Seguidores

13 de octubre de 2008

CONGRESO POR LA REFORMA UNIVERSITARIA LATINOAMERICANA – LATINOAMERICA EDUCA

La Plata, 9 al 11 de Octubre (Ida & Vuelta, por Eliana Valci). En esta ciudad tuvo lugar el Congreso por la Reforma UniversitariaLatinoamericana, luego de 

haber pasado 90 años, desde que aquellos jóvenes que hoy recordamos con tanto fervor y entusiasmo, se proclamaron por la Universidad Popular y Latinoamericana, en el Manifiesto Liminar del 15 de junio de 1918, donde con tanta actualidad dejaron expresado Los dolores que quedan son las libertades que nos faltan”.
Algunos se preguntarán, y hasta se asombrarán acerca de por qué las Universidades Nacionales 
Públicas necesitan HOY LIBERARSE; y también lo harán acerca de qué o de quiénes…para ello, no necesitamos más que remontarnos en nuestra no muy lejana historia.

Las Universidades en sus comienzos, eran casas de altos estudios, donde sólo una “refinada élite” podía asistir, entre ellos destacábanse los hijos de grandes empresarios, burócratas, productores y hasta los más acérrimos religiosos; mientras tanto el pueblo sólo debía contentarse con trabajar hasta el hartazgo, para tan sólo poder sobrevivir.
En Argentina ello es así, hasta el período que va de 1946 a 1949, donde se sanciona y promulga la Ley Guardo Nº 13.031 y se reforma la Constitución Nacional dando origen al Art. 37 destinado a la Educación y la Cultura. Del conjunto de estas normativas, surge la UNIVERSIDAD COMO HERRAMIENTA DEL PUEBLO, es decir que todos los ciudadanos y ciudadanas podían acceder al saber universitario en igualdad de condiciones.
Lamentablemente la equidad nos duró poco, las Universidades Populares fueron cerradas por las dictaduras y con ellas desaparecieron no solo compañeras y compañeros, sino los sueños de una generación.

Con la llegada del neoliberalismo, las Universidades abren nuevamente sus puertas a la mediocridad y al servilismo colonial, generando autómatas, cosificando a los y las estudiantes en vez de prepararlos para ser los futuros dirigentes de una Nación Justa, Libre y Soberana.
Pero afortunadamente, el germen de la Revolución está latente en nuestra generación, pues nos hemos reunido en el IV Congreso Latinoamérica Educa para concretar una transformación estructural de la Educación Superior, planteando un proyecto alternativo que fortalezca a Latinoamérica a través de la formación de los futuros lideres de la Patria.

Este es el primer paso hacia la reinserción de la Universidad en el Sistema Social, apuntando a la diversidad y a la multilateralidad, dejando de lado la visión individualista y mercantilista que hoy ofrece esta institución, para dar paso al Universo del Conocimiento Humanista, donde el estudiante deje de ser sólo un número y se lo considere como un ser humano  en interacción con su comunidad.
Por lo tanto, los y las jóvenes de Latinoamérica queremos una POLÍTICA EDUCATIVA REVOLUCIONARIA, “que prepare a la juventud para el cultivo de las ciencias al servicio de los fines espirituales y del engrandecimiento de la Nación y para el ejercicio de las profesiones y de las artes técnicas en función del bien de la colectividad”.

Nosotros somos el motor de cambio de nuestra historia, y sólo mediante este impulso superador  podremos lograr que la Universidad genere actores sociales con pensamiento reflexivo, republicanos y republicanas comprometidos con la realidad Latinoamericana.
Para concluir los y las invito, hoy más que nunca, a alzar nuestras voces en pos de la felicidad de nuestra Patria Grande, porque nosotros SOMOS LOS HEREDEROS DE LA MÍSTICA REVOLUCIONARIA Y NUESTRA CAUSA ES LA CAUSA DE NUESTROS PUEBLOS.
Publicar un comentario