno nacional que impulsa y conduce la presidenta Cristina Fernández, en el marco de un proyecto nacional y de verdadero cambio, ante el escenario actual de un bloque latinoamericanista llevado al plano del protagonismo en el ámbito mundial.

De la misma manera, vemos como se pauperiza la vigencia viciosa de una legislación obsecuente con los tiempos, que queda expuesta por obviedad de la misma inmoral persistencia; tanto por la vigencia de un contenido fuera del contexto histórico como el de sostener en legislación pareceres injustos, en una sociedad ávida de una democracia menos mediocre, más formal y firme. Me estoy refiriendo concretamente a la Ley 22.285, promulgada por el gobierno de la última dictadura cívico-militar de Videla, Martínez de Hoz & Cía. 

Evaluaciones sobre la demora 

No se puede eludir la regla universal de la causa y el efecto. Esto, llevado al plano de la práctica de gestión en la administración del Estado y sus sistemáticas decisiones políticas, como se viene dando en el nuestro días por el gobierno de Cristina Fernández, demanda un tono muy preciso en el causal de enviar al Congreso Nacional un nuevo Proyecto de Ley de medios audiovisuales. Nos podemos dar cuenta incluso, por lo expuesto, que esta presentación, advierte tener un impactante efecto ante la voluptuosidad de los intereses a tocar. 

Podrá alegarse que ya es hora de hacer la presentación esperada, como lo vienen solicitando, casi con desesperación y en tono de ansiedad, diferentes instituciones del ámbito nacional; y creo que nadie duda de la urgencia en esta demanda. Pero situémonos en el comentario expresado en cuanto a la causa y el efecto, por lo que es válido señalar que, este mismo efecto derivado tiene que ser lo más atenuado posible, o por lo menos recibido en una relación de fuerzas capaz de moderar las ínfulas reivindicatorias de los intereses a afectar.  

En un análisis objetivo, también con algunas particularidades subjetivas, podemos señalar que el tiempo político para tales efectos aún no se ha presentado adecuadamente; o por lo menos, está siendo prudentemente observado y esperado por el Ejecutivo Nacional para un mejor logro y rédito a futuro de esa acción.  

Esta demora en la presentación del nuevo Proyecto, tiene también algunos aspectos que pueden considerarse favorables a pesar de las numerosas solicitudes para que se concrete su presentación por el Ejecutivo Nacional. No debemos perder de vista en la evaluación y en el análisis de la coyuntura, que en la demora se dispone de más tiempo para una instalación sin precedentes de este tema concreto en la ciudadanía toda, lo que representa un factor clave, favorable y con un buen tenor estratégico si se quiere.  

A partir de esto observamos, que de una nueva Ley de Medios comienza a hablarse como hasta ahora nunca se lo había hecho antes; con el ingrediente de que a su vez se va tomando conciencia de que estamos sometidos a la vigencia de una Ley de medios de la última dictadura con sus pertinentes factores condicionantes y que hacen por añadidura a la salud del sistema republicano. 

Por otra parte, también se presenta un consecuente desgaste que ocasiona la expectante situación en el stablishment mediático siempre alerta; ya sea en términos técnicos, que pueden derivar en gananciales y/ó por la operativa de la corporación de los mismos en el sistema. A pesar de estos síntomas de subjetividades de apreciación, no se debe subestimar en lo más mínimo las reacciones que propiciarán en todos los niveles de la información los monopolios mediáticos. Aparecerá también un estado de acrecentamiento del discurso único y la falacia comunicacional tomará niveles alevosos de expresión, proporcionada por sus usinas habituales, que son los crisoles editoriales que las originan siempre favorables a sus negocios e intereses. Además, con el empuje de factores que se propician con la imagen de un nuevo partido político de la “nueva derecha” opositora; valgan las palabras del compañero Nicolás Casullo en su oportunidad.

Hay además otro aspecto a considerar, que no solo no invalida lo expresado sobre la demora, sino que lo complementa. Esto es, tuvimos un agitadísimo año en el accionar legislativo nacional, no dando tregua ni espacio para incluir en la agenda del Congreso un Proyecto de Ley de tamaña dimensión. Se atendió, con todas sus implicancias y las particularidades políticas y parlamentarias conocidas el tema de las retenciones (la125); posteriormente sobrevino el tratamiento de la movilidad jubilatoria; la nacionalización de Aerolíneas Argentinas; el tema de las AFJP y la vuelta al sistema de reparto, el presupuesto para el nuevo año, la “tablita Machinea”  y llegamos al final del año…  

Algunos de espíritu más impulsivo aluden que en esa vorágine debería haber ingresado, por lo menos en “extraordinarias” el Proyecto de Ley de Radiodifusión. Fundamentando que esta decisión aprovecharía la dispersión y desgaste del accionar de los legislativos opositores y de la pseuda oposición indecisa en sus lineamientos, por el arduo trabajo del Congreso durante el año. Y también que a esto se le sumaría el factor sorpresa propio del estilo K. De haber sido así, (desde lo personal lo considero un delirio y peligrosamente político) tratándose de un Proyecto de Ley tan puntual y clave, que acarreará una extensa y ardua discusión parlamentaria sobre muchas decenas de artículos y una notable fundamentación de los mismos. También hay quienes opinaban desde un análisis más simplista que si hubiera sucedido así … ¿Cómo se encontraría el plantel oficial organizado y su relación de fuerzas en las cámaras para obtener resultados favorables para la sanción de una nueva Ley? 

Se habla mucho de la imposibilidad de la presentación del nuevo Proyecto mientras nos encontremos en un año electoral, debido a las presiones empresariales y corporativas de los ámbitos mediáticos con sus lobbies y demás yerbas sobre las bancas del Congreso. Si estuviéramos en una democracia más firme con parámetros de conducta capaces de mostrar una elevada calidad de moral legislativa, no cabría tanta imposibilidad de una presentación durante este período; y sí, una dura y ardua lucha de pareceres partidarios y de sectores de las bancadas.  Pero la relatividad de intenciones, de pareceres cambiantes, de modificaciones de las relaciones de fuerzas coyunturales, incluso la institucionalización de los lobbies y roscas en el parlamento, tal como sucede en otros escenarios mundiales, incluso se da en los EEUU, hace muy difícil  un éxito final en el propósito local de utilizar períodos electorales.  

Tenemos que afinar muy bien la puntería, con inteligencia y elegancia de oportunidad para acertarla positivamente y sin lugar a errores. El seguir construyendo los móviles necesarios que faciliten un final feliz para obtener la sanción de una nueva Ley de Radiodifusión es prioritario y de una necesidad política que no da lugar a discusión. Sabemos también, que solo nos queda por ver cuándo y cómo … una gran incógnita, o no?
 
*Docente, Periodista
 
Publicar un comentario