Seguidores

4 de enero de 2009

EL PRESUPUESTO DE BUENOS AIRES



*Por Alicia Bello


El pacto del macrismo y la Coalición Cívica se vio reflejado en el voto del presupuesto 2009. Éste tal vez sea el comienzo de un acuerdo con vistas a las próximas elecciones. Aún no hay definiciones taxativas, sin embargo algunos encuentros entre ambos partidos y la sensible inclinación a compartir espacios legislativos apuntan en ese sentido.

La misma Coalición que en el Congreso Nacional se opone sistemáticamente a todos los proyectos del oficialismo incluido el presupuesto, utiliza otra lógica para la ciudad y sostiene: no hay que hacer lo que le hicieron a Íllia en el 64 no votándole el presupuesto.

Es una mentira de Carrió sostener que gracias a sus legisladores el PRO cedió en su intento de aumentar los impuestos. El Frente para la Victoria marcó su oposición desde el comienzo, con el argumento de que los aumentos indefectiblemente afectan a la producción y al trabajo, cosa inaceptable en un contexto nacional e internacional recesivo.

Es verdad que el gobierno de Mauricio Macri modificó su propuesta fiscal y tarifaria, pero lo ha hecho por la inviabilidad política del proyecto y por no quedar expuesto a un nuevo debilitamiento de su imagen frente a una negativa contundente de la oposición.

Analicemos qué impuestos sí votó la Coalición Cívica y no el Frente para la Victoria:
*Aumento del 4 al 5% Ingresos Brutos de bancos y entidades financieras.
*Industria manufacturera que facture más de $ 20 millones anuales, hoy exenta de Ingresos Brutos, pagará en el 2009 el 1%.
*Impuesto a los sellos para los contratos que firmen empresas y asociaciones
*Construcción de viviendas de categoría A y B que pagaba 1,5 % y pasarán a pagar 3%.
*Incremento de 100% de una de las categorías de ABL para bares y restoranes.

Detrás  del incremento a los Casinos y tragamonedas se esconde otras de las mentiras del acuerdo Macri-Carrió, ya que el cobro de este impuesto es inviable jurídicamente en virtud de los fallos judiciales que dictaminaron la incompetencia del Gobierno de la Ciudad en la determinación de gravámenes de dicha actividad por ser materia jurisdiccional del Gobierno Nacional.

Esta "nueva alianza" nació a la luz de los acuerdos celebrados en la Cámara de Diputados de la Nación y tuvo a la diputada Patricia Bullrich como interlocutora del PRO, encabezado por la figura del diputado Federico Pinedo.

Hastiada de los fraccionamientos constantes de su fuerza política, que cada vez más la alejaban del poder, la líder de la Coalición estrecha filas con sus aliados naturales, la derecha gobernante en la ciudad.

Cae de este modo la máscara progresista detrás de la cual ocultaba la Coalición Cívica su verdadera filiación e intencionalidad política e inaugura, sin ambages, la paradoja de marchar, como lo hizo en tiempos de la dictadura militar su extrovertida líder, junto con quienes fueron parte activa en la entrega, explotación y persecución de las fuerzas nacionales y populares.

* Diputada de la Ciudad de Buenos Aires
Publicar un comentario